Actualidad Avipecuaria
Friday, 22 September del 2017

Hernán Rojas (Ph.D.), Pablo Binelli (MBA) y Paulina Reyes (Ph.D.)

CERES BCA es una empresa de servicios y soluciones especializadas y adaptada a los requerimientos de los clientes, en el área de la sanidad animal y vegetal, así como la inocuidad y calidad de los alimentos que aporten mejoras en la competitividad, desarrollo y sustentabilidad a la industria alimentaria y sector público.



Compartimentación como herramienta para la gestión sanitaria y el comercio internacional

La empresa debe establecer la forma como se va a gestionar el compartimento y la relación con el servicio veterinario oficial, para asegurar la adecuada mantención de las medidas de bioseguridad y vigilancia de acuerdo a los cambios del riesgo.

Compartimentación como herramienta para la gestión sanitaria y el comercio internacional
Enero 06/2017
Lima - Perú
1

Frente a la amenaza que tiene la producción animal, tanto de enfermedades exóticas como endémicas, se ha ido instalando y promoviendo el desarrollo de compartimentos en los países de la región. Este concepto, establecido por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), ha empezado a ser parte de las estrategias de los países, tanto del sector público como privado, especialmente en producción animal intensiva como avicultura, porcinocultura y acuicultura. En la actualidad se ha visto un particular énfasis e intencionalidad en el desarrollo de compartimentos frente a la amenaza que significa la Influenza Aviar (IA) y Enfermedad de Newcastle (ENC) para la industria avícola en todo el mundo. A continuación se entregan los principales conceptos de la compartimentación, en forma simplificada, siguiendo los lineamientos internacionales y la experiencia acumulada por la empresa CERES BCA en el desarrollo de compartimentos de aves, cerdos y salmones.

Definición internacional

El compartimiento significa que una empresa puede demostrar que un grupo de animales (aves, cerdos, salmones, bovinos) con estrictas medidas de bioseguridad y vigilancia, pertenecientes a uno o más establecimientos integrados en la producción, tiene un estado sanitario diferente al país donde se encuentra.

Un compartimento puede constituirse para una o más enfermedades que se encuentran endémicas en un país. O bien es posible desarrollar un compartimiento en un país libre de una o más enfermedades exóticas y que se activa cuando se produce un brote de la enfermedad. Finalmente, puede haber una combinación de enfermedades endémicas y exóticas. Lo importante es que en caso de haber un brote de alguna de ellas fuera del compartimento, es decir en otra parte del país, este compartimento mantiene su estatus de libre por sus altas medidas de bioseguridad permitiendo con ello la mantención del comercio internacional.

Por ejemplo, una granja de aves de reproducción de la empresa puede ser un compartimento libre de influenza aviar y enfermedad de Newcastle en Perú. El compartimento estará constituido por los sectores o unidades y las aves que son producidos en su interior

Beneficios privados y públicos

Comercio internacional

Un compartimiento proporciona la base para implementar una gestión sanitaria de alto estándar en el establecimiento y puede utilizarse para facilitar el comercio internacional de mercancías que se generan en el compartimiento, como por ejemplo animales vivos o carne.

La esencia del compartimento es la siguiente: en un país que es libre de una enfermedad y se detecta un brote de esta en alguna parte de su territorio, es todo el país el que se encuentra “infectado”, mientras no se demuestre donde realmente está la infección y donde no está. Así, un país afectado por un lado toma medidas de control de la enfermedad en su territorio y por otro, los países importadores de mercancías de este país ahora infectado, cierran los mercados a todos los establecimientos que les exportan desde él, como medida de extrema precaución.

Una primera opción disponible para el país afectado y que es recomendada por la OIE, es zonificar y “acotar” la infección al foco o focos de la enfermedad y el territorio que los circunscribe.

No obstante, a pesar de existir la opción teórica, esto no siempre es posible. Es demoroso, técnicamente exigente, costoso y requiere poner en sintonía a muchos actores públicos y privados. Es altamente incierto y no depende de la o las empresas, por muy bien que hagan su parte en la solución del problema.

En contraste a esta opción de zonificación en emergencia, la compartimentación permite definir y establecer el compartimento antes que ocurra la emergencia. Esto permite demostrar que es libre de la enfermedad y que puede mantener ese estatus a pesar de haber focos en otros lados del país y por ello, podrá mantener el flujo de sus mercancías al exterior en forma segura. De esta manera, el o los establecimientos definidos como compartimentos, y la empresa dueña de estos, no sufre el impacto directo ni indirecto de la incursión a un país de una enfermedad exótica o una endémica.

Gestión sanitaria empresas

Además del beneficio de mantener el comercio frente a una enfermedad de alto impacto en el país, un compartimento es en esencia una garantía de que se dispone y mantiene una gestión sanitaria de alto nivel, la cual contribuye a la productividad, rentabilidad y competitividad de las empresas. Esto se debe a que a pesar de que el compartimento requiere alguna inversión inicial y un costo adicional de mantención, el gasto es marginal con respecto a los beneficios que se obtienen. Se evitan pérdidas por mortalidades o disminución en la conversión o crecimiento, así como impactos por el mayor costo de medicamentos y otros tratamientos, no solo para las enfermedades establecidas para el compartimento, sino que para todas aquellas que utilizan las mismas vías de riesgo de introducción y diseminación que se han establecido para el compartimento. Por ejemplo, las medidas de bioseguridad además de ser para IA y ENC y evitar brotes de estas enfermedades, lo son también para Bronquitis infecciosa, Laringotraqueítis, Coriza infecciosa, Difteroviruela y Metapneumovirus, entre otras. Un aspecto a destacar es que la mejor gestión sanitaria basada en la fortaleza de la bioseguridad y la vigilancia epidemiológica contribuye a la disminución del uso de antibióticos, tema central en la exigencia de los consumidores y las autoridades de los países importadores de productos de origen animal.

La gestión pública

La compartimentación no es solo beneficiosa para las empresas, sino también para el Estado y toda la industria animal. Lo es en normalidad y en situaciones de contingencia. Por una parte, al existir compartimentos en el país, se mejora la bioseguridad sistémica, es decir otros se van a beneficiar al contar con parte de la población con medidas de bioseguridad de alto estándar. Los compartimentos generan efectos de imitación parcial o total en la industria que beneficia al todo.

Por otra parte, en contingencia, al mantener el mercado abierto del país a través de los compartimentos, se disminuye el impacto de este problema en las empresas, en los ingresos y en el empleo. Además, frente a un caso, se podrán poner los esfuerzos en otros productores, haciendo más eficiente y eficaz la acción de respuesta del Estado. El compartimento es directamente responsable en una contingencia, esté o no afectado. Por esta razón, la compartimentación permite establecer arreglos sanitarios públicos y privados con beneficios para las empresas y para el Estado.

Componentes

Un compartimento, de acuerdo a lo establecido en la OIE, está constituido por diferentes componentes que deberán entonces cumplir con los estándares definidos para ser considerado un compartimento como tal.

Definiciones preliminares

Se deberá definir la subpoblación de animales de una especie y productos o mercancías derivados, así como la o las enfermedades que serán incluidos en la definición del compartimento. Las enfermedades pueden ser exóticas o endémicas en el país. En este último caso, la aplicación del compartimiento tiene un objetivo preventivo. Debe demostrarse que el compartimiento está libre de la o las enfermedades según las normas de la OIE y las recomendaciones. Es decir, no basta señalar que la enfermedad no ha sido detectada en la subpoblación de animales, sino que hay que demostrarlo con evidencia.

Análisis de riesgo

La empresa responsable del compartimiento debe demostrar conocimiento de los riesgos externos en el compartimiento y los caminos por los que pueden entrar y diseminarse las enfermedades de interés, incluyendo animales vivos, personas, medios de transporte, animales silvestres, maquinaria, equipos y otros. Es fundamental disponer de una caracterización del entorno cercano identificando otras producciones animales domésticas y silvestres. Este aspecto es muy importante, por ejemplo para las enfermedades avícolas y la importancia que tienen las aves silvestres, residentes y migratorias.

Bioseguridad

Las medidas de bioseguridad deben definirse con respecto a las vías de riesgo de enfermedad, tanto de bio-exlcución como bio-contención. Cada medida debe estar identificada y descrita en cuanto a su forma de aplicación y supervisión. En definitiva, se debe demostrar que se hacen cargo de todos los riegos identificados.

Vigilancia epidemiológica y laboratorio diagnóstico

Como una forma de verificar en forma permanente la calidad de las medidas de bioseguridad y disponer de mecanismos de detección precoz de las enfermedades definidas para los compartimentos, se requiere disponer de mecanismos de vigilancia epidemiológica activa y pasiva. Se debe demostrar que la observación permanente de los animales y de las lesiones a la necropsia, la revisión de los parámetros productivos y la detección de antígenos y anticuerpos, se hace con regularidad y precisión. Deben acompañarse de servicios de laboratorio autorizados por la entidad oficial para apoyar la vigilancia.

Planes de contingencia y trazabilidad

Cada compartimento debe disponer de planes de contingencia para enfrentar situaciones de alto riesgo. Por ejemplo, un brote cercano o con relación epidemiológica, y sobre todo frente al ingreso al compartimento de alguna de las enfermedades definidas. Un eficiente y probado sistema de trazabilidad debe ser parte de compartimento para estos fines. Debe ser en consonancia con el plan oficial de contingencia para la enfermedad a nivel nacional (si hay) y debe ser conocido y entendido por el personal de la empresa.

Procesos estandarizados

Todas las medidas de bioseguridad, vigilancia y de planes de contingencia deben estar definidos en procesos estandarizados, con sus registros y responsables correspondientes.

Gestión compartimento

Finalmente, la empresa debe establecer la forma como se va a gestionar el compartimento y la relación con el servicio veterinario oficial, para asegurar la adecuada mantención de las medidas de bioseguridad y vigilancia de acuerdo a los cambios del riesgo. Junto a lo anterior, se debe mantener al personal de todos los niveles capacitado en todos los ámbitos relacionados con el compartimento.

Desarrollo del compartimento

Preparación

El compartimiento debe ser desarrollado por una empresa privada según las normas y recomendaciones de la OIE y debe ser aprobado y supervisado por la autoridad veterinaria oficial de los países. Esta es la que ofrece las garantías de salud presentadas por el compartimiento a sus contrapartes en los mercados internacionales relevantes para los propósitos del comercio internacional.

Los pasos a seguir en el establecimiento de un compartimiento se encuentran en el código terrestre de la OIE. Aunque hay espacio para mejorar, la OIE ha definido los enfoques generales. Los servicios veterinarios oficiales establecen las reglas para la operación de los compartimientos a través de normas y procedimientos específicos. Son también estos servicios los que preparan los argumentos necesarios para convencer a socios comerciales que un determinado establecimiento cumple con los estándares de un compartimiento, basado en el código de la OIE.

Presentación y aprobación

La empresa debe presentar un expediente del compartimiento a los servicios veterinarios para su revisión, incluyendo en forma ordenada lo que se ha presentado en los componentes y análisis de riesgo del compartimento. Después de una revisión documental y verificación en terreno, los servicios veterinarios podrán aprobar el compartimiento. Generalmente se dicta una resolución formal para cada compartimento aprobado.

Mantención

En el desarrollo y mantenimiento de un compartimiento, la empresa tiene un alto nivel de responsabilidad. Debe mantener actualizado la evaluación de riesgos, auditorías internas y mejoramiento continuo, capacitación de su personal en las materias propias del compartimento. Debe ser extremadamente riguroso con las notificaciones oficiales. Las empresas pueden ampliar el compartimiento mediante la inclusión de nuevos componentes o nuevas enfermedades.

La aplicación del compartimiento es supervisada por los servicios veterinarios, incluyendo evaluación formal y la realización de auditorías continuas, ya que son las autoridades oficiales quienes deben mostrar los compartimentos al mundo.

Palabras finales

La compartimentación es una herramienta muy poderosa para la gestión sanitaria y el comercio respaldado por la OIE y por lo tanto debe ser liderado por los servicios veterinarios oficiales. Sin embargo, requiere la fuerte decisión de la industria de producción animal y de las empresas particulares para co-liderar el proceso.

Aunque la compartimentación no puede verse aislada de otros esfuerzos que hacen las empresas y el Estado por mejorar la sanidad y el acceso a los mercados, es fundamental poder establecer un acuerdo público y privado para su desarrollo. Evidentemente cada país y su industria deberán definir su alcance e implementación progresiva, pero no puede dejar de incorporarse en las estrategias público privadas de los países.

 

Comentarios:
Felix Bobadilla - Enero 09/2017

Es una buena estrategia, pero la clave es que esto debe estar reglamentado y los productores estar consientes en la necesidad de verdaderos planes de bioseguridad en sus establecimientos.

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES