Actualidad Avipecuaria
Friday, 17 November del 2017

Ing. Florencio Eusebio Capcha

Asesor en Nutrición Avícola en el Sector Privado



Aspectos nutricionales en aves bajo estrés de calor

Tenemos ingredientes altamente digestibles tal como la harina de pescado, esta debe ser de calidad biológica y no producir vómito negro, es decir se debe emplear harina de pescado producida con una materia prima fresca.

Aspectos nutricionales en aves bajo estrés de calor
Mayo 03/2017
Lima - Perú
0

Coyunturalmente nos encontramos muy cerca de un posible caso de Fenómeno del Niño en nuestro país, a este fenómeno natural en la avicultura lo podemos dividir en dos aspectos, el problema del calor y el problema de lluvias.

Por ello, debemos considerar los tipos de granjas (galpones) que existen en nuestro país. Por ejemplo, podríamos dividirlos en tres: el tecnificado, el semitecnificado y el de muy baja tecnología, en cada caso el manejo de tipo nutricional será diferente para afrontar de la mejor manera el fenómeno del niño.

La temperatura de confort para el ave es de 18 a 24 grados y el ave responde ante cualquier cambio de temperatura, fuera de este rango, mediante la ganancia de peso y el consumo de alimento. El siguiente cuadro nos puede graficar un estimado de lo que podría suceder:

Podemos apreciar en el cuadro el efecto de la temperatura en grados centígrados y las consecuencias del estrés calórico en las aves. También debemos considerar que es probable que desde fines del mes de diciembre hasta el mes de marzo tengamos temperaturas, que sumadas a la humedad, lleguen a los 38 a 40° grados de sensación térmica.

Medidas a tomar desde el punto de vista nutricional:

Entre las acciones a utilizar más comunes encontramos la reducción de proteína, la adición de la vitamina C, el manejo de los niveles de sodio, uso de ingredientes altamente digestibles, considerar los niveles de balance electrolítico, concentración de nutrientes, concentración de aditivos, uso de betaína y uso de ácidos orgánicos, sin embargo, tenemos que ser claros en que estas acciones solo menguarán parcialmente la pérdida de peso y consumo de alimento, es decir, si estamos frente a una pérdida de peso de 300 gr/ave por estrés calórico. Poniendo en práctica todas las medidas anteriormente mencionadas podremos disminuir la pérdida de peso en unos 100 a 150 gr/ave. Debemos poner énfasis que no hay soluciones totalmente eficaces ante el estrés por calor, no hay medidas nutricionales que puedan solucionar totalmente un problema de manejo y/o medio ambiente, solo hay paliativos.

Como segunda parte vamos a detallar el uso de la vitamina C y el uso de ingredientes altamente digestibles para ayudar a contrarrestar el estrés calórico.

La Vitamina C: En condiciones normales el ave la sintetiza a nivel del riñón y no es necesario suplementarla, salvo para mejorar la fertilidad de los reproductores machos. Bajo condiciones de estrés calórico el ave no logra sintetizar suficiente cantidad de Vitamina C y se hace necesario suplementarla. Hay mucha literatura científica que respalda este hecho. Se ha demostrado que, bajo condiciones de estrés calórico, la suplementación de vitamina C mejora la ganancia de peso, digestibilidad de nutrientes y calidad de carcasa; disminuye la producción de corticosteroides e incrementa los niveles de sodio y triglicéridos en el plasma; mejora el sistema inmune y reduce la mortalidad. Así mismo, se ha demostrado que el ácido ascórbico mejora la síntesis renal de la forma activa de la vitamina D. Mucho de estos trabajos se han realizado con dosis de 150 a 1,000 ppm.

La vitamina C en combinación con ácido cítrico y fitasa disminuye la conversión alimenticia. En machos reproductores ayuda a proteger los espermatozoides del efecto negativo de la oxidación y tiene efectos positivos en la fertilidad, este efectos es tanto en estrés del calor como en condiciones de ambiente normales, su acción antioxidante es beneficioso para los embriones, en especial, bajo condiciones de estrés calórico y en ponedoras mejora la sobrevivencia, consumo de alimento, producción y calidad del huevo.

Los niveles de uso de Vitamina C recomendables bajo estrés calórico son:

- Pollos: 200 ppm

- Postura: 200 ppm

- Reproductores: 300 ppm

La presentación de la vitamina C es importante: debe emplearse la Vitamina C recubierta o protegida y el Ascorbil Monofosfato (AMP) 35% ácido ascórbico. El primero de ellos es  recomendable emplearlo para alimento en polvos ya que no soporta bien la temperatura de peletizado; es recomendable emplearlo en alimento en polvo de pollo de carne, en ponedoras y en reproductores; el Ascorbil Monofosfato es recomendable para alimento que se van a peletizar ya que esta presentación de Vitamina C está diseñada para soportar temperatura de pelletizado.

Por otro lado, durante una situación de estrés por calor es importante usar alimento con ingredientes altamente digestibles, porque en condiciones estrés calórico el consumo y la digestibilidad del alimento se ve afectada por lo que es importante disminuir el incremento calórico. Así mismo, se debe considerar que bajo estrés calórico se produce un desbalance en el consumo de agua y alimento, y la integridad intestinal se verá afectada.

Actualmente, en nuestro país tenemos ingredientes altamente digestibles tal como la harina de pescado, que algunos lo usan solo en los alimentos pre iniciales. Por el incremento de temperatura, debido al Fenómeno del Niño, el clima se calentará, también se calentará el mar, los peces migrarán hacia el sur buscando aguas más frías y adecuadas para su desarrollo. Por tanto, habrá escasez de materia prima para producir harina de pescado y habrá menos disponibilidad de este insumo y los precios de la harina de pescado se incrementarán más de lo habitual. Entonces, lo recomendable es tratar de hacer un stock de harina de pescado que nos respalde en épocas de verano. Pero también existe un problema en adelantarse y hacer stock, ya que la harina de pescado tiene grasa entre 10 a 12% y para evitar que se enrancie se le debe de colocar mayores niveles de antioxidantes. Por ello es recomendable incrementar los niveles de antioxidante y preocuparnos por la calidad biológica de la harina. Cuando hablamos de calidad biológica, estamos hablando de niveles de harina de pescado que no produzca “vómito negro”, es decir se debe emplear harina de pescado producida con una materia prima fresca, con esta medida el riesgo disminuye.

Otro ingrediente que disponemos es el gluten de maíz, básicamente es importado y su nivel de proteína es de 60 a 61% PT, tiene unos niveles de uso de 4 a 10%, es deficiente en lisina y tiene una buena concentración de xantofilas (hasta 300 mg/kg). La disponibilidad actual es muy baja pero, al igual que la harina de pescado, es recomendable ir haciendo stock para los meses del verano.

El hidrolizado enzimático de pescado es otro ingrediente altamente digestible y tiene un nivel de proteína de 60-61%, aminoácidos altamente digestibles y su única limitación de uso es el precio del producto. Actualmente, los niveles de uso son de 3 a 4 %.

Pensemos que en épocas de calor es difícil lograr un buen consumo y crecimiento en las aves, por eso será bienvenido cada gramo de consumo o de peso que ganemos. La idea es maximizar el uso de estos ingredientes ya sea en forma única o combinándolos en la diferentes raciones de las aves.

Finalmente, hay una recomendación que se hace en épocas de verano y es reemplazar los carbohidratos por grasa o aceite (fuentes concentradas de energía). La forma de realizarlo es incrementando la fuente de energía de las fórmulas en función a la baja de consumo. Este incremento de energía conlleva a emplear mayores niveles de aceite de soya/ palma/grasa en las fórmulas. En los alimentos en polvo la adición de aceite/grasa no tiene mayores problemas ya que se puede adicionar niveles de 4 a 6% sin mayores inconvenientes. Sin embargo, para los alimentos pelletizados el problema es la adición de aceite/grasa ya que la adición de aceite/grasa en la mezcladora está limitado hasta el nivel que la calidad del pellet no se perjudique. En este caso la solución práctica es la adición de aceite/grasa mediante un equipo de adición postpellet.

Para más artículos del sector avícola, visita: http://www.actualidadavipecuaria.com

 

Comentarios:

Más Artículos


Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola


NUESTROS CLIENTES