Actualidad Avipecuaria
Thursday, 21 September del 2017

Gilda Olcese

Auditor interno Senior de ilender Perú S.A.

Contadora Pública Colegiada de la Universidad San Martín de Porres y Postgrado en Contabilidad y Finanzas para la Gestión Estratégica - Universidad de Lima.

Afiliada al Instituto de Auditores Internos del Perú



Auditoria interna, asegurando el logro de objetivos

Las prioridades en una organización podrán variar, pero siempre será necesario que las actividades, los procesos, las políticas y los procedimientos se encuentren alineados con los objetivos y resultados que se desean alcanzar.

Auditoria interna, asegurando el logro de objetivos
Agosto 12/2016
Lima - Perú
0

Aún en la actualidad la percepción inicial que se tiene de la auditoría interna está distorsionada; en muchos casos la dirección aún la considera solo una obligación, mientras que para la organización en sí, es una actividad controlista, casi policíaca, que existe para identificar y señalar los errores que se cometen.  

Es así, que ante la proximidad de una auditoría, instintivamente repasamos todas aquellas actividades que por atender “las exigencias del día a día” no hemos realizado, revisado o analizado, e iniciamos una actividad febril para mostrar nuestra mejor situación, haciendo lo imposible por ocultar nuestras dificultades, problemas o deficiencias, en un afán de evitar observaciones.

Si consideramos que por definición propia, la auditoría interna tiene la misión de mejorar y proteger el valor de las organizaciones proporcionando aseguramiento objetivo, asesoría y conocimiento basado en riesgos. Tendremos que admitir que es una misión casi imposible, si como dirección no le asigno la importancia que tiene como aseguradora del desarrollo y permanencia en el tiempo de los proyectos empresariales; y si como área auditada, retraso y dificulto la posibilidad que pueda contribuir a través de conocimiento, asesoría, recomendaciones y seguimiento, con las mejoras que mi actividad necesita para superar aquellas dificultades, problemas y deficiencias que pretendo ocultar.

Por ello es importante, actualizar nuestra percepción de la auditoría interna y permitirle desarrollar su función principal, que es dar a la organización seguridad sobre:

  • El cumplimiento de objetivos de la compañía incluyendo la eficiencia y eficacia de las operaciones, salvaguarda de activos, fiabilidad e integridad de la información financiera y operativa, cumplimiento de las leyes, reglamentos políticas, procedimientos y contratos.
  • La integridad de los procesos clave de negocio, tales como ventas, producción, marketing, seguridad, funciones de clientes y operaciones, así como los de apoyo ( tesorería, contabilidad, recursos humanos, infraestructura o tecnología de la información).
  • El marco de control interno y los elementos de la gestión de riesgos, como la identificación de riesgos, evaluación y respuesta ante los mismos.

¿Necesitas ser una gran empresa para tener un área de auditoría interna?, en realidad no, independientemente del tamaño que se tenga, si te encuentras en proceso de separación entre la propiedad y la gestión, o identificas que tus actividades se están afectando por:

  • Un entorno que se mueve cada vez más rápido
  • Responsabilidades que crecen frente a terceros, como clientes, proveedores, inversionistas, trabajadores, entes regulatorios, etc.
  • Amenazas que se multiplican por la innovación constante, complejidad y velocidad de los cambios, riesgos tecnológicos, conflictos sociales o ambientales.
  • Necesidad de rendir cuentas, con más y mejor información, más rápida pero fiable y con transparencia.
  • Transformaciones en la organización para adaptarse a los cambios y globalidad del mercado.

Entonces debes considerar la necesidad de contar con un área de auditoría interna, como un socio interno que agregue valor a través de:

  • Conocimiento de la organización y sus operaciones.
  • Consejos para mejorar controles, procesos y procedimientos, desempeño y gestión de riesgo.
  • Evaluación objetiva de las operaciones, compartiendo ideas de mejores prácticas.
  • Participación proactiva en los cambios que ocurran dentro de la organización.
  • Confirmación de la efectividad de los sistemas de información.
  • Advertencia temprana acerca de acciones potencialmente letales para la organización.
  • Identificación de oportunidades de ahorro de costos en el negocio.

El buen desarrollo de la auditoría interna en la organización permitirá que los puntos críticos del negocio estén identificados, controlados y no representen riesgos importantes, pero sola no es suficiente, debe contar con un conjunto de elementos como la definición de valores, cultura organizacional, objetivos, políticas, responsabilidades, controles, supervisión, que le permitan desempeñar su función sobre bases conocidas por toda la organización, además del apoyo y compromiso de la dirección.

Las prioridades en una organización podrán variar, pero siempre será necesario que las actividades, los procesos, las políticas y los procedimientos se encuentren alineados con los objetivos y resultados que se desean alcanzar.

Bajo ese contexto, el área de auditoria interna con los conocimientos y habilidades que desarrolla puede actuar como eje integrador de las actividades de la organización, para ayudarle a obtener mejoras en la capacidad de respuesta a las necesidades de los clientes, infracciones mínimas de cumplimiento y normativa, procesos óptimos, mejor implementación y uso de tecnologías, además de mejor gestión y mitigación de riesgos que puedan impactar sus operaciones.

Para ver más artículos corporativos y demás sobre el sector avícola, puedes visitar: http://www.actualidadavipecuaria.com/

 

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES