Actualidad Avipecuaria Beneficios ambientales: en sistemas cerrados de bebederos
Actualidad Avipecuaria
viernes, 17 agosto del 2018

Krystel Alcázar

Asesora Técnica Comercial de Glisac.



Beneficios ambientales: en sistemas cerrados de bebederos

Beneficios ambientales: en sistemas cerrados de bebederos
Julio 26/2018
Lima - Perú
0

Debido al impacto negativo que tienen las producciones pecuarias en el medio ambiente, los productores tienen la responsabilidad de cuidarlo y garantizar el uso eficiente de los recursos naturales y su conservación. El agua es un importante recurso para dichas producciones y su disponibilidad está comprometida en un futuro próximo (Distefano & Kelly, 2017); por ello, debemos preservarla. Un elemento importante en esta preservación es el uso de sistemas de bebederos cerrados, los cuales permiten mantener la calidad, disponibilidad y optimización del uso del agua (Colvero et al.,2014); sin embargo, más allá de la conservación del agua contribuyen a reducir la cantidad de aves muertas, la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, amoníaco y el uso de insecticidas.

La distribución del agua en los sistemas de bebedero cerrado garantizará la no exposición del agua al medio, así como, la contaminación cruzada entre la población de aves; reduciendo el riesgo de contaminación del agua. Esto resultará en una menor mortalidad en las crianzas y con ello menor generación de desechos.

Otro beneficio que presenta este tipo de sistema está enlazado a lo dicho anteriormente, ya que, la cantidad de aves muertas estará reducida y por ende, las emisiones de gases como dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, resultantes de la descomposición cadavérica (Qi et al., 2012), será menor. Asimismo, la optimización en el consumo de agua evitará en gran medida problemas de humedecimiento de cama y ello reducirá la producción de amoníaco dentro del criadero de aves (Miles et al., 2011).

El uso de sistema de bebederos cerrado también contribuirá indirectamente a reducir los problemas ambientales asociados con la infestación de moscas como la ruptura de la bioseguridad y el uso de insecticidas. Por ejemplo, las camas húmedas también generan condiciones óptimas de humedad y temperatura para completar el ciclo biológico de la mosca (Hinckle & Hickle, 2011) y su multiplicación en la instalación será inminente. Esto trae como consecuencia la ruptura de la bioseguridad dentro del área de producción y anexas a ella; además, de comprometer en algunos casos el estado sanitario de las aves. Ante ello, se realizan controles de tipo cultural, mecánico y químico; siendo estos últimos los más usados; sin embargo, el uso excesivo e inadecuado afectará a depredadores naturales de las moscas y eventualmente generaran resistencia (Levot, 2013); además, de comprometer la salud ocupacional.

Por ello, el uso de sistemas de bebedero cerrado generará mejoras en parámetros productivos y a su vez garantizará un impacto positivo al medio ambiente.

Referencias

Para mayor información contactarse al correo: krystel@guillermoli.com.pe

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES