Actualidad Avipecuaria
Sunday, 19 November del 2017


¿Cómo mantener el control de nuestro proceso de incubación?

En cualquier proceso, la ventana de nacimiento está influenciada por la interacción entre el diseño de la incubadora, los parámetros del proceso, la calidad de los huevos y las características del embrión.

¿Cómo mantener el control de nuestro proceso de incubación?
Noviembre 13/2017
0

Vale la pena repasar el principal concepto de incubación. La incubación es el proceso por el cual un embrión proveniente de la fertilización del óvulo proveniente de la gallina, se desarrolla hasta lograr un ave BB, el cual debe tener una serie de características de calidad que le permitirán aprovechar las mejores condiciones de producción en su vida futura.

Dentro de las recomendaciones que he enviado en artículos anteriores, considero imprescindible el uso de Incubadoras de etapa única. La incubación en etapa única maximiza la incubabilidad y calidad de los pollitos ya que los niveles de temperatura, humedad y ventilación pueden adaptarse a cualquier etapa del proceso de incubación, y a distintos tipos, lotes o edades de huevos incubables. En una incubadora de etapa única, los parámetros de incubación se ajustan en perfiles de forma que la temperatura embrionaria sea homogénea en todo  el proceso maximizando de esa manera la eficiencia del proceso y la calidad del pollo BB resultante (Boerjam, 2004)

Para lograr esas características de calidad se requiere completar un proceso de incubación exitoso. Para lograr un proceso exitoso necesitamos primordialmente un intercambio de gases O2 y CO2; además de una temperatura apropiada, con una ventilación que permitirá el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono y además ventilación para la pérdida de humedad. Cuando aseguramos esto adecuadamente, el embrión utilizará la yema y la convertirá en tejido corporal de la forma más óptima.

1. Sobre el Intercambio de gases O2 y CO2. Es imprescindible la presencia del Oxígeno como principal elemento para que se genere el desarrollo embrionario. La incubadora debe proveer de oxígeno a los embriones, y las incubadoras lo logran con eficientes procesos de renovación de aire fresco, sin carga de CO2.

2. Sobre la Temperatura embrionaria: Los embriones se desarrollarán apropiadamente cuando su temperatura oscile entre los 99.5 y 101 °F. Según Maiherhoff (2001), la importancia real para el embrión no es la temperatura del aire, sino la temperatura dentro de la cáscara, ya que ésta es la única temperatura que el embrión experimenta. Para lograr estas temperaturas, principalmente al final del proceso de incubación, las incubadoras deben estar preparadas para remover alrededor de 60 kW (80 HP) de calor metabólico producido por 100,000 embriones en promedio.

3. Ventilación: Según Maiherhoff y Van Beek (1993), la transferencia de calor hacia y desde el huevo es importante para la temperatura del embrión. Debemos tener en cuenta que esta transferencia de calor no es sólo un resultado de la diferencia en temperatura entre los huevos y el aire circundante, sino que la velocidad del aire y la evaporación tendrán también una alta influencia en la proporción de transferencia de calor.

Todos los gerentes y usuarios de las diversas máquinas incubadoras presentes en el mercado deben conocer el funcionamiento de sus máquinas, así como sus fortalezas y debilidades. Las incubadoras modernas de etapa única del mercado provienen un proceso de I&D  muy dedicado en diversas investigaciones, sin embargo, ningún sistema es perfecto; y es el deber de nosotros, los usuarios, conocer el comportamiento de nuestro proceso de incubación, para en base a ellos, tomar las medidas para lograr los mejores resultados de nuestro proceso de incubación, sea a nivel de resultados como de calidad de pollo BB.

Por tal motivo es importante mantener el control de nuestro proceso de incubación, pues de esta manera no sólo vamos a conocerlo, sino que nos dará la oportunidad de tomar todas las medidas preventivas o correctivas para optimizarlo. 

Un error muy común en las plantas de incubación es el centrarse en lograr resultados productivos de rendimiento, nacimiento, incubabilidad y proporción de descarte. Si bien es cierto es muy importante este seguimiento, no se tendrán claros los motivos de las variaciones o fluctuaciones de estos resultados, si es que no se lleva un control del proceso de incubación.

Para mantener el control de nuestro proceso de incubación me remitiré a las siguientes 3 pruebas; las cuales están relacionadas entre sí:

1. Medición de la temperatura embrionaria

Los embriones se desarrollarán apropiadamente cuando su temperatura oscile entre los 99.5 y 101 °F. Esta temperatura debe medirse siempre en el ecuador del huevo incubable.

La toma de temperatura embrionaria consiste en medir con un termómetro infrarrojo de preferencia la temperatura de la cáscara del huevo, que es señal de la temperatura del embrión, en distintas zonas de la máquina; y dentro de un mismo coche o columna dentro de la máquina.

El objetivo de realizar la toma de la temperatura embrionaria es la de conocer y comprobar el comportamiento de nuestro proceso de incubación, para de esa manera, elegir o validar los parámetros de temperatura de proceso adecuados para el proceso, y también para tomar decisiones respecto a la carga de los huevos; principalmente en casos donde se incuban huevos de diferentes días de almacenamiento, o distintos lotes y tamaños de huevo.

Mediante estas tomas de temperatura se conoce con detalle los puntos fríos y calientes de la máquina, las zonas de mayor o menor ventilación, etc. 

A continuación doy un ejemplo publicado por Lourens (1999), en una incubadora comercial, quien comparó el comportamiento de la incubadora de acuerdo a la posición dentro de un mismo coche. Se puede ver  las diferencias de temperatura, y cómo se van acrecentando las diferencias con el avance del proceso de incubación.

Artículos del autor

¿Cómo mantener el control de nuestro proceso de incubación?

Incubadoras de etapa única, visión del presente y del futuro

2. Medición de la ventana de nacimiento

La medición de la ventana de nacimiento consiste en la comparación del nacimiento de los pollos BB dentro de un mismo proceso de incubación. Teóricamente consiste es medir el tiempo que toma desde el nacimiento del primer pollo hasta el nacimiento del último pollo BB.

En cualquier proceso, la ventana de nacimiento está influenciada por la interacción entre el diseño de la incubadora, los parámetros del proceso, la calidad de los huevos y las características del embrión. Toda incubación comercial es el resultado de la interacción del embrión y el equipo (Hill, 2013).

Según Hill (2013), las características del embrión que afectan la Ventana de nacimiento son las siguientes: línea genética, edad de las madres reproductoras, días de almacenamiento de los huevos, y tamaño de los huevos. 

Según Molenaar (2012), el comportamiento de la ventilación, la temperatura embrionaria y la remoción de CO2 de los equipos son las principales variantes que afectan la ventana de nacimiento.

Este parámetro de control está muy relacionado a la medición de las temperaturas embrionarias. Por tal motivo es de esperarse que luego de tomar las temperaturas embrionarias se pueda anticipar el comportamiento de la ventana de nacimiento. Las zonas de mayor temperatura nacerán primero, y las zonas de menor temperatura nacerán después. Es por este motivo que es importante conocer las fluctuaciones de temperatura en el interior de la máquina, pues nos ayudará a tomar decisiones para minimizar o disminuir esta ventana de nacimiento. 

En la figura 3 podemos mostrar 2 ventanas de nacimiento relacionado con la temperatura embrionaria. Se observa una ventana corta, donde los pollos BB obtenidos cuentan con una buena calidad;  y una ventana de nacimiento larga, donde se ve la disminución de la calidad del pollito BB.

Respecto al comportamiento del CO2, Molenaar explica que las concentraciones de CO2 son importantes al final del proceso de incubación para incentivar el picaje y la posterior eclosión de los huevos incubables. 

En una situación natural, una disminución del oxígeno y un aumento del dióxido de carbono en el aire se producen al final de la incubación como resultado del aumento del metabolismo del embrión. Esto genera una restricción en la cáscara de huevo para proporcionar suficiente oxígeno y eliminar el exceso de CO2, lo cual desencadena en la necesidad el embrión para perforar la cámara de aire, iniciar la ventilación pulmonar, y salir del cascarón.

Sin embargo, de manera artificial, en las incubadoras, principalmente en procesos que no han sido uniformes, se tiende a incrementar la proporción de CO2 al final del proceso de incubación para incentivar artificialmente el nacimiento, y así  disminuir o reducir la ventana de nacimiento.

Para medir la ventana de nacimiento, al igual que para medir la temperatura embrionaria, se sugiere tomar muestras en distintas partes dentro de la máquina, y a lo largo de un mismo coche o compartimiento dentro de la máquina. Esto dará una excelente idea de la forma cómo se está comportando la máquina, y ayudará a conocerla para la toma de decisiones.

3. Pérdida de humedad y relación peso pollo BB – huevo

La pérdida de peso o de humedad en los huevos incubables es causada por la evaporación continua del agua de los huevos debido al metabolismo celular; y es un indicador muy importante de un desarrollo embrionario óptimo durante la incubación.

La pérdida continua de peso del huevo es esencial para la formación de la cámara de aire y al mismo tiempo, la evaporación del agua del huevo genera un  equilibrio de agua y minerales  en los diferentes compartimentos embrionarios formados durante el desarrollo embrionario.

La pérdida de humedad que los distintos autores consideran debe estar alrededor del 12% al día de la transferencia. Esto al día de nacimiento debería indicar que el pollo BB es el 68-69% del peso inicial del huevo incubable.

Tomas Calil (2013), presentó varios estudios del comportamiento de la pérdida de humedad del embrión, y su relación con la calidad del pollo BB. Dentro de una misma máquina incubadora se puede encontrar huevos que han perdido entre 5% y 25% de humedad, según se puede mostrar en la figura 5.

La pérdida de humedad del embrión es altamente relacionada también a las características del embrión, y al proceso de incubación en general. Respecto a las características del embrión, se puede considerar que los huevos de mayor conductancia a través de la cáscara tendrán una mayor facilidad para generar transferencia de humedad del embrión hacia afuera. Esto sucederá principalmente en los huevos de mayor edad, o de menor densidad de cáscara.

Respecto al proceso de incubación, la pérdida de humedad dependerá de la temperatura del embrión, de la humedad relativa durante el proceso de incubación y del comportamiento de la ventilación dentro de la máquina. Calil (2013) presentó la pérdida de humedad de los huevos en una misma bandeja. Se puede ver que en el centro de las bandejas es donde se ve una mayor proporción de pérdida de humedad, ya que normalmente son zonas de menor ventilación y donde se acumula mayor temperatura. Esto se muestra en la Figura 6.

Si la temperatura del embrión está fuera del óptimo, el metabolismo del embrión se incrementará o disminuirá, afectando la pérdida de humedad resultante de manera proporcional. Respecto a la ventilación el comportamiento es similar; ya que donde se genera mayor ventilación habrá mayor pérdida de humedad.

La humedad relativa toma un papel muy importante en esta pérdida de humedad del embrión. En incubadoras de etapa única se puede manejar la humedad relativa, reduciéndola a valores bajos, iguales o menores del 50%, con el objetivo de incentivar esta pérdida de humedad.

Existen otros procesos de control del proceso de incubación, que, considero, tienen menor importancia respecto a los 3 presentados. Entre estos se encuentran: 

a. La longitud del pollo BB, que está muy ligado al % de yema residual o saco vitelino en el pollo BB (el cual debe estar por debajo del 12% del peso final del pollo BB, siendo un óptimo menor de 8%).

b. Medición de Temperaturas cloacales en las nacedoras y en el pollo BB nacido; el cual debe estar entre 39.5 y 40.5°C, medido a 1cm de profundidad en la cloaca del pollo BB.

Referencias bibliográficas

Meijerhof, R. and G. van Beek, 1993. Mathematical modeling of temperature and moisture loss of hatching eggs. Journal of Theoretical Biology 165: 27-41

Lourens, S., H. van den Brand, R. Meijerhof and B. Kemp, 2005. Effect of eggshell temperature during incubation on embryo development, hatchability and post-hatch development. Poultry Science 84: 914-920

Meijerhof R. Incubation principles; what does the embryo expect from us? Proceedings of the 20th Australian Poultry Science Symposium; 2009; Sydney, New South Wales. Australia: University of Sydney; 2009. p.106-110

Inge Van Roovert-Rejink, 2016. Maintain superior quality after incubation. Hatch Tech Incubation Research Library. https://hatchtechgroup.com/media/documenten/maintainsuperiorchickqualityafterincubation.pd

Hill, Donna, DVM, MAM, 2016  A closer look through the Hatch Window. Hatch Tech Incubation Research Library. https://hatchtechgroup.com/media/documenten/acloserlookthoughthehatchwindow.pdf

Roos Molenaar M.Sc. (2012) Uniform Incubation Conditions Optimise the Hatch Window. Hatch Tech Incubation Research Library https://hatchtechgroup.com/media/documenten/uniformincubationconditionsoptimisethehatchwindow.pdf

Dr Marleen Boerjam. Optimal wight loss profiling during incubation https://www.pasreform.com/academy/frequently-asked-questions/incubation/142-optimal-weight-loss-profile-during-incubation.html

Thomas Calil MV (2013) Climatización y sus resultados en una Planta de incubación. Balance de Agua y Calor durante la incubación y Conductancia de la Cáscara. Pas Reform do Brasil.

Comentarios:

Más Artículos


Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola


NUESTROS CLIENTES