Thursday, 22 June del 2017

Doug Waltman

Georgia Poultry Laboratory Network



Control de la Salmonelosis Aviar

Es necesario recordar que la salmonelosis no es una enfermedad típica en la que se requiere el tratamiento por la salud de las aves, pero si es necesario disminuir la colonización de la bacteria.

Control de la Salmonelosis Aviar
Agosto 06/2014
Lima - Perú
0

El término “salmonelosis aviar” puede tener diferentes significados. Por ejemplo, desde el punto de vista de la importación y la exportación, la salmonelosis aviar generalmente se refiere a la presencia de la infección con Salmonella (S) Gallinarum o S. Pullorum. Otras opiniones pueden también incluir S. Enteritidis y S. Typhimurium. Algunos podrían considerar que se refiere a cualquier serotipo que cause enfermedad, pero teniendo en cuenta que las bacterias del género Salmonella (excluyendo Pullorum y Gallinarum) son generalmente no patógenas, éste es un concepto muy reducido. Quizá más comúnmente hoy, la salmonelosis aviar se refiere a la presencia de Salmonella en un lote que puede implicar una preocupación desde el punto de vista de la salud pública.

Salmonella Pullorum y Gallinarum

Los serotipos Pullorum (agente etiológico de la Pulorosis) y Gallinarum (agente etiológico de la Tifoidea aviar) son patógenos primarios en las aves de corral. Estos serotipos son huésped-específicos y pueden causar en las aves de corral morbilidad y mortalidad altas.

Salmonelas paratifoideas

Los serotipos no huésped-específicos, generalmente no producen morbilidad y mortalidad altas, aunque ocasionalmente puede observarse alguna mortalidad en pollos. La enfermedad relacionada con estos serotipos puede ser el resultado de la acción de un serotipo más virulento de Salmonella o quizá de la presencia de aves inmunodeprimidas. Más comúnmente, estas Salmonelas resultan más en colonización intestinal que en infecciones sistémicas. Con estos serotipos, el reto no es para la salud de las aves, pero sí para la salud pública.

Control de la Pulorosis y la Tifoidea aviar

Debido a los resultados catastróficos de estas enfermedades, la estrategia de control es la prevención. El punto crítico en el control es la detección temprana de la infección para prevenir la diseminación hacia otros lotes. La evaluación serológica es una prueba simple para identificar lotes sospechosos. Estos lotes deben ser evaluados para confirmar la presencia de la enfermedad. Una vez confirmada, los lotes positivos deben ser despoblados.

Las fuentes de la infección - por lo general - son “organismos de dos patas”. Debido a la especificidad de huésped, la fuente primaria son las aves. Dado que estos serotipos son transmitidos verticalmente a la progenie, los lotes de reproductoras deben ser evaluados rutinariamente para determinar la presencia/ausencia de la enfermedad. En lotes pequeños o en lotes de traspatio es imperativo estar seguros que cualquier ave que se agregue provenga de fuentes limpias (sin la enfermedad). La otra fuente primaria de la infección es la introducción por parte del ser humano. Así, la implementación de programas de bioseguridad en la granja y entre granjas, es fundamental para el control de estas enfermedades.

Control de las salmonelas paratifoideas

Las salmonelas paratifoideas no están restringidas a ciertos huéspedes, lo que resulta en múltiples fuentes y múltiples reservorios. Debido a la multiplicidad de fuentes, una única intervención no eliminará ni controlará estas bacterias.

La clave para lograr el éxito en los esfuerzos de control, está en la puesta en marcha de programas de seguimiento o monitoreo.

El conocimiento del estatus de Salmonella en los diferentes niveles de producción es importante para su compañía por diferentes razones. Primero, el monitoreo indica el nivel y los serotipos específicos de Salmonella que están presentes, además permite identificar las estrategias e intervenciones para el control.

Segundo, el seguimiento muestra el progreso en los planes de reducción de Salmonella y ayuda a identificar qué debe ser trabajado y qué requiere de un esfuerzo adicional. Posteriormente, con el tiempo y monitoreo provee información sobre cómo van los planes de reducción de Salmonella en curso.

Generalmente, el monitoreo inicial y los esfuerzos de control deben enfocarse en el nivel de reproductoras de la compañía. Estos esfuerzos deben hacerse extensivos a la planta de incubación y a los sectores subsecuentes de producción.

Algunos de los reservorios críticos o fuentes de Salmonella incluyen:

1. Aves

El prerrequisito para el control de esta enfermedad es asegurarse que se están alojando aves en galpones libres de Salmonella. Si este agente está presente en las aves o en los galpones, todas las demás medidas de control serán prácticamente inútiles. Es de suma importancia que los lotes de reproductoras estén libres de Salmonella o que al menos sean libres de ciertos serotipos de alto perfil. Esto es necesario para prevenir tanto la transmisión horizontal como - en ciertos casos - la transmisión vertical a la progenie. Especialmente, porque si los recuentos de Salmonella se incrementan en un lote, la transmisión o diseminación a otras aves será aún más probable. Los métodos primarios de monitoreo para las aves se presentan en el momento mismo del alojamiento de nuevos lotes; típicamente se analiza el papel de las cajas donde se transportan los pollitos; generalmente se remueven 10 muestras de papel por cada lote y se envían al laboratorio para evaluación. Esto provee una buena indicación del estatus de Salmonella de las aves que ingresan al galpón. Los esfuerzos de control deben enfocarse en los lotes de reproductoras y luego extenderse hacia los lotes comerciales de pollo de engorde y ponedoras comerciales.

a. Uso de vacunas

La vacunación ha sido una herramienta invaluable en los planes de reducción de Salmonella en una compañía. Actualmente, se cuenta con vacunas vivas e inactivadas. La disponibilidad de las vacunas es propia de cada país y dependerá específicamente de las regulaciones existentes para cada región o país.

Las vacunas vivas son por o general, genéticamente modificadas para reducir la virulencia potencial del serotipo de Salmonella, que se usa en la vacuna. En los Estados Unidos, se producen algunas de estas vacunas y son elaboradas a partir de S. Typhimurium. Éstas son típicamente administradas a las aves jóvenes, empezando al día de edad y con refuerzos de una o dos aplicaciones antes de las 10 semanas de edad. Estas inyecciones confieren típicamente protección temprana, que es más mediada por células que de tipo humoral y proveen una protección más amplia en contra de varios serotipos que la producida por las vacunas inactivadas. La protección conferida por las vacunas vivas no es tan fuerte y es de menor duración que la conferida por las vacunas muertas.

Las vacunas inactivadas (bacterinas, vacunas muertas) son de dos tipos: vacunas comerciales contra S. Enteritidis y vacunas autógenas que representan serotipos específicamente derivados de una compañía. Las vacunas inactivadas se administran usualmente a las 10-12 semanas de edad y nuevamente a las 16-18 semanas, aunque algunas compañías tratan de hacer una sola vacunación.

Estas vacunas producen una respuesta humoral fuerte; sin embargo, la protección es serotipo específica y se obtiene mejores resultados cuando se usan hacia un objetivo o problema específico o hacia los serotipos más prevalentes en la compañía.

La vacunación no elimina Salmonella de sus lotes; sin embargo, con el tiempo, contribuye a disminuir los niveles de la bacteria en un lote y en una granja, lo que contribuye a tener éxito en el plan de reducción de este agente.

b. Uso de antibióticos

El uso de antibióticos no está recomendado para el control de Salmonella y realmente va en detrimento de la eliminación de esta bacteria. Es necesario recordar que la salmonelosis no es una enfermedad típica en la que se requiere el tratamiento por la salud de las aves, pero si es necesario disminuir la colonización de la bacteria. Los antibióticos reducen la eliminación del microorganismo al ambiente, pero no eliminan la bacteria del ave. Una vez que se suspende la medicación, el estrés o alguna otra condición puede resultar en la reemergencia de Salmonella.

Más aún, si la bacteria está en el ambiente, esta condición favorecerá la recontaminación de aves susceptibles. Adicionalmente, el costo del tratamiento no es algo deseado. También, es importante considerar que el potencial de producir resistencia bacteriana a múltiples antibióticos va en detrimento de la producción avícola.

c. Uso de exclusión competitiva 

La exclusión competitiva que se refiere a la introducción de microrganismos útiles para las aves jóvenes o las aves tratadas con antibióticos, ha demostrado algunos efectos positivos en la reducción de Salmonella. El efecto es dependiente del producto que se utiliza; en general, entre más indefinido el producto (ej. contenido intestinal), más eficaz puede ser. Es necesario que el producto de exclusión competitiva sea administrado antes que la bacteria entre en contacto con las aves.

d. Uso de aditivos en el alimento

Con la eliminación de los antibióticos y muchos promotores de crecimiento se ha producido una gran cantidad de investigaciones sobre el uso de los prebióticos y probióticos, también conocidos como microbios para alimentación directa. Es necesario realizar estudios adicionales para determinar el efecto de estos productos a una escala comercial. A menudo, el efecto no es directamente sobre Salmonella, pero sí sobre la producción de un ambiente intestinal antagonista a la bacteria.

e. Todo adentro, todo afuera

Normalmente, todas las aves en una granja deben ser alojadas al mismo tiempo y todas deben retirarse al mismo tiempo. Esto permite realizar labores de limpieza y desinfección en la granja, control de roedores y otras plagas, y adicionalmente se le da a la explotación un tiempo de inactividad (vacío sanitario); sin embargo, ciertas prácticas de producción, especialmente en lotes de ponedoras comerciales, tienen varios lotes con múltiples edades en la misma granja. Con esta práctica la granja nunca está libre de aves, por lo que los esfuerzos de reducción de Salmonella se limitan exclusivamente a un galpón después de su despoblación.

2. Alojamiento

El monitoreo del ambiente es una buena indicación de la presencia de Salmonella en un galpón; es posible que la bacteria haya llegado a la caseta con las aves, o que su presencia promueva la colonización posterior de las mismas.

Desafortunadamente, una vez que el ambiente del galpón es positivo para Salmonella, es poco lo que se puede hacer por el lote alojado en ese galpón. El monitoreo provee información sobre el estatus de la bacteria, los serotipos que pueden estar presentes y la necesidad de implementar labores de limpieza y desinfección del galpón. Si la Salmonella es detectada en un galpón, especialmente ciertos serotipos de gran importancia, la limpieza y desinfección del galpón es esencial para la eliminación de la bacteria del galpón. Si este agente no es eliminado totalmente, permanecerá presente y contaminará y colonizará un nuevo lote.

a. Diseño y construcción

El galpón y el equipo utilizado deben ser diseñados para facilitar la limpieza y desinfección. Adicionalmente, el galpón debe ser diseñado de tal manera que impida el ingreso de roedores, plagas y otro tipo de animales.

b. Virutas - material para la cama

Los productos usados para cubrir el piso (material para la cama) deben ser de buena calidad y permanecer secos; y mantenerse alejados de cualquier posible contaminación ya sea del galpón, los camiones de transporte o roedores.

c. Limpieza y desinfección

Después de la despoblación, especialmente si el galpón fue positivo para Salmonella, el galpón y el equipo debe ser limpiado y desinfectado. Es crítico que siempre que se introduzca agua al galpón la desinfección subsecuente sea hecha para eliminar Salmonella.

d. Tiempo de inactividad del galpón - vacío sanitario

El intervalo de tiempo entre la eliminación de las aves de un galpón hasta que se introduzca el nuevo lote es conocido como tiempo de inactividad o vacío sanitario.

Un vacío sanitario prolongado permite un mayor tiempo para limpiar y desinfectar el galpón, y para hacer control de roedores y plagas.

e. Acceso restringido

Como parte del plan de bioseguridad de cada explotación, debe restringirse el acceso a personas ajenas a la explotación. Debe haber una razón válida para que una persona vaya a una granja e ingrese en un galpón. Cada visitante debe ser registrado e instruido en las prácticas de bioseguridad adecuadas, y también debe ser monitoreado para asegurar el cumplimiento de las normas.

3. Roedores

Los principales reservorios de Salmonella en una granja son los roedores (ratas y ratones). Estos animales son portadores comunes de la bacteria, y debido a sus hábitos y hábitat son fuentes importantes del agente para las aves comerciales; además, pueden recontaminar un galpón, incluso si la limpieza y desinfección eliminó la bacteria.

Un buen control de roedores es esencial y se inicia con el diseño del galpón y su mantenimiento. Debe existir un área alrededor del galpón donde se deben eliminar hierba y escombros. Alrededor del galpón deben colocarse cebos y trampas contra roedores que se mantienen y controlan frecuentemente. Existen métodos descritos para controlar el nivel de roedores en un galpón. Ciertamente, entre los lotes y antes del inicio de un nuevo lote, se deben colocar cebos suficientes en los galpones para eliminar los roedores que estaban en el galpón, para que no puedan contaminar el siguiente lote ni migrar y contaminar los lotes vecinos.

4. Artrópodos

Algunos artrópodos incluyendo escarabajos, moscas y ácaros han sido identificados como reservorios de Salmonella y fuentes de contaminación en los galpones y las aves. Al igual que los roedores, los artrópodos pueden recontaminar nuevos lotes y galpones vecinos. De nuevo, una buena limpieza y fumigación de los galpones entre lotes con tratamientos químicos adecuados, ayudarán a controlar o eliminar estas plagas.

5. Otros animales

Un buen programa de bioseguridad incluye normas para tener mascotas, animales de granja y animales salvajes fuera de los galpones. Esto es importante no solo para Salmonella, sino para otras enfermedades aviares. El diseño y el mantenimiento del galpón es importante para mantener estos animales fuera de los galpones.

6. Equipo

Los equipos, que van desde herramientas para los camiones, son fuentes potenciales de contaminación cruzada o para la introducción de la bacteria a una granja o un galpón. Es importante tener en lo posible suficiente equipo disponible para cada galpón o al menos cada granja.

Si el equipo tiene que ser compartido, es vital que se pueda limpiar y desinfectar. Este puede ser evaluado usando pruebas rápidas para la detección de Salmonella para confirmar la ausencia de la bacteria.

7. Personal

Cada compañía debe tener un buen programa de bioseguridad, que incluya prácticas estándar que el personal tiene que acatar para ir a una granja y para entrar en un galpón.

Normalmente, estas prácticas incluyen la desinfección de las botas o el uso de botas específicas para la granja o utilizar cubiertas para los zapatos. Overoles o desechables deberán ser utilizados, sobre todo para la gente que visite la granja.

Adicionalmente, se debe usar desinfectante de manos y algún tipo de procedimiento para la desinfección del calzado. Las empresas también deben tener un programa de bioseguridad que incluya un patrón de flujo de personal, donde las granjas positivas siempre se visiten al final y las aves mayores siempre sean visitadas después de las aves más jóvenes.

a. Trabajadores de la granja

Es importante que los trabajadores de la granja no visiten otras granjas. Usualmente, las compañías tienen reglamentos en los que se prohíbe que los trabajadores tengan aves.

b. Personal de servicio

Es muy importante que el personal de servicio tenga buenas prácticas de bioseguridad, dado que ellos posiblemente visitan varias granjas en un mismo día.

c. Visitantes

Cada compañía debe tener regulaciones que restrinjan el acceso de personal que no tenga una buena razón para visitar la granja, y ciertamente para entrar a un galpón. Cada visitante debe ser instruido en las prácticas de bioseguridad y estar dispuesto a acatar esas normas.

d. Personal adicional

Varias prácticas de producción requieren de grupos de personas que ingresan a los galpones y entrar en contacto con las aves. Si este personal es de la compañía o contratado, debe existir un programa de bioseguridad escrito y los individuos deben obedecerlo. Adicionalmente, cualquier equipo que sea usado para estas actividades debe ser desinfectado.

8. Alimento

Debido a la cantidad de alimento consumido y la cantidad de alimento que es producido, existe un gran potencial para la introducción y propagación de Salmonella a las granjas vía alimento. Hay algunas medidas de control que se pueden aplicar, éstas incluyen:

a. Usar ingredientes libres de Salmonella.

b. Tratamiento térmico.

c. Uso de tratamientos químicos.

d. Control de roedores e insectos en la planta de concentrados.

e. Camiones dedicados exclusivamente el transporte de alimento para granjas infectadas.

9. Agua

La mayoría del potencial de contaminación con Salmonella vía agua se resolvió con la implementación de sistemas de agua cerrados. Sin embargo, si se tiene un problema como medida preventiva se puede usar cloro y otros desinfectantes químicos.

Para más artículos del sector avícola, visita nuestra página web: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES