Actualidad Avipecuaria
Friday, 21 July del 2017

Ing. Msc. Javier Pomiano

Gerente de División Veterinaria AGROVET S.A.



La dosis es decisiva en la eficacia de un adsorbente de micotoxinas

A menudo, las primeras acciones para hacer frente a los problemas de micotoxinas se toman una vez que los síntomas subclínicos se han convertido en clínicos, que puede ocurrir en cualquier momento sin previo aviso.

La dosis es decisiva en la eficacia de un adsorbente de micotoxinas
Abril 18/2016
Lima - Perú
0

Sería impensable utilizar un coccidiostato, antibiótico o cualquier aditivo para alimentos con dosis 2, 3, 4 o inclusive 5 veces menor que la dosis demostrada científicamente. Serias dudas sobre la eficacia de estas dosis bajas podrían surgir, a menos que exista una evidencia científica que demuestre su eficacia a dosis bajas. En otras palabras, la dosificación es esencial para la eficacia de un producto.

Cuando se trata de aditivos anti-micotoxinas (AAM), parece que esta premisa básica de dosificación no se tiene en cuenta. A menudo, durante el proceso de selección de un AAM y su dosis, se presta poca atención a la información científica que demuestra la eficacia del producto sobre los parámetros productivos y, sobre todo, en la Protección de Órganos Susceptibles (POS).

Lamentablemente, con frecuencia las decisiones se toman basándose únicamente en el costo por tonelada de alimento, y la dosis administrada es la recomendada en folletos que no tienen ninguna base científica o es muy inferior a la de los ensayos con POS. En ambos casos, la falta de tiempo para analizar críticamente la información entregada en folletos resulta en un contubernio de mercadeo, ciencia y costo, que facilita la manipulación o juego de dosis con el fin de “cumplir” con las necesidades de costo, donde al parecer todos los implicados se benefician a excepción de los animales.

Diversos parámetros engañosos y sin ninguna base científica son utilizados para generar una “dosis comercial” económicamente atractiva:

1. Porcentaje de humedad en el alimento. No existe ninguna relación entre la humedad y los niveles de micotoxinas.

2. Conteo de hongos. No existe ninguna relación entre los niveles de hongos y de micotoxinas.

3. Nivel de micotoxinas en el alimento: bajo, medio o alto. Los niveles en ppb o ppm no se establecen para cada rango.

4. Daño al animal: sin signos, leve, moderado o severo. La prevención es primordial, esperar síntomas es demasiado tarde.

5. Niveles de solo una micotoxina. En 90% del tiempo hay más de una micotoxina en el alimento.

6. Un costo asequible. La dosis dependerá de lo que el consumidor puede pagar en cada país.

7. Dosis mínima. La dosis presentada es solamente con el propósito de vender AAM.

La tabla anterior se basa en las recomendaciones de dosificación encontradas en diferentes folletos, donde se aprecia cómo la dosis POS es manipulada para generar una dosis comercialmente atractiva.

Si se acepta, sin respaldo científico, que un producto con una dosis POS de 5.0 kg/t puede ser eficaz comercialmente al 40% de la dosis: 2.0 kg/t; entonces, de igual manera, se debería aceptar que un producto con una dosis POS de 2.5 kg/t va a funcionar al 40% de la dosis 1.0 kg/t.

Algunos productores creen que usar la dosificación barata será efectiva o al menos hará algo, pero no tienen claro todos los parámetros que a nivel subclínico afectan a los animales en la granja y matadero, o no tienen el tiempo para evaluarlos. Cuando se utiliza la dosis más barata, los beneficios del producto difícilmente se van a observar, precisamente porque la dosis es demasiado baja.

A menudo, las primeras acciones para hacer frente a los problemas de micotoxinas se toman una vez que los síntomas subclínicos se han convertido en clínicos, que puede ocurrir en cualquier momento sin previo aviso (los niveles de micotoxinas en el alimento cambian día a día). En este momento, es cuando el 40% de la dosis no funciona y probablemente el AAM será culpado. En algunos casos, la reacción es incrementar la dosis al nivel de dosificación con POS (si el producto tiene resultados con POS), pero es demasiado tarde porque los daños productivos y a los órganos ya se han producido, con las consecuentes pérdidas económicas.

Este año es el momento adecuado para evaluar comercialmente la efectividad de los AAM, debido a los altos niveles de micotoxinas en los granos, lo cual ayudará a observar los síntomas clínicos. Por lo tanto, la diferencia de eficacia entre un producto utilizado a la dosis con POS, frente a los productos sin resultados POS o utilizados por debajo de la dosis con POS serán evidentes.

 

Costo - Beneficio

Si la eficacia de un AAM ha sido demostrada in vitro y más importante, in vivo, con resultados con POS contra diversas micotoxinas, es un aditivo tan valioso como el resto de los aditivos críticos que se usan en el alimento. Cuando se utiliza la dosis POS, sin duda mejorará la salud de los animales, previniendo problemas subclínicos causados por inmunosupresión, lo que disminuye la mortalidad, mejora el rendimiento y la calidad de la canal.

Si se decide utilizar un AAM a una dosis por debajo de la dosis científica con POS, esta decisión no debe ser tomada por el proveedor, sino por el nutricionista y/o el director de producción. Es recomendable utilizar primero la dosificación con POS para verificar los resultados positivos. Una vez evaluado el AAM, los técnicos de la empresa pueden hacer una revisión de todos los puntos críticos de la producción antes de decidir ajustar la dosis, en función de las condiciones específicas de cada empresa en particular.

Es importante tener en cuenta que el ajuste de la dosis implica un riesgo, debido a que los síntomas subclínicos pueden convertirse en un problema clínico sin previo aviso, causando graves daños y pérdidas económicas significativas.

La pregunta crítica es:

¿Cuál costo es mayor, el costo por los daños y pérdidas causados por problemas clínicos de micotoxinas en un momento determinado o el costo de utilizar continuamente un AAM en la dosificación con POS, para protegerse de riesgos clínicos y subclínicos?

 

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES