Buscar: Regístrese gratis
Ingresa a tu cuenta
  Email  
  Contraseña  
 
¿Olvidaste tu contraseña?
 
Ing. Samuel Valdebenito - Gerente de Investigación y Desarrollo (Veterquimica S.A.)
Lima - Perú 20/09/2010 | Comentarios(1).




El poder desinfectante de los yodóforos

Las soluciones diluidas de yodóforos exhiben máxima actividad y estabilidad en soluciones ácidas a niveles de pH de 3 a 5,5.

SETIEMBRE 20/2010 | Comentarios(1).

Desde las primeras referencias bibliográficas con respecto al uso del yodo como desinfectante (U.S.P., 1860; British Pharmacopoei, 1885), éste ha probado ser un germicida muy poderoso y no selectivo. Se ha observado que actúa sobre una variedad de microorganismos que incluyen bacterias, virus, protozoos, hongos, levaduras y esporas. Los experimentos realizados in vitro, señalan que, en tejidos el yodo es mucho más bactericida que bacteriostático.

Esto es, su acción no sólo impide el desarrollo de las bacterias sino que más bien las destruye. También se ha encontrado que el yodo posee eficacia contra una variedad de hongos, siendo fungicida y fungistático; así por ejemplo inactiva a diversas especies de Torula, Epidermophyton, Tricophyton y Candida en diluciones de 1:3.000 a 1:80.000 según la especie. Las propiedades viricidas han sido estudiadas con gran interés.

Los virus que se saben que son afectados por el yodo, son los de la rabia, herpes simple, sida, aftosa, tracoma, mixoma, así como también los virus Influenza y enfermedad de Newcastle. También se ha demostrado que unos pocos mg./lt. de yodo bastan para inactivar el virus de la poliomielitis en 5 a 10 minutos.

La forma activa del yodo como desinfectante es la especie molecular I2 , las otras formas químicas de yodo tales como: el ión yoduro (I-), yodatos (IO3 -), hipoyoditos (IO-), son especies que no tienen acción desinfectante, pero que sirven para estabilizar soluciones acuosas de yodo. En los últimos años se ha desarrollado una variedad de productos que permiten tener gran cantidad de yodo activo en solución con gran estabilidad, por lo tanto muy buen poder germicida, estos son los denominados yodóforos.

 Yodóforos

Los yodóforos o portadores de yodo son combinaciones o complejos constituidos por yodo y un portador, generalmente un tensoactivo que atrapa al yodo y lo mantiene en solución acuosa. Estos yodóforos tienen la propiedad de liberar yodo molecular (I2) cuando se ponen en contacto con una superficie. Cuando se disuelve un yodóforo en agua, las moléculas de tensoactivo forman miscelas que mantienen solubilizado al yodo en su interior, liberándolo lentamente hacia el exterior (fase acuosa) (Ver Figura 1).

Este yodo que se libera hacia la fase acuosa reacciona con las proteínas bacterianas precipitándolas; esto hace que el equilibrio de la reacción 1 se desplace hacia la derecha, resultando así una concentración de yodo en la fase acuosa casi constante.

 Reacción 1:

I2 (miscelas) ------------------ I2 (fase acuosa actúa contra los microorganismos)

Dependiendo del pH de la solución de un yodóforo, pueden ocurrir diferentes reacciones en las que el yodo se puede transformar en formas inactivas (yoduros, yodatos, etc.). Por lo tanto, es condición necesaria que los yodóforos estén en medio ácido adecuado para mantener la forma activa (I2).

A valores de pH altos, el ión hidrófilo (OH-) reacciona con el yodo provocando una disminución de la concentración de yodo activo. Esto se muestra claramente en los siguientes equilibrios químicos:

En medio ácido:

I2 + H2O + H + <------------ I- + HI0 + 2H+

(La reacción se desplaza fuertemente hacia la izquierda, aumentando la cantidad de yodo activo).

En medio alcalino:

I2 + 2OH- -------------------> I- + I0- + H2O

(La reacción se desplaza fuertemente hacia la derecha, disminuyendo la cantidad de yodo activo).

Efecto de la dureza del agua en la actividad de un yodóforo

La “dureza del agua” corresponde al contenido de sales minerales poco solubles presentes en el agua. Un ejemplo donde se observa claramente esto, es el sarro que se acumula en las teteras. Al hervir el agua, las sales se concentran y se depositan en las paredes del recipiente. Estas sales poco solubles son de carácter alcalino y corresponden principalmente a carbonatos silicatos de calcio y magnesio.

Al disolver un yodóforo en agua, sea ésta potable o de pozo, es importante considerar la dureza total que contiene el agua, ya que la dureza sobre ciertos niveles de concentración produce un aumento de pH de la solución de trabajo.

Esto significa que se inactiva parte del yodo activo (I2) que contiene el producto.

Las soluciones diluidas de yodóforos exhiben máxima actividad y estabilidad en soluciones ácidas a niveles de pH de 3 a 5,5.

Así por ejemplo, el poder desinfectante de un yodóforo en solución a pH 9 (alcalino) es inferior a un 75% al poder desinfectante que tiene el mismo yodóforo en solución pH 5 (ácido). Por lo tanto, es importante que un yodóforo contenga niveles adecuados de ácidos (ya sean éstos de naturaleza orgánica o inorgánica) para neutralizar la acción negativa de la dureza del agua.

Tales combinaciones de ácidos son complejas, pero permiten que el producto diluido en distintas calidades de agua, realmente cumpla su función desinfectante en la forma deseada, y no sea un producto corrosivo para los materiales frente a los cuales se emplean.

También es importante considerar que un yodóforo, por sí solo no garantiza una buena desinfección si previamente no se ha realizado un buen proceso de limpieza, utilizando un detergente adecuado, para retirar toda la suciedad visible/materia orgánica sobre las superficies a desinfectar.

Los conocimientos básicos cada vez más profundos junto con una tecnología moderna han permitido la elaboración de yodóforos cada vez más complejos, aumentando la efectividad frente a los microorganismos.

Es por esto, que el laboratorio Veterquimica con sus 40 años en la industria agropecuaria, realiza investigación y desarrollo de productos del más alto estándar de calidad, orientados a proteger y mantener la salud animal y bioseguridad en la producción animal de Broiler, cerdos, vacunos para el mercado Sudamericano.

Yodigen 30 y Plus

Es un desinfectante yodóforo líquido con 3% de yodo molecular activo, unido a una molécula tensoactiva de eficaz poder detergente y de penetración. Sus soluciones son moderadamente ácidas para favorecer la acción del yodo, sin poseer carácter irritante ni corrosivo. Posee un pH que optimiza y asegura su acción contra los gérmenes (pH: 3-4 a dilución de uso). Es completamente seguro, puede aplicarse en presencia de los animales.

Actúa inclusive en altos niveles de materia orgánica, sin desactivarse. Actúa en aguas duras y blandas. Posee un amplio espectro de acción sobre bacterias Gram negativas y Gram positivas, hongos y virus, lo que unido a su efecto sobre grasas, enzimas y otras proteínas le confiere un poder desodorizante. Tiene un efectivo desodorizante debido a su acción sobre Biofilm. Además de un fuerte poder de penetración en superficies y humectación.

Indicaciones:

En Avicultura

- Disminución de la carga bacteriana, viral y fúngica dentro de los galpones, actuando en la prevención y control de enfermedades infecciosas, principalmente respiratorias, a través de aspersión (con equipo hurricane o mochila) al medio ambiente en presencia de aves.

- Realizar aspersión manual, con mochila de espalda de 20 lt. para 5000 pollos broiler después de la última vacuna contra Newcastle, Bronquitis, 1cc x 1lt de agua.

- Disminuir carga viral, bacteriana y fúngica, cuando hay afecciones respiratorias leves, se recomienda establecer como programa 1 a 2 veces por semana.

- En el agua de bebida para mejorar la condición de la molleja lesionada por diversos factores como micotoxinas, en dosis de 1cc x 1lt de agua, cantidad suficiente para tres horas de toma de agua.

- Desinfección ambiental de gallineros, galpones, comederos, bebederos.

- Desinfección de plantas de incubación, ponederos, bandejas porta-huevos, mesones y utensilios.

- Desinfección de plantas de alimentos, silos y vehículos de transporte.

- Potabilización de agua de bebida para prevención de enfermedades infectocontagiosas.

- Rodiluvios y pediluvios.

En Industria Porcina

- Desinfección ambiental en pabellones de maternidad, gestación, recría y engorda.

- Desinfección de plantas de alimentos, silos y vehículos de transporte.

- Potabilización de agua de bebida para prevención de enfermedades infectocontagiosas.

- Prevención de Fiebre Aftosa.

- Rodiluvios y pediluvios.

En Ganadería

- Desinfección ambiental de terneras, patios de estabulación y corrales.

- Desinfección de plantas de alimentos, silos y vehículos de transporte.

- Desinfección de pezoneras e instrumentos de ordeño.

- Prevención de Fiebre Aftosa.

- Rodiluvios y pediluvios.

 


Tags:

Bookmark and Share IMPRIMIR

Comentarios
27 julio 2014 | 10:27:36 PM NAYMA
Muy interesante la informacion. Tengo una duda sobre si saben de que manera se puede conservar la concentracion del yodoforo?? como es que se tiene que resguardar para que esta no disminuya? es que en el lugar donde trabajo se nos ha presentado este problema. De antemano gracias

Agregar nuevo comentario



Más artículos

Compartir | Investigación aplicada: Una necesidad de la industria
La gestión de los proyectos se vuelve el punto crítico y quizá también el principal factor limitante, cuando se realizan varias pruebas en simultáneo o cuando para una misma prueba se requiere trabajar con varias partes involucradas.
Ing. M.Sc. Diego Martínez


Compartir | Salud Intestinal: Los ácidos orgánicos y los aceites esenciales
Si los proveedores no mantienen las condiciones estables del producto, la variabilidad en la concentración nutricional y en las propiedades físicas serán muy difíciles de controlar y la calidad del alimento se perjudicará.
Dr. Freddy Farfán


Compartir | Importancia de las premezclas de vitaminas y minerales en la alimentación animal
El excipiente ideal debe ser un carrier orgánico e inerte, no atractivo para hongos o insectos, debe estar previamente desinfectado; un carrier ideal puede ser la cascarilla de arroz, tiene un pH óptimo, es fibroso y su estructura presenta estomas.
Ing. Fernando Maguiño Raffo


Compartir | La coccidiosis subclínica tardía impacta el desempeño de los pollos significativamente
El monitoreo de la coccidiosis y el ajuste en los programas preventivos para evitar una leve coccidiosis subclínica tardía es esencial para maximizar la productividad de pollos de carne.
MVZ. Luis Etcharren


Compartir | Vigilancia de las enfermedades de aves: modelo enfermedad de Newcastle
La recopilación y gestión de los datos puede basarse en registros impresos o informatizados. Son esenciales la coherencia y calidad de la recopilación de datos y la notificación de los episodios de forma que se facilite su análisis
Dr. Raúl Zegarra Valencia


NUESTROS CLIENTES

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

REVISTA DIGITAL

PUBLICIDAD

NUESTROS CLIENTES

PORTADA | ARTíCULOS | NOTICIAS | VIDEOS | EVENTOS | REGÍSTRESE GRATIS | RECUPERAR CONTRASEñA | NOSOTROS | TAG | AUTOR

Corinser | CKM | DSM Nutritional Products | MSD | Promune | Big Dutchman | Premex
Valid XHTML 1.0 Transitional
Camino del Inca 485 - San Miguel | Lima - Perú
Teléfono: 511-263 8367 / Nextel: 147*7249 - 404*2337
e-mail: revista@comunicacionespecuarias.com