Actualidad Avipecuaria
jueves, 21 febrero del 2019

Ing. Juan José Garay Portilla

Consultor en Manejo de Reproductoras Pesadas
y Plantas de Incubación 
JG Consultoría.



Embriodiagnosis: Herramienta Importante para Problemas de Incubación (Parte II)

La mortalidad embrionaria temprana está relacionada directamente con el manejo del huevo en granja y su almacenamiento en la planta de incubación.

Embriodiagnosis: Herramienta Importante para Problemas de Incubación (Parte II)
Diciembre 03/2018
0

No solamente la determinación de la infertilidad debe ser realizada al momento del nacimiento. Considero que esta determinación debe realizarse por corrales o galpón, para observar la variación que se puede dar en este parámetro entre los corrales monitoreados, de acuerdo a una frecuencia, o en base a manejos especiales en granja relacionados a los machos. En un mismo galpón, por ejemplo, con 10 corrales, podemos calcular el promedio, la desviación estándar y el coeficiente de variación, y relacionar la condición y manejo de los machos con estos resultados y luego planificar y ejecutar acciones correctivas.

En las aves la fertilidad disminuye con la edad al igual que declina en todas las criaturas, las aves no son diferentes. Hay una relación natural entre el comportamiento de las aves y la fisiología. A medida que los machos envejecen se vuelven menos interesados y competentes para terminar un apareamiento. Las estirpes de alto rendimiento proporcionan carne de la pechuga adicional que dificulta el éxito del apareamiento, especialmente a medida que envejecen. Por otro lado, la hembra necesita aparearse con mayor frecuencia a medida que envejece para mantener un alto nivel de fertilidad (97-98%). Ella no almacena el esperma de igual forma a medida que envejece. La declinación natural de la líbido, la tasa de éxito del apareamiento —la necesidad fisiológica de la gallina por una mayor frecuencia de apareamiento— y la disminución de la fertilidad del lote es un proceso que ocurre de forma natural (Wilson, 2015).

Las principales causas de infertilidad son :

1. Excesiva restricción de peso de los machos en la etapa de levante, entre las 4 – 14 semanas de edad. Estos machos no van a presentar una adecuada persistencia en la fertilidad. Vemos una caída de la fertilidad más rápida de lo normal a partir de las 40 semanas de edad, o quizá antes.

2. Mala sincronización de la madurez sexual entre machos y hembras. Observaremos valores muy bajos de fertilidad al inicio de la producción. La producción de huevos va bien, pero los gallos aún no han madurado lo suficiente. Probablemente sea necesario ajustar el momento de la foto-estimulación de los machos o hembras

3. Machos con excesiva conformación al final del levante obliga a implementar una restricción en el consumo de alimento, afectando la condición de los mismos posteriormente si esta restricción es excesiva, justo en el momento de mayor actividad sexual y pico de producción de huevos. Clasificaciones periódicas por peso después del apareo ayudan a mantener la condición de los machos, pues permite diferenciar la alimentación de acuerdo a los pesos promedios por corral. La clave de la longevidad de la fertilidad es evitar la pérdida de peso corporal (Wilson, 2015).

4. La excesiva conformación de machos reduce su capacidad de aparearse. Machos con exceso de conformación deben ser retirados.

No logran culminar la cópula o simplemente no copulan. Estos animales quitan el alimento a los demás. Clasificaciones por peso en producción ayudan a programar la alimentación según el peso promedio y condición del macho. Podemos evitar también machos activos que se están apareando pierdan condición.

5. Situar el número correcto de gallos jóvenes con pollas maduras a la foto-estimulación es otro factor importante para lograr una buena actividad de apareamiento en general y una buena fertilidad. Un número demasiado bajo (7 o menos por 100 pollitas) causará baja fertilidad temprana. Un número demasiado alto de machos (más del 10 por 100 pollitas) podría hacer que las hembras maduras se asusten y escapen de los machos.

Estas gallinas temerosas permanecerán en las rejillas o lejos de los gallos la mayor parte del tiempo, por lo que se dificultará el apareamiento. En general la frecuencia de apareamiento será baja y la fertilidad será menor que el objetivo del 98%. Este comportamiento continuará a lo largo de la vida del lote y la fertilidad nunca alcanzará un óptimo (Wilson, 2015).

6. En el entorno competitivo de los galpones de reproductoras, las aves deben estar en buenas condiciones físicas. Los machos que tienen problemas en las patas no se aparean con muchas gallinas. Los gallos que tienen materia fecal y uratos pegados alrededor de la cloaca tampoco transfieren muchos espermatozoides vivos a las gallinas. El crecimiento y mantenimiento de un buen estado de plumaje en las hembras mejora la vida fértil tardía. Las gallinas con espaldas desnudas se mantendrán alejadas de los machos por temor a ser cortadas por las espuelas del gallo (Wilson, 2015).

7. Estrés calórico. Reducción de la frecuencia de monta y capacidad de almacenamiento de espermatozoides por parte de las gallinas.

8. Exceso de grasa abdominal en las hembras dificulta el almacenamiento de espermatozoides.

Mortalidad embrionaria

La velocidad del desarrollo embrionario varía en función de muchos factores, entre ellos el origen del huevo, edad de las reproductoras, su almacén/conservación en granjas o en la planta incubadora, la temperatura promedio de incubación, su uniformidad y constancia, tipo de sistema de incubación utilizado: incubadoras de carga única o de etapa múltiple, tasa de ventilación en salas y maquinas, frecuencia de volteo, etc (Salazar, 2015). Existen diversos criterios para estratificar la mortalidad embrionaria al realizarse la embriodiagnosis: mortalidad de primera semana o temprana (01 – 07 días de incubación), mortalidad de segunda semana o intermedia (08 - 14 días de incubación), mortalidad de tercera semana o tardía (15 – 21 días de incubación), picados vivos o muertos, contaminados (hongos o bacterias) y quebrados.

La mortalidad embrionaria temprana está relacionada directamente con el manejo del huevo en granja y su almacenamiento en la planta de incubación. Se considera lógico y acertado asociar mortalidad embrionaria en los primeros 2 días de incubación con manejos negativos relacionados al manejo del huevo en granjas tales como patrones de recolección, métodos de fumigación y/o desinfección del huevo incubable, constancia de temperatura durante almacenamiento y condiciones de transporte (Salazar, 2015).

Posteriormente, existe la opción de asociar la mortalidad embrionaria que se presenta a partir del tercer día a manejos generados en planta tales como nivel de selección del huevo al armar las cargas y embandejarlas, temperatura y humedad relativa en el cuarto frío, duración del período de guarda, temperatura de incubación, volteo y otros factores (Salazar, 2015).

Los primeros 5 días del proceso de incubación son críticos por que se produce la diferenciación de celular y la formación de órganos y sistemas embrionarios. Es en este período se forman (Salazar, 2015):

1. El amnios o saco amniótico que encapsula y protege al embrión de daños físicos.

2. El corión, red de capilares que se adhiere y pasa a recubrir la membrana interna del huevo. 

3. El alantoides o riñón embrionario. El corión y el alantoides se fusionan posteriormente a los 6 – 7 días del proceso y pasan a formar la membrana corio-alantoidea. Esta se transforma en el pulmón embrionario y le permite respirar por difusión pasiva hasta el punto de picaje de la cámara de aire en el transcurso del día 19.

4. El saco vitelino o área vasculosa que luego envuelve toda la yema o vitelo y se transforma en el mecanismo fundamental de obtención y transporte de nutrientes al embrión desde la yema y albúmina.

En este período inicial del proceso es crucial ejercer un control exacto del sistema de volteo de la incubadora. La uniformidad y constancia en la distribución de la temperatura promedio en el gabinete de la incubadora, del nivel de CO2 y del porcentaje de humedad relativa también son cruciales. Las incubadoras de carga única permiten las condiciones ambientales óptimas en términos de un alto porcentaje de humedad relativa (75 – 80%) y alta concentración de CO2 —10,000 partes por millón—, que permiten maximizar el desarrollo inicial de las cuatro membranas extraembrionarias ya mencionadas (Salazar, 2015).

 

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES