Actualidad Avipecuaria
viernes, 15 diciembre del 2017

Ing. Óscar Briceño Pérez

Consultor en Producción de Aves



Energía metabolizable de los insumos ¿Estamos cerca de su verdadero valor? (Parte I)

La digestibilidad del almidón de maíz se incrementa conforme el tamaño del gránulo de almidón disminuye; ello debido a que el menor tamaño del gránulo aumenta la superficie relativa para la digestión del almidón por la amilasa.

Energía metabolizable de los insumos ¿Estamos cerca de su verdadero valor? (Parte I)
Agosto 07/2017
Lima, Perú
0

El asignarle el valor más próximo a la energía metabolizable de los insumos que se emplea en la formulación de los alimentos para las aves es un gran reto que tiene el nutricionista, lo que obliga a disponer de una base de datos muy dinámica por los cambios en energía metabolizable de los insumos con los que se trabaja. Como se describe a continuación, hay muchos factores que hacen variar los valores de energía metabolizable, por lo que obliga a que continuamente debe hacerse consultas en la literatura para el cambio en la base de datos. No es muy fácil y corriente hacer determinaciones en el laboratorio de la energía de los insumos que se emplean en la formulación, pues debe disponerse de una bomba calorimétrica y emplear aves para la colección de heces y efectuar los cálculos respectivos, el método en vivo con gallos adultos a quienes se intuba directamente el insumo a la molleja, para determinar la energía es laborioso y las repeticiones que debe emplearse para obtener cifras muy aproximadas. También se dispone de una vasta variedad de ecuaciones de regresión que permiten estimar los valores de energía metabolizable y que pueden ayudar a tomar una decisión para la elección. Algunas de estas ecuaciones se muestran en el presente trabajo.

Wilson y Bayer (2000) reportan que el costo del alimento es entre el 60 a 70% del costo total de producción y que solo la energía contribuye alrededor del 70% del costo del alimento (Saleh et al. 2004, Tomado de Bekezela Dube, Usage of fat in broiler nutrition AFMA).

Artículos relacionados

Consumo de energía y producción en la calidad de los huevos como consecuencia del estrés calórico

La energía como costo del alimento o la ración es el de mayor impacto económico en el costo de producción de la carne de pollo, pavo o huevos por lo que su asignación del valor energético adecuado es de gran importancia.

Los valores de energía metabolizable de los insumos comúnmente empleados se extraen de las diferentes tablas existentes (NRC 1994, Feedstuffs, Tablas Brasileñas para aves y cerdos (2017), CBV de Holanda 2016, European Table of Energy Values for Poultry Feedstuffs, Nutrition of the chicken de Scott, Nesheim y Young (1982) y la elección del valor de energía metabolizable depende de una serie de factores que debe considerar el nutricionista.

En los cuadros siguientes (del 1 al 4) se muestran valores de EMA para el grano de maíz, determinados en diferentes instituciones y países, desde el año 1989 al 2017. Se observa la gran variabilidad existente.

Milan Hruby, 2010. Feedstuffs January 25, manifiesta que el maíz norteamericano cosechado durante el año 2009 fue de menor calidad que la de años anteriores. El almidón del maíz significa el 67% del contenido energético, por lo que en una ración con 50% de maíz el 33% de la energía del alimento es proporcionado por el almidón del maíz. El contenido de almidón y su digestibilidad varían significativamente de un año a otro. Así, la digestibilidad del almidón cosechado el 2009 fue de 37.2% (CV=5.6%) con un rango de 34.3 a 42% que contrasta con la cosecha del 2008, con un contenido de almidón similar al promedio de 63% (CV=1.5%) pero su digestibilidad in vitro fue mayor al 40%. Los factores que inciden en la variación de la digestibilidad del almidón son el almidón resistente, tamaño del gránulo del almidón y almidón encapsulado.

El almidón resistente no se digiere en el ileon por lo que no contribuye a la energía ileal, no obstante, es fermentado por microorganismos en el ciego. Hay tres tipos de almidón resistente, almidón resistente 1 AR1, que no es digestible por estar atrapado dentro de la pared celular. El AR2 con gránulos de almidón resistentes y el AR3 que es el almidón retrodegradado y que es formado durante el proceso de secado del grano severo y en presencia de humedad.

La amilosa y amilopectina pueden retrodegradarse por la temperatura y reasociarse los cristales que hacen difícil su digestión en el intestino del ave. Algunas veces el maíz se seca a altas temperaturas (98°C), para alcanzar el 15% de humedad del grano para su almacenamiento. Esta temperatura alta reduce la digestibilidad de la energía debido a la retro degradación del almidón.

El secado del grano puede originar menor EMA para las aves que equivale a 100 kcal/kg. Adicionalmente, Leeson et al. (1993) reportaron que el valor de EMA para el maíz cosechado en Canadá durante la época fría y humedad fue de 3,218 kcal/kg, que es casi 4% más bajo que el valor de 3,350 kcal/kg empleado por muchos nutricionistas de Estados Unidos.

La digestibilidad del almidón de maíz se incrementa conforme el tamaño del gránulo de almidón disminuye; ello debido a que el menor tamaño del gránulo aumenta la superficie relativa para la digestión del almidón por la amilasa. Así mismo, la composición del almidón también afecta su digestibilidad.

El contenido de amilosa y amilopectina varía en los almidones del maíz. La amilosa forma fácilmente AR3 que es más duro para gelatinizarse y más resistente a la degradación por la amilasa, por esta razón, la amilosa es menos digestible que la amilopectina, por lo tanto, a mayor relación entre la amilosa y amilopectina, menor será la digestibilidad del almidón.

El cuadro 5 muestra valores para granos de maíz determinados en 407 muestras mediante análisis de NIR para el periodo del 2014 al 2017, donde se puede observar que para los valores de grasa y proteína los coeficientes de variación son más altos (CV, % 2.62 a 11.11) que para el almidón (CV, % 0.96 a 3.41).

El cuarto factor que afecta la digestibilidad del almidón, es el almidón que está encapsulado por la proteína, ya que reduce su digestibilidad por limitar su exposición a la enzima amilasa del ave. El secado mecánico de los granos incrementa la unión de ciertas proteínas haciendo que estas sean menos solubles y almidones menos disponibles para la digestión. Factores como el año de cosecha, manejo del suelo y fertilizaciones, humedad del suelo e intensidad de lluvias o ausencia, grado de contaminación con hongos o mohos y su contenido de micotoxinas. Su contenido de amilosa y amilopectina, que puede variar de cosecha a cosecha. También es determinante conocer la clasificación del grano de maíz, sea el grado (1, 2,3 o 4). Contenido de granos partidos y dañados. Si el secado del grano es artificial y la temperatura de secado empleado en dicho proceso, es decir la gran cantidad de factores que harán variar su contenido energético para las aves, como podrá observarse en los cuadros que se adjuntan.

Lundeen, Tim 2016, (Feedstuffs, August 11) indica que el contenido de la EM aparente del maíz puede variar alrededor de 400 kcal/kg o más.Feedstuffs, January 16, 2017 mencionan que la variabilidad de los promedios de la EMA (86% MS, Kcal/kg) en 834 muestras colectadas en el año de 2016 registradas en el Corn Quality Survey fue de 3,360; 3,336; 3,312; 3,288; 3,264; y 3,240 (Una diferencia de 120 kcal/kg) para diferentes estados productores de maíz en los Estados Unidos de Norteamérica. (Ver fig 2 y 3).

Debe tenerse en cuenta que el maíz empleado en los alimentos para aves en nuestro país se importan de Estados Unidos de Norteamérica, Argentina, Brasil, Paraguay, además del maíz nacional, sea de costa o selva. Será necesario tener en cuenta todos estos factores para asignar al grano de maíz la energía metabolizable que le corresponda.

Para asignar el valor de energía metabolizable para la harina de soya, debe considerarse los mismos factores señalados anteriormente para el grano de maíz, pero también considerarse el proceso tecnológico al cual se somete al frijol de soya para su procesamiento. Como descascarado, temperatura de cocción, solvente empleado para extraer la grasa, si es peletizado o granulado o no. Por lo que será necesario hacer análisis conocidos como determinación de la actividad ureásica, inhibidores de tripsina, solubilidad en KOH.

El Cuadro 6 muestra la variabilidad de la EMAn para harina de soya, reportada por diversas instituciones desde el año 1989 al 2017 con una variación de 190 kcal/kg entre el valor máximo y mínimo.

El Cuadro 7 muestra las diferencias en los valores de energía metabolizable para una harina de soya con 48% de proteína y una diferencia entre el valor máximo y mínimo de 156 kcal/kg.

Para conocer más artículos del sector avícola, ingrese a nuestra página web: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos




Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola

NUESTROS CLIENTES