Buscar: Regístrese gratis
Ingresa a tu cuenta
  Email  
  Contraseña  
 
¿Olvidaste tu contraseña?
 
D.V.M. M.Sc Óscar E. Morales - Director Técnico Sanidad - ilender Corporation
Perú 29/02/2012 | Comentarios(4).




Equilibrio, riqueza, variedad y complejidad en el sistema digestivo del ave (módulo I)

Revisión integral de diversos aspectos de la fisiología del aparato digestivo de las aves de corral.

FEBRERO 29/2012 | Comentarios(4).

INTRODUCCIÓN

Los fenómenos biológicos y fisiológicos que ocurren en el intestino del ave tienen múltiples efectos sobre la productividad y sobre el estado sanitario de las parvadas. Adicionalmente, la dinámica intestinal tiene una fuerte correlación con la calidad microbiológica de los productos avícolas, de manera que su vigilancia y evaluación están adquiriendo creciente importancia en los programas de reducción de riesgo y mejora de la calidad, tendientes a mejorar no solo la rentabilidad del proceso productivo, sino la seguridad para los consumidores.

Los tres módulos de este artículo revisan, de manera integral, diversos aspectos de la fisiología del aparato digestivo de las aves de corral. Las tres secciones cubren y correlacionan los siguientes aspectos:

1.- La estructura y función digestivas
2.- La función inmune del epitelio intestinal
3.- El papel de la microbiota en el equilibrio intestinal

LA MÁQUINA DIGESTIVA
La estructura y función digestivas

El aparato digestivo del ave puede ser visto de manera simple como una máquina de estructura tubular, que recibe en el inicio el alimento, lo transforma físicamente, le agrega acondicionadores y finalmente lo transforma químicamente, desdoblándolo en nutrientes simples para ser absorbidos y utilizados por el ave. El material que sobra es desechado al final del tubo en forma de material fecal.

Esta visión simple es compatible con la forma como entendemos y operamos la producción avícola. Sin embargo, en forma simultánea ocurren otros fenómenos complejos e interesantes en el aparato digestivo, y que además de influir sobre la productividad también tienen efecto sobre la salud del ave y sobre la calidad y sanidad de la cadena productiva.

Estructura Intestinal

Para ayudarnos a entender mejor veamos un modelo simple y pedagógico, utilizando un ejemplo en el que vamos a construir un tubo digestivo partiendo de cero. Utilizamos una lista de materiales de construcción que incluye células epiteliales, endoteliales, matriz extracelular, fibroblastos, fibras musculares, células nerviosas y células del sistema inmune.



 

Como primer paso, organizamos las células epiteliales en una capa ondulada con prolongaciones, digitada hacia luz intestinal, y criptas hacia la pared. El epitelio está soportado por una estructura de matriz extracelular que en conjunto le permite mantener la forma digitada, aumentando así su superficie. Para que el tubo digestivo quede bien estructurado cuenta con fibroblastos, fibras y un endotelio hacia la superficie peritoneal.


 

La imagen de un intestino observada en un microscopio, corresponde efectivamente al modelo que estamos fabricando, existiendo las digitaciones y criptas, con longitudes y profundidad que varían de acuerdo a la región, al estado fisiológico o a alteraciones patológicas. A cada digitación le corresponde un pequeño sistema circulatorio. Hay una arteria que le lleva sangre, una vena que la retira y hay un vaso linfático que colecta fluidos con nutrientes.

Para darle más estructura y funcionalidad a este tubo se le instala una capa muscular que está debajo del epitelio (para darle tono) y unas capas musculares concéntricas (para movilizar el contenido del tubo). Por último, se distribuyen abundantes células y fibras nerviosas, y el componente de células del aparato inmune (macrófagos y linfocitos). Para que adquiera funcionalidad, conectamos glándulas al tubo que hemos construido, algunas glándulas están en el tubo intestinal y otras, como el hígado y el páncreas, son externas.

Las células del epitelio del tubo intestinal (enterocitos) tienen múltiples funciones, siendo una de ellas la absorción de nutrientes. Pero el enterocito también es un actor importante en la respuesta inmune, ya que las células epiteliales actúan como células presentadoras de antígeno a las otras células del sistema inmune.

Las células epiteliales también interactúan con otras células del organismo: envían mensajes a otras células a través de la producción y emisión de citoquinas, así como reciben y reaccionan a las citoquinas emitidas desde otras células. Las citoquinas son un mecanismo de comunicación y regulación que activa o desactiva comportamientos y funciones de las células.

Por ejemplo, los fibroblastos responden a las citoquinas modificando las fibras que elaboran para que presenten receptores que permitan la adhesión de tipos específicos de linfocitos, de manera que modifican la población linfocitaria presente en el tejido.

El componente de tejidos musculares del intestino da tonicidad y movilidad para modificar el sentido y velocidad de movilización del contenido intestinal, modificando así el tiempo de contacto y permanencia del alimento en el tubo digestivo y, en consecuencia, la duración y eficacia de los procesos de digestión y absorción.

Las características de la motilidad intestinal están mediadas mayormente por el sistema nervioso intestinal, sin embargo, no es ésta la única función de la red neural del intestino. El conjunto nervioso intestinal está conectado con los sistemas neurales simpático y parasimpático, pero también al sistema nervioso central a través del nervio vago. Toda esta red trabaja en repuesta a mediadores neuroquímicos, siendo tanto activador como receptor de otros mecanismos moduladores, tales como el estrés en el individuo.

Un artículo de la revista Science Daily (May 17, 2011) indicaba la comprobación de que el medio intestinal, a través de sus nervios, influye en el comportamiento y el estado de ánimo del individuo, hasta el punto que ya se están avanzando investigaciones para utilizar tipos específicos de flora intestinal para ayudar en el tratamiento de la depresión. Existe amplia literatura médica al respecto (Gastroenterology 2009; 136:2003–2014).

Volviendo a la construcción del tubo digestivo, el siguiente elemento son las células del sistema inmune. Éstas se encuentran ampliamente distribuidas, pero existen lugares específicos del aparato digestivo en los cuales se presentan concentraciones notables. El aparato digestivo y los llamados órganos linfoides primarios (el timo, el bazo) tienen el mismo origen embrionario, siendo algunos componentes linfoides claramente entéricos: la bursa de Fabricio, las tonsilas cecales y las placas de Peyer (Nódulos linfáticos intraparietales intestinales).

El intestino está expuesto a contacto inmediato con agentes del ambiente exterior, pero posee mecanismos de protección; algunos son inactivos que representan simples obstáculos estructurales (ej: paredes, membranas), pero también existen mecanismos inespecíficos que son activos y dinámicos:

- En el flujo normal del contenido intestinal se presentan cambios fisiológicos fuertes en la acidez o la alcalinidad.

- La presencia de agentes tenso-activos (de la bilis) y de diversas enzimas digestivas.

- Las aves presentan normalmente flujos y reflujos en el movimiento del bolo alimenticio.

Estos factores hacen que el ambiente en la luz intestinal sea relativamente hostil, por lo que las bacterias que conforman la microbiota intestinal tienen que disponer de mecanismos de adaptación específicos para poder prosperar en un ambiente tan poco amistoso.

El epitelio intestinal dispone de células especializadas que secretan moco, las cuales se distribuyen en una película sobre el epitelio. El moco contiene glicoproteínas semejantes a las de la pared epitelial y actúa engañando a las bacterias, bloqueándoles sus fibras de adhesión.

Eventualmente, las bacterias no adheridas al epitelio pueden prosperar en el ambiente de la luz intestinal, pero son desplazadas por los movimientos peristálticos. Las especies bacterianas que sí estén adaptadas a la especie y al ambiente intestinal expresan mecanismos más específicos que les permiten adherirse a la superficie de las células epiteliales de su hospedero. En el moco epitelial también se hacen presentes las inmunoglobulinas secretoras, que corresponden a inmunoglobulinas A.

El aparato digestivo obviamente tiene entre sus funciones la liberación y absorción de nutrientes (lo que es relevante para la producción), pero también desempeña otras funciones vitales: una de ellas es la inmunidad adquirida, siendo el intestino el órgano más grande del sistema inmune adaptativo.

Las dos funciones aquí más resaltadas – digestiva e inmune - deben existir en equilibrio para que una función no comprometa el adecuado desempeño de la otra. Para la obtención y mantenimiento de este equilibrio, los múltiples componentes estructurales y funcionales mantienen un sistema de homeostasis, reaccionando, retroalimentándose y regulándose mutuamente; manteniendo las condiciones dentro de rangos apropiados para que la digestión y absorción de nutrientes sea efectiva, al tiempo que sigan ocurriendo las respuestas a los múltiples antígenos que llegan al intestino en forma simultánea con los nutrientes.



Bookmark and Share IMPRIMIR

Comentarios
28 agosto 2012 | 11:29:37 PM CARLOS ERNESTO
Este articulo redactado por Juan Jose, puede ser una aportunidad para realizar un proyecto de tesis por parte de la Universidad Nacional Agraria La Molina.

30 abril 2012 | 7:44:30 PM IGOR IVAN
Interesante recopilacion informativa sobre la fisiologia digestiva del ave.

02 marzo 2012 | 09:01:29 AM MIGUEL ANGEL
Mis felicitaciones Dr. Morales. El conocer el tema que Ud.a tocado es tan importante en el mundo de la avicultura, que creo ayudara a solucionar multiples problemas sanitarios. Miguel Ticona.

01 marzo 2012 | 06:10:57 AM JUAN JOSE
Muy util la informacion. Felicito al Dr. Morales por ser muy didactico.

Agregar nuevo comentario



Más artículos

Compartir | Laringotraqueitis Aviar
La laringotraqueítis infecciosa se caracteriza por la presencia de signos desde moderados hasta severos en el tracto respiratorio superior y disnea. Las aves afectadas se deprimen, afectando el consumo de agua, alimento, y la mortalidad se torna elevada.
Dr. Raúl Guillermo


Compartir | Detalles críticos en la alimentación, manejo y nutrición de las reproductoras
Al restringir la cantidad de alimento en 9% más de lo indicado en los manuales, para obtener un peso deseado durante la recría, se pueden reducir los porcentajes de postura a las 65 semanas en más del 20% (86% vs. 63%).
M.V. Edgar O.Oviedo


Compartir | Alternativas para reducir riesgos de infección por Salmonellas en planteles de aves
Varios tipos de salmonellas pueden infectar o contaminar lotes de aves sin provocar señales clínicas o enfermedad, de esta forma productos de origen avícola pueden ocasionar episodios de toxi-infecciones por origen alimenticio en humanos.
Dr. Ricardo Soncini


Compartir | Manejo de pollo bebe, las tres primeras semanas de vida
La crianza de los pollos de engorde comienza en las reproductoras, el éxito del desarrollo embrionario depende de la composición nutricional de alimento de la gallina que será depositado en el huevo.
Ing. Alessandra Bolaños


Compartir | Importancia de una correcta higiene en las incubadoras modernas
Los productos químicos deben elegirse considerando la compatibilidad de los desinfectantes seleccionados con los detergentes, la seguridad del personal y la adecuación a los materiales y superficies a limpiarse.
Dr. Gert de Lange


NUESTROS CLIENTES

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

REVISTA DIGITAL

PUBLICIDAD

NUESTROS CLIENTES

PORTADA | ARTíCULOS | NOTICIAS | VIDEOS | EVENTOS | REGÍSTRESE GRATIS | RECUPERAR CONTRASEñA | NOSOTROS | TAG | AUTOR

Corinser | CKM | DSM Nutritional Products | MSD | Promune | Big Dutchman | Premex | LID Pharma
Valid XHTML 1.0 Transitional
Camino del Inca 485 - San Miguel | Lima - Perú
Teléfono: 511-263 8367 / Nextel: 147*7249 - 404*2337
e-mail: revista@comunicacionespecuarias.com