Sunday, 23 April del 2017

Ing. Marcial Cumpa Gavidia

Profesor Principal UNALM

Ing. Zootecnista – UNALM
Mg.Sc. Prod.
Mg.Sc. Adm.



Evaluación de diferentes niveles de aceite acidulado de pescado en el comportamiento productivo de gallinas ponedoras (Parte I)

El objetivo del presente trabajo fue evaluar el comportamiento productivo de gallinas Hy Line Brown alimentadas con diferentes niveles de aceite acidulado de pescado (0%, 2%, 5% y 6%).

Evaluación de diferentes niveles de aceite acidulado de pescado en el comportamiento productivo de gallinas ponedoras (Parte I)
Enero 16/2017
Lima - Perú
0

Los costos de alimentación representan aproximadamente el 70% del costo total de la producción de huevos. Dentro de los insumos energéticos empleados en la elaboración de alimentos balanceados para aves se encuentran las grasas, que son de especial importancia por su alto valor energético, su inclusión en la dieta mejora la eficiencia en la utilización del alimento en aves de postura. El aceite acidulado de pescado es un insumo proveniente de la refinación de aceite de pescado formado por la suma de ácidos y aceite neutro recuperados por un tratamiento con ácido sulfúrico; proceso conocido como acidulación, que implica la formación de un aceite con mayor porcentaje de ácidos grasos libres. Las grasas son usualmente añadidas en niveles de 3 a 6% por peso de alimento completo en la fórmula.

Esto provee un total de grasa de 6-11% en el alimento y estos niveles resultan completamente satisfactorios (Home, 1981). La gallina necesita aproximadamente 1% de ácido linoleico en la ración para cubrir sus necesidades para la mayoría de los fines productivos. La deficiencia de ácido linoleico determina un menor tamaño del huevo, menor productividad de huevos y mortalidad precoz en los embriones durante la incubación (Bondi, 1988). El huevo contiene aproximadamente un 11% de fracción grasa depositada exclusivamente en la yema, de la cual 66% son triglicéridos, 28% son fosfolípidos y 5% colesterol. El nivel de fosfolípidos en el huevo es bastante alto y destaca la presencia de fosfatidilcolina o lecitina. Las vitaminas liposolubles y los carotenoides forman parte de un 1% de los lípidos de la yema. En relación al porcentaje de ácidos grasos en el huevo entero comestible, 3% son saturados AGS, 4% son monoinsaturados y 2% son poliinsaturados, en este último un 1,4% de ácido linoleico esencial (Codony, 2002).

La materia prima sobre la cual se realiza el proceso de acidulación es una mezcla de aceite crudo de pescado y aceite ácido de pescado. El primero de ellos es un producto graso íntegro obtenido del prensado de pescado desmenuzado y cocido en proceso para obtener harina de pescado. El aceite ácido de pescado es un subproducto de aceite de pescado que se obtiene de la borra de los ácidos grasos por el proceso de neutralización (Kirscherbauer, 1964). El aceite acidulado de pescado es un producto graso íntegro proveniente de la refinación de aceites o grasa de pescado, formado por la suma de ácidos y aceite neutro recuperados por un tratamiento de ácidos como el sulfúrico y el clorhídrico; proceso llamado acidulación, el cual implica la obtención de un aceite con mayor porcentaje de ácidos grasos libres.

El aceite acidulado presenta en su composición un mayor contenido de ácidos grasos insaturados (Matsuura, 1983) que influye en su presentación líquida del producto al medio ambiente, le brinda una mayor estabilidad y un mayor aporte de energía metabolizable de 8,660 kcal/kg (Pilares, 1997). El proceso de acidulación permite obtener un aceite de alta digestibilidad, manteniendo su contenido de ácidos grasos poliinsaturados de la familia omega-3 (EPA C20:5 y DHA C22:6), los cuales están asociados con una menor incidencia de patologías cardiovasculares y de cáncer en humanos; así como también, con un mayor desarrollo intelectual y visión aguda en infantes (Wrigth y col. 1997).

Por ello, si los animales se alimentan con dietas ricas en aceites insaturados, sus grasas serán menos perjudiciales cuando son consumidas por las personas (Madrid 1995). Salvatierra (1990) evaluó en gallinas ponedoras dos tratamientos: uno con aceite crudo de pescado (3%) y otro sin aceite. Las gallinas alimentadas con 3% de aceite crudo de pescado presentaron una mejor respuesta que las gallinas alimentadas sin aceite en los siguientes parámetros productivos: producción de huevos, conversión alimenticia, incremento de peso corporal y pigmentación de la yema. La retribución económica en el tratamiento con aceite resultó mejor en un 10%. En la prueba de degustación no se detectaron diferencias organolépticas en la carne ni en los huevos de las gallinas. Reid (1983) realizó un trabajo para determinar los efectos de la grasa en gallinas de postura empleando 3 dietas: 3% de manteca, 6% de manteca y un control (sin manteca). Se encontró que la dieta con 3% de manteca producía un 84.1% de postura frente a la dieta control con 78.1% de postura. En una evaluación de 3 niveles de aceite acidulado estabilizado de pescado (5%, 7.5% y 10%) en dietas de gallinas de postura, los parámetros productivos: porcentaje de postura, consumo y conversión alimenticia no se vieron afectados cuando se incluyó aceite acidulado estabilizado de pescado en niveles de 5 y 7.5% en la ración, ya que los resultados obtenidos fueron similares al control sin aceite de pescado. El incluir aceite acidulado en la dieta redujo los costos de los tratamientos con 5 y 7.5% de aceite.

Asimismo, hubo una relación lineal ascendente entre el nivel de aceite acidulado en la dieta y el de ácidos grasos omega-3 en el huevo. En las características organolépticas como sabor y aroma no se encontraron diferencias significativas (Ticona 1997).

El objetivo del presente trabajo fue evaluar el comportamiento productivo de gallinas Hy Line Brown alimentadas con diferentes niveles de aceite acidulado de pescado (0%, 2%, 5% y 6%). La fase experimental del presente trabajo de investigación se realizó en la Unidad Experimental de Avicultura de la Universidad Nacional Agraria La Molina, con una duración de diez semanas. El presente ensayo fue realizado con la Ing. Carmen Zunino. Se utilizaron 48 jaulas de alambre galvanizado, cada una con capacidad para 3 gallinas, de 53 cm de largo por 33cm de profundidad y 46cm de altura con pendiente de 16% sostenidas por soportes de fierro a 73 cm del suelo. Se utilizaron 144 gallinas Hy Line Brown de 30 semanas de edad distribuidas al azar en cuatro tratamientos, con tres repeticiones por tratamiento, con doce gallinas en cada repetición, asignadas a 4 jaulas de tres aves cada una. Una unidad experimental estuvo conformada por 12 gallinas.

Las dietas suministradas a las aves durante el experimento se prepararon en la Unidad Experimental de Avicultura utilizando el programa Mixit-2. El aceite acidulado de pescado empleado en el ensayo tenía 1.5% de humedad más impurezas, 3 mEq de oxigeno por kg, 5.5 a 7 de pH, 400 ppm de antioxidante, color café oscuro y densidad 0.90.

El valor energético empleado para el aceite acidulado de pescado fue de 8,658 kcal (Guevara, 1996). Se evaluaron cuatro tratamientos. Tratamiento 1: dieta control sin aceite acidulado de pescado, Tratamiento 2: dieta con 2% de aceite acidulado de pescado, Tratamiento 3: dieta con 4% de aceite acidulado de pescado y Tratamiento 4: dieta con 6% de aceite acidulado de pescado. En el próximo artículo presentaremos los resultados obtenidos en este ensayo.

Para ver más artículos del sector avícola, ingresa a nuestra página web: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES