Actualidad Avipecuaria
Saturday, 23 September del 2017

Ing. Marcial Cumpa Gavidia M.Sc. MBA

Profesor Principal UNALM

Ing. Zootecnista – UNALM
Mg.Sc. Prod.
Mg.Sc. Adm.



Evaluación de diferentes niveles de grasa de soya en el Comportamiento de gallinas ponedoras (Parte II)

El mayor mérito económico se obtuvo con el nivel de 6% de grasa de soya. Bajo las condiciones del presente ensayo, se hallaron diferencias favorables con el uso de 6% de grasa soya.

Evaluación de diferentes niveles de grasa de soya en el Comportamiento de gallinas ponedoras (Parte II) El objetivo del presente trabajo fue evaluar el comportamiento productivo de gallinas ponedoras alimentadas con diferentes niveles de grasa de soya.
Septiembre 07/2017
Lima - Perú
0

La alimentación de las aves representa la mayor fracción de los costos de producción, es así que pequeñas mejoras en la eficiencia de utilización de los nutrientes de las raciones pueden resultar en grandes economías (Rodrigues y col., 2005). Actualmente, los aceites y grasas son empleados rutinariamente en la alimentación de las aves con la finalidad de aumentar la energía de las raciones, mejorar la digestión y la absorción de constituyentes no lipídicos y aumentar el tiempo de retención de los alimentos, además de ser fuente de ácidos grasos para la obtención de productos con perfil nutricional diferenciado (Santos, 2005). Shafey y col. (1992) observaron que el aceite de soya en raciones de ponedoras ocasionó un aumento en el porcentaje de postura, mas no afectó significativamente el consumo de alimento, ni el peso del huevo. Rodrigues y col. (2005) observaron un efecto benéfico con inclusión de aceite de soya (2, 4, 6, y 8%) en las dietas de ponedoras, aumentando significativamente la producción de huevos, siendo que el nivel máximo de inclusión (8%) de aceite de soya presentó un mejor resultado, mientras que la menor producción se obtuvo cuando no hubo suplementación con aceite de soya en la ración.

Según Rodrigues y col. (2005) el aumento de la producción de huevos ocurre, posiblemente en virtud de la mejor utilización de energía de la ración conteniendo niveles crecientes de aceite, por la disminución de incremento calórico. Santos (2005) trabajando con ponedoras observó que la inclusión de aceite de soya en las dietas no mejoró el porcentaje de postura, conversión alimenticia, masa de huevos, ganancia de peso, peso de huevos. Rabello y col. (2007) evaluaron tratamientos consistentes en dietas formuladas con 0, 1, 2, 3 y 4% de inclusión de aceite de soya, con el mismo nivel energético y nutricional y encontraron que los tratamientos no afectaron el peso de las aves, la producción de huevos, el consumo de alimento y la conversión alimenticia. Asimismo, observaron que la inclusión de aceite de soya aumentó linealmente el peso de los huevos. Costa y col. (2009) evaluaron tres niveles de aceite de soya (1, 2 y 3%) y tres niveles de energía metabolizable en la ración (2600, 2750 y 2900 kcal/kg) y hallaron que no hubo diferencias en los parámetros productivos de gallinas ponedoras en relación a los niveles de aceite de soya evaluados. El presente trabajo de investigación se realizó en la Unidad Experimental de Avicultura de la Universidad Nacional Agraria La Molina.

El objetivo del presente trabajo fue evaluar el comportamiento productivo de gallinas ponedoras alimentadas con diferentes niveles de grasa de soya. El presente ensayo fue realizado con el Ing. Carlos Echegaray. Para tal efecto se emplearon 180 gallinas Hy Line Brown de 36 semanas de edad distribuidas al azar en cuatro tratamientos. Los tratamientos evaluados fueron: Tratamiento 1: dieta control sin grasa de soya; Tratamiento 2: dieta con 2% de grasa de soya; Tratamiento 3: dieta con 4% de grasa de soya y Tratamiento 4: dieta con 6% de grasa de soya. Las cuatro dietas fueron isoenergéticas (2,730 kcal/kg), isoproteícas (17%), isocálcicas (4.1%). Asimismo, los demás nutrientes (lisina, aminoácidos azufrados, treonina, fósforo disponible y sodio) estuvieron en los mismos niveles en las cuatro dietas, variando únicamente en cuanto a los niveles de ácido linoleico que fueron de: 1.47, 1.53, 1.61 y 1.69% para T1, T2, T3 y T4, respectivamente.

Los resultados obtenidos en el presente ensayo se presentan en el Cuadro 3. En relación a la producción de huevos (%), si bien no hubo diferencias significativas entre los tratamientos, se hallaron mejores resultados con el nivel de 6 % de grasa de soya. En relación al peso promedio de huevos se observó un mayor peso de huevos con el nivel de 6% de grasa de soya, esto podría deberse al mayor aporte de ácido linoleico en dicho tratamiento. Esto coincide con lo reportado por Wiseman (1997) quien reporta que la inclusión de grasa de soya en dietas de gallinas ponedoras resulta en aumento del tamaño del huevo, debido al aporte de ácido linoleico. En cuanto a los resultados obtenidos con respecto a la masa de huevos, el tratamiento 4 obtuvo la mayor masa de huevos con respecto a los otros tratamientos. Esta mayor masa estuvo correlacionada con el mayor peso de huevo promedio obtenido en dicho tratamiento. Respecto al consumo de alimento por ave/día se encontró que los tratamientos con 4 y 6% de grasa de soya tuvieron un menor consumo con respecto a los otros 2 tratamientos.

En cuanto a la conversión alimenticia acumulada, se observó que a medida que se incrementaba el nivel de grasa de soya se mejoraba la conversión alimenticia. La pigmentación de yema fue similar en los cuatro tratamientos. El mayor mérito económico se obtuvo con el nivel de 6% de grasa de soya. Bajo las condiciones del presente ensayo, se hallaron diferencias favorables con el uso de 6% de grasa soya, pues se hallaron mejoras en la producción de huevos, en el peso promedio de huevos, en masa de huevos y conversión alimenticia, así como un mayor mérito económico. En función a lo evaluado, se recomienda el empleo de grasa de soya en gallinas ponedoras como fuente de energía en niveles de 6% debido a que este tratamiento obtuvo un mayor rendimiento productivo en comparación con los otros tratamientos evaluado

     

 

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES