Actualidad Avipecuaria
Sunday, 19 November del 2017

Ing. Marcial Cumpa Gavidia

Profesor Principal UNALM

Ing. Zootecnista – UNALM
Mg.Sc. Prod.
Mg.Sc. Adm.



Evaluación de la harina de vísceras de pollo en el engorde de machos de codorniz japonesa (Parte I)

La proteína de la harina de pescado está compuesta por todos los aminoácidos indispensables y en cantidades suficientes (Ruiter, 1995); así mismo, contiene un alto nivel de metionina y triptófano fundamental para la síntesis proteica (Piccioni, 1970).

Evaluación de la harina de vísceras de pollo en el engorde de machos de codorniz japonesa (Parte I)
Noviembre 07/2017
0

La crianza de la codorniz japonesa (Coturnix coturnix japónica L.) se va difundiendo poco a poco en nuestro país, en función al aumento creciente de la demanda de huevos de codorniz, producto del buen valor biológico y por ende del alto valor nutricional. 

A la par, también se podrían aprovechar las codornices machos para la producción de carne, dado que es un producto del buen valor proteico, fácil preparación y exquisito sabor. De otro lado, ingredientes proteicos tradicionales como la torta de soya y harina de pescado tienen precios altos en el mercado internacional y tienen una gran demanda a nivel mundial.

El constante aumento en los costos de alimentación es una de las mayores restricciones en la producción avícola, de modo que el empleo de insumos no tradicionales en nuestro medio es una alternativa para disminuir estos costos que son gravitantes en los costos de producción, con el fin de obtener productos avícolas a precios competitivos. 

Por tanto, es factible utilizar la harina de vísceras de pollo como una fuente proteica no tradicional, dada su mayor disponibilidad año a año, por lo cual el volumen de vísceras no comestibles por humanos aumenta, desarrollándose la posibilidad de convertir estas vísceras, en harina, útil para la alimentación de aves, incluidas las codornices, debido a las características nutricionales que presentan, destacando la importancia de esta fuente de proteína como alternativa para la alimentación. 

El objetivo del presente trabajo de investigación fue evaluar el uso de la harina de vísceras de pollo en reemplazo de 3.5, 7.0 y 10.0% de harina de Pescado, en el engorde de codornices machos, medido a través de peso corporal, ganancia de peso, consumo y conversión alimenticia, rendimiento al beneficio rendimiento de pechuga y retribución económica.

Los residuos animales, producto del beneficio, al ser procesados correctamente permiten obtener una harina alta en proteína y grasa, lo cual es de suma importancia para la alimentación de estos, contribuyendo a una mejora en la producción e indirectamente, reducen la contaminación ambiental. 

Las harinas de subproductos avícolas pueden ser principalmente plumas, sangre, huesos o mixtas (esto incluye las cabezas, patas, vísceras y aves decomisadas), todos estos subproductos poseen una gran variedad de características que requieren de procesamientos especiales para poder adquirir un producto o insumo proteico (Téllez, 1992).

El rendimiento de las aves al beneficio es del 75%, mientras que el 25% restante se desperdicia, pudiéndose utilizar de manera efectiva en el procesamiento de harinas para uso en la alimentación animal (Dale, 1997).

Los residuos avícolas de utilidad, sin considerar la cabeza, el pescuezo, las plumas, la sangre, ni la merma representa un 6.64% del rendimiento total (Chiang, 1999). La calidad de los subproductos, y por ende el valor nutricional de éstos, depende directamente del método o forma de preparación, así como también del tipo de residuo animal que se procesará, ya que un aumento o disminución de la temperatura, presión o tiempo afectará sustancialmente el valor proteico y de aminoácidos del producto final.

En estudios realizados por Shirley y Parsons (2000) sobre el efecto del procesamiento a presión de la harina de subproductos en la digestibilidad de los aminoácidos en aves, concluyeron que un aumento en la presión de procesamiento disminuye la digestibilidad de aminoácidos para aves. 

Las harinas de subproductos avícolas presentan un color amarillo moreno, una textura granulosa, medio pastosa, un pH de 6.03 y un olor particular debido a los ácidos grasos libres (Chiang, 1999); por consiguiente, la harina de subproductos avícolas es una excelente fuente de proteínas y aminoácidos, además mejora el aroma y sabor de los alimentos (Céspedes, 1994). 

Rostagno y col. (2017) reportan que la harina de vísceras de pollo tiene 57.7 % de proteína, 3.33% de lisina, 1.95% de aminoácidos azufrados, 2.36% de treonina, 0.54% de triptófano, 14.20% de grasa y 3241 kcal/kg de energía metabolizable.

Las harinas de pescado se producen de anchoveta, arenque, menhaden, sábalo y otras especies similares; el contenido de proteína varía de acuerdo con la especie de procedencia, y el método de producción, aunque por regla general, es superior al 55% (Ávila, 1997); valores de 55 a 75% de proteína son atribuidos por Chang (1978), Flores (1986) y Fraga (1985). 

La proteína de la harina de pescado está compuesta por todos los aminoácidos indispensables y en cantidades suficientes (Ruiter, 1995); así mismo, contiene un alto nivel de metionina y triptófano fundamental para la síntesis proteica (Piccioni, 1970). Ruiter (1995), indica que la harina de pescado, tiene un contenido energético relativamente alto, pudiendo llegar hasta un 9% de extracto etéreo.

La presente investigación se realizó en las instalaciones de la Universidad Nacional Agraria La Molina. La fase experimental se llevó a cabo en la Unidad Experimental de Avicultura y estuvo a cargo del Ing. Robert Hereña.

La deshidratación de las vísceras de pollo se realizó en la Planta de Tecnología de Alimentos y Productos Agropecuarios. El análisis químico de la harina de vísceras de pollo se efectuó en el Laboratorio de Evaluación Nutricional de Alimentos. Las dietas se prepararon en la Planta de Alimentos Balanceados de la UNALM. 

El engorde de las codornices, se llevó a cabo en una batería metálica, con pisos alambrados, cuenta con cuatro pisos, cada uno dividido en cuatro, con un área de 0.55 m2 por división.

Se utilizaron 120 codornices japonesas machos, de 21 días de edad, éstas fueron distribuidas en 12 unidades experimentales, con 10 animales en cada una. La harina de vísceras de pollo fue obtenida de la siguiente manera: 

1. Cocción: Las vísceras fueron sometidas a una cocción de 95 ºC en ollas con agua, sobre cocinas industriales a gas.

2. Escurrido: Las vísceras cocidas fueron escurridas en mallas metálicas.

3. Embandejado: Las vísceras fueron colocadas en bandejas de fierro galvanizado.

4. Secado: Se realizó en bandejas colocadas en carritos que formaban parte del secador, donde las vísceras fueron repartidas homogéneamente y sometidas a una temperatura de 65 ºC por 14 horas, empleando un secador de túnel de aire caliente.

5. Molido: Las vísceras secas fueron molidas mediante un molino manual para obtener la harina de vísceras de pollo.

6. Adición de antioxidantes: Finalmente a la harina de vísceras de pollo se le agregó antioxidantes primarios (BHT y Etoxiquin) que fueron combinados con antioxidantes secundarios (ácido cítrico y ortofosfórico) por su efecto sinérgico, en un nivel de 1 Kg. por tonelada de alimento.

En el ensayo de alimentación se emplearon 4 tratamientos, considerando el reemplazo de la harina de pescado peso a peso.

Tratamiento 1: Alimento con 0% de harina de vísceras de pollo y 10% de harina de pescado (control).

Tratamiento 2: Alimento con 3.5% de harina de vísceras de pollo y 6.5% de harina de pescado.

Tratamiento 3: Alimento con 7% de harina de vísceras de pollo y 3% de harina de pescado.

Tratamiento 4: Alimento con 10% de harina de vísceras de pollo y 0% de harina de pescado.

Las cuatro dietas fueron isoproteicas (24%), isoenergéticas (2900 kcal/kg), asimismo tenían 1.39% de lisina, 0.50% de metionina y 0.95% de metionina + cistina. El análisis químico de la harina de vísceras de pollo, realizado en al Laboratorio de Evaluación Nutricional de Alimentos de la UNALM; así como también el valor nutricional de la harina de pescado, se muestra en el Cuadro 1.

Durante todo el experimento, las codornices fueron alimentados ad libitum; el agua de bebida fue cambiada diariamente, limpiando consigo los bebederos suministrando los tres primeros días complejo B (1g/L). El diseño estadístico empleado fue de bloques completamente al azar con 4 tratamientos y 3 bloques, con un total de 12 unidades experimentales.

Los parámetros evaluados fueron: peso corporal, ganancia de peso, consumo de alimento, conversión alimenticia, rendimiento de carcasa y rendimiento de pechuga. En el próximo número presentaremos los resultados y conclusiones obtenidos en la presente investigación.

Comentarios:

Más Artículos


Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola


NUESTROS CLIENTES