Actualidad Avipecuaria
miércoles, 14 noviembre del 2018

1 PhD. Elías Salvador, 2 Dr. Manuel Narváez, 3 Mag. Lorenzo Ríos, 4 Bach. Liz Villa y 5 Bach. Daniel Chuquispuma

1 Profesor investigador CONCYTEC-REGINA- Jefe laboratorio de Nutrición R & D - FMVZ-UNICA.
2 Profesor principal del Departamento Académico de Medicina Veterinaria-FMVZ-UNICA.
3 Profesor principal del Departamento Académico de Producción Animal.
4 Asistente de investigación LN-FMVZ-UNICA.

5 Club IDi CA&N-FMVZ-UNICA.



Evaluación de un modelo de predicción del requerimiento de energía metabolizable en gallinas de postura

En la industria de producción de huevos, para sostener productividad y rentabilidad es clave mejorar los costos de alimentación, siendo el reto del nutricionista formular dietas más económicas, precisas y confiables. El costo de la dieta varía en función de la densidad energética.

Evaluación de un modelo de predicción del requerimiento de energía metabolizable en gallinas de postura
Septiembre 14/2018
Lima - Perú
0

I. Introducción

En el enfoque de “nutrición efectiva”, cualquier ajuste respecto a la energía metabolizable (EM) de la dieta con el propósito de mejorar productividad, es una buena decisión, en vista de su relación directa con el costo de la dieta, alimentación y rentabilidad. Es frecuente encontrar diferentes niveles de EM en dietas prácticas de gallinas comerciales. Un nivel entre 2700 y 2900 Kcal/Kg, es quizás adecuado si obedece a las condiciones de la granja comercial. Sin embargo, si es un valor fijado al azar o simplemente tomado tal cual de una tabla recomendada por la línea genética, se tendría que reevaluar y determinar si es el más adecuado para la productividad. Establecer un nivel de EM, si no conocemos el requerimiento de EM y el consumo de alimento bajo las condiciones de la granja, no es recomendable.

El nivel de EM se relaciona con el requerimiento de EM gallina/día y con el consumo de alimento, por lo que, no debemos discutir el nivel de EM de la dieta aisladamente del requerimiento y del consumo voluntario de alimento (Salvador, 2017). Tomando como base el método factorial, el requerimiento energético (RE) de las gallinas de postura se puede resumir en la siguiente ecuación convencional: RE = RM + RP, donde: RE = requerimiento energético diario (Kcal/ gallina); RM = requerimiento para el mantenimiento (Kcal/gallina/ día). Este factor depende directamente del peso vivo de la gallina y la temperatura ambiental (De Blas, 1994); RP = requerimiento para la producción (Kcal/gallina/día). Este factor depende directamente del nivel de productividad y la composición de la misma (De Blas, 1994). Un modelo matemático es la descripción matemática, por medio de ecuaciones, de fenómenos biológicos como crecimiento, producción de huevos, incubación, digestión y absorción de nutrientes, utilizando variables cuantitativas para representar los factores que influencian el fenómeno (Oviedo y Murakami, 2002). Los modelos pueden usarse para estimar los requerimientos nutricionales o los niveles de alimentación económicamente óptimos de nutrientes críticos (Pesti, 2016).

En la industria de producción de huevos, para sostener productividad y rentabilidad es clave mejorar los costos de alimentación, siendo el reto del nutricionista formular dietas más económicas, precisas y confiables. El costo de la dieta varía en función de la densidad energética, cualquier ajuste respecto a la energía, con el propósito de mejorar productividad, es una buena decisión (Salvador, 2017).

El requerimiento energético adecuado, es la cantidad de EM/ave/día que optimiza la respuesta productiva y maximiza el margen sobre el costo de alimentación de masa de huevo, a un nivel de EM en la dieta y consumo de alimento adecuado. La formulación de la dieta no debe fijarse estrictamente en función de niveles de EM, sino más bien en la densidad energética para la productividad. El consumo de alimento responde a cambios en la concentración de EM en la dieta y el costo efectivo de una dieta no es su precio por tonelada sino el costo de la cantidad consumida por el lote. La predicción del consumo de alimento determina los niveles de nutrientes costosos que deben ser incluidos en la dieta para satisfacer los requerimientos para producción. Si el consumo de alimento es más alto que los nutrientes esperados será derrochado, si es más bajo, el consumo de algunos nutrientes esenciales puede ser demasiado bajo para sostener una máxima producción (Nagle et al., 2005).

En la Tabla 1, se observa un resumen de los requerimientos de EM de gallinas de postura, tomando datos promedios referenciales de peso vivo (P), ganancia de peso/día (G), masa de huevo (MH), Temperatura (T°) y nivel de EM (2850 Kcal/Kg) utilizados como ejemplo para estimar el requerimiento de EM de gallinas de huevo marrón. Se comparan 5 modelos (N.R.C, 1994; Sakomura et al., 2005; Rostagno et al., 2005; Rostagno et al., 2011 y Rostagno et al., 2017) y se obtienen los requerimientos de EM.

Los modelos que predicen el requerimiento de EM diario pueden ayudar a establecer mejores y más rentables programas de alimentación. En una dieta clásica de gallinas de postura, el principal costo es atribuido a los ingredientes alimenticios que contribuyen con la EM. En este sentido, el contenido de EM de la dieta y el requerimiento de EM de la gallina de postura, que ligados al consumo de alimento, son factores de interés económico que deben ser gestionados con mucha precisión. Técnicamente, la formulación de una dieta correcta, no es “elegir al azar” un nivel de EM, sino más bien determinar la cantidad de EM que se requiere y consecuentemente determinar el consumo de alimento apropiado.

Obviamente, esta determinación depende de muchos factores, cada escenario es distinto. La gallina moderna responde negativamente cuando los cambios relativos a la EM no son adecuadas, por lo que, establecer con precisión el requerimiento de EM debe estar ligado a los niveles óptimos de los nutrientes tipos aminoácidos, minerales, enzimas exógenas, pronutrientes, aditivos en general, para cada granja. La definición del requerimiento de EM y la densidad de los nutrientes debe realizarse en función de un nivel de respuesta productiva (respuesta biológica) eficiente, que garantice una máxima rentabilidad, es decir un impacto favorable en el margen sobre el costo de alimentación por Kg de masa de huevo, y debe ser reevaluado constantemente en el espacio, tiempo y circunstancias. Dado que la estructura de precios de los ingredientes es variable, el análisis económico requiere de fórmulas matemáticas sencillas y los modelos son la clave. Al aumentar el nivel de EM y densidad de nutrientes, aumenta también el costo por tonelada de alimento. Sin embargo, lo que interesa es determinar el punto óptimo del costo de alimentación por gallina/día que conlleve a un consumo de alimento adecuado a satisfacer el requerimiento diario, sin exceso o deficiencias con máximo retorno económico.

Los niveles de energía económicamente óptimos en dietas avícolas dependen de una serie de factores incontrolables muchas veces. Los niveles de EM recomendada para líneas genéticas de aves específicas pueden diferir sustancialmente de los niveles que aparecen en las soluciones de las corridas de las formulaciones de dietas al mínimo costo (FDMC). Los proveedores de aves, usualmente recomiendan niveles de EM de la dieta entre 2748 – 2868 Kcal para gallinas importadas de huevos marrón. En la práctica, ninguna de esas recomendaciones, ni la solución de las FDMC es probable que sea el óptimo económico. El nutricionista debe hacer juicio acerca de: a) el efecto del nivel de EM sobre el consumo de alimento (que afecta los niveles de todos los otros nutrientes en la especificación de la dieta) y b) el posible efecto del nivel de EM sobre la producción, mediada por su efecto sobre la ingesta de alimento o de otra manera. La relación entre la concentración de EM de la dieta y el consumo de alimento es de considerable importancia económica (Nagle et al., 2005).

El presente estudio fue presentado en el XXV Congreso Latinomericano de Avicultura en Guadalajara – México el 2017, con mucho interés por los avicultores e investigadores de ese país. En este contexto, se realizó un estudio con el objetivo de evaluar un modelo de predicción del requerimiento de energía metabolizable (EM), en condiciones de temperatura alta (28°C) y determinar la dosis que optimiza la respuesta productiva y económica de gallinas de postura comercial.

II. Materiales y métodos

2.1 Lugar de ejecución

Unidad de Investigación Experimental en Nutrición Avícola del Laboratorio de Nutrición R & D de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia - Universidad Nacional “San Luís Gonzaga de Ica”, Chincha, Ica, Perú.

2.2 Fecha de ejecución y duración del experimento

La fase experimental tuvo una duración de 12 semanas aproximadamente, que comprendió los meses de noviembre y diciembre del 2016 y enero del 2017.

2.3 Instalaciones

Se utilizó las jaulas metálicas de las instalaciones de la Unidad de Investigación Experimental de Nutrición de gallinas de postura del Laboratorio de Nutrición R&D, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad San Luis Gonzaga de Ica, que fue adaptado para los fines del experimento.

2.4 Aves experimentales

Se utilizaron de 144 gallinas de postura de la línea genética NOVOGEN Brown de 32 semanas de edad criadas bajo el sistema de jaulas.

2.5 Formulación de dieta y alimentación

Se utilizó una dieta basal con 2800 Kcal de EM y un nivel de 17% de proteína cruda, de acuerdo a la recomendación de la línea genética, para los tres tratamientos, con la única diferencia que la cantidad de alimento a proporcionar fue diferente. Para efectos de la formulación se utilizó el programa de formulación FEEDSOFT PROFESSIONAL 3.1

2.6 Diseño experimental

Las aves experimentales fueron distribuidos siguiendo un diseño de bloques completamente al azar (D.B.A.). Cada tratamiento tuvo 6 repeticiones, totalizando 18 unidades experimentales.

2.7 Modelo estadístico

Yij = U + Ti + Bj + Eij

2.8 Tratamientos experimentales

Se establecieron 3 tratamientos en base al requerimiento de EM/día generado por la guía genética (322 Kcal=115 g/ave/día), modelo de Rostagno et al., 2011 (292.6 Kcal=104.50 g/ave/día) y de Sakomura et al., 2005 (299.18 Kcal=106.90 g/ave/día):

T-1. Dieta basal con alimento controlado de 115 g/ave/día (recomendación de guía).

T-2. Dieta basal con alimento controlado de 104.50 g/ave/día (modelo Rostagno et al., 2011).

T-3. Dieta basal con alimento controlado de 106.90 g/ave/día (modelo Sakomura et al., 2005).

Modelos matemáticos de predicción del requerimiento

Rostagno et al. (2011) = EM = 115.5 P0.75 + 7.62G + 2.4 MH+3P0.75 (21-T)

Sakomura et al. (2005) = EM = (165.74 – 2.37T°) P0.75 + 6.68G + 2.40 MH

Donde: EM= energía metabolizable (Kcal/Kg); P= peso vivo; G=ganancia de peso; MH= masa de huevo; T°= temperatura ambiente.

2.9 Análisis estadístico

Se realizaron análisis de homogeneidad, normalidad, varianza, desviación estándar, coeficiente de variación, prueba de comparación de medias de Tukey y T-Student test para el que se utilizó el procedimiento del modelo lineal general (GLM) de SAS (SAS Institute, 2003), versión 9.1.

Los valores en porcentajes fueron transformados a valores arco-seno (Steel y Torrie, 1988) utilizando el procedimiento GLM del mismo paquete y analizados como tal, pero su interpretación en el cuadro de resultados están expresados en los valores porcentuales originales.

2.10 Variables evaluadas

Se evaluó la ganancia de peso, producción de huevos, masa de huevo, conversión alimenticia, eficiencia energética, costo de alimentación, margen sobre costo de alimentación por kg de masa de huevo (MCAMH) y retribución económica.

III. Resultados

La producción de huevos, masa de huevos, conversión y eficiencia energética no fueron afectados significativamente (P>0.05) por los requerimientos de EM generados por los modelos.

La ganancia de peso fue más alta (P<0.05) para las aves alimentadas con la recomendación de la guía de la línea genética (+39 g) y fue negativa (P<0.05) para el modelo de Rostagno (-20 g) y positiva para el modelo de Sakomura (+31 g). La cantidad de alimento ofrecido, generado por los modelos, fue diferente significativamente (P<0.05), siendo de 115 g, 104.5 g y 106.85 g de alimento/ave/día para el grupo de la guía de la línea genética, modelo de Rostagno y modelo de Sakomura respectivamente.

El consumo de EM fue diferente significativamente (P<0.05), siendo el grupo de la guía de la línea genética los de mayor consumo y el grupo con el modelo de Rostagno, los de menor consumo de EM. El mayor costo de alimentación por Kg de masa de huevo fue para el grupo de la guía de la línea genética ($ 0.77), modelo de Rostagno ($ 0.69) y modelo de Sakomura ($ 0.70) y el margen bruto fue de $3.00, $3.89 y $3.74 respectivamente, lo que representó una mejora de la retribución económica en 29 y 24% para el modelo de Rostagno y Sakomura comparado a la guía de la línea genética. Sin embargo, el grupo de aves con el modelo de Rostagno, obtuvieron pérdida de peso significativamente al final de la prueba, lo que indica que la cantidad de EM y alimento generado por el modelo fue insuficiente, por lo que, la relación entre la concentración de EM de la dieta y el consumo de alimento es de considerable importancia económica (Nagle et al., 2005), como se demostró en este caso.

El consumo de alimento depende de varios factores categorizados en factores ambientales, de manejo, fisiológicos y nutricionales (dieta). Así, Lesson and Summers (1997) consideran que la amplia variación de consumo de alimento observada en las ponedoras es causada por la variación en la edad de maduración sexual. Sin embargo, aquí solo se discute su relación con el factor EM. Un análisis de la evolución en el tiempo, del requerimiento de EM/gallina/día desde las recomendaciones de la N.R.C (1994) hasta las Tablas Brasileñas actualizadas de Rostagno et al. (2017), se aprecia una relación lineal de un menor consumo de alimento y la reducción del requerimiento de EM total (Kcal/gallina/día) en gallinas de postura de similar respuesta productiva. Una explicación de este efecto se podría deber a la reducción del requerimiento de EM para mantenimiento, mientras que el requerimiento para la masa de huevo permanece casi constante.

La gestión del consumo de alimento de las gallinas ponedoras es un aspecto esencial en el camino a mejorar las eficiencias como base de la productividad y rentabilidad, por lo que predecir su consumo es de interés y la aplicación de los modelos de predicción del consumo se convierte en una herramienta útil a nivel de granja. Según Gous (2012) refiere que para tener un valor real, los modelos que intentan optimizar la alimentación de las gallinas ponedoras y de los reproductores de pollos de engorde deben ser capaces de predecir la ingesta voluntaria de alimentos.

Cuando esta variable es un aporte al modelo, como es más frecuente, es ingenuo creer que los programas de alimentación pueden ser optimizados con éxito cuando la composición del alimento ofrecido tiene efectos tan importantes en la ingesta voluntaria de alimentos. Por lo tanto, el consumo de alimento debe ser una salida de un modelo (OUTPUT) y no un ingreso (INPUT) del modelo. La teoría de la ingesta de alimentos y el crecimiento propuesta por Emmans (1981, 1989) se basa en la premisa de que las aves tratan de crecer a su potencial genético, lo que implica que intentan comer tanto de un alimento dado como sería necesario para crecer a ese ritmo.

El mismo principio puede aplicarse a las gallinas ponedoras (Emmans y Fisher, 1986). Gous et al. (1987), entre otros, han demostrado que los pollos de engorde y las gallinas ponedoras aumentan la ingesta de alimentos a medida que se reduce el nutriente limitante en el alimento, intentando obtener más del nutriente limitante hasta que se alcanza una concentración dietética donde el desempeño es tan limitado que la ingesta de alimentos disminuye.

El concepto erróneo común de que "las aves comen para satisfacer sus necesidades energéticas" es claramente ingenuo y no tiene valor en la predicción de la ingesta voluntaria de alimentos (Gous, 2012).

IV. Conclusiones e implicancias

Se concluye que, el modelo de predicción de EM de Sakomura et al. (2005) es una herramienta técnica y económicamente viable para ser utilizada en el manejo de la alimentación de gallinas de postura NOVOGEN Brown en temperaturas de medio ambiente altas (28°C), sin afectar negativamente la respuesta productiva.

El uso de modelos matemáticos para estimar el requerimiento de EM y consumo de alimento es una alternativa de gran utilidad como base de la mejora de productividad en gallinas de producción. El uso de niveles inadecuados de energía en la dieta puede conducir a baja eficiencia del uso de EM y pérdidas de productividad en la producción de huevos. Si bien los modelos matemáticos, para estimar el requerimiento energético son generados sobre la base del método factorial, que involucra estudios con mucha precisión, es necesario comprender que servirá como una línea de base para su aplicación comercial, donde se irá ajustando y perfeccionando a las condiciones de la línea genética, medio ambiente, manejo, fases de producción, entre otros factores propios de cada realidad y que finalmente se integre como una herramienta eficaz en el programa nutricional y de alimentación de la empresa.

V. Bibliografía

Para mayor información contactarse al correo: pronutri@hotmail.com

Comentarios:

Más Artículos





Más sobre: Huevo pollito yema

NUESTROS CLIENTES