Actualidad Avipecuaria
viernes, 15 diciembre del 2017

Jorge Menéndez

Soporte Técnico Poultry & Industrial Suppliers, Inc.(PIS)



Evaluando el ambiente controlado

Las observaciones de campo son muy importantes y siempre servirán para afinar los programas de ventilación, pero lo que más se debe evaluar son los resultados como producción y/o mortalidad.

Evaluando el ambiente controlado
Agosto 14/2017
Lima - Perú
0

A veces se pretende evaluar el ambiente controlado tomando la temperatura bulbo seco en diferentes lugares del galpón, y en diferentes momentos del día. Esto, sin embargo, no nos dice todo sobre el desempeño del mismo, ya que hay más factores que considerar al hacer esta evaluación.

El sistema de ventilación actúa sobre el ambiente en varios aspectos para mejorar el confort de las aves, cerdos u otros animales que estén dentro del espacio controlado; por lo que es importante que cuando analicemos el desempeño del ambiente controlado, tomemos en cuenta el conjunto de los siguientes factores.

1.- Temperatura

A través del uso de extractores y paneles evaporativos, el sistema de ambiente controlado buscará acercarse a la temperatura óptima en base a la programación que se le haga. La medición de la temperatura, sin considerar ningún otro factor como la velocidad del viento, es lo que llamamos ‘bulbo seco’, el cual es solo un punto de referencia del sistema para tomar acciones.

2.- Sensación térmica

Como parte inherente a su funcionamiento, el sistema de ambiente controlado genera una velocidad de viento que influye en la temperatura y el confort que las aves o cerdos sienten. Esto es a lo que llamamos ‘sensación térmica’ o ‘wind chill factor’ en inglés. Dicha sensación hace una gran diferencia para el confort del ave. No es lo mismo 30 grados centígrados sin viento, que 30 grados centígrados con una velocidad de viento de 500 pies por minuto. Como regla de dedo, podemos pensar que el animal siente aproximadamente un grado centígrado menos por cada 100 pies por minuto de velocidad. En el ejemplo, de 500 pies por minuto, el animal estaría sintiendo aproximadamente cinco grados centígrados menos de lo que indique el bulbo seco.

3.- Intercambio de aire

El otro punto importantísimo que el ambiente controlado proporciona es la calidad del aire, incluyendo el contenido de oxígeno, amoníaco y dióxido de carbono que hay dentro del galpón. Por ello, el sistema está diseñado para que tengamos un intercambio de todo el aire dentro del galpón en unos 40 segundos o menos, en el caso de las aves de postura en jaula. Este factor es tanto o más importante que la temperatura misma.

No es lo mismo 30 grados sin intercambio de aire, que 30 grados con aire que se intercambia cada 40 segundos o menos, y con una buena velocidad de viento.

En conclusión, la temperatura bulbo seco es una variable que puede leerse fácilmente por los diferentes sensores, y se ocupa como una importante referencia; pero no es lo único que determina el buen o mal funcionamiento de un sistema de ventilación y su efecto en las aves y los cerdos.

Las observaciones de campo son muy importantes y siempre servirán para afinar los programas de ventilación, pero lo que más se debe evaluar son los resultados como producción y/o mortalidad.

4.- Porcentaje de humedad relativa

Aunque los sistemas de ambiente controlado basados en la evaporación del agua no ofrecen una forma de bajar o subir la humedad a nuestro gusto, nuestros sistemas cuentan por lo menos con la posibilidad de limitar el % de humedad relativa que queramos.

En los sistemas de ambiente controlado, generalmente trabajamos con % de humedad relativa muy elevado, pero que no representan ningún peligro gracias a la disminución de la temperatura que se logra y al rápido intercambio de aire. En el Gráfico 1, se muestra el comportamiento de la temperatura y de la humedad relativa en un lugar de Colombia. Esto no es dentro de un galpón, sino simplemente el clima del lugar.

Como puede verse, cuando la temperatura desciende, la humedad relativa aumenta; eso es normal. Cuando la temperatura baja, el % de humedad relativa aumenta, y como se ve en este lugar, el %HR sube hasta 90%.

Aunque este aumento se dé, las condiciones del aire son mucho mejores, ya que el aire frío contiene más oxígeno en el mismo volumen porque está contraído; y además el aire frío tiene menor capacidad para contener agua.

Es por eso que en un ambiente controlado veremos %HR altos (80-90% o más), y sin embargo, las condiciones para los animales son buenas, por lo que se acaba de explicar y por los otros tres efectos que logramos con el ambiente controlado. Es importante comprender esto, porque hay guías de manejo de aves que mencionan rangos de %HR de hasta 60% como límite, sin aclarar si se trata de ambiente controlado ni mencionar el intercambio de aire o la sensación térmica. Cuando consideramos los otros tres elementos que conforman el conjunto de lo que comprende la calidad del aire dentro de un galpón con ambiente controlado, entendemos fácilmente que no se puede hablar de condiciones buenas o malas solo basados en el %HR, ni en la temperatura bulbo seco. Debe sumarse también el intercambio de aire y la sensación térmica, para verdaderamente saber si las condiciones son buenas o malas.

Por esto último es que debemos evaluar mejor los resultados de producción y mortalidad, así como el comportamiento de las aves o los cerdos.

Camas húmedas

Claro que existe la preocupación por la humedad de la cama en el caso de pollo en piso y, debido a esto, hay mucha preocupación por el porcentaje de humedad. En el caso de nuestros sistemas, tenemos una gran flexibilidad para el uso del panel evaporativo que nos permite utilizarlo muy gradualmente, y así podemos utilizarlo en un rango muy amplio de temperaturas y humedad. Cuando no se tiene esta capacidad disponible, el problema se vuelve muy real y por eso, típicamente, se opera el panel después que todos los ventiladores están encendidos.

Dependiendo pues de la capacidad de los equipos con los que se cuente y la habilidad del personal para manejarlos, tendremos que tener más o menos cuidado del % de humedad máxima que permitiremos.

El problema de la cama húmeda, sin embargo, viene más de cómo se cuidó en las primeras tres semanas del pollo. Si la cama ya está muy mojada al día 21, no lograremos mucho tratando de bajar el límite de % de humedad en las siguientes semanas.

Es una decisión que deberá tomar el avicultor, pero es bueno tener una comprensión más amplia de este tema para no asustarse solo porque el la HR luzca alta. Con pollo adulto generalmente ganaremos más usando los paneles a costa de dejar que suba la humedad, que lo que nos costará en mortalidad debido al calor si limitamos el trabajo del panel. Existen muchas particularidades, por lo que cada quien debe ir afinando su manejo haciendo pruebas, primero en un galpón, antes de implementar ajustes drásticos en toda la granja. Como ejemplo, en Panamá, teníamos un caso donde el % de humedad en el ambiente era 90%, y con pollos de 4 semanas subimos el límite del control al 100% de humedad relativa para que los paneles pudieran trabajar sin limitantes. Los resultados de mortalidad bajaron comparados con los resultados que tenían cuando la limitaban al 85%.

Para leer más artículos avícolas, visite nuestra página: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos




Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola

NUESTROS CLIENTES