Actualidad Avipecuaria
Sunday, 19 November del 2017

Ing.Cristian Uculmana Morales

Asesor Técnico Independiente / Universidad Nacional Agraria La Molina



Evolución de la integridad esquelética en pollos de engorde

Evolución de la integridad esquelética en pollos de engorde
Enero 19/2017
Lima, Perú
1

La avicultura mundial viene creciendo a pasos agigantados en respuesta a la también creciente necesidad de alimentos por el ser humano, por ello este sector tiene una importancia en el contexto de seguridad alimentaria y se estima que en los próximos años la principal proteína de origen animal para nuestra alimentación será producido por el sector avícola.

Desde sus inicios, el sector avícola se caracterizó por ser altamente dinámico y por usar la investigación aplicada para su desarrollo, de esta manera hoy en día tenemos un pollo de engorde cuyo crecimiento puede ser medido incluso por hora. Este avance genético vino acompañado por 3 problemas principales: una reducida inmunidad, problemas metabólicos y desórdenes esqueléticos.

Enfocándonos en los desórdenes esqueléticos, actualmente se sabe que es un problema multifactorial y dentro de los principales factores tenemos: la alimentación de la reproductora en todos sus niveles, el proceso de incubación, la alimentación del pollo de engorde y la inherente predisposición genética.

En la alimentación del pollo de engorde existe un consenso establecido acerca de los nutrientes que se tienen que manejar con especial cuidado para reducir este problema, así tenemos que los actores principales en este escenario son el calcio, el fósforo, la relación de estos minerales y la acción nutrigenómica de la vitamina D. Pero, ¿cómo evolucionó el estudio de la integridad esquelética? A continuación, se dará un alcance sobre el manejo de la integridad esquelética a lo largo del tiempo.

Década de 1910

Esta década se caracterizó por sentar las bases de la investigación aplicada en avicultura, básicamente con dos acontecimientos:

a) En 1908 se creó lo que hoy conocemos como la revista Poultry Science, y en su primera edición se dio a conocer el estado mundial de la avicultura y nos avizoraban un futuro promisorio del sector.

b) En el año 1912 se creó la International Association of Poultry Instructors and Investigators (APII).

Se tenía la idea de que los insumos suministrados en la dieta tenían la cantidad suficiente de minerales y de que un insumo con alto contenido de ceniza era el que favorecía el buen desarrollo óseo; sin embargo, estos conceptos fueron cambiando cuando se estudió la importancia de los elementos minerales, su inclusión en la dieta y su composición.

El desarrollo de los huesos, los problemas que afectaban la integridad esquelética y el análisis mineral de los principales insumos fueron los estudios más importantes de la década.

 

Década de 1920

• Los problemas de patas (similar al raquitismo de los mamíferos) empezaron a emerger en situaciones comerciales; los pollos que presentaban estos problemas también tenían menores niveles de calcio y fósforo en la sangre, así que se empezó a correlacionar los niveles de estos minerales en la dieta, en los huesos y en la sangre.

• Se pensaba que una deficiencia de vitamina A era la causante del “problema de patas”: se sabía que la harina de hígado de bacalao contenía vitamina A, y cuando la suministraban en las dietas, los pollos mejoraban su salud ósea. Más tarde se supo que lo que realmente mejoraba la salud ósea era otro compuesto presente en dicho ingrediente: la vitamina D.

• La fuente del mineral es importante: progresivamente se hizo el traslado de harina de huesos a carbonato de calcio (el costo del alimento se redujo notablemente). Actualmente se sabe que la biodisponibilidad es tan importante como el nivel usado en la dieta. • Se empezaron a estudiar los fosfatos de calcio.

• Se empezó a utilizar el contenido de ceniza de los huesos como variable de respuesta en las investigaciones (las variables utilizadas hasta este momento eran los niveles séricos de calcio y fósforo).

 • Experimentos con exposición solar mostraban buenos resultados para prevenir las cojeras. A pesar de los buenos resultados, se dejó de lado esta línea de investigación ya que era complicado llevar esta teoría a la práctica comercial.

• Se había hablado de requerimientos mínimos, pero en esta década se habló también de que el exceso de calcio y fósforo pueden afectar negativamente la productividad animal.

• En 1928 la APII cambió su nombre a World's Poultry Science Association.

 

Década de 1930

• Empezaron a aparecer nuevos problemas de patas en las granjas: “tendón deslizado” (que luego se conocería como “perosis” y actualmente como “condrodistrofia”).

• Se empezó a diferenciar los requerimientos nutricionales para machos y hembras.

• Había variaciones al medir el contenido de ceniza del hueso debido a las diferentes formas de procesamiento, por lo que se propone utilizar el hueso libre de grasa y evaluarlo días después de extraído.

• Se sugirió que la dieta de las reproductoras podría tener influencia sobre la integridad esquelética del pollo.

• Se empezó a poner interés en el proceso de incubación.

• Se empezó a diferenciar los requerimientos de vitamina D por edad del ave.

• Se observó una alta correlación entre perosis y excesos de calcio y fósforo en la dieta, por lo que se atribuyó esta patología al exceso de estos minerales.

• Se empieza a tomar interés en la disponibilidad del fósforo de los insumos más usados: maíz, trigo, avena, y harina de carne.

 

Década de 1940

• Década del afianzamiento en el uso de la vitamina D y en los niveles correctos para obtener el mayor retorno económico.

• Importancia de los micro minerales para el desarrollo óseo.

• El estudio del metabolismo de los minerales representó una nueva línea de investigación: la competencia e interacción de los minerales en el proceso de absorción.

• Algunas alteraciones del sistema óseo son producto de la carga genética, se dan las pautas para una selección más rigurosa de los reproductores.

• Se empieza a estudiar las ventajas del alimento peletizado así como la inclusión dela torta de soya.

 

Década de 1950

• Se sugirió que además del papel nutricional, la regulación del metabolismo de calcio y fósforo podría estar controlado hormonalmente.

• Se realizó investigaciones con calcio y fósforo radioactivo. En reproductoras medían el pasaje de estos minerales en la yema del huevo, se comprobó que había un pasaje efectivo de estos minerales (P32 y Ca45); este método también se utilizó para determinar contenido de calcio en la ceniza del hueso y para entender mejor el metabolismo de estos minerales.

• También se estudió el tamaño de partícula de la fuente mineral y se observó que había un efecto sobre la integridad esquelética.

• Se buscaba fuentes más disponibles de fosfatos inorgánicos. • Se encontró efectos en el uso de antibióticos y en el metabolismo de las vitaminas liposolubles.

Fémur

• Se observó un nuevo problema en granja: hueso negro (síndrome actualmente muy conocido).

• Se empezó a aumentar la densidad nutricional de las dietas, por lo que las investigaciones estuvieron centradas en incrementar o mantener el porcentaje de calcio y fósforo de la ración.

Década de 1960

• Interacción del calcio con los grandes componentes de la dieta: proteína y energía.

• El requerimiento para una máxima mineralización es diferente al requerimiento para la máxima ganancia de peso, se cambiaron los requerimientos de calcio y de fósforo más o menos a como los conocemos hoy en día.

• Se reporta como un problema: Varus y Valgus (deformidades en la articulación de la tibia con el tarso. Se habían observado antes, pero en porcentajes reducidos).

• Vitaminas hidrosolubles y su relación con el metabolismo del calcio y fósforo.

Década de 1970 - actualidad

En los últimos años, los estudios se han enfocado al incremento de la densidad energética como respuesta al continuo avance genético, y cómo afecta este cambio a la utilización del calcio y fósforo.

Además, el uso de la tecnología y el acceso a la información ha permitido a los científicos estudiar con más detalle ciertos aspectos nutricionales y compararlos con los estudios en simultáneo alrededor del mundo. Han aparecido nuevas patologías, como la discondroplasia (que es aplicable a cualquier hueso largo, pero se prefiere estudiar en la tibia por la mayor velocidad de crecimiento de este hueso) y la necrosis de cabeza femoral, generalmente asociada a la hoy llamada condronecrosis bacteriana con osteomielitis (que solo se da en la industria por la interacción con agentes microbianos propios de una explotación comercial).

 

Algunas generalidades:

• Se estima que los desórdenes esqueléticos representan el 30% del total de pérdidas (ya sea por problemas en la granja, dificultades en el beneficio y apreciación del consumidor).

• Aproximadamente, el 99% del calcio y el 80% del fósforo del organismo se encuentran formando la matriz ósea.

• En líneas generales, el calcio presenta problemas cuando se encuentra por exceso en la dieta (se ha demostrado que el ave se adapta a un nivel moderadamente bajo de calcio aumentando su absorción), y una baja en el nivel de fósforo afecta directamente la productividad del ave (ya que este mineral está involucrado en la producción de energía: ATP).

• El fósforo es considerado como el tercer ingrediente más costoso en la dieta.

• Términos recientes: Osteoblastos, osteoclastos, recambio óseo, calbindina.

Actualmente hablamos de nutrición de precisión, y enfocándonos en integridad esquelética, tenemos las principales líneas de investigación y los principales factores a tomar en cuenta:

• Alimentación de las reproductoras (uso de minerales orgánicos y ácidos grasos poliinsaturados).

• Manejo de la temperatura, humedad, ventilación y volteo en el proceso de incubación.

• Color de luz y programa de iluminación en los galpones de crianza de pollos de engorde.

• Dinámica entre la salud intestinal y el estado óseo. Uso de probióticos específicos para mejorar la absorción de calcio y fósforo. Micro arquitectura de la anatomía ósea.

• Biodisponibilidad de las fuentes minerales, particularmente de los fosfatos de calcio.

• Reducción de los márgenes de seguridad, ya que no es favorable ni para la respuesta animal ni está alineada al principio de contribuir con el cuidado del medio ambiente.

• Uso de fitasas (en dosis normales y en super dosis), principalmente para reducir los costos de producción y favorecer el cuidado del medio ambiente. Además, el uso complementario con vitamina D y minerales orgánicos.

• El uso de diferentes metabolitos de la vitamina D, para cada etapa de producción y en la alimentación de las reproductoras.

• La acción nutrigenómica de la vitamina D, esta vitamina no solo expresa las proteínas de absorción para el calcio y fósforo, sino que también genera una señal para que las placas de crecimiento en el hueso, incrementen la velocidad de deposición.

• Digestibilidad ileal del calcio.

• Mecanismos nutrigenómicos involucrados en el metabolismo óseo.

• Uso de nuevos indicadores de integridad esquelética como complemento al contenido de ceniza de los huesos para un mejor entendimiento del estado de salud óseo y favorecer la toma de decisiones en la evaluación de aditivos al alimento.

• Sensibilidad de la respuesta biológica a los cambios marginales en los niveles de calcio y fósforo disponible en la dieta.

En un inicio, el principal objetivo de la avicultura era aumentar la producción; ahora tenemos una población con la mayor tasa de crecimiento de toda la historia y esto nos obliga a incrementar la producción, pero también a mantener un enfoque de sostenibilidad, bienestar animal, inocuidad alimentaria y de cuidado al medio ambiente.

Los avicultores tienen y tendrán un gran reto: Incrementar el peso producido por metro cuadrado, y el soporte para mantener el peso de los pollos estará dado por una adecuada integridad esquelética.

Comentarios:
David Ramos Vidales - Enero 24/2017

Excelente artículo.

Más Artículos


Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola


NUESTROS CLIENTES