Actualidad Avipecuaria
Wednesday, 28 June del 2017

M.V. Francisco Alva Rosalino

Mg. en Producción Avícola - Asesor privado en el sector avícola



Factores a evaluar después del traslado de levante a producción en las pollonas de ponerdoras comerciales

Para obtener éxito con los parámetros productivos tales como peso corporal, conversión alimenticia, HAA, viabilidad y calidad de cáscara, es de vital importancia que la parvada tenga una buena capacidad de ingesta, lo cual se adquiere con un buen desarrollo del sistema digestivo.

Factores a evaluar después del traslado de levante a producción en las pollonas de ponerdoras comerciales
Febrero 27/2017
Lima - Perú
0

Introducción

Las ponedoras actuales tienen un potencial genético de alta producción. La gallina de hoy no es un ave que produce esporádicamente un huevo, es un ave que está seleccionada y construida después de varios años de investigación para producir prácticamente un huevo al día.

Hoy en día, para maximizar la producción de huevos tenemos que observar todos los detalles que van a determinar que ganemos dinero. Estos detalles suman y permitirán que sigamos en el negocio.

Es importante realizar un control estricto de la calidad del manejo en la fase de levante. Para tal efecto, aparte de los controles que se efectúan en las instalaciones de levante, se debe auditar la calidad de las parvadas después que se realiza el traslado a las galeras de producción.

La ponedora moderna se caracteriza por:

  • Menor ingesta de alimento.
  • Dificultad para lograr el peso corporal ideal antes de las 12 semanas.
  • Dificultad para alcanzar la uniformidad deseada.
  • Madurez sexual más precoz.
  • Mayor producción.

Factores a evaluar después del traslado

Generalmente, el traslado de las pollonas de la granja de levante a la granja de producción se realiza a las 15 semanas de edad. Hay que tener presente que la etapa de levante no termina con el traslado a la granja de producción, el crecimiento finaliza a las 32 semanas de edad, y a partir de las 33 semanas de edad solo hay incremento de peso corporal.

Para determinar la eficiencia del manejo deslizado en la granja de levante, y por ende la calidad de la parvada, se debe realizar a las 16 semanas de edad una evaluación de los siguientes factores:

1. Peso corporal

Para efectuar la evaluación del peso corporal se debe pesar el 2 por ciento de las pollonas. Dicho peso es un factor importante que determina el inicio de la madurez sexual, el pico y la persistencia de la producción. Lo ideal es recibir una parvada en el peso estándar o ligeramente por encima como máximo 5 por ciento, parar tener una reserva que permita una buena persistencia.

Se debe solicitar el perfil de los pesos corporales a la granja de levante para realizar una evaluación exhaustiva de los pesos semana a semana, y lo más importante es ver si alcanzaron los pesos que solicita la línea genética a las 12 semanas de edad.

  • Si logramos alcanzar el peso corporal estándar a las 12 semanas de edad, la parvada tendrá un buen desarrollo del esqueleto para almacenar e incrementar la densidad ósea, lo cual tendrá un impacto en la calidad de la cáscara. El esqueleto tiene un desarrollo del 95 por ciento hasta las 12 semanas de edad.
  • Si la parvada no logra alcanzar el peso corporal estándar hasta las 12 semanas de edad, la misma tendrá un esqueleto pequeño, un hueso medular limitado y las reservas de calcio a nivel de hueso serán mínimas, lo cual trae como consecuencia una pobre calidad de cáscara. También, se verá afectado el pico de producción y la persistencia.

2. Uniformidad

Es fundamental recibir un lote con una uniformidad por encima del 80 por ciento. A mayor uniformidad y peso corporal adecuado, tendremos mayor posibilidad de obtener un buen pico y persistencia en la producción. La uniformidad y el peso corporal son dos aspectos inseparables que se deben tener muy presente para lograr parvadas con altos rendimientos. Una uniformidad baja nos obligará a formar tres subpoblaciones separadas en grandes, medianas y chicas para facilitar el manejo, y por ende mejorar el peso corporal y la uniformidad.

Alcanzar una buena uniformidad es importante, porque la gran mayoría de las aves alcanzarán la madurez sexual a la misma vez. Más huevos por ave alojada y mejor utilización del alimento (programas) lograrán los objetivos de producción.

Cuando la uniformidad es pobre, se obtendrán picos de producción inestables, bajos niveles de postura, baja persistencia, deficiente uniformidad de los huevos, pobre calidad de la cáscara, incremento de los descartes y de la mortalidad.

3. Corte de pico

El corte de pico es un procedimiento quirúrgico que implica una amputación parcial del pico, con el objetivo de prevenir o reducir los problemas de picaje, canibalismo en la parvada, prolapso, picaje de los huevos en producción y de las plumas (lomo desplumado). Un correcto corte de pico permite un desarrollo más uniforme, disminuye la selección y pérdida del alimento, y no altera el comportamiento social de las aves.

Es uno de los manejos más importantes de las pollonas, por el efecto que tiene en la vida posterior de la parvada, al cual le tenemos que prestar atención para lograr que la gallina pueda expresar todo su potencial genético.

La eficiencia del corte de pico debe estar por encima del 95 por ciento. Para determinar ésta, se tiene que evaluar 5 por ciento de la población; si la eficiencia es menor, se tiene que realizar las correcciones del caso inmediatamente.

A continuación mencionaremos algunos aspectos a tener en cuenta:

a. Corte de pico correcto

• Un corte bien realizado, es cuando el pico está bien cauterizado, sin aristas (rebabas), ni presencia de bulbos carnosos, y con un tamaño de 5 a 6 mm tomando como base las fosas nasales.

b. Deficiencias del corte de pico

  • Picos con presencia de rebabas:

Se presenta por una deficiente cauterización, en este caso de la mandíbula inferior.

  • Picos demasiados largos:

Se debe a que se ha realizado prácticamente un despunte del pico, acompañado de una pésima cauterización.

  • Bulbo carnoso (Callosidad dolorosa):

Se produce por la excesiva cauterización o por la cuchilla demasiada caliente.

  • Corte muy severo:

Producto de un excesivo corte, muy pegado a las fosas nasales.

4. Estado sanitario

Hay que solicitar a la granja de levante la ficha sanitaria, para ver los pormenores del programa vacunal, si se han cumplido de acuerdo a lo establecido y los posibles eventos sanitarios.

La parvada debe llegar a las casetas de producción en buen estado sanitario. Para verificar la salud de las parvadas, es necesario realizar una evaluación de las aves vivas y la necropsia del caso de las aves muertas.

También, es necesario evaluar si hay presencia de parásitos internos y externos que puedan afectar sustancialmente los parámetros productivos. Cuando las infestaciones son altas, pueden generar bajas considerables en la producción.

5. Capacidad de ingesta

Es importante solicitar el perfil de ingesta del pienso, para observar si el consumo se ajusta a los requerimientos de la línea genética.

Para obtener éxito con los parámetros productivos tales como peso corporal, conversión alimenticia, HAA, viabilidad y calidad de cáscara, es de vital importancia que la parvada tenga una buena capacidad de ingesta, lo cual se adquiere con un buen desarrollo del sistema digestivo fundamentalmente del buche y la molleja. Todo este trabajo se tiene que realizar en las naves de la granja de levante.

Resultados

Después de la evaluación pormenorizada y exhaustiva de todos los factores mencionados, se tiene que emitir un informe detallado a la granja de levante, para que tomen las medidas del caso y revertir las deficiencias en el manejo de las parvadas. En otras palabras, replantear el sistema de manejo de las pollas, y en el futuro producir parvadas con alta eficiencia, que permitan expresar con éxito todo el potencial genético.

Conclusiones

  1. Para aprovechar todo el potencial genético que tiene la ponedora moderna, las parvadas al comienzo de la postura deben tener una uniformidad por encima del 80 por ciento, con pesos corporales en el estándar o ligeramente por encima como máximo 5 por ciento, el corte de pico con una eficiencia por encima del 95 por ciento, las pollonas con un esqueleto fuerte y buen desarrollo óseo y muscular, no deben tener exceso de grasa, y deben tener un buen estado sanitario y con una buena capacidad de ingesta.
  2. Si nos acercamos a los parámetros mencionados, los resultados serán una uniformidad de la madurez sexual alta, un buen pico de producción, excelente persistencia, lotes con más de 44 semanas por encima del 90 por ciento, buena conversión, mayor viabilidad, excelente calidad de cáscara y una gran rentabilidad.
  3. El avicultor de hoy en día debe tener el ojo puesto en los detalles, lo cual le permitirá incrementar la productividad.

Bibliografía

Para mayor información contactarse con el autor al siguiente correo: falva4@hotmail.com

 

* Para ver más artículos del sector avícola, visita nuestra página web www.actualidadavípecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES