Actualidad Avipecuaria
Thursday, 21 September del 2017

1 M.V.Z. Gary Molina Martínez y 2M.V.Z. Pablo Aslla Espinoza

1 gmolimar@hotmail.com / 1,2 Asesor práctica privada



Hallazgos clínicos del parásito nematodo Acuaria Hamulosa

La Acuaria hamulosa es un parásito nemátode que se encuentra solo en el ventrículo (molleja) de hospederos aviares, principalmente de galliformes, y las infecciones son reportadas en todo el mundo en pollos, pavos, faisanes, gallinas de Guinea, codornices y pavos reales.

Hallazgos clínicos del parásito nematodo Acuaria Hamulosa
Enero 31/2017
Lima - Perú
0

En el mundo avícola existen muchos retos. Uno de ellos es llevar adecuadamente los programas sanitarios para controlar las enfermedades causadas por virus, bacterias, hongos, protozoos, etc.

No podemos dejar de mencionar a los parásitos que están presentes en el rubro avícola; tenemos los gusanos planos, redondos y otros que no son comunes mencionarlos, pero que pueden causar enormes pérdidas económicas si no se conoce cómo poder combatirlos. Dentro de ellos, tocaremos especialmente el parásito redondo llamado Acuaria hamulosa o Cheilospirura hamulosa (Imagen 1).

Este es un parásito nemátode que se encuentra solo en el ventrículo (molleja) de hospederos aviares, principalmente de galliformes, y las infecciones son reportadas en todo el mundo en pollos, pavos, faisanes, gallinas de Guinea, codornices y pavos reales (Cuadro 1).

Acuarosis

El agente etiológico de la acuarosis en aves es el nemátodo Acuaria hamulosa que parasita la molleja. Estos parásitos se encuentran en las paredes de la molleja, parcial o totalmente enterradas en las paredes de este órgano, principalmente ubicado en la zona caudal en un saco ciego (quiste o nódulo). Esta especie no afecta a los mamíferos.

Descripción

. Los adultos de Acuaria hamulosa alcanzan los 10 a 30 mm de longitud. Las hembras son algo más largas que los machos.

. Tienen cuatro cordones cuticulares ondulados en la parte anterior del cuerpo, una característica típica de este género.

. Las espículas de los machos son de longitud similar. El macho posee papilas caudales.

. Los huevos alcanzan unos 25 x 42 micras, y están embrionados cuando abandonan el cuerpo de las hembras.

Ciclo de vida

La Acuaria hamulosa tiene un ciclo de vida indirecto. Sus hospederos intermediarios son los saltamontes, escarabajos y las tijeretas.

Estos hospedadores intermediarios ingieren los huevos expulsados con las heces de las aves infectadas. Las larvas eclosionan y penetran en la musculatura de estos hospedadores donde se desarrollan las larvas infectivas (L3) en unas 3 a 8 semanas. Al ser ingeridas por las aves, las larvas perforan la membrana del estómago y en 10 a 15 semanas maduran a gusanos adultos.

Lesiones

Por acción mecánica, traumática, tóxica y expoliadora.

En caso de infecciones graves, en el órgano directamente afectado, los parásitos provocan la aparición de nódulos de la mucosa que dificultan el transporte del alimento. La mucosa puede acabar gravemente dañada.

Pueden causar también atrofia de la musculatura de la molleja y pérdida de su elasticidad. La infestación masiva cursará con anemia, emaciación y posterior muerte del ave. La lesión que produce se hace inmediatamente reconocible porque existe una gran erosión en el lugar, por lo general, de medio centímetro y color rojo intenso.

El parásito está conectado con el quiste a través de canales, los cuales atraviesan las tres capas de la molleja (capa córnea o de Koilina, porción glandular y porción muscular), dañándose fuertemente. Se observa desprendimiento parcial de la capa córnea de la molleja (Imagen 2).

Microscópicamente

Las lesiones microscópicas de la molleja pueden ser graves características por procesos inflamatorios externos con destrucción de las capas musculares de la molleja. Penetra la mucosa y submucosa de la molleja encontrándose en su interior fragmentos del parásito.

Macroscópicamente

Externamente podemos reconocerla, pues el lugar donde se encuentra el quiste es de color normal de la molleja. Su ubicación se encuentra en la parte caudal de la molleja, ligeramente elevada sobre la porción muscular. Está cubierta con varias capas de tejidos, lo que da la impresión que el quiste parásito y la molleja fueran uno solo (Imagen 3).

Se instala formando un nicho a manera de quiste de gran tamaño, que sobresale de la capa muscular de la molleja, pero que a su vez está fuertemente adherida a ésta con varias capas de tejido. Posee consistencia dura y muy resistente; una vez abierto se pueden notar pequeños canales de desplazamiento, también se hace evidente la presencia del parásito (en masa, de 4 a 8 individuos), además de cierta masa blanco-amarillenta que podría ser producto del metabolismo del parásito (Imagen 4).

Síntomas

Los síntomas predominantes, sobre todo en las aves jóvenes que son las más afectadas, son pérdida de apetito y peso.

En el caso de las gallinas ponedoras, se puede observar pérdida de peso y reducción de la actividad ponedora, así como decoloración de la yema y decoloración de la cáscara del huevo, por ser un parásito hematófago. Cuando hay una población de hospedadores intermediarios contaminados, el problema se da en aves a cualquier edad.

Conclusiones

La infestación por parásitos nos puede llevar a pérdidas de los parámetros productivos, por lo tanto, causa pérdidas económicas. Baja producción de huevos, calidad de la yema, cáscara y pérdida de peso corporal de las aves.

La ubicación de los parásitos es específica en su presentación. Hay especies que se ubican en el mismo órgano pero en sitios diferentes; por ejemplo, la Acuaria hamulosa se ubica en la porción caudal de la molleja formando nódulos, mientras que la Acuaria spinosa se encuentra por debajo de la capa córnea.

La Acuaria spiralis se ubica en el proventrículo y la Acuaria uncinata se encuentra en el esófago.

Recomendaciones

El control de la parasitosis interna pasa por la aplicación de medidas generales de bioseguridad. La desparasitación periódica contra helmintos y el tratamiento inmediato de las aves enfermas.

Debemos poner mucho énfasis en el control de las aves silvestres, estrés, población excesiva de insectos, inadecuada desinfección y mala condición del agua que son ideales para la multiplicación y propagación parasitaria.

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES