Actualidad Avipecuaria
domingo, 20 mayo del 2018

Dra. Liliana Revolledo

DVM, MSc, PhD



¿Hay alternativas a los antimicrobianos? (Parte I)

La utilización de las yerbas o fitobióticos se ha ido incrementando después de la prohibición de los promotores de crecimiento en muchos países. Este grupo de productos incluyen un amplio abanico de posibilidades desde aceites esenciales, yerbas y oleorresinas.

¿Hay alternativas a los antimicrobianos? (Parte I)
Enero 05/2018
0
Más sobre: artículo avícola

La decisión de la utilización de antimicrobianos de manera terapéutica está en las manos de los profesionales médicos veterinarios de las granjas, y su utilización debe ser racional y objetiva, visando la inocuidad de los productos y la seguridad de los consumidores.

Algunos grupos de investigación han dirigido los recursos a un área prometedora: terapias inmuno-moduladoras directas en el hospedero, donde mecanismos naturales del hospedero son explotados para mejorar el beneficio terapéutico, donde el objetivo principal es iniciar o mejorar la inmunidad antimicrobiana protectora contra patógenos. 

En esta línea de investigación se identificaron cinco áreas de investigación alternativas a los antibióticos, dirigidos a la modulación de sistema inmune del ave:

- Vacunas.

- Productos derivados de bacterias.

- Fitobióticos o fitoquímicos.

- Productos relacionados a la inmunidad.

- Nuevos productos (enzimas, sustancias químicas o drogas innovadoras).

A continuación, una breve reseña a la nutrición y a los fitobióticos, como alternativas potenciales al uso de antimicrobianos en la producción animal.

Modulación de la respuesta inmune innata usando la nutrición 

Una respuesta inmune innata eficaz en las primaras fases de la infección es un determinante de la susceptibilidad o resistencia a la enfermedad. 

La modulación del sistema inmune puede ser definida según Kogut (2017) como la manipulación del sistema inmune para controlar infecciones. Por lo tanto, la modulación de la respuesta inmune innata trae algunas ventajas importantes (Figura 1):

a) La respuesta es inmediatamente inducida.

b) Respuesta es inespecífica y produce una protección cruzada contra múltiples patógenos.

c) Potencial terapéutico de diferentes niveles: la modulación puede tener efectos profilácticos, adyuvantes, protección local y sistémica.

El campo de la inmunología nutricional se ha vuelto una especialidad en la inmunología aviar. La nutrición, los nutrientes y factores de la dieta pueden ser usados como moduladores inmunes en la búsqueda por alternativas a los antibióticos. 

El papel de la microflora intestinal es crucial en el inicio, desarrollo y función de la respuesta inmune local y sistémica. Si eventualmente este equilibrio se rompe por cambios en la dieta esta modificación tendrá resultados negativos en el establecimiento de una respuesta inmune apropiada.

Con ello se afirma que estudios completos deberían ser realizados, que se estudie la modulación del sistema inmune en la estructura y organización de la microflora intestinal.

Fitobióticos o fitoquímicos (aditivos fitogénicos)

La utilización de las yerbas o fitobióticos se ha ido incrementando después de la prohibición de los promotores de crecimiento en muchos países. Este grupo de productos incluyen un amplio abanico de posibilidades desde aceites esenciales, yerbas y oleorresinas. 

Los estudios realizados en diferentes partes del mundo han indicado los efectos en la mejora del desempeño, en la actividad antimicrobiana, en la actividad antioxidante y antinflamatoria de estos productos. El contenido de sustancias activas y la composición química de los fitobióticos en el producto final puede variar ampliamente dependiendo de:

a) Las partes de la planta utilizadas para su preparación (semillas, hojas, raíces, flores o la planta entera).

b) Origen geográfico (condiciones climáticas, suelo, especies, otros).

c) Estación del año de colecta (clima, grado de madurez, otros).

Los productos pueden comprender la forma seca de las plantas enteras, sus partes o extractos. Los efectos de los aceites esenciales en la fisiología animal son la intensificación del sabor, el incremento de jugos y enzimas digestivas (mejorando la digestión, de nutrientes y absorción), la inhibición de procesos oxidativos (reduciendo el nivel de peróxidos en el tracto gastrointestinal) y la inhibición del crecimiento de microrganismos (reduciendo consecuentemente las toxinas).

Los efectos sobre el crecimiento se han demostrado en diferentes especies animales incluyendo las aves. 

Los investigadores han sugerido diferentes modos de acción para los fitobióticos, entre los que se destacan la estimulación de la secreción de enzimas digestivas, la mejora de la palatabilidad y el sabor del alimento, el aumento del consumo de alimento y el incremento de la actividad antimicrobiana (Cuadro 1).

En la alimentación animal los fitobióticos son utilizados como preparaciones únicas o mezclas de plantas, extractos, aceites, mezclas de hierbas, mezclas de aceites y otros.

Cuando mezclas de varias plantas o aceites o hierbas son introducidas en un único producto, es difícil establecer la cantidad de ingredientes activos e interacciones existentes, haciendo difícil explicar el modo de acción. 

En aves los efectos fitogénicos han sido comprobados para palatabilidad, mejora del desempeño (ganancia de peso y conversión alimenticia, reducción de la mortalidad), mejora en la función intestinal y digestibilidad de los nutrientes, equilibrio de microflora como consecuencia menos enfermedades gastrointestinales, y un efecto positivo en la función del sistema inmune.

La eficacia de las plantas depende del tipo y cantidad de metabolitos secundarios o fitoquímicos contenidos en las mismas. Estos componentes actúan en el hospedero mejorando las comunidades microbianas las cuales ayudan a resistir la colonización de microrganismos patógenos. 

En 2010, Hashemi y Davoodi describieron los mecanismos más importantes por los cuales las plantas ejercen un efecto positivo en la salud y el desempeño de las aves, como se muestra en la adaptación de la Figura 2.

Desde que los fitobióticos se asumen generalmente reconocidos como seguros, estos productos contienen muchos componentes activos farmacológicos que juegan un papel en el sistema de defensa de las plantas. 

Por otro lado, residuos no deseados pueden no ser excluidos en un producto natural. En general, para determinar efectos probables negativos la dosis es importante, así como, los estudios de seguridad del producto en la especie de destino.

Muchos aspectos de los fitobióticos han sido estudiados en las últimas dos décadas, los investigadores han apuntado varios beneficios de la suplementación de las raciones en aves, inclusive mencionándose su efecto similar a otras categorías de aditivos utilizados en la alimentación animal. 

Hay que tener en cuenta que la mayoría de estudios experimentales realizados, han sido con productos conteniendo varias sustancias, por lo que aún existe la necesidad de un análisis sistemático para explicar la eficacia y el modo de acción para cada tipo de sustancia fitobiótica y su dosis ideal. 

Sin embargo, las evidencias y resultados de los estudios publicados demuestran el potencial de estos productos en su efecto sobre el desempeño y la productividad, y una alternativa a los antimicrobianos.

Más sobre: artículo avícola


Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES