Actualidad Avipecuaria
domingo, 23 septiembre del 2018

Ing. Mg. Juan Carlos Mesía Cáceres

Especialista en incubación.



Importancia de la medición de la ventana de nacimiento como indicador del proceso de incubación

Importancia de la medición de la ventana de nacimiento como indicador del proceso de incubación Toda incubación comercial es el resultado de la interacción de los embriones y las máquinas incubadoras
Marzo 01/2018
Lima - Perú
0

En artículos anteriores he calificado a la ventana de nacimiento como uno de los parámetros más importantes a medir para controlar la calidad de nuestro proceso de incubación y para garantizar una buena calidad de pollo BB. La medición de la ventana de nacimiento es muy importante, al igual que lo es la toma de la temperatura embrionaria, la medición de la pérdida de humedad, y los indicadores productivos del proceso (porcentaje de nacimiento, nacidos de fértiles, descarte, etc).

He decidido hacer este artículo con el objetivo de dar mayor énfasis en los beneficios de la medición de la ventana de nacimiento. La ventana de nacimiento es el indicador de cómo se ha comportado el nacimiento, ya que compara el tiempo que demandó en nacer los primeros pollos BB con el tiempo que demandó en nacer los últimos pollos BB. Y esta diferencia de tiempo debe ser la más reducida posible. Según Calil (2013), una ventana de nacimiento amplia tiene consecuencias perjudiciales no sólo para la calidad de pollito de un día, sino también para la vida del pollo de engorde. Las principales consecuencias derivadas de una ventana de nacimiento amplia son la deshidratación y la mala formación del sistema termorregulador debido al estrés calórico que se presenta en las nacedoras convencionales (que no soportan la carga de calor metabólico generado por los embriones y los pollitos nacidos) y la mala formación/inmadurez del sistema gastrointestinal debido al atraso en el suministro de agua y alimento. Esta medición demanda un seguimiento importante y un trabajo operativo en las nacedoras durante la etapa de la eclosión del huevo, hasta el momento del proceso de pollo BB inclusive. Y es muy útil, junto a la toma de temperaturas embrionarias; para conocer con mayor precisión cómo se ha dado el proceso de desarrollo embrionario, de acuerdo a la posición de cada embrión dentro de una máquina incubadora. Ninguna incubadora comercial, sea de etapa única o múltiple, son totalmente regulares y uniformes en su flujo de aire, y en las temperaturas de proceso en todo el volumen de su interior. El proceso de ventilación no es totalmente laminar, sino que siempre se generan turbulencias, que hacen menos eficiente el flujo de ventilación. Por ese motivo, se generan microclimas distintos en el interior de las incubadoras, que comúnmente llamamos como puntos fríos o puntos calientes en el interior de las máquinas. Estos puntos fríos son normalmente los puntos de mayor ventilación (donde hay mayor remoción de calor producto de la ventilación), y los puntos calientes, al contrario, los de menor ventilación (donde hay menor remoción de calor producto de la ventilación).

En ese sentido, la medición de la ventana de nacimiento nos permitirá conocer mejor el funcionamiento de nuestras máquinas incubadoras, y nos permitirá tomar decisiones importantes, para poder optimizar cada vez más nuestro proceso de incubación, además de mejorar la calidad del pollo BB, en búsqueda de lograr un buen producto con un buen performance en granjas.

La ventana de nacimiento mostrará qué huevos eclosionaron primero y cómo se ha comportado la eclosión a lo largo del tiempo de permanencia en las nacedoras. Nos indicará en qué posiciones los pollos nacieron primero, y en qué posiciones hubo mayor demora en el nacimiento. Además la comparación con otras mediciones en las mismas máquinas permitirá conocer y/o verificar cómo otros factores afectan nuestro proceso, dígase, días de almacenamiento, edad de las madres de procedencia, fertilidad, calidad de cáscara, etc.

Conocer los distintos microclimas de las incubadoras nos permitirá tomar decisiones, entre las cuales están: dónde colocar los lotes de huevos de mejor fertilidad, o los lotes de huevos de mayores y/o menores días de almacenamiento. Lógicamente, se tratará de colocar los huevos de menor fertilidad en las zonas más calientes, y viceversa. También los lotes de más días de almacenamiento en las zonas más calientes y viceversa, siempre en la búsqueda de uniformizar y acortar la ventana de nacimiento y optimizar la calidad del proceso de incubación.

A lo largo de mi experiencia personal en incubación he podido identificar que los antiguos productores, que en su mayoría se han experimentado en máquinas de etapa múltiple, no utilizan esta herramienta para medir la calidad del proceso de incubación. Y comprendo esa posición, puesto que normalmente, no hay posibilidad de tomar decisiones respecto a las cargas, ya que es prioridad de estos productores la de completar los espacios que corresponden en cada carga. Personalmente he podido identificar que las máquinas de etapa múltiple tienen los microclimas de puntos fríos o puntos calientes más marcados que las incubadoras de etapa única modernas.

Para medir la ventana de nacimiento, al igual que para medir la temperatura embrionaria, se sugiere tomar muestras en distintas partes dentro de la máquina, y a lo largo de un mismo coche o compartimiento dentro de la máquina. Esto dará una excelente idea de la forma cómo se está comportando la máquina, y ayudará a conocerla para la toma de decisiones.

¿Qué es la ventana de nacimiento?

La medición de la ventana de nacimiento consiste en la comparación del nacimiento de los pollos BB dentro de un mismo proceso de incubación. Teóricamente consiste en medir el tiempo que toma desde el nacimiento del primer pollo hasta el nacimiento del último pollo BB.

La ventana de nacimiento está influenciada por la interacción entre el diseño de la incubadora, los parámetros del proceso, la calidad de los huevos y las características del embrión. Toda incubación comercial es el resultado de la interacción de los embriones y las máquinas incubadoras (Hill, 2013).

Según Hill (2013), las características del embrión que afectan la ventana de nacimiento son las siguientes: línea genética, edad de las madres reproductoras, días de almacenamiento de los huevos, y tamaño de los huevos.

Según Molenaar (2012), que presenta un enfoque directamente al funcionamiento de las máquinas incubadoras, el comportamiento de la ventilación, la temperatura embrionaria y la remoción de CO2 de los equipos son las principales variantes que afectan la ventana de nacimiento.

Este parámetro de control está muy relacionado a la medición de las temperaturas embrionarias. Por tal motivo es de esperarse que luego de tomar las temperaturas embrionarias se pueda anticipar el comportamiento de la ventana de nacimiento. Las zonas de mayor temperatura nacerán primero, y las zonas de menor temperatura nacerán después. Es por este motivo que es importante conocer las fluctuaciones de temperatura en el interior de la máquina, pues nos ayudará a tomar decisiones para minimizar o disminuir esta ventana de nacimiento.

En la Figura 1 podemos mostrar 2 ventanas de nacimiento relacionado con la temperatura embrionaria. Se observa una ventana corta, donde los pollos BB obtenidos cuentan con una buena calidad; y una ventana de nacimiento larga, donde se ve la disminución de la calidad del pollito BB.

Respecto al comportamiento del CO2, Molenaar explica que las concentraciones de CO2 son importantes al final del proceso de incubación para incentivar el picaje y la posterior eclosión de los huevos incubables.

En una situación natural, una disminución del oxígeno y un aumento del dióxido de carbono en el aire se producen al final de la incubación como resultado del aumento del metabolismo del embrión. Esto genera una restricción en la cáscara de huevo para proporcionar suficiente oxígeno y eliminar el exceso de CO2, lo cual desencadena en la necesidad el embrión para perforar la cámara de aire, iniciar la ventilación pulmonar, y salir del cascarón.

Sin embargo, de manera artificial, en las incubadoras, principalmente en procesos que no han sido uniformes, se tiende a incrementar la proporción de CO2 al final del proceso de incubación para incentivar artificialmente el nacimiento, y así disminuir o reducir la ventana de nacimiento.

¿Cómo podemos reducir la ventana de nacimiento?

1. Recomiendo realizar un proceso de preincubación durante el almacenamiento (artículo anterior), en el caso se almacenen los huevos por varios días.

2. Asimismo, es recomendable realizar el proceso de precalentamiento previo al inicio de incubación, con el objetivo de generar al embrión un ambiente ideal y uniforme al inicio de la incubación, y disminuir la variabilidad.

3. Identificar propiamente los puntos calientes, puntos fríos y los de mayor y menor ventilación dentro de las máquinas. De esa manera se puede realizar lo siguiente:

a.Los lotes de menor fertilidad de una misma carga se pueden colocar en los puntos más fríos de las incubadoras.

b.Los huevos de mayor tamaño normalmente generan más calor que los huevos de menor tamaño. En ese sentido, los huevos de mayor tamaño (lotes mayores) se pueden colocar en los puntos más fríos, y viceversa.

c.Si tenemos distintos días de almacenamiento, los huevos de más días de almacenamiento, requieren más calor, que los huevos de menos días de almacenamiento. Por lo que los huevos más almacenados deben ir en los puntos más calientes de las máquinas.

4. Cambiar estratégicamente las ubicaciones de los embriones durante la transferencia, es decir mover las ubicaciones de las incubadoras a lugares específicos en las nacedoras. Huevos de las áreas frías (temperatura del embrión frío) en la incubadora se mueven a las áreas calientes en la nacedora. El desarrollo embrionario en las áreas frías en la incubadora se acelera en la nacedora; y viceversa. Esto puede acortar la ventana de nacimiento, pero afecta la calidad del pollito porque las temperaturas del embrión son variables y no consistentes.

5. Cambiar la temperatura del aire o los niveles de dióxido de carbono de la nacedora cuando aparecen los primeros signos de eclosión.

a.Aumentar la temperatura del aire en la nacedora. Esto aumenta temperaturas embrionarias. El objetivo es acelerar el desarrollo de los embriones más lentos, que puede acortar la ventana de nacimiento. Sin embargo, el aumento de la temperatura embrionaria afecta negativamente la calidad del pollito.

b.Aumentar los niveles de dióxido de carbono. Mantener niveles altos de CO2, e incluso la inyección de CO2 estimulan a los polluelos para salir del cascarón. En realidad, altos niveles de dióxido de carbono disminuyen la entrada de aire fresco (ventilación). Porque la mayoría de las incubadoras usan aire fresco para enfriar, una reducción en la tasa de ventilación afecta las temperaturas embrionarias. Elevar la temperatura del embrión acelera la desarrollo de los embriones más lentos, que pueden acortar la ventana de nacimiento.

c.Mover los carros dentro de la incubadora durante la incubación. Los embriones se mueven entre las áreas calientes y frías, tratando de nivelar o igualar el tiempo de eclosión. En incubadoras más modernas; donde se trabaja en tratar de reducir estos microclimas, es decir, las temperaturas son uniformes en toda la incubadora, el movimiento de los carros dentro de la incubadora no es necesario.

Importancia de una ventana de nacimiento corta

El principal objetivo de mantener una ventana de nacimiento corta es la de minimizar el tiempo desde el nacimiento hasta el consumo de alimento. Un consumo de alimento temprano en el pollo BB estimula el desarrollo intestinal y mejora el rendimiento del campo (Hill, 2013). Por otro lado, debemos tener en cuenta el tiempo de espera de los primeros pollitos nacidos hasta el proceso de pollo BB. Después de la eclosión, los pollos BB recién nacidos corren el riesgo de deshidratarse porque no tienen acceso inmediato al agua. Por esta razón es crucial que los pollitos se mantengan a la temperatura corporal correcta, la cual se recomienda que debe estar entre 40 y 40.5°C (104 a 105°F). Los pollitos cómodos pierden 1 - 2 gramos de humedad por 24 horas y no se deshidratarán durante su estadía en la nacedora, o durante la manipulación y el transporte de los pollitos. Los pollitos que están sobrecalentados pierden 5 - 10 gramos de humedad por 24 horas están en permanente riesgo de deshidratación.

Asimismo, hay que considerar que cuando hay mucha variabilidad en la ventana de nacimiento, da como consecuencia pollitos BB que son imposibles de administrar adecuadamente, lo que dará como resultado un menor crecimiento, mayor conversión alimenticia (FCR) y mayores tasas de mortalidad. A medida que aumenta la ventana de nacimiento, también aumenta el número de los pollitos que se privan de alimento y bebida durante un período más largo antes de obtener acceso libre a alimento y agua, aumentando así la variedad en el tamaño de los pollitos.

La uniformidad para los productores de pollos es un objetivo importante en la industria, ya que permite administrar el suministro de alimentos y permite una mejor predicción de costos.

Para una mayor información acerca de este artículo contactarse a: jcmesia@gmail.com

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES