Actualidad Avipecuaria
viernes, 21 septiembre del 2018

Ing. Hilda Terry

Gerente de producción Grupo Santa Elena



Influencia de la uniformidad de las reproductoras sobre la performance productiva

Siendo la uniformidad un parámetro de medición obligatoria en la crianza de las reproductoras, la consideración a tener presente en todo momento es mantener en constante control la variación de los pesos durante las primeras semanas de vida, para evitar que se nos presente un exceso de peso de las aves.

Influencia de la uniformidad de las reproductoras  sobre la performance productiva
Agosto 28/2018
Lima - Perú
0

I. Introducción

La uniformidad es un parámetro muy importante que debe ser evaluado semanalmente durante la fase de levante de las pollas. Para el cálculo de este indicador se considera el número de pollas que se encuentra más menos (+/-) 10% del peso, con esto se establecen los rangos mínimos y máximos. Las aves que están dentro de estos rangos son las que determinan el porcentaje de uniformidad de la muestra y/o de la población.

La uniformidad determina la variación del peso corporal y es una manera fácil y práctica para evaluar el desempeño del crecimiento de un lote de reproductoras pesadas. El índice de uniformidad del peso corporal, es el factor más importante y determinante para poder obtener resultados homogéneos en el período de producción de huevos incubables, en el rendimiento de incubación y en la variabilidad de los pesos para el mercado de los pollos de engorde. Aunque la dispersión de los pesos también puede ser expresada como coeficiente de variación, este parámetro se debe correlacionar con la uniformidad, porque considera los valores extremos de la muestra evaluada e indica que tan variable y extremos se encuentran los pesos de las aves monitoreadas. Es importante asegurar un menor coeficiente de variación en las primeras 12 semanas de vida de las pollas, pues a dicha edad se ha formado casi el 95% del sistema óseo, es decir estamos hablando de coeficientes de variación que fluctúan entre 5.5 a 6.5%. Estos niveles aseguran buenos índices productivos en términos de pico de producción de huevos, persistencia de postura, calidad de cáscara y viabilidad en la etapa de postura.

El fijar objetivos de peso y uniformidad en las etapas de crecimiento de las pollas ayudarán a direccionar mejor los resultados finales en la relación tamaño: peso corporal. En el cuadro adjunto se puede apreciar los niveles de uniformidad y coeficientes de variación a ser alcanzados en dichas edades de evaluación, así como se puede observar la relación estrecha entre ambos indicadores. Asimismo, para obtener una buena uniformidad de los pesos corporales es importante contar con un buen nivel de oscurecimiento en la fase de levante (intensidad de 1-5 Lux), con el objetivo de asegurar también la uniformidad a la madurez sexual, es decir al final de la fase de recría o levante.

Técnicas de manejo para obtener una buena uniformidad en los lotes de reproductoras

Para alcanzar buenos porcentajes de uniformidad en los lotes de reproductoras recomendamos:

• Durante la recepción evitar juntar diferentes lotes de abuelas (de preferencia solicitar lotes correlativos en edad), en caso se reciba lotes procedentes de diferentes edades es importante no mezclar y mantener la población por separado.

• Evaluar las reproductoras BB a su llegada, pues una adecuada calidad es el factor principal para un buen inicio del lote y permite alcanzar una uniformidad adecuada conforme avance el crecimiento de las reproductoras.

• Monitorear las aves y el comportamiento que desarrollan en las primeras horas de vida, siendo el indicador principal la medición del llenado de buches. De acuerdo a la evaluación debemos tomar acciones inmediatas según corresponda.

• Manejar adecuadamente el medioambiente durante las primeras cuatro semanas de edad, cubriendo los requerimientos de temperatura, humedad relativa, ventilación, programa de luz y luminosidad, calidad de cama y una adecuada concentración de oxígeno para un desarrollo adecuado.

• Controlar la reacción postvacunal luego de aplicación de la vacuna contra coccidias, incorporar el papel de recepción en la cama de las aves, rotar la cama de recepción hacia la zona de expansión del pollo, evitar el estrés en las aves para que se desarrolle la inmunidad celular frente a la coccidiosis.

• Cumplir con la acumulación de nutrientes en las primeras cuatro semanas de edad (consumo acumulado de proteína).

• Asegurar la relación energía/proteína que recomienda la casa matriz.

• Preparar a las aves durante el cambio de alimento entre la dieta de inicio y la dieta de crecimiento, porque la ganancia de peso ante este cambio disminuye y aparecen aves livianas.

• Tener cuidado al momento de realizar el cambio de alimento, no reducir la ingesta de energía, para lo cual necesitamos monitorear y realizar un correcto reajuste de alimento.

• Cambiar gradualmente el uso del equipo infantil hacia el equipo adulto, las aves más pequeñas deben ser la ultimas en ser cambiadas.

• Reparto de alimento lo más rápido y uniforme posible, en comederos manuales el uso de malacates favorece en bajar más pronto el alimento a las aves, con los comederos automáticos debe asegurarse la distribución en 3 minutos.

• Establecer corrales de aves con grupos de aves de 800 a 1000 aves para reducir la competencia interna.

• Control estricto del peso corporal (muestreo mínimo 5%); para tener un dato confiable y administrar el reajuste de alimento de acuerdo a la jerarquía de pesos establecidos.

• Establecer las escalas de peso (grading scale) durante la fase de levante (1, 4 y 8, 12 y 16 semanas de edad) para obtener una buen uniformidad en el lote a temprana edad.

• Las selecciones por peso corporal y conformación favorecen a que las hembras de temperamentos semejantes compitan equitativamente entre ellas, reduciéndose en lo posible los factores estresantes.

• Recuperar las aves livianas antes de las 8 semanas de edad, es preferible continuar con dietas más nutritivas hasta que se recupere el peso, pero sólo hacerlo hasta la edad de 12 semanas, porque el continuo consumo de dietas muy densas no permite que las aves desarrollen su sistema digestivo.

• Mantener una densidad de acuerdo a la recomendación dada por la línea genética.

• Acompañar el crecimiento de las pollonas con la medición de la conformación de la pechuga en las semanas: 1, 4, 12, 16 y 20; este score va de la mano con el peso obtenido en las diferentes categorías dentro del galpón. Se debe tener cuidado con las aves de las categorías más livianas porque son de menor tamaño y sucede que el score de pechuga al final se incrementa por un inadecuado reajuste de alimento.

• Implementar el sistema semioscuro a la quinta semana para reducir la actividad de las aves y sincronizar la madurez sexual hacia la época de postura (romper la estacionalidad).

• El proporcionar dietas menos concentradas o diluidas en la etapa de recría ofrecerá un mayor volumen durante el reparto a los comederos que permitirá satisfacer el apetito de las aves y contribuirá a una mejor uniformidad del lote.

• Programas de alimentación como el Skip a Day, 5/2 y 6/1 ayuda en los días de mayor volumen de alimento a que las aves de menor jerarquía consuman su ración completa.

• La presentación del alimento es un factor importante que influye en la uniformidad, dietas a base de pellets reduce el tiempo de consumo versus las dietas de harina. Debemos tener en cuenta el gasto de energía que realiza la reproductora BB al buscar los granos de maíz en dietas tipo harina. Dentro de los factores principales para empezar una buena crianza de reproductoras y asegurar una adecuada uniformidad desde el inicio es importante considerar los siguientes parámetros de recepción. (Cuadro 2)

Conclusiones

Siendo la uniformidad un parámetro de medición obligatoria en la crianza de las reproductoras, la consideración a tener presente en todo momento es mantener en constante control la variación de los pesos durante las primeras semanas de vida, para evitar que se nos presente un exceso de peso de las aves de los extremos de la curva de distribución normal.

Es importante asegurar una menor variación de pesos antes de las 12 semanas de edad, antes del cese del crecimiento del sistema óseo de las aves. Tener presente que son diferentes factores que deben ser medidos y controlados para lograr una excelente uniformidad en la etapa de levante de las reproductoras así tenemos: la recepción, manejo de equipos, manejo de ambiente, control sanitario, control de pesos, selección por peso, programa de alimentación, sistema de alimentación, reajuste de alimento, etc; el engranaje de todos estos factores hará posible que se alcance una parvada uniforme antes de la madurez sexual y todas las pollonas hayan acumulado la reserva de nutrientes para alcanzar los más altos índices productivos en la etapa de producción.

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES