Actualidad Avipecuaria
Thursday, 23 November del 2017


La alimentación de la ponedora y su influencia en la calidad del huevo

El huevo es el alimento más completo de la naturaleza y su calidad se determina en función al tipo de alimentación que haya tenido la gallina.

La alimentación de la ponedora y su influencia en la calidad del huevo
Septiembre 12/2017
Lima - Perú
2

El huevo es el alimento más completo de la naturaleza y su calidad se determina en función al tipo de alimentación que haya tenido la gallina.

En el caso de gallinas ponedoras, por ejemplo, se utiliza en la composición del alimento: maíz, torta de soya, afrecho de trigo, harina de pescado, sorgo, aceite acidulado, etc. Ricos en nutrientes que, correctamente distribuidos en la dieta, asegurarán la formación de un huevo de calidad.

Básicamente, de la combinación de estos elementos se realiza el balance alimenticio de las aves, tomando en consideración aspectos como la edad y la línea de la que proviene el ave, entre otros factores. La elaboración de este reportaje busca entregar alternativas que contribuyan en lograr un mejor manejo alimenticio de la ponedora, del producto final: El huevo.

El huevo está compuesto por tres unidades básicas: La cáscara, la clara y la yema, cada una de ellas se forma en función a la acción de diversos factores, entre ellos el más influyente –en opinión de los especialistas- es la nutrición de la ponedora.

IMPORTANCIA DE UNA BUENA NUTRICIÓN

Para una buena producción, la gallina ponedora debe de criarse bien desde el primer día de vida, nos explica el Asesor en procesos productivos avícolas, Ing. Manuel Miura Ogura, es importante mantener una temperatura adecuada en la cría de los primeros 10 días, con buena ventilación, calefacción e iluminación; esta etapa es la que determina la uniformidad del lote, y también proporciona el pico más alto de postura, de las 8 a 18 semanas se deben de mantener el peso de las pollitas lo más cercanos al estándar de la línea, de esto dependerá el peso al empezar la postura, si tiene un esqueleto pequeño pondrá huevos pequeños y provocará picaje, si tiene un esqueleto muy grande pondrá huevos más grandes, pero al final tendrá exceso de gordura.

“En la alimentación de las pollitas se deben de tener en cuenta realizar un adecuado pre inicio, se debe lograr un peso inicial bueno y uniforme, un inicio de 3 a 8 semanas para un crecimiento de acuerdo al patrón, y de 9 a 17 semanas puede ser para la formación esquelética, y a la pre postura, se debe aumentar el nivel del calcio a un 2 %, para permitir almacenar suficiente calcio para los primeros huevos y no se descalcifique, mejorando los niveles de aminoácidos, para prepararse en la postura donde se desarrolla todo el sistema del oviducto” manifiesta el Ing. Manuel Miura.

Posterior a ello, cuando llegue al 2% de producción se debe cambiar al alimento de Postura, a esta etapa alimenticia se le denomina Fase 1, en la cual la dieta debe contener la más alta proteína y nivel de calcio y fósforo, este alimento debe ser rico en aminoácidos, está comprobado que a esa edad las pollitas aún comen lo medido, pero tienen necesidades grandes. Desde las 45 a 50 semanas se cambia a la Postura Fase 2 , en donde se eleva el nivel de Calcio y se baja el nivel de Fósforo, a esa edad el ave no puede digerir bien el Calcio, producto de ello es normal que bajen los niveles de proteína así como los aminoácidos, se enfocará la nutrición ya no al crecimiento sino al mantenimiento de lo logrado, a la edad de 65 semanas se debe realizar otro ajuste de calcio y fósforo, para mantener en el huevo la cáscara más dura y pueda soportar el manipuleo.

En la actualidad al alimento de postura se le está agregando más fibras, comenta el Ing. Manuel Miura, ello con el fin de demorar la ingesta de alimento y no ocasionar picaje de la pluma, con niveles de energía metabolizable de 2,600 a 2950 Kcal al alimento de postura para mejora el plumaje y baja la mortalidad. Esto se logra utilizando afrechillo de trigo, alfalfa molida, etc.

Otro aspecto importante en el campo nutricional es la correcta combinación de partículas gruesas con finas (2/3 de conchuela y 1/3 de carbonato de calcio), esta acción nos permitirá obtener huevos con mejor calidad de cáscara. Asimismo, conforme avance la edad de la gallina se deben subir los niveles de calcio y vitamina D, para prevenir un adelgazamiento de la cáscara pues conforme aumente la edad del ave, estas se vuelven menos eficientes en la deposición del calcio en la cáscara del huevo.

CÁSCARA, IMPORTANCIA EN LOGRAR LA ANSIADA CALIDAD

En el caso de la cáscara del huevo, recomienda el Ing. Manuel Miura, se debe trabajar en otorgarle una resistencia que garantice la protección del contenido de agentes como el ingreso de bacterias del medio ambiente y no dañe el interior del huevo, esta acción se logra a partir del aumento de la cantidad de calcio y de acuerdo a la edad de las gallinas (más de 45 semanas), a partir de esta edad se debe reducir la cantidad de fósforo.

La clara o albumina se relaciona con la calidad de la alimentación proteínica, por tanto mientras más baja sea la calidad, la albumina estará más aplastada y mientras mejor calidad de proteína la clara estará más alta. Otra característica en los huevos frescos es la de contener mayor cantidad de fluidos, esta particularidad resalta al freirlos y notar que salpican al contacto con el aceite caliente.

LA YEMA, SU ENRIQUECIMIENTO PARA UN HUEVO DE CALIDAD

Las mejoras en la calidad de yema y clara se pueden obtener con niveles de minerales orgánicos y genéticamente enriquecidos con el fin de disminuir la cantidad de Colesterol puntualiza el Ing. Manuel Miura.

Se ha probado elevar los niveles de fibra con el uso de harina de alfalfa, describe el Ing. Miura, pero los resultados han sido relativos y si bien ha disminuido el nivel de colesterol, esto no ha sido significativo y a la vez ha disminuido el porcentaje de postura.

La pigmentación de la yema depende del uso de insumos que contienen xantofilas, como es el caso del maíz, harina de alfalfa, achiote, paprika, etc. Igualmente la adición de aditivos que contengan pigmentantes como zeaxantina, luteína y capsantina permiten aumentar la pigmentación de la yema, agrega el Ing. Manuel Miura.

Se le puede agregar pigmentantes vegetales como la flor de Marygold, para mejorar el color de la yema, cuando la cantidad de maíz es insuficiente para dar la coloración deseada. Así, mismo podemos agregarle Selenio Orgánico, para que dure más en el almacenamiento, y además, sirve como antioxidante.

En relación a la consistencia de la yema no depende de la alimentación, sino que depende del tiempo y temperatura de almacenamiento, conforme pasan los días, la membrana vitelínica se va adelgazando y pierde consistencia. A mayor edad de la gallina hay mayor peso de yema y menor consistencia, finaliza el Ing. Manuel Miura.

PRINCIPALES PROBLEMAS EN NUESTRA AVICULTURA

En palabras del Jefe del Programa de Aves y Animales Menores de la UNALM, Ing. Marcial Cumpa, uno de los problemas más recurrentes en el sector avicultor es el haberse tornado, en los últimos años, más dependiente del maíz y la soya.

“Deberíamos emplear insumos de los que naturalmente disponemos como el aceite de pescado y la harina de pescado con miras a elevar los niveles de omega 3 y producir huevos enriquecidos. La formulación de dietas con el uso de proteína ideal y la suplementación de aminoácidos sintéticos para mejorar la utilización de la proteína y reducir los niveles de N, S y P en la excreta. Implementación de las Buenas Prácticas Avícolas y certificación de las Granjas comerciales”, detalla el Ing. Marcial Cumpa.

Los huevos a comercializar deben ir con fechas de expiración, hasta cuando se considera huevos de calidad A y hasta qué fecha es de calidad B. Debemos avanzar en la tecnificación en la explotación de gallinas ponedoras, ambientes controlados, colección automática de huevos y tratamiento adecuado de residuos, nos explica.

Indudablemente la calidad de los insumos y la formulación de dietas bien balanceadas de acuerdo a la edad de las aves, permitirán obtener huevos de buena calidad.

En conclusión, la obtención de una mejor calidad de huevo se da principalmente a partir de un adecuado manejo nutricional de la ponedora, es muy importante cumplir con proveer de los insumos requeridos en cada etapa de su desarrollo. Es posible lograr la mayor eficiencia productiva en la obtención de un huevo de calidad, la respuesta está en nuestras propias manos.

Para leer más artículos avícolas, visite nuestra página: www.actualidadavipecuaria.com

Artículos relacionados

Parámetros productivos y su impacto en los costos de producción de ponedoras comerciales

Aprovechando al máximo el programa de nutrición

Comentarios:
Enddy Mostacero Ruiz - Septiembre 24/2013

gracias, por el aporte...

Carlos Alberto Dejo Lalopu - Mayo 16/2013

Ing. Ud. habla de como debe de ser un huevo de calidadd pero hubiera sido mas claro en como obtenerlo.Gracias por la informacion.

Más Artículos


Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola

Más sobre: artículo avícola

NUESTROS CLIENTES