Actualidad Avipecuaria
viernes, 22 junio del 2018


Manejo de camas y salud de aves con S-CARB®

Manejo de camas y salud de aves con S-CARB®
Septiembre 19/2013
Lima-Perú
0

El mantenimiento de la calidad de la cama es un reto permanente en el manejo para productores de aves. La humedad óptima de la cama ha sido citada entre 30-35% por peso (Bland & Ghazikhanian, 1998). La calidad de la cama ha demostrado tener efectos potenciales sobre la performance de lotes de broilers. Problemas con camas secas pueden originar polvo, y subsecuentemente a complicaciones respiratorias. Sin embargo la cama húmeda, puede ser un problema más significante. Las causas primarias para la cama húmeda son:

- Fugas en bebederos o líneas de agua.

- Nebulizadores mal ajustados.

- Desbalances nutricionales.

- Excesiva densidad de aves.

- Ventilación escasa.

- Agentes de enfermedades.

 

La cama húmeda puede promover crecimiento de bacterias y subsecuentemente problemas de descomposición de materia orgánica que están asociados con el incremento de niveles de amoníaco. Los niveles de amoníaco siempre han estado asociados con la dermatitis de contacto, quemaduras de patas, uñas y pecho, problemas considerables con las piernas, y enfermedades respiratorias (Estevez, 2002). La cama húmeda también puede incrementar el crecimiento de coccidiosis proporcionando un ambiente ideal para el crecimiento de ooquistes (Lacey, 2003). Todos estos tipos de retos pueden resultar en bajas y reducidas performances.

Los desbalances nutricionales que pueden llevar a la cama húmeda son dietas que contienen excesivas proteínas, dietas altas en grasa - particularmente cuando la grasa es pobremente digerible, y dietas altas en sal. Cuando se evalúan los niveles dietéticos de sal es importante recordar que tanto el cloruro y el sodio están implicados. La investigación sobre el balance de los electrolitos en la dieta (DEB) ha mostrado que el balance de sodio, potasio y cloruro puede hacer efecto en el rendimiento productivo y consumo de agua. Está demostrado que el apropiado balance de esos electrolitos pueden ser una herramienta importante en el tratamiento de los problemas de cama húmeda.

Muchos investigadores han evaluado el reemplazo de sal con bicarbonato de sodio o sesquicarbonato de sodio (S-Carb®). En esas dietas investigadas, hasta 2.7 kg. de sal fueron reemplazadas con S-Carb® o sesquicarbonato de sodio, en consecuencia se reduce el cloruro en la dieta, mientras se mantiene un nivel adecuado de sodio en la dieta. Esta investigación apoya la conclusión que es el cloruro alto, y no el sodio, que está asociado con la cama húmeda. La investigación publicada por McNaughton (2003) con broilers mostró el reemplazo de 1.8 kg. de sal por S-Carb® resultó una cama 4 %Ç más seca y el reemplazo de 2.7 kg. de sal por S-Carb® resultó en 6% de cama más seca que el lote control de aves a los 49 días. Resultados similares fueron reportados en pavos por Hooge (2003), mostrando el reemplazo de 2.7 kg. de sal por S-Carb®, resultando una cama 2% más seca a los 21 días.

Aunque podría ser ideal reemplazar completamente la cama entre los lotes, esto no siempre es posible. Por ello es importante, tomar pasos para mantener la calidad de la cama a lo largo de su uso.

 

Algunos puntos importantes para el mantenimiento de la calidad de la cama son:

- Mantenimiento adecuado de la ventilación para permitir el secado al aire.

- Utilizar una cama de calidad, y almacenarla adecuadamente antes de usarla.

- Ajustar los nebulizadores y bebederos a niveles óptimos.

- Balance apropiado de la dieta para mejorar la calidad de la cama.

• Balance de los niveles de proteína.

• Mantener ingredientes grasos de alta calidad.

• Ajustar niveles de electrolitos del sodio y cloruro en la dieta.

- Reemplazar 1,8-2.7 kg. de sal por S-Carb®.

Referencias

Bland, M.C. and Ghazikhanian, 1998. Litter Management and Poultry Health; Poultry News, Summer.

Butcher, G.D. and Miles, R.D.. 1996 Causes and Prevention of Wet Litter in Broiler Houses. Univ. Florida, Extension Fact Sheet VM99.

Estevez, I;, 2002. Ammonia and Poultry Welfare, Univ. of Maryland, Poultry Perspectives Vol. 4, Issue 1.

Hooge, D. Sodium Supplements for Turkeys, 2003 .e-Digest Volume 2, Number 7.

Hooge, D.M., Cummings, and McNaughton; 1999. Evaluation of Sodium Bicarbonate, chloride, or Sulfate with Coccidiostat in Corn- Soy or Corn-Soy-Meat Dietsfor Broiler Chickens. Poultry Sci. 78:1300-1306.

Hooge, D., (2003) Influence of Dietary Electrolytes and TirInteraction Wthionophore Coccidiostatson Broiler and Turkey Performance, Arkansas Nutrition Conference.

Lacy, M.P.; (2003) Litter Quality and Broiler Performance, Univ. of Georgial College of Ag and Environmental Sciences – December.

Mc Naughton, J.L and Plocher, W.; (2003) Effect of Sodium Sesquicarbonate, S-Carb, and Sodium Bicarbonateon Performance of Growing Broilers and Processing Factors. Akansas Nutrition Conference.

Sperber, R. (2000). In Poultry Production, Betterventilation can reduce Salmonella and E.Coli, Meat and Poultry Online.

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES