Actualidad Avipecuaria
Tuesday, 19 September del 2017

Marcial Cumpa Gavidia, Mg. Sc., MBA

Profesor Principal UNALM

Ing. Zootecnista – UNALM
Mg.Sc. Prod.
Mg.Sc. Adm.



Manejo de Gallinas Ponedoras (Parte II)

La secreción de estrógenos permite la separación de los huesos púbicos, a la par que estos estrógenos causan un aumento del apetito del ave con lo que se incrementa el tamaño del tracto gastrointestinal

Manejo de Gallinas Ponedoras (Parte II)
Octubre 30/2014
Lima - Perú
0

Las gallinas de postura comerciales inician la puesta entre 17 a 19 semanas de edad. Para lograr obtener una excelente campaña de producción de huevos se debe hacer un adecuado planeamiento de las actividades y de los pasos a seguir durante el levante para obtener un lote de gallinas jóvenes con adecuadas reservas de calcio a nivel de los huesos y reservas musculares que permitan una buena persistencia durante la campaña. En el levante de las aves, es muy importante el control de los parámetros de pesos y consumos semanales, de modo que se puedan hacer los ajustes oportunos y asegurarnos que se cumplan los estándares de pesos de la línea de postura que estamos explotando y, a su vez tener un indicativo del adecuado crecimiento esquelético y muscular. Esto debe ser complementado con el examen físico del ave para determinar que éstas tengan una adecuada conformación física a nivel de masas musculares de la pechuga.

Entre los factores que afectan la producción de huevos tenemos: la edad de madurez sexual, las reservas corporales que tienen las aves al inicio de la campaña, el pico de producción de huevos, la intensidad de postura, la persistencia en la producción de huevos y la duración de la campaña.

En el proceso de madurez sexual -previo al inicio de campaña- se inicia el control hormonal de la puesta a través de la interconexión neuroendocrina del hipotálamo, hipófisis (o pituitaria) anterior y ovario izquierdo; es decir, se establece el control de la puesta a partir de estos tres órganos. Por tanto, en el paso de pollona a gallina joven comienza a madurar el hipotálamo; se inicia la comunicación entre el cerebro y el ovario izquierdo, y comienza la secreción de estrógenos a partir de los folículos ováricos más pequeños.

Cuando la duración del día es suficiente para iniciar el desarrollo reproductivo (11 a 12 horas mínimo), la energía de la luz se convierte en estímulos nerviosos en el hipotálamo y estimulan la liberación de Factores Liberadores de las Gonadotropinas (GnRH), la que estimula a nivel de la hipófisis anterior la producción y liberación de la Hormona Estimulante del Folículo Ovárico (FSH) y la Hormona Inductora de la Ovulación u Hormona Luteinizante(OIH o LH). Este proceso no ocurre hasta que el hipotálamo haya madurado; esta madurez se presenta en ponedoras livianas a partir de las 17 semanas de edad, mientras que en reproductoras pesadas para que respondan al estímulo lumínico se presenta a partir de las 23 semanas de edad.

Cuando el ave alcanza la madurez sexual, una serie de cambios hormonales, físicos y de comportamiento se van a presentar en esta gallinita núbil, debido a procesos bioquímicos y fisiológicos basados en su genética, nutrición, manejo y sanidad. En el ovario, los folículos pequeños producen andrógenos y estrógenos. Dentro de los cambios del exterior de las aves, se observa que gracias a la secreción de andrógenos comienzan a agrandarse y volverse turgentes la cresta, barbillas y orejillas; asimismo estos apéndices de la cabeza pasan de tener un color pálido a un rojo intenso, debido al aumento de la circulación hormonal y de nutrientes.

De otro lado, la secreción de estrógenos permite la separación de los huesos púbicos, a la par que estos estrógenos causan un aumento del apetito del ave con lo que se incrementa el tamaño del tracto gastrointestinal. Asimismo, los estrógenos contribuyen al crecimiento del oviducto para que muy pronto el ave esté en capacidad de elaborar el albumen (o clara), las membranas testáceas (o chalazas), el carbonato de calcio y la cutícula de la cáscara. El aumento del tracto gastrointestinal y oviducto ocasiona que el piso de la cavidad abdominal se desplace hacia abajo, causando la separación de la punta del esternón (o quilla) con respecto a los huesos púbicos. Al espacio formado por las puntas de huesos púbicos y la punta de la quilla se le conoce como el triángulo de la postura, que se presenta al inicio de la puesta. Estas separaciones de huesos permiten determinar la capacidad abdominal y, por ende, el mayor o menor espacio para el desarrollo del ovario. Igualmente por acción de los estrógenos, la cloaca pasa de ser un esfínter redondo, pequeño y seco a tener una forma oblonga (triangular con extremos redondeados), agrandada y húmeda que permite el paso del huevo al exterior. Sin embargo, esto no debe ser considerado como que el huevo al momento de ser ovipositado pasa por la cloaca, sino que más bien previo a la puesta, la vagina se revierte (ligero prolapso) hacia afuera como una flor y el huevo pasa por la vagina donde la cáscara se recubre de la cutícula mucilaginosa, que es la primera barrera protectora del huevo. Por tanto, el huevo no pasa a través de la cloaca, sino que sale al exterior directamente desde la vagina. En ocasiones, si la jaula o el nido están sucios contaminarán la cáscara del huevo, afectando su valor comercial.

De otro lado, las aves al inicio de la postura exhibirán los anillos de los ojos, lóbulos de la orejilla, pico, cloaca, patas y dedos de las patas pigmentadas de color amarillo; dichos pigmentos se movilizarán para la coloración de la yema y por tanto, conforme avancen los días de puesta, estas zonas del cuerpo del ave se irán despigmentando. Se deduce que las aves de mayor intensidad de postura se despigmentarán en menor tiempo.

También los estrógenos influyen en el comportamiento del ave durante la oviposición, así como influyen en la actitud femenina y de cortejo al momento del apareamiento o monta natural, de modo que en el caso de las reproductoras aceptan al macho para la copula. Asimismo, las gallinas criadas en piso se vuelven más curiosas y salen a recibir a sus cuidadores, pues son más sociables. Dentro de las acciones de los estrógenos, estos influyen en la síntesis de lípidos y proteínas en el hígado, así como en el transporte sanguíneo de lipoproteínas, calcio y fósforo y su depósito en los folículos; la síntesis de proteínas de la clara densa en el magnum, y la formación de hueso medular con retención de calcio y fósforo que permitirá la formación de la cáscara.

Al momento del nacimiento, el ovario izquierdo aparece como un conjunto triangular de óvulos de color gris y puede contener entre 2,000 a 12,000 óvulos microscópicos, muchos de los cuales nunca llegarán a alcanzar el grado de desarrollo de huevos. Cada uno de los óvulos, está independientemente adherido por un pedículo muy fino. El óvulo es una esfera más o menos desarrollada incluida en una delgada membrana denominada folículo. De estos cientos de folículos de 4 a 6 mm, unos cuantos son estimulados para su rápido crecimiento por la FSH llegando a su maduración en 9 a 10 días, pasando el óvulo de tener tan solo 100 mg a pesar 20 gramos en dicho lapso de tiempo. Cada óvulo contenido dentro del folículo, aumenta de diámetro alrededor de 4 mm diarios, por tanto se presentarán en el ovario, óvulos de diferentes tamaños de 10, 14, 18, 22, 26, 30, 34, 38 y 42 mm de diámetro. Esta presentación escalonada o secuencial de los folículos se denomina, escala folicular. La secuencia de crecimiento de los folículos se realiza a partir de 1 o 2 días después del crecimiento del primer folículo y la ovoposición del primer huevo se llevará a cabo cuando existan no menos de 8 a 10 folículos en desarrollo (racimo ovárico). Conforme va creciendo el óvulo, su color varía desde el pajizo pálido hasta el amarillo rojizo o naranja fuerte. Estos folículos crecen como consecuencia del aumento de tamaño del citoplasma del ovocito, donde se depositan lipoproteínas que constituyen el vitelo. El ovocito, con el vitelo y sus membranas se denomina la yema, parte constitutiva del huevo de las aves.

Una vez que el óvulo ha llegado a su madurez, el ovario secreta la progesterona a través de sus folículos post ovulatorios. Cuando la presencia de la progesterona en la sangre alcanza un nivel adecuado influye en la liberación de los Factores Liberadores de la Hormona Luteinizante (LH-RH) por parte del hipotálamo, que actúa sobre la hipófisis anterior para la liberación de la LH (u OIH) para inducir la ovulación, que permite la liberación del folículo maduro. La liberación del folículo (dehiscencia) se produce por rotura del estigma, que es una zona avascularizada constituyente de una porción de la pared del folículo, de modo que la yema sale sin manchas de sangre. Una vez liberada la yema se inicia en el oviducto el proceso complementario de formación del huevo.

En el caso que el óvulo se libere del folículo en una zona distinta del estigma, la yema aparecerá con manchas de sangre, que origina un demérito en la calidad interna del huevo. De otro lado, en algunos casos, se puede producir la ovulación simultánea de dos óvulos causando la anormalidad conocida como huevos de doble yema. Dicha anormalidad se presenta frecuentemente en gallinas jóvenes al inicio de puesta, pues están iniciando su regulación hormonal; asimismo las reproductoras de carne pueden poner estos huevos doble yema en cualquier etapa del ciclo de postura.

La gallina alcanza la madurez sexual al momento de poner su primer huevo, mientras que en un lote de gallinas la madurez se alcanza al 50% de la postura. El inicio de puesta depende de la combinación de tres factores: edad, reserva corporal y programa de iluminación. Las gallinas ponedoras comerciales de huevos blancos, maduran sexualmente más temprano (17 semanas) que las marrones ponedoras de huevos rosados (18 semanas) y éstas, a su vez, inician a menor edad que las negras (19 semanas de edad). La edad más temprana de postura esta correlacionada a una mayor duración de campaña y mayor producción de huevos.

Para leer más artículos avícolas, visite nuestra página: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES