Buscar: Regístrese gratis
Ingresa a tu cuenta
  Email  
  Contraseña  
 
¿Olvidaste tu contraseña?
 
MSc DVM María del Pilar Vejarano y Dr. Jorge Luis Chacón - MSc Universidad de Sao Paulo / Virología - Investigación y Desarrollo. Ceva, ...
Lima - Perú 24/02/2011 | Comentarios(0).




Metapneumovirus aviar: una breve revisión actualizada

Debido a la falta de signos patognomónicos, el diagnóstico requiere necesariamente de exámenes laboratoriales. El diagnóstico puede ser realizado por aislamiento en cultivo de órgano de tráquea, huevos embrionados inoculados por la vía del saco de la yema o cultivo celular.

FEBRERO 24/2011 | Comentarios(0).

Antecedentes

A finales de la década del 70, una severa y nueva enfermedad fue descrita por primera vez en pavos en Sudáfrica. Esta enfermedad fue llamada rinotraqueitis de los pavos (TRT) debido a los signos clínicos observados, los cuales incluían inflamación de los senos infraorbitales, descarga nasal, lagrimeo, estornudo y estertores traqueales. En los años posteriores, esta enfermedad fue observada en Francia e Inglaterra, países donde se identificó al agente causal como un Pneumovirus (APV), perteneciente al género Metapneumovirus.

Es por esta razón que este agente fue conocido primeramente como TRT; luego como APV, y actualmente llamado Metapneumovirus aviar (AMPV, por sus siglas en inglés), nombre que resulta más apropiado. En los años siguientes la enfermedad fue reconocida en otras regiones de Europa, Asia, Sudamérica y Estados Unidos como causante de grandes pérdidas.

El AMPV fue posteriormente detectado en pollos y gallinas sumándoles cuadros de enfermedad respiratoria. Sin embargo, el papel del AMPV en estas especies ha sido menos claro que en los pavos. Así, mientras el AMPV es un agente primario en pavos, se ha mostrado que este virus tiene un papel importante en el síndrome de cabeza hinchada (SHS) de los pollos, en donde otros agentes bacterianos suelen estar involucrados.

Etiología

El AMPV es un virus RNA de molécula simple y se diferencia de los Pneumovirus mamíferos solamente mediante análisis molecular. La nucleocápside es cubierta por proyecciones. El genoma viral incluye 8 genes, de los cuales, el gen que codifica a la glicoproteína de superficie G, es la más utilizada para estudios moleculares y de inmunogenicidad. Cuatro subtipos virales (A, B, C y D) han sido distinguidos molecularmente hasta el momento. Los subtipos A y B, son los más ampliamente distribuidos y han sido hallados en África, Europa, Asia y Latinoamérica. El subtipo C ha sido reportado solamente en dos Estados de EEUU (Colorado y Minnesota) mientras que el subtipo D fue detectado en patos en Francia.

 

 

Epidemiología

El AMPV ha sido aislado de pollos, pavos, patos, faisanes, gallina de Guinea, mostrando diferente grado de virulencia en estas especies. Mientras la enfermedad es severa en pavos de todas las edades, el papel como agente primario en las otras especies es controversial. El virus se muestra como agente primario en reproductoras de pollos de carne y ponedoras, mientras que en casos severos de pollos de carne, el AMPV es generalmente aislado junto a otros patógenos bacterianos.

Experimentalmente existen diversos resultados, algunos mostrando que el virus puede ser un agente primario, mientras que en otros fue imposible reproducir el cuadro. Hoy se cree que existen cepas con diferente grado de virulencia en los pollos, y ello puede explicar el aislamiento de este virus en aves sanas.

Inicialmente se especuló que los AMPV de pavos y pollos eran diferentes antigenicamente. Hoy está demostrado que los pavos pueden ser infectados por virus originados de pollos y viceversa. Así, virus aislados de casos de rinotraqueitis en pavos produjeron experimentalmente signos clínicos y lesiones microscópicas en pollos susceptibles.

La diferencia de susceptibilidad a la infección entre pavos y pollos es evidente. Mientras que la enfermedad es severa en pavos, la severidad es variable en pollos. En éstos, aparentemente existe diferente grado de susceptibilidad al virus de los pavos. Ello llevó al desarrollo de vacunas para pollos a partir de virus aislados en esta especie.

Serológicamente, los subtipos A y B están relacionados por ello adecuada protección cruzada ha sido inicialmente observada entre estos subtipos.Pocos estudios han sido realizados incluyendo los otros subtipos.

Los subtipos A y B han sido detectados en pavos y pollos asociados a la rinotraqueitis de los pavos y al síndrome de cabeza hinchada. Estudios de patogénesis comparativa mostraron que ambos subtipos pueden producir enfermedad con similar intensidad en estas especies.

Debido a su naturaleza de virus RNA, el virus persiste por muy pocas horas fuera del hospedero. En contraparte, es un virus altamente infeccioso, pudiendo diseminarse rápidamente entre galpones e incluso entre granjas aledañas.

Patogenia  

Figura 1: Detección y subtipificación de cepas de campo y vacunales del AMPV. Línea 1, vacuna subtipo B; líneas 2, 3 y 4: cepas de campo subtipo B; línea 5: cepa de campo subtipo A; línea 6: vacuna subtipo A; línea 7: control negativol; M: marcador molecular (100 bp GIBCO ®).

 

 

AMPV fue primero detectado en pavos, pero la infección ha sido posteriormente demostrada en muchas otras especies tales como pollos, patos, avestruces, gallinas de Guinea y faisanes. Sin embargo, la infección es mucho más severa en pavos, en los cuales se puede observar estornudo, descarga nasal, estertores traqueales, conjuntivitis espumosa, inflamación de los senos infraorbitales, tasa de mortalidad hasta de 50% y condenación de carcasa. El cuadro suele complicarse con infecciones secundarias, las cuales prolongan la duración de la enfermedad y dificultan el diagnóstico.Pollos de todas las edades son susceptibles a la infección, pero la enfermedad no es observada en todos los casos.

Las aves más jóvenes son más susceptibles, pero las gallinas en postura también muestran signos respiratorios y caída en la producción de huevo debido a la infección del oviducto. El AMPV está involucrado en el síndrome de cabeza hinchada (SHS), en donde otros agentes están usualmente presentes. El SHS, caracterizado por apatía, inflamación de la cara y de los senos infraorbitales, estornudo y descarga nasal y ocular, raramente produce mortalidad superior al 2%.

Los signos clínicos aparecen rápidamente y el virus puede diseminarse dentro de las 24 horas post-infección. En casos sin complicaciones, pocas aves mostrando signos suaves son observadas. La recuperación es rápida y las aves lucen normales dentro de los 10 a 14 días. En casos de co-infecciones y condiciones adversas de crianza, alta mortalidad puede ser alcanzada con enfermedad prolongada. En aves en producción, puede ser observada enfermedad respiratoria y caída de la postura hasta 70%, retornando a los niveles normales de producción tres semanas después.

El efecto más severo de la infección es la enfermedad respiratoria, principalmente en pavos y pollos jóvenes mientras que en aves adultas la postura también se ve afectada.Una cepa aislada de casos por enfermedad respiratoria en pollos causó caída de la producción de huevos en ponedoras infectadas durante la postura, mostrando de esta manera que este virus puede causar diferente sintomatología dependiendo de la edad y tipo de ave infectada.

Experimentalmente también se ha demostrado que el cuadro clínico y tropismo tisular pueden variar dependiendo de la ruta de infección. Así, infección intravenosa causa lesiones en útero y caída de la producción de huevos, mientras que enfermedad respiratoria es observada cuando el virus es inoculado vía intranasal.

Los tejidos del tracto respiratorio superior son los blancos predilectos para la replicación viral, luego que en infecciones experimentales el AMPV ha sido aislado de otros tejidos en bajo porcentaje. Las lesiones microscópicas también se concentran en estos tejidos.

El virus también ha sido exitosamente recuperado de tejido reproductivo maduro de pavos y pollos (oviducto y testículos), explicando su efecto sobre la caída de la producción de huevos.

El virus puede ser detectado principalmente entre los 2 a 10 días post-infección, encontrándose el pico de eliminación viral en el quinto día. En los pollos, este periodo de secreción viral es más corto.

El AMPV se replica en las mismas células respiratorias que los virus de las enfermedades Bronquitis infecciosa y Newcastle. La competencia por parte de estos virus por los mismos sitios de replicación ha llevado a un problema de interferencia vacunal. Debido a que el AMPV se replica más lentamente que los otros dos virus, la vacunación simultánea no es recomendada. Debe existir al menos una semana de separación entre la vacunación contra estos virus, principalmente si la vacuna contra el AMPV se aplica primero.

A diferencia del virus de la bronquitis infecciosa, el tejido reproductor inmaduro de las gallinas no es susceptible a la infección por AMPV; por lo tanto las infecciones tempranas con este virus no causan daño irreversible del útero.

Inmunidad 

 

 

Figura 2: Ave inoculada con una cepa de campo del AMPV. Nótese inflamación de la cara y secreción nasal.

 

Observaciones de campo sugirieron que la inmunidad materna no confería protección contra la infección en la progenie. Esta información fue confirmada por numerosos estudios experimentales, los cuales mostraron que los anticuerpos maternales solamente podrían disminuir ligeramente la replicación del virus de desafío. Sin embargo, signos clínicos de igual intensidad es observada en progenie de gallinas vacunas y no vacunadas. Todo ello demuestra que la inmunidad local y la respuesta mediada por células son las más importantes para la generación de inmunidad protectiva de las aves contra esta enfermedad. De otro lado, estudios experimentales mostraron que los anticuerpos maternales no interfieren en la multiplicación del virus vacunal y por la tanto en la generación de inmunidad.

En desafíos experimentales realizados 3 y 5 semanas post vacunación, la protección ha sido observada contra el virus de desafío pero sin evidencia de seroconversión, lo cual revela que la ausencia de seroconversión posterior a la vacunación, no es indicativo de que las aves estén desprotegidas. En términos prácticos, la ausencia de enfermedad contra este virus será la única forma de evaluar el proceso de vacunación contra AMPV.

La duración de la inmunidad es controversial, ya que bajo condiciones de campo, la enfermedad ha sido observada en aves vacunadas. Lógicamente que otros factores pueden afectar la duración de la vacunación como por ejemplo, la correcta aplicación de la vacuna, la cual debe proveer al ave de la dosis mínima requerida. En general, y principalmente en zonas de alta presión, dos dosis de vacunas vivas son recomendadas antes de la vacuna inactivada en aves de vida larga.

Diagnóstico

Debido a la falta de signos patognomónicos, el diagnóstico requiere necesariamente de exámenes laboratoriales. El diagnóstico puede ser realizado por aislamiento en cultivo de órgano de tráquea, huevos embrionados inoculados por la vía del saco de la yema o cultivo celular (principalmente células VERO) seguido por una técnica de inmunoflorescencia, inmunoperoxidasa, seroneutralización o ELISA directa.

Las técnicas moleculares son mucho más sensibles, rápidas y prácticas; además permiten detectar el subtipo viral. Esta técnica sumada a la secuenciación, permite incluso la diferenciación entre cepas vacunales y de campo.

De otro lado, debido a que solamente las cepas de campo inducen una fuerte respuesta humoral, la detección de altos títulos de anticuerpos por ELISA contra este agente sumado a los indicios clínicos es un indicativo confiable de infección de campo. Un problema serio de los kits de ELISA comerciales para la detección de anticuerpos es la gran diferencia de sensibilidad entre ellas. Cuando antígenos homólogos son analizados, el título de ELISA es alto.

Debido al corto periodo de replicación viral en las aves, la detección viral no resulta fácil. La mayor carga viral es detectada los cinco primeros días post-infección, y la tasa de detección viral suele ser baja cuando el cuadro es complicado con otros agentes.

Por ello, aves sin signos clínicos o criados cerca de galpones enfermos deben ser muestreados junto con aves presentando diferentes grados de sintomatología clínica. De otro lado, el tejido nasal, tráquea e hisopados de orofaringe muestran ser las muestras predilectas para la detección viral.

Control

Experiencias en el control de esta enfermedad en regiones afectadas han demostrado la imposibilidad de su erradicación, principalmente debido a la complejidad de la industria avícola. Además, las medidas de bioseguridad fueron reconocidas como insuficientes para el control y ello llevó al desarrollo de vacunas vivas las cuales fueron producidas en diferentes sistemas biológicos.

 

 

Vacunas atenuadas

Las vacunas vivas cuando aplicadas correcta y cuidadosamente confieren protección a pavos de todas las edades, obteniéndose buenos resultados en pavos de carne. De otro lado, el uso de las vacunas vivas como primer en futuras ponedoras y reproductoras ha mostrado ser útil.

En pavos, los mejores resultados han sido observados vacunando los animales en la planta de incubación o en la granja al primer día de edad, debido a que de esta manera todos los cuidados pueden ser tomados para una correcta vacunación, garantizando que todas las aves reciban la dosis adecuada. La forma de aplicación más práctica es la vía spray, pero la ruta ideal es la oculo-nasal. Sin embargo, nuevas investigaciones en pavos muestran que la vacunación aplicada In ovo puede ser una buena alternativa, puesto que la aplicación es práctica, permite la aplicación de la dosis deseada, adelanta el inicio de la protección y permite reducir la dosis vacunal protectiva.

La vacunación de pollos de carne mostró ser efectiva en casos donde se ha demostrado el papel del AMPV en el SHS. Sin embargo, este efecto es más notorio en ponedoras y reproductoras.

Varios factores han sido involucrados en las fallas de la vacunación tales como: sobre o insuficiente atenuación del virus vacunal, originando inadecuada protección o severas reacciones post-vacunales según el caso.

La inadecuada administración de la vacuna generalmente lleva a circulación del virus vacunal por prolongados periodos en la granja, lo que a su vez puede permitir una reversión de la virulencia y con ello la aparición de la enfermedad en la granja (denominada enfermedad vacunal). Otros factores que pueden explicar la ineficacia de las vacunas son: la administración de una dosis menor a la requerida, pobre duración de la inmunidad y la baja protección cruzada contra subtipos diferentes a aquella usada en la vacunación.

En condiciones experimentales, el virus vacunal puede ser detectado solamente las dos primeras semanas post-vacunación, sin embargo, en condiciones de campo el AMPV puede ser detectado hasta 5 semanas post-vacunación.

Ello se debe a que dependiendo del método utilizado, la vacunación no es homogénea en la granja; y ello puede llevar a serios problemas como la reversión de la virulencia del virus vacunal o la incompleta protección.

Vacunas inactivadas

Las vacunas inactivadas, sean mono o multivalentes, vienen siendo utilizadas exitosamente en ponedoras y reproductoras de pollos y pavos. Cuando administradas correctamente, confieren una buena protección duradera, principalmente si ellas son antecedidas por vacunas vivas primers. Sin embargo, las vacunas inactivadas solas, pueden proteger contra la caída de la postura, pero signos clínicos respiratorios pueden ser observados luego de la infección por un virus de campo.

Iniciales estudios de protección cruzada mostraron que vacunas atenuadas de los subtipos A y B confieren protección contra el desafío de cepas de campo de diferente subtipo.Sin embargo, en los últimos años, hallazgos de campo y experimentales muestran que la protección cruzada es limitada y menos duradera que aquella contra cepas homólogas.

Recientemente, ha sido sugerido que la presión ejercida por las vacunas ha llevado a que el AMPV evolucione molecularmente con el objetivo de burlar la respuesta inmune ejercida por las cepas vacunales tradicionales. Adicionales estudios son necesarios para verificar esta evolución, lo cual llevaría a la generación de nuevas vacunas, incluyendo cepas aisladas recientemente e incluso nuevas tecnologías.

 



Bookmark and Share IMPRIMIR

Comentarios
Agregar nuevo comentario



Más artículos

Compartir | Manejo de Gallinas Ponedoras (II Parte)
La secreción de estrógenos permite la separación de los huesos púbicos, a la par que estos estrógenos causan un aumento del apetito del ave con lo que se incrementa el tamaño del tracto gastrointestinal
Ing. Marcial Cumpa Gavidia


Compartir | Enfermedades Aviares de Mayor Significancia
Las aves con exceso de peso en general son más difíciles de ventilar y mueren en mayor cantidad.
Dr. Algis Martínez


Compartir | Importancia de las Enzimas en la Nutrición Avícola
Las enzimas tienen la particularidad de intervenir en el proceso de digestión de moléculas “grandes o complejas” a compuestos más simples, que es la forma como son absorbidas.
Actualidad Avipecuaria


Compartir | Harina de coca (erythroxylon coca) como pigmentante de la yema de huevo en codornices (corurnix corurnix japónica)
La avicultura ocupa un lugar importante en todo el mundo como fuente de proteína animal (carne y huevos) para consumo humano
Homero Gómez Matos, Mg.Sc. y Carlos Vilchez Perales, Ph.D.


Compartir | Estudio de largo plazo revela que enradin® ofrece máxima eficacia contra C. perfringens
Se demostró que Enradin - un antibiótico aditivo para el alimento - tuvo a lo largo del tiempo un desempeño superior
Dr. Luis Etcharren


NUESTROS CLIENTES

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

REVISTA DIGITAL

PUBLICIDAD

NUESTROS CLIENTES

PORTADA | ARTíCULOS | NOTICIAS | VIDEOS | EVENTOS | REGÍSTRESE GRATIS | RECUPERAR CONTRASEñA | NOSOTROS | TAG | AUTOR

Corinser | CKM | DSM Nutritional Products | MSD | Promune | Big Dutchman | Premex
Valid XHTML 1.0 Transitional
Camino del Inca 485 - San Miguel | Lima - Perú
Teléfono: 511-6589 484 / Nextel: 147*7249 - 404*2337
e-mail: revista@actualidadavipecuaria.com