Actualidad Avipecuaria
Friday, 21 July del 2017

Actualidad Avipecuaria

 Actualidad Avipecuaria la revista que te mantendrá informado sobre los acontecimientos más importantes de nuestro sector avicola, abordados con el profesionalismo e inmediatez que usted necesita.



Nutrición de precisión, eficiencia para suministrar el alimento adecuado a nuestras aves

En el campo de la nutrición de precisión se debe tomar en cuenta el aumento en la tasa de crecimiento de los pollos y pavos de engorde durante los últimos 40 años, así como el incremento en la producción de huevos de las razas de ponedoras modernas.

Nutrición de precisión, eficiencia para suministrar el alimento adecuado a nuestras aves
Abril 27/2013
Lima - Perú
1

En el campo de la nutrición animal, específicamente en el de las aves de crianza, la formulación y alimentación precisa consiste en el uso de técnicas de alimentación que permite proporcionar al animal la cantidad adecuada de alimento con la apropiada composición nutricional y al tiempo idóneo.

Mediante el presente trabajo, desarrollado a partir de la opinión de reconocidos profesionales, se busca analizar el concepto, que para ser eficaz se requiere cumplir ciertos requisitos. Para la aplicación de la formulación es necesario invertir en el análisis de composición nutricional del o los ingredientes.

Estos análisis, en opinión de los profesionales, pueden llevarse a cabo a través de los análisis químicos tradicionales (química húmeda) o a través de equipos más actualizados como por ejemplo el Infra-rojo cercano (NIR). Depende de la decisión que tomen los dueños de las empresas avícolas y el asesor nutricional.

Es así que la formulación de precisión implica, no solo cubrir al detalle los requerimientos del animal, sino también conocer el perfil del insumo empleado en base a análisis para lograr una formulación más acertada.(Proximal, NIR, etc.).

Existen dos factores preponderantes en este tema: El primero, la evaluación apropiada del potencial nutricional de los ingredientes y el segundo, es la determinación precisa de los requerimientos de nutrientes. La consideración de ambos hará que se obtenga un mejor rendimiento del ave y al mismo tiempo una limitación de los excesos de nutrientes, que al final impactará en la rentabilidad de la empresa avícola.

Para lograr un apropiado rendimiento del concepto “Nutrición de precisión”, se requiere conocer el perfil nutricional del insumo, ello ayudará a alcanzar en forma más confiable los requerimientos del ave, sin asumir costos excesivos, denominados en el sector como “márgenes de seguridad”.

1.- Uso de minerales y cuidado ambiental

Al ser consultado el investigador y asesor en producción avícola, Ing. Augusto Torero, refirió que actualmente es sugerible el uso de minerales quelatados (minerales enlazados a sustancias orgánicas) para mejorar la absorción y disminuir la excreción (que es contaminante). La asimilación de diferentes nutrientes en general está asociada al nivel de producción de los animales (pasando previamente por cubrir los requerimientos metabólicos, los de respuesta inmune y reproducción), la mejor absorción de minerales permite alcanzar mayores niveles de productividad y además mejorar la calidad del producto final, mayor resistencia a la oxidación, retención de líquido en los tejidos (la carne es 80% agua), mejor color, etc.

Se calcula, prosigue el Ing. Augusto Torero, que el 60 a 70% de los minerales inorgánicos de la dieta son excretados diariamente. La premezcla es habitualmente 1 kilo por tonelada, de este kilo, 250 gramos son vitaminas, 250 gramos son minerales y 500 gramos son carrier. Se excreta un 60 a 70% de la porción mineral, casi 180 gramos por tonelada. Los minerales más nocivos son el Fósforo (Eutrificación) y el Zinc.

"Debe hacerse un ajuste en los requerimientos, pues se ha investigado y confirmado que con 30% de la oferta mineral usando orgánicos se cubre el 100% del requerimiento", detalla el Ing. Torero.

Asimismo, los minerales son muy importantes en la nutrición de aves. Se tiene dos grupos de minerales:

a) Los minerales mayores o macroelementos (Calcio, fósforo, magnesio, azufre, sodio, cloro y potasio)

b) Los minerales traza o microelementos (Hierro, cobre, zinc, manganeso, cobalto, yodo, selenio).

La deficiencia de cualquiera de estos minerales afecta negativamente la respuesta productiva de las aves. Desde el punto de vista ambiental, la cantidad de minerales en la excreta de las aves deben ser lo mínimo posible, dentro de ellos el fósforo, cobre, zinc y selenio. Asimismo, se debe evitar el uso de ingredientes que contengan cantidades significativas de minerales pesados como son el plomo y el cadmio. Estos dos últimos son, también, potenciales contaminantes del medio ambiente.

Datos existentes en la literatura indican que los minerales quelados tienen alta “biodisponibilidad”. Por lo tanto, se usan en menor cantidad que las fuentes inorgánicas para cubrir el requerimiento del mineral en cuestión. Este hecho permite disminuir la excreción de minerales en la excreta reduciendo el potencial de contaminación del medio ambiente.

“Costos de uso selectivo”, cómo obtener mayor eficiencia

En palabras del Jefe del Departamento Académico de Nutrición de la UNA La Molina, Dr. Carlos Vilchez, generalmente la formulación de dietas se hace al “mínimo costo”. Sin embargo, existen otras dos formas conocidas en la formulación de dietas: a) obtener la máxima respuesta biológica del animal y b) obtener el máximo retorno económico. Finalmente dependerá de la decisión que tome el dueño de la empresa conjuntamente con el asesor nutricional.

Sobre este aspecto, el Ing. Augusto Torero opina que si se usan los insumos de mejor oferta de nutrientes y mayor digestibilidad en las dietas de las etapas más delicadas (aves jóvenes, reproductoras), aun si estos insumos tienen mayor costo. Es decir, insumos que por calidad, a pesar de su mayor costo, justifiquen su uso por el bienestar que pueden generar en el ave y/o por generar beneficios fisiológicos posteriores (ejemplo, uso de Nucleótidos en dietas iniciadoras; maíz extrusado en dietas de animales jóvenes, secuestrante de mayor costo en reproductoras).

"Básicamente alcanzar los requerimientos con la data “real” de los insumos disponibles, para evitar “sobrecostos” al asumir márgenes de seguridad muy altos o evitar “subdosificaciones” con insumos que se trabajan con valores de tabla y no son analizados", concluye.

2.- Nutrición de Minerales Traza

Acerca de este imprtante aspecto, citamos el trabajo "Nutriciçon de Minerales Traza, el papel de Bioplex", presentado por el Dr. S. Leeson, del Departamento de Ciencias Animales & Avícolas de la Universidad de Guelph (Canadá), en donde se detalla que las necesidades de minerales traza de las aves suelen cubrirse con premezclas y estas representan un máximo de 0,25% del costo total de una dieta. En consecuencia, no ha habido mayores incentivos para redefinir las necesidades de minerales traza para pollos de engorde, ponedoras o pavos. Una revisión de la información publicada en las revistas científicas durante los últimos 15 años indica que menos del 1,5% de los esfuerzos en investigación se han invertido en minerales traza.

Cuando no hay deficiencias manifiestas o excesos de minerales traza en la dieta, como frecuentemente sucede, los minerales traza no tienen mayor impacto sobre el desempeño global del ave.

El renovado interés en la nutrición de minerales traza ha sido el resultado del interés por el medio ambiente y, especialmente por el nivel de todos los nutrientes en las excretas. Pareciera inevitable que surjan preocupaciones de carácter reglamentario respecto al nivel de otros componentes presentes en las excretas, entre ellos los minerales traza y sus contaminantes conexos. En la actualidad en Ontario se hacen pruebas de pozos de agua en las zonas rurales indicando la presencia de 0,2 ppm zinc.

Tales niveles, relativamente elevados, posiblemente sean la consecuencia de diversas prácticas agrícolas y el contenido de zinc en las excretas de las aves será uno de los factores que contribuyen a esta situación. Sin embargo, los niveles de minerales traza en las dietas para aves se someterán a un escrutinio más estricto y será necesario reducir los niveles que excedan los requerimientos.

Requerimientos de Minerales Traza - las especificaciones del NRC

Haciendo un breve repaso a la historia y bibliografía, argumenta el Dr. S. Leeson en su trabajo de investigación, el National Research Council, entidad que opera bajo el Mandato de la Academia Nacional de Ciencias con sede en Washington, D.C. A lo largo de los últimos 50 años el NRC ha ido creando sub-comités para definir los requerimientos de nutrientes para diferentes especies de animales, incluyendo a la mayoría de los principales animales de granja, junto con las necesidades de los animales de laboratorio, gatos y perros. A lo largo de los últimos 20 años el subcomité de aves ha publicado cada 7 – 10 años (1977, 1984, 1994), las recomendaciones sobre los requerimientos de nutrientes. Igualmente, en Europa, el desaparecido Agricultural Research Council publicó también aproximadamente cada 10 años las recomendaciones para nutrientes en animales de granja.

El mandato de los subcomités de especies del NRC es hacer revisiones imparciales y emitir recomendaciones con respecto a los requerimientos de nutrientes de las diferentes especies de animales. El último Subcomité de Aves del NRC se creó en 1992 y el resultado del mismo fue la 9a Edición Revisada de los Requerimientos de Nutrientes en Aves, publicada en 1994. Dentro de esta publicación están los requerimientos de minerales traza para ponedoras, reproductoras, pollos de engorde, pavos, faisanes y aves acuáticas.

Al establecer cualquier valor para un requerimiento de nutrientes se establece una única instrucción muy sencilla, aún cuando muy restrictiva: basar dichos valores únicamente en datos publicados en las revistas científicas de referencia. La idea detrás de este mandato es la de evitar el uso de datos comerciales potencialmente sesgados. Esta directriz es particularmente restrictiva para estimar las necesidades de minerales traza ya que a lo largo de los últimos 40 años ha habido una carencia de investigaciones científicas y publicaciones sobre el tema. Esta situación exige recurrir a estimados publicados en la literatura muy desactualizada sobre minerales traza.

En el campo de la nutrición de precisión se debe tomar en cuenta el aumento en la tasa de crecimiento de los pollos y pavos de engorde durante los últimos 40 años, así como el incremento en la producción de huevos de las razas de ponedoras modernas. Por esta razón suelen criticarse los estimados del NRC porque no representan las necesidades de las razas modernas de aves comerciales.

Otro tema de interés en el campo de la nutrición de precisión, es el desarrollado a partir del tipo de dieta utilizada en estos estudios (Tabla 1). Usualmente se utilizan dietas de investigación purificadas o semi-purificadas, pues el investigador suele estar dudoso acerca del contenido y/o la biodisponibilidad de los minerales traza en los alimentos convencionales. Igualmente, el mineral traza utilizado en estas dietas experimentales es invariablemente de la más alta pureza posible y obtenido de compañías proveedoras de químicos a un gran costo.

Otros factores relacionados

Efecto confuso de las enzimas.- Las enzimas se utilizan actualmente de rutina en muchas dietas para aves y éstas pudieran tener un efecto sobre la liberación de los minerales traza a partir de complejos que normalmente son indigeribles. Tal actividad pudiera presentarse con los oligosacáridos, las xilanasas, las β-glucanasas y especialmente con la enzima fitasa. La fitasa sin duda aumentará la biodisponibilidad de los minerales traza a través del ácido fítico que se encuentra en el maíz, el trigo, la soya, la harina de soya, etc. Teóricamente, de cada 6 mol de fósforo liberado, habrá 1 mol de cada uno de los minerales Fe, Mg y Zn.

Roberson y Edwards (1994) concluyen que si se utiliza fitasa tal vez no sea necesario utilizar suplementos de zinc, en tanto que los niveles de otros minerales catiónicos como Mn y Fe también pueden reducirse. Yi y Col. (1996) muestran una mayor retención de zinc a partir de ingredientes “naturales” cuando se agrega fitasa a la dieta. Utilizando análisis de regresión, Yi y Col. (1996) sugieren que 100 U de fitasa liberan aproximadamente 1 mg de zinc. Por lo tanto, 600 U de fitasa suministrarán alrededor de 10% de las necesidades de zinc de un pollo de engorde joven.

Minerales Traza Orgánicos.- El impacto potencialmente negativo de un exceso en el aporte de minerales traza en la dieta, aunado a la posibilidad de leyes que regulen la carga por excrementos, ha conllevado a la reaparición de investigaciones dirigidas a los minerales orgánicos traza. Los minerales orgánicos suelen ser quelatos de minerales de proteínas/amino ácidos cuya biodisponibilidad consistente se asemeja más a la de los aminoácidos; es decir, 90-95%. Los proteinatos de minerales suelen contener aminoácidos, dipéptidos, tripéptidos o proteínas en sí y se cree que mejoran la digestibilidad y la disponibilidad del mineral secuestrado por el ligando.

La mayor digestibilidad pudiera deberse a una mejor capacidad soluble, mayor estabilidad en la luz intestinal y/o tal vez el ligando sirve como portador eficiente del mineral a través del borde en cepillo. Una vez absorbido, también existe el potencial de una mayor retención, dado que hay menos probabilidad de secreción o excreción antes de su incorporación a las moléculas del producto final.

Por lo tanto pareciera que los proteinatos son opciones ideales para formular dietas que contengan menores cantidades de minerales traza, donde el conocimiento de la biodisponibilidad adquiere mayor relevancia. Como paso inicial en la investigación sobre el uso de los minerales BioPlex® para reducir los niveles de minerales traza en los excrementos, realizamos un estudio con pollos de engorde en jaulas. Las dietas de los animales se formularon con sulfatos minerales que proporcionaban 100 ppm de Zn, 90 ppm de Mn, 30 ppm de Fe y 5 ppm de Cu.

Se suponía que estos sulfatos ofrecían una bidosiponibilidad del 70%. El mismo nivel de minerales biodisponibles se suministró a partir de minerales Bioplex® y luego éste último nivel se redujo hasta llegar a 80%, 60%, 40% o 20% de éste nivel original (ver tabla 2).

3.- Valores nutricionales de los ingredientes y la herramienta NIRS

Una opinión calificada en este campo, es la del profesional de la empresa brasilera Adisseo, Roberto Montanhini Netto, quien durante su participación en el seminario Internacional Amevea 2013 desarrollada en nuestra capital (Lima - Perú) sostuvo que el concepto de valor de nutrición es el primer paso para acceder a una nutrición de precisión. Sobre ello, están involucrados varios aspectos que tienen que ver directamente con el manejo de las aves. Algunos de ellos son: El consumo de alimento, la calidad de los ingredientes y también, al hablar de las plantas de alimento, el contenido de nutrientes presentes en esos ingredientes, los cuales se deben tomar en cuenta pues son factores que impactan en la obtención de resultados favorables y que son extremamente variables. Precisamente es en este punto en donde se debe poner un mayor énfasis pues son el escollo más difícil de sortear en el camino para encontrar la eficiencia.

La pérdida de calidad está presente en cada alimento, en las mezclas, en los procesos como el de molienda del alimento, incluso por la variación de temperatura. Por ejemplo, al prensar un día el alimento a 30º, y al día siguiente la temperatura es de 35º, entonces si no realizamos las correcciones necesarias, este cambio de temperatura se reflejará en pérdida. Todas las variaciones mencionadas tienen un impacto en la digestibilidad y en la salud de los animales y, lógicamente, en la rentabilidad del negocio.

La nutrición de precisión, explica el Dr. Netto, es garantizar el suministro de la cantidad de nutrientes requeridos por el animal de acuerdo a su estatus metabólico orientado al objetivo que se haya trazado el productor. Y, cómo podemos evaluar la necesidad real, es decir cómo saber qué necesitan nuestros animales, como se ha dicho, la respuesta está en la definicion de nuestros propios objetivos, a dónde queremos llegar, detalla el Dr. Roberto Montanhini Neto, "Sobre el consumo del alimento, se debe evaluar el uso de modelos matemáticos que permitan contabilizar nuestros datos y, sumado a ello, conocer los alimentos suministrados a nuestras aves, no solo se debe pensar en una buena fórmula sino se debe conocer exactamente el valor nutricional de los ingredientes y su calidad y forma de elaboración. Conocer exactamente cuál es el real consumo del alimento, cuando hablamos de una dieta de nutrientes variados, si hay un consumo bajo o alto en las aves", asevera el Dr. Netto.

Biodisponibilidad de los nutrientes

Cuántos de los nutrientes están llegando biológicamente activos, este es un desafío en los nutricionistas. No solo se debe lograr buenos resultados en campo sino la homogeneidad de buenos resultados de lotes al año, ello es mucho más difícil, conocemos varios ejemplos de granjas tecnificadas en donde se obtienen buenos resultados temporales, por estaciones de clima, por un determinado embarque de alimento, u otros factores, pero al cambiar estas condiciones, los resultados decaen.

Qué hace que un resultado se mantenga de manera regular, la respuesta se dará al responder otra interrogante: Cuánto del alimento orgánico proporcionado al animal realmente es aprovechado por él, en este campo se debe conocer cuál es el coeficiente de digestibilidad, de metabolismo, para saber cuál es el aprovechamiento real de los nutrientes.

Comentarios:
Federico Cordova Chonta - Noviembre 29/2013

Muy importante en estos tiempos, que se da prioridad al costo.

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES