Actualidad Avipecuaria
Saturday, 23 September del 2017

Miguel Ruano

Universidad de Delaware, EUA
XXIV Congreso Latinoamericano de Avicultura, Guayaquil, Ecuador
Septiembre de 2015



Relación de la coriza infecciosa aviar con otras infecciones respiratorias

Avibacterium paragallinarum afecta al tracto respiratorio superior de las aves, causando hinchazones de la cara, descarga nasal, lagrimeo, anorexia, retardo en el crecimiento de aves jóvenes, incremento en el número de aves de descarte y bajas en la producción de huevos del 10% al 40%.

Relación de la coriza infecciosa aviar con otras infecciones respiratorias
Septiembre 11/2017
0

La coriza infecciosa es una enfermedad respiratoria aguda de las aves, causada por la bacteria Avibacterium paragallinarum. Este organismo es relativamente frágil fuera de su hospedador natural (la gallina doméstica), pero puede permanecer en forma indefinida en granjas con lotes de diferentes edades debido a la condición de “portadores”.

Avibacterium paragallinarum afecta al tracto respiratorio superior de las aves, causando hinchazones de la cara, descarga nasal, lagrimeo, anorexia, retardo en el crecimiento de aves jóvenes, incremento en el número de aves de descarte y bajas en la producción de huevos del 10% al 40%.

Aunque la infección afecta principalmente al tracto respiratorio superior, algunas cepas del organismo también pueden afectar al tracto respiratorio inferior causando diferentes niveles de aerosaculitis, que en pollos de engorde puede traducirse en elevados porcentajes de decomisos a nivel del matadero. La transmisión es eminentemente horizontal.

Desafortunadamente, otros agentes etiológicos también afectan al tracto respiratorio superior causando síntomas y lesiones parecidas; de suerte que al evaluar la persistencia de brotes de enfermedad asociados con edema facial y cabezas hinchadas, es necesario considerar dos aspectos importantes:

  1. Otras enfermedades respiratorias de origen bacteriano o viral que pueden estar asociadas con Av. paragallinarum.
  2. Fallas de la vacunación contra la coriza infecciosa.

La primera parte de esta serie trata con las otras enferemedades respiratorias; mientras que la segunda parte tratará las fallas de vacunación.

Relación con otras enfermedades respiratorias

Entre las asociaciones infecciosas más frecuentes, se pueden mencionar las siguientes:

1. Mycoplasma spp.

Aves afectadas por Av. paragallinarum en lotes serológicamente positivos a Mycoplasma spp., es una de las formas más comunes de coriza complicada que se ha descrito en forma clásica. Generalmente, granjas de múltiples edades infectadas con M. gallisepticum y/o M. synoviae permanecen endémicas causando constantes pérdidas económicas y desafíos de bioseguridad.

2. Gallibacterium anatis bv. haemolytica (Pasteurella haemolytica)

Durante los últimos años, en diferentes áreas del Ecuador, se han encontrado lotes de aves infectados con coriza infecciosa que presentan cuadros clínicos, no solo con tumefacción de los senos infraorbitarios, sino con una hinchazón más generalizada de la cara, que incluye edema periorbitario e hinchazón de crestas y barbillas.

Las aves afectadas se muestras más deprimidas. En la necropsia se puede encontrar diferentes grados de aerosaculitis fibrinopurulenta, pleuropneumonia, pericarditis y perihepatitis.

La siembra de muestras de los senos infraorbitarios sobre placas de agar sangre puede revelar el crecimiento de infecciones mixtas de Av. paragallinarum y G. anatis bv. haemolytica; mientras el cultivo de muestras de vísceras internas resulta en el aislamiento de G. anatis bv. haemolytica.

Ensayos preliminares con los aislados de G. anatis bv. haemolytica provenientes de varias regiones de Ecuador, al ser inoculados por vía intra-nasal en pollos de cuatro semanas clínicamente sanos, no causaron enfermedad.

Sin embargo, la inoculación simultánea de Av. paragallinarum y G. anatis bv. haemolytica, indujo síntomas clínicos más severos que la sola inoculación de Av. paragallinarum.

Esta forma complicada que se ha denominado “forma atípica de coriza”, se ha encontrado afectando tanto a lotes de ponedoras comerciales, reproductoras, como de pollos de engorde.

Condiciones de baja humedad relativa (sequía), incremento de polvo e invasión de roedores parece incrementar la incidencia. A pesar de que aún existen criterios encontrados sobre el rol de este organismo como agente primario de enfermedad, nuevos estudios de patogenicidad bajo condiciones controladas de laboratorio, sugieren que algunos aislados de G. anatis bv. haemolytica pueden tener un mayor significado patogénico del que inicialmente se pensó.

3. Ornithobacterium rhinotracheale y E. coli

En los pollos de engorde, la infección ha sido asociada con signos respiratorios, incluyendo estornudos, descarga de exudado nasal, seguido por hinchazón de la cara. En los pavos, los signos respiratorios y descargas nasales van seguidos por sinusitis e hinchazón de los senos infraorbitarios.

A la necropsia se le ha encontrado consolidación pulmonar uni o bilateral, acompañado de exudado fibrinoso sobre la pleura. Adicionalmente, se ha reportado traqueítis moderada y la presencia de un exudado blanco espumoso con ‘apariencia de yogurt’ sobre los sacos aéreos abdominales.

En resumen, el aislamiento de O. rhinotracheale de aves que presentan hinchazones de la cara, tiene que ser interpretado con precaución ya que el hallazgo de este organismo también puede ir acompañado de otras infecciones bacterianas secundarias como E. coli, o en infecciones concomitantes con otros agentes bacterianas o virales.

4. Formas crónicas de Pasteurella multocida

Las formas crónicas de cólera aviar inducidas por cepas de baja patogenicidad, pueden ocasionar infecciones localizadas con tumefacción de senos y barbillas, y edema facial. En estos casos, la historia clínica y el diagnóstico del laboratorio son muy importantes para establecer el diagnóstico diferencial.

5. Metapneumovirus

Inicialmente fue denominada “síndrome de cabeza hinchada” y “rinotraqueitis de los pavos (TRT)”. Fue reportada por primera vez en Sudáfrica a finales de la década de 1970 y pronto apareció en Europa, Inglaterra y en países del Medio Oriente. Esta enfermedad es causada por un virus perteneciente a la familia Paramyxoviridae, que inicialmente fue designado como pneumovirus y luego como metapneumovirus. Hasta el momento se han descrito 4 subtipos designados como A, B, C y D.

Esta enfermedad ha sido reconocida clínicamente en lotes de reproductoras pesadas, por lo general, durante el pico de producción. Los síntomas más destacados pueden incluir moderados síntomas respiratorios, hinchazón de la cabeza, tortícolis y opistótonos.

Cuando la enfermedad afecta a aves livianas (ponedoras comerciales) y a lotes de pollos de engorde, resulta más difícil de reconocer y evaluar el efecto del metapneumovirus, sobre todo en lotes infectados con Mycoplasma, Av. paragallinarum, O. rhinotracheale, o reacciones adversas después de la vacunación con cepas atenuadas contra Newcastle, bronquitis infecciosa o laringotraqueitis.

Por lo general, en nuestros países, el diagnóstico de laboratorio se ha basado en monitoreos serológicos mediante la técnica de ELISA, cuyos resultados necesitan ser analizados e interpretados con precaución.

6. Laringotracheitis (Gallidherpesvirus 1)

En áreas donde la laringotraqueitis permanece endémica y se mantienen programas de vacunación preventiva con vacunas a virus vivo, el aparecimiento de aves con síntomas respiratorios, conjuntivitis, descarga nasal y edema facial, pueden crear un gran desafío para establecer el diagnóstico diferencial de coriza infecciosa con la laringotraqueitis, por lo que es muy importante considerar la historia clínica y el servicio del laboratorio de diagnóstico.

7. Reacciones post-vacunales adversas de bronquitis infecciosa y Newcastle

Como ya se ha mencionado varias veces, aves infectadas con Mycoplasma spp experimentan complicadas reacciones después de la vacunación con cepas atenuadas contra Newcastle, bronquitis infecciosa, laringotraqueitis, y en algunas regiones, vacunas vivas contra metapneumovirus.

Si adicionalmente, las condiciones de manejo son deficitarias (incrementada humedad de la cama, pobre ventilación con niveles elevados de polvo y amoníaco en el ambiente, temperaturas de crianza inadecuadas), estos lotes pueden desarrollar cuadros severos de enfermedad respiratoria y cabeza hinchada, aun en ausencia de Av. paragallinarum. Esto dificulta el diagnóstico y el establecimiento de las medidas de control.

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES