Actualidad Avipecuaria
viernes, 15 diciembre del 2017

Ing.Cristian Uculmana Morales

Asesor Técnico Independiente / Universidad Nacional Agraria La Molina



Salud intestinal: El reto del nutricionista

Los probióticos ayudan a establecer un ecosistema intestinal que favorece a los microorganismos benéficos, a la vez reduce la colonización de bacterias patógenas por exclusión competitiva.

Salud intestinal: El reto del nutricionista
Noviembre 16/2017
0
Más sobre: artículo avícola

Las diferentes secciones del tracto gastrointestinal de los pollos tienen un perfil totalmente diferente de microorganismos, esta microbiota está adaptada a las condiciones físico-químicas de cada segmento, fisiología digestiva propia del hospedero y nutrientes disponibles que llegan a cada sección. 

La digestión y absorción de los nutrientes principalmente se da en las dos primeras secciones del intestino delgado (duodeno y yeyuno), la absorción en el íleon es limitada. 

Cuando no hay una buena digestión y absorción en duodeno y yeyuno, más nutrientes no digeridos llegan al íleon y al pasar este segmento habrá una fermentación de estos a nivel de ciegos, esta fermentación produce una serie de compuestos tóxicos y podemos tener problemas de disbacteriosis, con los efectos negativos que ya conocemos.

A pesar de que son segmentos que están juntos, el íleon y el ciego tienen diferente microbiota:

• Microbiota del íleon: 83% Lactobacillus.

• Microbiota del ciego: 10% Lactobacillus.

Podemos manipular la salud intestinal a través de la alimentación y formulación de dietas. Formulación al mínimo costo (FMC), ¿qué significa? No debemos mal interpretar el término, hacemos referencia a FMC cuando se cubren todos los requerimientos nutricionales de una etapa productiva en particular utilizando insumos adecuados. 

No es una buena práctica trabajar con insumos de mala calidad o escatimar costos en el uso de aditivos ya que nuestro objetivo es tener la mejor respuesta productiva en las granjas comerciales al menor precio por Kg de alimento. Este detalle implica trabajar con aditivos que nos aseguren una adecuada salud intestinal, y por tanto una mayor rentabilidad en el proceso, a continuación, revisaremos algunos aditivos relacionados con a salud intestinal.

Antibióticos promotores de crecimiento

Desde el descubrimiento y uso de los antibióticos en la década de 1920, estos han jugado un rol importante para la salud humana y posteriormente para las explotaciones pecuarias. Los antibióticos han sido usados como parte de la dieta de los animales y su uso reduce la conversión alimentaria.

La Unión Europea prohibió el uso de antibióticos (solo veterinarios certificados pueden recomendar su uso en situaciones comerciales) el 1 de enero del año 2006 debido a la creciente demanda de la población por productos totalmente inocuos. 

Aún se especula que los antibióticos pueden dejar residuos en la carne, causar resistencia y generar bacterias patógenas más agresivas (importante para la salud humana considerando que existe una gama limitada de antibióticos y que los mismos antibióticos son usados tanto para la salud humana como para las prácticas veterinarias).

En Estados Unidos, la FDA (The US Food and Drug Administration) publicó a inicios de 2015 una edición de su directiva para alimentos veterinarios en donde menciona que los antibióticos de importancia médica (aquellos que se comparten en salud humana y en veterinaria) solo podrán ser utilizados cuando sea totalmente necesario para salvaguardar la salud de los animales y siempre bajo supervisión veterinaria. 

Recientemente, con los avances y tecnologías en biología molecular se sabe que aves alimentadas con antibióticos promotores del crecimiento desarrollan una microflora diferente (en cuanto a estructura y diversidad), y precisamente es esta microflora la que direcciona más efectivamente los nutrientes hacia el anabolismo (especies microbianas capaces de extraer más calorías de los insumos vegetales).

Es inevitable que en los próximos años los países de Latinoamérica tengan que suspender definitivamente el uso de antibióticos promotores de crecimiento, sobre todo por las barreras de comercio internacional y los estándares cada vez más altos de exportación de productos alimentarios. 

Es por ello que se vienen investigando diferentes fuentes sustitutas, que han tenido resultados productivos muy alentadores, aunque aún no efectivos en cuanto a la rentabilidad final.

Probióticos

La FAO ha definido a los probióticos como cultivos únicos o mixtos de organismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio a la salud.

Estos probióticos pueden ser suministrados por el alimento, o por el agua, y además se viene practicando el suministro in-ovo y en pollos recién nacidos (spray).

En diversos meta-análisis realizados se ha comprobado que los probióticos tienen un efecto positivo en la productividad. Además, aves alimentadas con probióticos mejoran la función inmune. Los intestinos de pollos alimentados con probióticos muestran un mejor desarrollo y microestructura caracterizada por una mejor relación vellosidad/cripta que facilita la absorción de nutrientes a lo largo del rápido recambio celular que caracteriza al tejido intestinal. 

Los probióticos ayudan a establecer un “ecosistema intestinal” que favorece a los microorganismos benéficos a la vez que reduce la colonización de bacterias patógenas por exclusión competitiva, y principalmente lo realizan por estos mecanismos:

1) Las bacterias benéficas producen ácido láctico y reducen el pH intestinal, reduciendo así la proliferación de bacterias patógenas ya que estas son muy sensibles a entornos ácidos.

2) Las bacterias benéficas compiten por nutrientes con las bacterias atógenas.

3) Como mecanismo de defensa, las bacterias benéficas secretan sustancias antibacteriales conocidas como bacteriocinas (así aseguran su permanencia en el medio). 

4) Inhibición de la adherencia y translocación de potenciales bacterias perjudiciales. 

Los géneros de bacterias más usados que cumplen una función probiótica son: Bacillus, Bifidobacterium, Enterococcus, Lactobacillus, Streptococcus y Saccharomyces.

Prebióticos

Los prebióticos son definidos como sustancias alimenticias no digestibles que estimulan el crecimiento y/o actividad de ciertas especies de bacterias en el intestino (microorganismos deseados) y por tanto confieren beneficios a la salud. 

Los prebióticos pueden ser derivados de las plantas o sintetizados por microorganismos. Para la elección de un prebiótico se tiene que tener en cuenta diversas características, que incluyen: resistencia al ambiente ácido propio del sistema digestivo, hidrólisis natural de las enzimas intestinales y pancreáticas, y absorción a través del epitelio intestinal.

La característica ideal de un prebiótico es la habilidad de seleccionar a la microflora deseada y no a la patógena (la fermentación de prebióticos por la microflora benéfica dará como resultado la producción de ácidos grasos de cadena corta, con una consiguiente reducción del pH). 

Sin embargo, otros mecanismos como en el caso del MOS, es la de ligar las fimbrias de bacterias patógenas, impedir su adherencia al epitelio intestinal y ayudar a mejorar la respuesta inmune del hospedero por su relación con el sistema inmune innato. Una amplia variedad de polisacáridos no amiláceos son considerados como prebióticos, los principales son: mananooligosacáridos (MOS), fructo-oligosacáridos (FOS), galacto-oligosacáridos, malto e isomaltooligosacáridos, inulina y pirodextrinas.

Otra terminología comúnmente usada son los simbióticos, que son aditivos que combinan probióticos y prebióticos, con el beneficio de que mejoran la supervivencia y mejor implantación de los microorganismos benéficos.

Ácidos orgánicos

Estos aditivos también tienen la particularidad de que mejoran el desempeño productivo del ave, químicamente pueden ser: ácidosmonocarboxílicos (fórmico, acético, propiónico y  butírico) o ácidos carboxílicos portadores del grupo hidroxílico (láctico, málico, tartárico y cítrico).

Según las más recientes revisiones, es preferible utilizar una mixtura de varios ácidos orgánicos ya que cada ácido se inclina hacia cierto tipo de mecanismo de acción:

1) Reducir el pH del tracto gastrointestinal y cambiar la fisiología de la mucosa intestinal

2) Modificar la flora microbiana.

3) Incrementar la digestibilidad de nutrientes, mejorando la absorción de minerales y utilización del fósforo.

4) Mejorar la salud intestinal a través de efectos directos sobre las células epiteliales.

Enzimas

Las enzimas son proteínas biológicamente activas que facilitan la rotura química de nutrientes en compuestos más pequeños para su digestión y absorción. Las enzimas que son utilizadas comercialmente en aves son:

a) Fitasas (los fitatos causan efectos negativos en la productividad al ligar nutrientes disminuyendo su biodisponibilidad).

b) Carbohidrasas (xylanasas, celulasas, alfa galactosidasas, beta mananasas, alfa amilasas, pectinasas).

c) Proteasas.

Su uso en avicultura es indispensable, no existe una dieta comercial que no incluya enzimas, algunas de sus funciones son:

1) Incrementar la disponibilidad de nutrientes que no son degradados por el ave.

2) Aumentar la disponibilidad del almidón, minerales y aminoácidos.

3) Inactivar los factores anti-nutricionales.

4) Aumentar la fermentación en el ciego.

5) Mejorar el nivel de actividad enzimática, sobre todo en animales jóvenes donde la actividad enzimática es menor.

6) Cambiar el perfil de los microorganismos intestinales. Al mejorar la digestión de insumos vegetales, pueden generar mayor cantidad de oligosacáridos con potenciales efectos prebióticos.

La actividad enzimática es distinta en aves que consumen diferente proporción de macro insumos (maíz, soya, trigo, arroz, DDGs), esto debido a que la fisiología aviar se adapta eficazmente a los distintos insumos que consume. Sin embargo, esta adaptación requiere energía (recomendación: evitar cambiar bruscamente los macro insumos o de lo contrario adicionar un complejo multienzimático para reducir el efecto negativo).

Aceites esenciales (AE)

Son compuestos bioactivos que son extraídos por destilación de diferentes partes de las plantas, que actualmente son usados como aditivos en la alimentación de aves, y además son usados con la nebulización en los galpones. La composición puede variar de acuerdo con la región geográfica de extracción de la planta, de la parte de la planta, del clima y del método de destilado. 

Está reportado que los AE cumplen diversas funciones: antibacterial, antifúngico, antiparasitario, antiviral, antioxidante, inmunoestimulante y además aumentan la superficie de absorción y mejoran el recambio epitelial disminuyendo la fijación de bacterias patógenas. La actividad de los AE está de acuerdo con su composición, grupos químicos funcionales e interacción entre suscomponentes.

La coccidiosis es la enfermedad parasitaria más ampliamente distribuida en todo el mundo, ha sabido resistir el continuo intento por erradicarla. Las Eimeria son consideradas el mayor impacto económico en la producción de pollos de engorde por su característica de presentarse a nivel subclínico, con enormes pérdidas en la productividad.

Una de las estrategias más convenientes es la de alternar las familias de anticoccidiales para evitar la resistencia parasitaria, y los nuevos programas de vacunación en las reproductoras viene dando resultados exitosos. 

El uso de AE se viene utilizando como estrategia alimentaria ya que combaten directamente (cambios estructurales en la membrana mitocondrial, inhibición de síntesis de glucoproteínas e inhibición de síntesis de ciertas enzimas) e indirectamente (efecto inmuno-modulador y antioxidante en el huésped) a las Eimeria; obviamente, se tiene que hacer un seguimiento diario a través de las necropsias con un personal calificado y con experiencia que permita identificar oportunamente este tipo de problemas.

Conclusiones

Cuidar la salud intestinal es el camino más difícil y a la vez la mejor inversión para lograr los resultados productivos ideales. Es necesarioutilizar aditivos nutricionales y no nutricionales bajo la supervisión de un nutricionista.

Bibliografía

Para mayor información sobre el presente artículo, comunicarse a: cristian.uculmana@gmail.com

Más sobre: artículo avícola


Comentarios:

Más Artículos


Más sobre: Artículos porcino



Más sobre: artículo avícola

NUESTROS CLIENTES