Buscar: Regístrese gratis
Ingresa a tu cuenta
  Email  
  Contraseña  
 
¿Olvidaste tu contraseña?
 
M.V. Edgar O.Oviedo - Departamento de Ciencias Avícolas - Universidad Estatal de Carolina del Norte
Lima-Perú 24/07/2013 | Comentarios(1).




Efecto de la temperatura y de la velocidad del aire en galpones de pollos



JULIO 24/2013 | Comentarios(1).

Los factores ambientales dentro del galpón afectan al desarrollo y crecimiento de las aves, por lo que unas condiciones de confort óptimas son claves para mejorar la salud y el rendimiento de los broilers. El consumo de pienso de los lotes de pollos de engorde está directamente relacionado con factores ambientales dentro del galpón. Si el ambiente no es confortable, el consumo de pienso se ve limitado y afecta al crecimiento y al desarrollo de las aves.

Estos efectos se ven reflejados en la viabilidad y la salud en general en días o etapas posteriores. La fisiología intestinal, la inmunidad general e intestinal y la proliferación de bacterias, como Salmonella spp. (Burkholder et al., 2008), o protozoos como los coccidios, también se ven afectadas por las desviaciones en el confort térmico. Todos estos factores se observan finalmente en la conversión alimentaria y en las características físicas y microbiológicas de las canales. En este artículo vamos a discutir dos factores ambientales: la temperatura y la velocidad del aire dentro del galpón y sus efectos en el rendimiento de los pollos.

Condiciones ambientales, rendimiento y salud

Garantizar condiciones ambientales adecuadas y homogéneas en los galpones de acuerdo a la edad de las aves es uno de los mayores desafíos para el manejo adecuado de los lotes de pollos. Los factores ambientales que hay que controlar son bien conocidos y en general es posible obtener medias ambientales con máximas y mínimas muy cercanas a lo ideal o recomendado. Sin embargo, la variabilidad horaria en factores como temperatura, humedad, velocidad del aire e, incluso, la luz es bastante grande dentro de los galpones y entre galpones de una misma granja. Cada galpón y secciones de los galpones pueden llegar a ser microambientes diferentes. Buscar mecanismos para obtener condiciones homogéneas es un arte, pero básicamente un trabajo de ingeniería. Los principios son bien conocidos y es cuestión de aplicarlos y adaptarlos a cada condición local.

 

Temperatura de acuerdo a la edad

Las temperaturas óptimas para garantizar el máximo confort, consumo de pienso y adecuado desarrollo de órganos y tejidos varían a medida que las aves crecen. Durante los primeros días de vida de todas las aves de corral es necesario proveerles ambientes con temperaturas uniformes de entre 30 y 33 ºC, pues los pollos hasta el 5º o 6º día son poiquilotermos. Las aves consiguen producir y controlar la temperatura fisiológica normal alrededor del 5º día de vida. Durante la primera semana es más importante la temperatura de la cama que la del aire. Se recomienda tener una temperatura uniforme en la cama de 33 ºC de media el primer día y reducirla gradualmente hasta 27-28 ºC al séptimo día. Al obtener el precalentamiento de la cama para la recepción de los pollitos antes de recibirlos, también es posible mantener una buena temperatura del aire sin usar temperaturas muy elevadas (menos de 30 ºC) cuando los pollitos ya están en el galpón.

En las semanas posteriores, es más crítico mantener una temperatura adecuada del aire y evitar corrientes frías o temperaturas elevadas que mantener la temperatura de la cama. Las plumas que comienzan a desarrollarse permiten un buen aislamiento del suelo, pero no lo suficiente para evitar el frío producido por corrientes de aire con temperaturas subóptimas o aislar de temperaturas elevadas durante algunas horas del día. Sin embargo, es importante mantener una buena ventilación con renovación del aire fresco precalentado durante todo el periodo de crianza. La uniformidad diaria de la temperatura del galpón durante cada día y la reducción gradual de la misma en la medida que las aves crecen, son muy importantes para obtener un buen rendimiento del lote de pollos. Cuando se reduce adecuadamente la temperatura del galpón es posible obtener mejor ventilación simultáneamente sin gastar combustible adicional. Mantener temperaturas elevadas, más de 26-25 ºC durante la segunda semana y 25-23 ºC en la tercera semana, generalmente conlleva pocos beneficios y sí muchos perjuicios.

En algunas regiones se le otorga poco valor al aislamiento de los galpones para avicultura, pero el aislamiento en el galpón es el que permite mantener temperaturas constantes y confortables para las aves, independientemente de las variaciones climatológicas externas. En galpones de techos a dos aguas altos, con más de 2,5 metros de altura en las paredes laterales, es necesario aislar principalmente el área no útil del techo, para evitar que cada vez que el aire entra, el calor excesivo que se atrapa en este sector baje a las aves. Mejorar el aislamiento del techo del galpón con un sobretecho disminuye el calor de la radiación solar y el volumen de área que hay que manejar para mantener las condiciones del galpón más estables. Las temperaturas de esta región de “ático” pueden ser mucho más altas que las deseadas, con 5 y hasta 8 ºC más de lo adecuado, especialmente alrededor del mediodía. En las noches o días fríos esta área aumenta el volumen de aire que hay que calentar y facilita la pérdida del calor que es necesario mantener para dar confort a las aves.

El ático puede servir como un área para precalentar y reducir la humedad del aire que entra durante las primeras dos semanas de vida (figura 1).En las semanas posteriores el acondicionamiento del aire externo que entra al galpón debe ocurrir debajo de la superficie de cobertura del ático (figura 2). Esto disminuye las variaciones drásticas de temperatura que pueden ocurrir cada vez que entra del aire y también reduce la humedad. Este aislamiento del techo también disminuye el volumen de aire a movilizar y con los mismos ventiladores es posible obtener mejores velocidades del viento para enfriamiento o hacer más eficiente el sistema de ventilación por túnel. Las variaciones constantes de temperatura que ocurren a cada hora, afectan a la mortalidad y la aparición de enfermedades metabólicas como las ascitis y la mayor incidencia de problemas intestinales y proliferación de bacterias como Salmonella spp. (Burkholder et al., 2008).

  

Velocidad del aire

El objetivo de la ventilación es renovar el aire del galpón, disminuir la humedad y el polvo y expulsar los gases nocivos como amoniaco y otros compuestos orgánicos que irritan las mucosas y causan malos olores. Sin embargo, durante el verano, o en regiones calurosas, al aumentar la velocidad del aire también puede disminuirse la temperatura. Los ventiladores y los extractores pasan a ser parte principal del sistema de enfriamiento del galpón.

Estos sistemas de ventilación requieren entradas y salidas controladas de aire. La mayor parte de la eficiencia de los sistemas de enfriamiento por túnel o de aire forzado se pierde por entradas incontroladas de aire en el galpón debido a flujos de aire incontrolados, orificios en las cortinas o ventanas, trampillas o entradas semiabiertas o grietas en las paredes laterales o en las uniones con los ventiladores. Es importante sellar estas grietas, reparar todos los boquetes en las ventanas o cortinas y eliminar las aberturas entre las cortinas o ventanas y las paredes del galpón. También es necesario cubrir o sellar todos los ventiladores y otras aberturas del galpón que no se utilizan. Los ingenieros agrícolas calculan que cada grieta de sólo 0,3 cm en un galpón de 150 m diseñada para tener ventilación por túnel, permite entrar tanto aire externo cuando los ventiladores están trabajando, como si existiera una abertura de 1 m2 de cortina o ventana de superficie abierta. El incremento de la estanqueidad del galpón, es decir, conseguir que el aire entre solamente por las entradas de aire predeterminadas o siga el flujo deseado en el sistema y no por entradas imprevistas en el galpón, puede economizar un 15% de combustible (Worley et al., 2005) y reducir el uso de electricidad al mejorar la eficiencia de los ventiladores extractores además de mejorar el rendimiento de los pollos.

En estudios comparativos se ha demostrado que aumentar la velocidad del aire de 0,32 m/s a 0,82 m/s aumenta el crecimiento en pollos de 42 días en 30 g (Feddes et al., 2003). En épocas de calor la ventilación nocturna ayuda a disipar el calor del día y permite que los pollos sobrevivan más al calor el día siguiente. El trabajo de Simmons et al. (2003) demostró que velocidades de 2 o 3 m/s (120 m/min o 180 m/min vs. 15 m/min) pueden mejorar la ganancia de peso y la conversión alimenticia de pollos Ross entre 3 y 7 semanas de vida sometidos a temperaturas cíclicas (25-30-25 ºC), en un galpón cuya temperatura máxima en el día llega a 30 ºC (tabla 1) y la más baja es de 25 ºC durante la noche. En este trabajo no se observaron beneficios de la ventilación entre la 3ª y 4ª semana, pero si las temperaturas son mayores a las evaluadas en este estudio, se debería también aumentar la velocidad del viento día y noche.

Los beneficios de la velocidad del aire en el rendimiento son muy importantes y más notorios si se mantiene la velocidad del aire durante 24 horas (Dozier et al., 2006) especialmente entre la 5ª y 7ª semana de vida. Reducir la ventilación durante la noche o durante periodos más frescos del día reduce los beneficios (tabla 2). Sólo es posible obtener estas velocidades cuando se puede controlar bien el flujo de aire en el galpón o se tienen galpones en las que se pueda realizar una ventilación tipo túnel.

Conclusiones

Las condiciones ambientales dentro del galpón desempeñan un papel fundamental en el bienestar, salud, rendimiento y calidad microbiológica de los lotes de pollos de engorde. Es fundamental garantizar la temperatura adecuada de acuerdo al desarrollo de los pollos y con la mínima variación posible durante cada día. El aislamiento térmico del galpón especialmente a nivel del techo, y la correcta dirección de las entradas de aire son el método más efectivo para conseguir temperaturas más constantes y confortables para los pollos. Aumentar la velocidad del viento es el método más efectivo para reducir el estrés calórico. En la mayoría de las circunstancias, las inversiones en mejorar el control sobre las condiciones ambientales de los galpones tienen mejores retornos económicos a largo plazo que modificar nutrición, manejo o programas sanitarios.

 



Bookmark and Share IMPRIMIR

Comentarios
30 julio 2013 | 11:11:37 AM KARINA INES
gracias buena informacion Estoy tratando de buscar capacitar a mi personal para estos temas, pero por no encontrar un centro de capacitacion donde se considere estos temas estoy tratando de hacer un CETPRO. por ello necesito mucha informacion, cuento con infraestructura y crio aves alrededor de 120 mil intregrado. gracias

Agregar nuevo comentario



Más artículos

Compartir | Salud Intestinal: Los ácidos orgánicos y los aceites esenciales
Si los proveedores no mantienen las condiciones estables del producto, la variabilidad en la concentración nutricional y en las propiedades físicas serán muy difíciles de controlar y la calidad del alimento se perjudicará.
Dr. Freddy Farfán


Compartir | Importancia de las premezclas de vitaminas y minerales en la alimentación animal
El excipiente ideal debe ser un carrier orgánico e inerte, no atractivo para hongos o insectos, debe estar previamente desinfectado; un carrier ideal puede ser la cascarilla de arroz, tiene un pH óptimo, es fibroso y su estructura presenta estomas.
Ing. Fernando Maguiño Raffo


Compartir | La coccidiosis subclínica tardía impacta el desempeño de los pollos significativamente
El monitoreo de la coccidiosis y el ajuste en los programas preventivos para evitar una leve coccidiosis subclínica tardía es esencial para maximizar la productividad de pollos de carne.
MVZ. Luis Etcharren


Compartir | Vigilancia de las enfermedades de aves: modelo enfermedad de Newcastle
La recopilación y gestión de los datos puede basarse en registros impresos o informatizados. Son esenciales la coherencia y calidad de la recopilación de datos y la notificación de los episodios de forma que se facilite su análisis
Dr. Raúl Zegarra Valencia


Compartir | Importancia de vitaminas en avicultura Parte I: Vitaminas Liposolubles
Klasing y colaboradores (1998) y Lin y colaboradores (2002) encontraron una mejora en la respuesta inmune en aves alimentadas con niveles superiores de vitaminas como A, D y E, principalmente ante situaciones de manejo adversas, estrés o altas temperaturas.
José Antonio Rivera Ulloa (1) y Mariana Llaque Cuadros (2)


NUESTROS CLIENTES

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

REVISTA DIGITAL

PUBLICIDAD

NUESTROS CLIENTES

PORTADA | ARTíCULOS | NOTICIAS | VIDEOS | EVENTOS | REGÍSTRESE GRATIS | RECUPERAR CONTRASEñA | NOSOTROS | TAG | AUTOR

Corinser | CKM | DSM Nutritional Products | MSD | Promune | Big Dutchman | Premex
Valid XHTML 1.0 Transitional
Camino del Inca 485 - San Miguel | Lima - Perú
Teléfono: 511-263 8367 / Nextel: 147*7249 - 404*2337
e-mail: revista@comunicacionespecuarias.com