Sunday, 28 May del 2017

Ing. Marcial Cumpa Gavidia M.Sc. MBA

Profesor Principal UNALM

Ing. Zootecnista – UNALM
Mg.Sc. Prod.
Mg.Sc. Adm.



Utilización de suero líquido de leche en la alimentación de gallinas ponedoras (Parte II)

La mayor retribución económica de alimento se obtuvo en el tratamiento con suero de leche, seguido por el tratamiento de suero de leche más amonio cuaternario.

Utilización de suero líquido de leche en la alimentación de gallinas ponedoras (Parte II)
Febrero 23/2017
Lima - Perú
0

El Suero de leche o lactosuero es un producto obtenido por la precipitación de la caseína en la elaboración de quesos, contiene más del 50% de los sólidos de la leche, rico en proteínas, lactosa, grasas, vitaminas y minerales, constituyendo una excelente fuente de nutrientes para la salud humana y animal. La lactosa es el mayor componente del suero de leche y es un prebiótico para las aves, dado que estas al no tener lactasa no pueden digerir la lactosa y esta llega casi intacta a los ciegos y al intestino grueso. En los ciegos, la población de bacterias benéficas como lactobacillus y bifidobacterias aumenta, mientras que el pH del tracto gastrointestinal disminuye, debido al incremento en la producción de ácidos grasos volátiles. Por lo tanto, el medio ambiente del tracto gastrointestinal se convierte en inadecuado para la actividad y proliferación de patógenos como Salmonellas. Basado en el concepto de exclusión competitiva, los microorganismos patógenos serán expulsados fuera del intestino por bacterias benéficas.

La colonización de microflora útil en el intestino de las aves puede inhibir la colonización de patógenos. El presente estudio se realizó en las instalaciones de la Unidad Experimental de Avicultura de la Universidad Nacional Agraria La Molina. El estudio tuvo como objetivo evaluar el efecto de la utilización del suero líquido de leche, con y sin adición de amonio cuaternario, como sustituto del agua de bebida en el rendimiento productivo de las gallinas ponedoras. Se utilizaron 162 gallinas Hy-Line Brown de 40 semanas de edad seleccionadas aleatoriamente, que fueron alojadas en 54 jaulas, en cada una se colocaron 3 gallinas. Los tratamientos evaluados fueron: T1, agua + amonio cuaternario; T2, suero líquido de leche y T3, suero líquido de leche + amonio cuaternario. Los resultados obtenidos se presentan en la Tabla 2, en porcentaje de postura, se observaron diferencias significativas a favor de las gallinas con suministro de suero de leche.

En general, las gallinas de los tratamientos con suero de leche tuvieron una producción de huevos significativamente mayor en comparación con las aves que recibieron solo agua de bebida más amonio cuaternario. Esto estaría relacionado probablemente a la mayor ingestión de proteínas (Tabla 3) de alta calidad como lactoalbúmina y lactoglobulina. Igualmente, los tratamientos con suero de leche (suero y suero más desinfectante) produjeron significativamente una mayor masa de huevo en comparación con el tratamiento de agua de bebida. También pudo deberse a que la lactosa, principal componente del suero de leche, actuó como prebiótico a nivel de ciegos e intestino grueso. La lactosa estimula el crecimiento y la actividad de bacterias benéficas para la flora intestinal, coincidente con lo reportado por Torki y Molanopour (2005), Kermanshahi y Rostami (2006) y Torres- Rodriguez et al. (2007) quienes reportan mejoras significativas en aves con el uso de la lactosa como prebiótico.

Las gallinas que recibieron suero de leche más amonio cuaternario no difieren de las aves que solo recibieron suero de leche, en relación a la postura y masa de huevos, de modo que no hubo mejoras con la adición del amonio cuaternario al suero de leche. En relación al consumo de alimento, los tratamientos con suero de leche (suero y suero más desinfectante) fueron significativamente menores en comparación al tratamiento de agua más desinfectante. Contrariamente, las gallinas que recibieron suero de leche tuvieron un consumo de líquidos significativamente mayor en comparación a los que recibieron agua de bebida. Considerando tanto el consumo de alimento como el consumo de líquidos se obtuvo que las gallinas que recibieron suero de leche tuvieron un consumo de materia seca acumulada significativamente mayor que las aves que bebieron agua más amonio cuaternario.

 

El comportamiento del consumo acumulado de alimento guarda relación inversa con la ingestión de bebidas con suero, pues una mayor ingestión de suero posibilita un menor consumo de concentrado. La regulación del consumo de alimento en los tratamientos con suero puede ser atribuida al aporte de nutrientes del suero de leche en especial proteínas (De Wit, 1998 y Porter, 1981); quienes indican además, una retención de nitrógeno y un buen valor biológico de sus proteínas.

Del análisis de la Tabla 3 se puede apreciar que los tratamientos con suero y suero más amonio cuaternario presentaron una mayor ingestión de nutrientes y esto está relacionado con la mayor ingestión de suero. En cuanto a la ingestión de materia seca total por tratamiento, esta fue mayor en las gallinas que recibieron suero de leche en comparación al tratamiento control.

Al evaluar la ingestión de proteína observamos que los tratamientos con suero de leche (suero y suero más desinfectante) presentaron un mayor consumo de proteínas (19.23 y 19.41 g/ave/día) en comparación al tratamiento control (18.62 g/ave/día).

La conversión alimenticia acumulada fue significativamente mejor en los tratamientos con suero de leche en comparación al tratamiento con agua como bebida. En general, la ingestión promedio de suero como bebida mejoró significativamente la conversión alimenticia. La mejor conversión alimenticia en los tratamientos con suero se debe al menor consumo de alimento como consecuencia de un mayor consumo de suero de leche. La menor conversión alimenticia obtenida en los tratamientos con suero, se debería a la elevada ingestión de suero y su consecuente aporte de materia seca en la conversión alimenticia. De otro lado, si bien se observa una mayor ingestión de calcio en las gallinas de los tratamientos con suero (Tabla 3), no hubo diferencias en el grosor de la cáscara, medido a través del peso específico del huevo, entre los tratamientos. En relación a la calidad del Albumen del huevo no se hallaron diferencias entre tratamientos. Sin embargo, las aves que recibieron suero de leche tuvieron una calidad de albumen ligeramente superior, esto se debería posiblemente a la mayor ingestión de fósforo (Tabla 3) y a la influencia de este mineral en la consistencia del albumen denso como lo manifiesta Buxadé (1987), quien señala que un mayor nivel de fósforo de la dieta mejora la calidad del albumen. Al evaluar la pigmentación de la yema se pudo apreciar que no presentan diferencias estadísticas entre los tratamientos, siendo sus puntajes muy similares. No se registraron diferencias dado que el suero de leche carece de pigmentantes que puedan influir en el color de la yema. La adición de amonio cuaternario en el suero de leche no afectó estadísticamente en ninguno de los parámetros evaluados; sin embargo, puede desempeñar un papel en la conservación del suero retardando la fermentación láctica y la acción de efectos de origen microbianos como olores y sabores anormales producido cuando determinados microorganismos crecen hasta un límite que sus productos metabólicos llegan a ser detectables, siendo el suero por procedencia muy propicio para ello.

La mayor retribución económica de alimento se obtuvo en el tratamiento con suero de leche, seguido por el tratamiento de suero de leche más amonio cuaternario. Esta mayor retribución económica se debe a la mayor producción de huevos y al menor consumo de alimento, como consecuencia del importante aporte de nutrientes por parte del suero. Bajo las condiciones del presente estudio, los tratamientos con suero de leche (T2 y T3) exhibieron mejor comportamiento productivo que el tratamiento con agua de bebida (T1).

Lea la 1° parte del artículo avícola haciendo click en el siguiente enlace:

Utilización del suero líquido de leche en la alimentación de gallinas ponedoras (Parte I)

Comentarios:

Más Artículos




Más sobre: Sector Pecuario

NUESTROS CLIENTES