Actualidad Avipecuaria
Friday, 21 July del 2017

1. Anna Burel 2. Valentino Arnaiz Perales

1. Gerente Técnica de Porcicultura Laboratoires Phodé (Francia)

2. Gerente Técnico Regional de Nutrición Animal MONTANA (Perú)



Utilización de un Aditivo Antiestrés Olfativo en Nutrición Animal: Un Nuevo Enfoque

El sentido del olfato está intrínsecamente ligado al “cerebro emocional”, por lo cual los olores son capaces de influenciar el bienestar y ciertos comportamientos de los animales.

Utilización de un Aditivo Antiestrés Olfativo en Nutrición Animal: Un Nuevo Enfoque
Febrero 20/2017
Lima - Perú
0

En las explotaciones modernas y de gran escala los animales están bajo frecuentes factores de estrés, lo cual impacta negativamente en la salud y desempeño de los mismos.

El entendimiento del mecanismo fisiológico de percepción cerebral del estrés y de su funcionamiento ha logrado que, en la actualidad, la industria de aditivos pecuarios sea capaz de investigar áreas basadas en sentidos innatos y seleccionar mezclas específicas de moléculas funcionales; esto, como una simple y eficaz solución para prevenir el estrés y lograr la mejora de los parámetros zootécnicos en la producción animal.

El entendimiento del mecanismo fisiológico de la percepción cerebral del estrés, es un tema absolutamente novedoso, y encuadra en lo más reciente que existe en términos de novedad en la nutrición animal. Mediante la añadidura de un aditivo sensorial en el alimento de los animales, se observa una respuesta al estrés (comportamiento más tranquilo) y una mejora de los parámetros zootécnicos.

1.Tipos de estrés

Podemos hablar de diferentes categorías de estrés:

• Estrés climático y ambiental (Chancellor y Glick, 1960; Regnier y Kelley, 1981).

• Estrés nutricional (Ben-Nathan et al., 1981; Gingerich, 1992; Glick et al., 1981).

• Estrés fisiológico (Freeman, 1987; Mauldin, 1992).

• Estrés físico (Jones et al., 1988; Gregory et al., 1992).

• Estrés social (Cross y Siegel, 1981; Craig, 1992; Guhl, 1958).

• Estrés psicológico (Beuving et al., 1981).

• Estrés patológico e inmunológico (Latshaw ,1990; Pope, 1990).

2.Estrés y sus consecuencias en la producción de aves y cerdos

En gallinas ponedoras, la experiencia realizada por Moudgal et al. en 1991 indicó que el estrés por inmovilidad (30 minutos diarios) causó una aparente disminución en la producción de huevos. También se estableció la interrelación entre la duración del rápido crecimiento de los folículos ováricos y la producción de huevos bajo condiciones de estrés en aves de edad avanzada.

Los efectos de la inanición y de la alta densidad sobre el semen de gallos en jaulas fueron investigados por Mohan et al. en 1993. Ellos llegaron a la conclusión de que esta situación generaba una disminución significativa (P < 0,05) del volumen de semen, la concentración espermática y la actividad de enzimas en conversión de angiotensina.

En marranas, durante el periodo de lactación, la amplitud de la movilización de las reservas corporales varía según el ambiente del animal: bajo un estrés calórico, la pérdida de grasa dorsal aumenta en maternidad (Gourdine et al., 2014), y es relevante tomar en cuenta las problemáticas asociadas a las cerdas flacas. Estas últimas movilizan mucha energía durante la lactación, por lo cual sus importantes pérdidas corporales impactan en el número de lechones y su calidad; en consecuencia, el buen retorno del próximo ciclo de reproducción (Faccesnda, 2006; Goodband et al., 2006; Quesnel, 2005; Quiniou, 2004).

Esta perspectiva es confirmada por St. Pierre et al. en 2003, quien demuestra las consecuencias económicas importantes del estrés calórico de 97 millones de dólares hasta 113 millones de dólares sobre el aumento de los días abiertos de las cerdas.

3. Estrés y olfato: una nueva vía para su mitigación

El sentido del olfato está intrínsecamente ligado al “cerebro emocional”, por lo cual los olores son capaces de influenciar el bienestar y ciertos comportamientos de los animales. El conocimiento en torno al sentido del olfato ahora puede ser aplicado al mercado de los aditivos nutricionales vía alimento, en que las moléculas sensoriales activas han mostrado efectos positivos en el desempeño de los animales.

El equipo de investigadores de Laboratoires Phodé ha enfatizado el impacto de aditivos sensoriales específicos en el comportamiento de los animales, los que incluye el alivio de las consecuencias del estrés y la regulación del consumo de alimento bajo modelos de estrés.

4.Hipótesis del modo de acción de la solución Phodé de los “efectos duales”

Son posibles varios modos de acción para explicar la observación del manejo del estrés:

• La percepción olfativa puede ser asociada a una respuesta cerebral sensorial específica y única relacionada con las áreas de recompensa y motivación.

• Los ingredientes activos pueden tener un efecto dentro de las áreas cerebrales implicadas en la mitigación del estrés y modular su transmisión nerviosa.

a.Hipótesis 1: placer sensorial

Las áreas olfativas del cerebro están conectadas al sistema límbico, el “cerebro emocional”. Como consecuencia, la memorización de un olor puede comúnmente ser asociada a un evento o estado positivo o negativo. Así, un compuesto aromático específico (simple o complejo) puede también ser naturalmente agradable sin ninguna relación con una condición positiva previamente memorizada. Un olor agradable puede ayudar a adaptarse al ambiente y luego bajar la percepción de estrés.

Es importante mencionar que el placer sensorial permite la liberación de dopamina, endocanabinoides y endorfinas, los cuales tienen propiedades antiestrés.

b.Hipótesis 2: neurotransmisión

La segunda hipótesis concierne al efecto directo o indirecto sobre la liberación de neurotransmisores. Observado en un modelo animal, un extracto cítrico inhalado aumentó la actividad de neuronas de serotonina en el hipocampo y la actividad de neuronas de dopamina en la corteza prefrontal de los animales.

5.Uso del VéO® Premium, aditivo sensorial, en aves y cerdos

El desarrollo de aditivos funcionales por Laboratoires Phodé se basa en la identificación de moléculas seleccionadas por su acción cerebral. Así, el aditivo VéO® Premium es una de las soluciones más eficaces para modular la percepción del estrés en el cerebro y bajar sus impactos negativos sobre el desempeño de los animales.

Recientemente, fue demostrado de manera única y original (figura 1a), el impacto de los compuestos activos del aditivo funcional VéO® Premium, tanto sobre las preferencias alimenticias como la actividad cerebral en lechones destetados (Clouard et al., 2015; Val- Laillet et al., 2016).

 

Los compuestos activos tienen la capacidad de modular estructuras (zonas coloreadas, figura 1b) tanto del córtex como de las zonas profundas, y eso, independiente del acostumbramiento al aditivo (sin efecto de adicción). Estas áreas están implicadas en el manejo del comportamiento del consumo (motivación de comer y preferencia alimenticia) y también en los circuitos del estado de ánimo. Cuando reciben un alimento con VéO® Premium (250 g/t), se observa una adaptación más rápida y de manera más positiva al estado fisiológico posparto de las cerdas, quienes regulan su comportamiento de consumo durante la fase de lactancia.

 

 

En el caso de la figura 2 (meta análisis de diferentes pruebas en condición comercial y universitaria), se vio la regulación del consumo de las cerdas bajo diferentes tipos de estrés.

 

 

Esta regulación de consumo contribuye a que se asegure el mantenimiento de la condición corporal de las cerdas (figura 3) y se logre un mejor desempeño de los lechones (tabla 1).

 

 

En el caso de la producción de aves, la inclusión del VéO® Premium dentro el alimento (250 g/t) se dio con relación a un cambio del comportamiento de los animales frente a un estrés calórico. Cuando recibieron el aditivo funcional, los animales adaptaron su consumo de agua (figura 4). El VéO® Premium les permitió adaptar más rápidamente su comportamiento a una situación de estrés, al mejorar el efecto de la recompensa positiva cuando el animal consumía agua.

Vale mencionar que los pollos de engorde adaptan naturalmente su consumo de alimento durante el día para limitar su termogénesis (Ain Bazis et al., 1996). Así también, se observó un efecto positivo del uso del VéO® Premium sobre el patrón diario de consumo: picos menos elevados y bajas menos pronunciadas (figura 5).

 

Esta adaptación del comportamiento de consumo de las aves (figura 5) a las condiciones de su entorno tiene una implicancia sobre el desempeño de los pollos de engorde y su tasa de mortalidad (data no presentada), además de explicar la mejora del índice de productividad (figura 6).

  

 

6.Recomendaciones (la dosis es siempre 250 g/t de VéO® Premium

• Pollos, desde 8 días en adelante, ejemplo en fases de crecimiento y acabado, mejora

el consumo de alimento en calor, relaja animales, facilita la cosecha de pollos y por ende mejora la calidad de pollos vendidos. Se espera, asimismo, un mayor peso y mejor conversión. Otra aplicación es la de regularizar el consumo a lo largo de todo el día.

• Gallinas en fase de disminución de consumo como, por ejemplo, pre pico, traslado de jaulas de levante a jaulas de producción, problemas de picaje y 6 semanas antes de venderlas para optimizar peso final.

• Cerdos: marranas en lactación y lechones, estimula el consumo y desempeño. En otras fases si existe problemas de variaciones en consumo por estrés por calor o manejo.

• Reproductoras pesadas, desde pre pico a toda la fase de producción, disminuye el estrés en machos y hembras, mejora el comportamiento de monta y consumo de alimento, optimizando la producción de huevos y calidad del pollo bb.                                                      

7. Conclusión

Frecuentemente, el objetivo final de una producción exitosa no es eliminar el estrés, sino mantenerlo en un nivel óptimo para una buena eficiencia. Paralelamente a estas condiciones de manejo, Laboratorios Phodé se enfoca en modular la percepción del estrés a través de soluciones sensoriales y funcionales.

Así, al modular la percepción del estrés, VéO® Premium eleva la conciencia ambiental de los animales, lo que induce a una mejor adaptación para enfrentar las variaciones en las condiciones de producción.

Acerca de Laboratorios Phodé

Laboratorios Phodé es una innovadora compañía francesa, fundada en 1997, que diseña ingredientes únicos y sensoriales para el mercado de la alimentación. El Centro de Investigación de Phodé se dedica a comprender los efectos de las moléculas olfativas y extractos vegetales sobre las emociones, comportamiento, bienestar y, en la última instancia, salud en los seres vivos.

 

Esta experiencia permite a Phodé crear soluciones únicas dirigidas al desempeño de los animales con un nuevo enfoque cerebral, especialmente destinado a la regulación de estrés con su producto VéO® Premium. La eficiencia de soluciones de Phodé está validada desde el laboratorio hasta el trabajo en campo, especialmente a través de socios de calidad, con figuras académicas e industriales en sectores de nutrición y del medio ambiente en todo el mundo.

Referencias

•    Faccenda, M. (2006). Alimentation de la truie. Recuperado de https://www.3trois3.com/print/489.
•    B. Ben-Nathan, Drabkin, N., y Heller, D. (1981). The effect of starvation on the immune response of chickens. Avian Disease, 25, 214-217 
•    Gregory, N. G., Wilkins, L. J., Austin, S. D., Belyvin, C. G., Alvey, D. M., y Tucker, S. A. (1992). Effect of catching method on the prevalence of broken bones in end of lay hens.  Avian Path, 21,717-722.
•    Gingerich, E. N. (1992). Avicultura Profesional, 9,144-148
•    Glick, B., Day, E. S., y Thompson, D. (1981). Calorie protein and the immune response of the chicken humoral immunity. Poultry Science, 60(11), 2494-2500.
•    Pope, C. R. (1991). Chicken anemia agent. Veterinary Immunology and Immunopathology, 30(1), 51-65.
•    Gourdine, J. L., Renaudeau D., Noblet, J., y Bidanel, J. B. (2004). Effect of season and parity on performance of lactating sow in a tropical climate. Animal Sciences, 79, 273-282. 
•    Chancelor, L., y Glick, B. (1960). Effect of temperature as a stresser on white blood cells, adrenals and bursæ of fabricius of chick. American Journal of Physiology, 198, 1346-1348.
•    Medina, B. (2017). Estrés en aves y un nuevo enfoque para su mitigación. Los avicultores y su entorno, 111.
•    Gourdine, J. L., Mandonnet, N., Giorgi, M., y Renaudeau, D. (2016). Genetic parameters for thermoregulation and production traits in lactating sows reared in tropical climate. Animal, 1-10. DOI: https://doi.org/10.1017/S175173111600135X.
•    Regnier, J. A., y Kelley, K. W. (1981).Heat and cold stress suppresses in vivo and in vitro cellular immune responses of chickens. American journal of veterinary research, 42(2), 294-299.
•    Quiniou, N. (2004). Le point sur la mesure de l’épaisseur de lard dorsal chez la truie. Techni Porc, 27(2).
•    Gross, W. B., y Siegel, P. B. (1981). Long term exposure of chickens to three level of social stress. Avian Disease, 25(2), 312-325.
•    Craig, J. V. (1992). Measuring social behavior in poultry. Poultry Science, 71(4), 650-657. 
•    Goodband, B., Tokach, M., Dritz, S., De Rouchey, J., y Nelssen, J. (Enero 2006). Nutritional strategies for optimizing sow reproductive performance. En Manitoba Swine Seminar. Winnipeg, Manitoba 
•    Quesnel, H. (2005). État nutritionnel et reproduction chez la truie allaitante. INRA Prod. Anim., 18(4), 277-286. 
•    St-Pierre, N., Cobanov, B., y Schnitkey, G. (2003). Economic losses from heat stress by US livestock industry. Journal of Dairy Science, 86, E52-E77. 
•    Quiniou, N., y Noblet, J. (1999). Influence of high ambient temperatures on performance of multiparous lactating sows. J Animal Sci, 77(8), 2124-34.
•    Dourmad, J. Y., Le Velly, V., Lechartier, C., Gourdine, J. L., y Renaudeau, D. (2015). Influence de la température ambiante chez la truie allaitante, une approche par méta‐analyse et modélisation. Journées Recherche Porcine, 47, 105-110.
•    Clouard, C., y Val-Laillet, D. (2014). Impact of sensory feed additives on feed intake, feed preferences, and growth of female piglets during the early postweaning period. J Anim Sci, 92(5),2133-40
•    Mauldin, J. M. (1992). Applications of behavior to poultry management. Poult Sci, 71(4), 634-642. 
•    Guhl, A. M. (1958). The development of social organization in the domestic chick. Animal Behaviour, 6(1-2), 92-111.
•    Jones, R. B., Beuving, G., y Blokhuis, H. J. (1988). Tonic immobility and heterophil/lymphocyte responses of the domestic fowl to corticosterone infusion. Physiology and behavior, 42(3), 249-253.
•    Latshaw, J. D. (1991). Nutrition--mechanisms of immunosuppression. Veterinary immunology and immunopathology, 30(1), 111-120.
•    Freeman, B. M. (1987). The stress syndrome. World’s Poult Sci J,43:15-19. 

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES