Actualidad Avipecuaria
Thursday, 19 October del 2017

Ing. Marcial Cumpa Gavidia

Profesor Principal UNALM

Ing. Zootecnista – UNALM
Mg.Sc. Prod.
Mg.Sc. Adm.



Utilización del suero líquido de leche en la alimentación de gallinas ponedoras (Parte I)

Utilización del suero líquido de leche en la alimentación de gallinas ponedoras (Parte I)
Febrero 08/2017
Lima, Perú
0

La industria avícola produce alimentos altamente nutritivos para el consumo humano en un corto período de tiempo. El continuo incremento del costo de la alimentación es una de las mayores restricciones en la producción avícola, de modo que el empleo de insumos no tradicionales en nuestro medio es una alternativa para disminuir los costos de alimentación, con el fin de obtener productos de calidad a precios competitivos.

El suero de leche se obtiene después de la separación de la cuajada en la fabricación del queso, contiene proteínas séricas, lactosa y muchos de los minerales y vitaminas de la leche original (Porter, 1981). A pesar de su adecuado balance de nutrientes, muchas veces el suero líquido de leche no es aprovechado y es eliminado a través de las alcantarillas. Este sub producto tiene una alta demanda biológica de oxígeno y su eliminación en los ríos destruye organismos vivos; por lo tanto, un aprovechamiento de este recurso como insumo alimenticio contribuiría a reducir la contaminación ambiental. El suero de leche retiene cerca del 55% de los nutrientes de la leche, tiene en promedio: 6.50% de materia seca, 4.90% de lactosa, 0.80% de proteína, 0.04% a 0.50% de grasa, 0.05% a 0.40% de ácido láctico y 0.50% a 0.80% de cenizas (Kosikowski, 1979). Entre las proteínas de este insumo tenemos ß-lactoglobulina, α-lactoalbúmina, albúmina de suero bovino, IgG, lactoferrina, lactoperoxidasa y la fracción proteasa peptona (De Wit, 1998). Los aminoácidos esenciales del suero son: metionina 1.8%, lisina 8.8%, triptófano 24%, treonina 6.8%, entre otros (Glass y Hedrick, 1977).

Este insumo ha sido estudiado en la alimentación de porcinos, pavos y pollos, con óptimos resultados; sin embargo, no se han realizado investigaciones en nuestro medio sobre su efecto en gallinas ponedoras. Valencia y Ramirez (2009) indican que en el año 2007, había una producción mundial de 145 millones de toneladas de suero de leche, siendo este recurso mayormente desperdiciado. Kermanshahi y Rostami (2006) mencionan que el uso de prebióticos, en lugar de antibióticos, se está popularizando en aves, para mejorar la población microbiana del tracto gastrointestinal. La lactosa que es el mayor componente del suero de leche, es un prebiótico, dado que las aves al no tener lactasa no pueden digerir la lactosa y esta llega casi intacta a los ciegos y al intestino grueso (Torres-Rodriguez et al., 2007).

En los ciegos, la población de bacterias benéficas como lactobacillus y bifidobacterias aumenta, mientras que el pH del tracto gastrointestinal disminuye, debido al incremento en la producción de ácidos grasos volátiles. En cuanto a las características microbiológicas encontradas en el suero de leche pasteurizado se observa una carga microbiana de bacterias mesófilas viables de 0.8 x 104 UFC.

El crecimiento de especies de Bacillus y Enterococcus provoca pérdidas de la funcionabilidad que es atribuida a cambios en la estructura de las proteínas del suero y que da lugar a que aparezcan olores extraños. Si no se conserva adecuadamente el suero de leche se vuelve ácido puesto que contiene microorganismos lácticos, por tanto es indispensable, si se quiere tratar al suero como un producto de calidad, someterlo a un pre-tratamiento, de enfriamiento o la adición de compuestos antimicrobianos (Varnan y Sutherland, 1996).

Por otro lado, el amonio cuaternario es un biocida que agregado al alimento, en este caso el suero de leche, permitiría una conservación integral del producto con todas sus características de cantidad, calidad y pureza (Ribas, 2010). El amonio cuaternario actúa ingresando a través de la membrana celular de los microorganismos causando desnaturalización e inactivación de proteínas esenciales presentes en el citoplasma; así como también puede alterar el mecanismo de transporte activo del nitrógeno y el fósforo a través de la membrana, de modo que como biocida permitiría reducir la carga microbiana y de este modo alargar el periodo de uso de dicho insumo (Molina et al., 2013). Trauth et al. (2001) reportaron que el uso de amonio cuaternario permitió reducir la actividad de fermentación de las bacterias productoras de ácido láctico, inhibiendo el crecimiento bacterial y la acidificación. Asimismo, el amonio cuaternario se emplea para potabilizar el agua, evitando así la transmisión de enfermedades, manteniéndola fresca, limpia, con olor y sabor agradables.

En un experimento realizado en la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM) con Espinoza (1993) se halló que la administración de suero líquido de leche en pavos de carne redujo significativamente el consumo de alimentos y mejoró la conversión alimenticia. Asimismo, se encontró mayores ganancias de peso en pavos a la octava semana de edad utilizando amonio cuaternario como biocida del suero de leche, comparado con el suero sin desinfectante. En otro trabajo realizado en la UNALM con Vega (1995) utilizando suero líquido de leche en reemplazo de agua de bebida, con y sin adición de un yodóforo, se encontró en pavos de carne que la ingestión del suero de leche redujo en promedio el consumo de concentrado en 11.25%, mejoró la eficiencia alimenticia en 10.06%; mientras que la ingestión del suero líquido de leche superó en 28% el consumo normal de agua.

De otro lado, el suero de leche deshidratado en dietas de pollos de carne en niveles de 0, 1.5 y 3.0% de suero produjo en aves alimentadas con 1.5% de suero que tuvieran pesos corporales significativamente mayores en comparación con los otros tratamientos (Torki y Molanapour, 2005). En pollos de carne alimentados en niveles de 2% a 8 % de suero de leche deshidratado, mejoraron significativamente la ganancia de peso y conversión alimenticia, comparados con el lote control, sin adición de suero (Kermanshahi y Rostami, 2006). El presente estudio tuvo como objetivo evaluar el efecto de la utilización del suero líquido de leche, con y sin adición de amonio cuaternario, como sustituto del agua de bebida en el rendimiento productivo de las gallinas ponedoras medido a través de producción de huevos, masa de huevos, consumo de alimentos, ingestión de líquidos (suero de leche y agua), conversión alimenticia, calidad del huevo (peso específico, calidad de albumen y pigmentación de yema) y retribución económica.

El presente estudio se realizó en las instalaciones de la Unidad Experimental de Avicultura de la Universidad Nacional Agraria La Molina, y tuvo una duración de 56 días. Se utilizaron 162 gallinas Hy-Line Brown de 40 semanas de edad seleccionadas aleatoriamente, que fueron alojadas en 54 jaulas, en cada una se colocaron 3 gallinas. Cada grupo (54 aves) recibió uno de los siguientes tratamientos: T1, agua + amonio cuaternario; T2, suero líquido de leche y T3, suero líquido de leche + amonio cuaternario. El amonio cuaternario se empleó en un nivel de 0.2 ml. por 1 litro de agua o suero. Se empleó una misma dieta para todos los tratamientos y esta fue formulada en base a los requerimientos nutricionales de la línea correspondientes a la etapa de postura.

El valor nutricional estimado de la dieta contenía 16.90% de proteína total, 2.85 Mcal de Energía Metabolizable, 0.86% de lisina, 0.65% de aminoácidos azufrados, 3.60% de calcio, 0.28% de fósforo disponible, 0.17% de sodio. El suero líquido de leche empleado para el presente estudio fue proporcionado diariamente por la Planta de Leche de la Universidad Nacional Agraria La Molina y cuyo análisis químico se observa en la Tabla 1. En el próximo número presentaremos los resultados y conclusiones obtenidos en la presente investigación.

Para leer más artículos del sector avícola, visite nuestra página: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES