Actualidad Avipecuaria
Thursday, 19 October del 2017

Dr. Raúl Zegarra Valencia

Epidemiólogo referente en sanidad animal e inocuidad



Vigilancia de las enfermedades de aves: modelo enfermedad de Newcastle

La recopilación y gestión de los datos puede basarse en registros impresos o informatizados. Son esenciales la coherencia y calidad de la recopilación de datos y la notificación de los episodios de forma que se facilite su análisis

Vigilancia de las enfermedades de aves: modelo enfermedad de Newcastle
Febrero 16/2017
Lima - Perú
0

1. Introducción

El desarrollo de los países y sus economías, como es nuestro caso con recursos siempre limitados, requieren estrategias que prevengan la ocurrencia de impactos en su sistema productivo y sobre todo en la seguridad alimentaria, siendo los alimentos de origen avícola la principal fuente de proteína para consumo humano. Se desprende que la lucha contra las enfermedades de las aves su vigilancia y prevención son estratégicas.

De acuerdo al Código Sanitario de Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE): “La vigilancia sanitaria de los animales es una herramienta para seguir la evolución de una enfermedad, facilitar la lucha contra enfermedades e infecciones, aportar datos al análisis de riesgos, mejorar la sanidad animal y la salud pública y justificar la adopción de medidas sanitarias”. “La vigilancia sanitaria tiene por objeto demostrar la ausencia de enfermedad o infección, determinar la presencia o la distribución de una enfermedad o infección, o detectar lo antes posible la presencia de enfermedades exóticas o emergentes. El tipo de vigilancia ejercida depende de los resultados que se necesiten para tomar decisiones”.

En resumen, se busca conocer características respecto a la presencia o ausencia de una enfermedad para decidir y actuar en consecuencia.

Siempre que sea posible, es altamente recomendable que se complementen los datos de la vigilancia con los de otras fuentes de información, tales como publicaciones científicas, datos de investigación, observaciones de terreno documentadas y otros datos que no provengan de encuestas epidemiológicas per se.

2. Elementos esenciales de la vigilancia

Son elementos esenciales de la vigilancia:

Poblaciones: Se consideran todas las especies de aves de corral susceptibles a la infección del virus de Newcastle en el Perú, o a una zona o un compartimento que defina el SENASA.

Marco temporal: Deberá llevarse a cabo con una frecuencia que refleje la biología de la infección y los riesgos de su introducción.

Unidad epidemiológica: Deberán definirse para asegurarse que son adecuadas para responder a los objetivos de vigilancia. Se eligen tomando en consideración factores como los animales portadores y reservorio, vectores, grado de inmunidad, resistencia genética, edad, sexo y otras características del huésped. Una granja es una unidad epidemiológica.

Concentración de la infección: La concentración puede observarse a diferentes niveles (un grupo de granjas infectadas en un compartimento, o región). Este fenómeno de concentración deberá tenerse en cuenta al organizar las actividades de vigilancia y hacer el análisis estadístico de los datos de la vigilancia.

Definición de caso: La enfermedad de Newcastle es una infección de las aves de corral causada por un virus del paramixovirus aviar de serotipo 1 (PMVA-1), que reúne uno de los siguientes criterios de virulencia:

a. El virus tiene un índice de patogenicidad intracerebral (IPIC) en polluelos de un día (Gallus gallus) equivalente o superior a 0,7, o

b. Se ha demostrado (directamente o por deducción) la presencia de múltiples aminoácidos básicos en el virus, en el extremo C-terminal de la proteína F2 y un residuo de fenilalanina en la posición 117, la cual está en el extremo N-terminal de la proteína F1. Por “múltiples aminoácidos” se entiende la presencia de al menos tres residuos de arginina o lisina entre las posiciones 113 y 116. La imposibilidad de demostrar la presencia de este modelo característico de residuos de aminoácidos exigirá la caracterización del virus aislado mediante una prueba de determinación del IPIC.

En esta definición, los residuos de aminoácidos se numeran desde el extremo N-terminal de la secuencia de aminoácidos deducida de la secuencia de nucleótidos del gen F0, donde las posiciones 113–116 corresponden a los residuos –4 a –1 a partir del punto de escisión.

Metodologías analíticas: Los datos de la vigilancia deberán analizarse utilizando métodos apropiados; deberán ser flexibles para hacer frente a la complejidad de las situaciones reales. Ningún método es aplicable a todos los casos. Se pueden necesitar métodos diferentes para las diversas especies de huéspedes y los agentes patógenos específicos, para los diferentes sistemas de producción y vigilancia, y los distintos tipos y cantidades de datos y de información disponibles. Deberá estar íntegramente documentada y respaldada por referencias a publicaciones científicas y otras fuentes, como opiniones de expertos. Si la información es suficiente y de calidad se podrá realizar análisis matemáticos o estadísticos complejos.

Pruebas de detección: Una prueba puede consistir en realizar, tanto exámenes de laboratorio detallados, como observaciones de terreno o análisis de registros de producción. Las prestaciones de una prueba aplicada a una población (incluidas las observaciones de terreno) pueden describirse en términos de su sensibilidad, especificidad y valor predictivo. Una sensibilidad o especificidad imperfecta incidirá en las conclusiones de la vigilancia y, por consiguiente, estos parámetros deberán tenerse en cuenta a la hora de crear los sistemas de vigilancia y analizar los datos. Cuando los valores de sensibilidad o especificidad de determinada prueba estén especificados en el Manual Terrestre, podrán utilizarse para orientación.

Se aplica aislamiento viral y PCR convencional, los resultados positivos se envían a laboratorios de referencia para su secuenciamiento y test biológico, índice de patogenicidad intracerebral IPIC.

Garantía de calidad: Los sistemas de vigilancia deberán ser inspeccionados periódicamente para asegurarse que todos los componentes del sistema funcionan y proporcionan una documentación verificable de los procedimientos y controles fundamentales, para detectar desviaciones importantes de los procedimientos con respecto a los que se documentan en el plan.

Validación: Cuando se evalúen los resultados, se tendrá cuidado de identificar los sesgos que puedan conducir inadvertidamente a sobreestimar o subestimar los parámetros que interesan.

Recopilación y gestión de los datos: Puede basarse en registros impresos o informatizados. Incluso cuando se recopilan datos que no se destinan a una encuesta (durante operaciones de vacunación, registros de ocurrencia, por ejemplo), son esenciales la coherencia y calidad de la recopilación de datos, y la notificación de los episodios de forma que facilite su análisis. Entre los factores que influyen en la calidad de los datos recopilados cabe citar:

a. La distribución de las personas que participan en la producción de datos y en su transferencia del terreno a un lugar centralizado, así como la comunicación entre dichas personas, que exigen una colaboración eficaz de todas las partes interesadas (veterinarios autorizados por ejemplo).

b. La capacidad del sistema de procesamiento de los datos de detectar datos ausentes, contradictorios o incorrectos y la solución de estos problemas.

c. La conservación de datos desagregados en vez de la compilación de datos resumidos.

d. La reducción al mínimo de los errores de trascripción durante el procesamiento y la comunicación de los datos.

3. ¿Por qué se vigila las enfermedades?

No todas las enfermedades de las aves están bajo vigilancia oficial; al tener mucha variabilidad en sus impactos no amerita que todas sean vigiladas. En Perú, los criterios para vigilar enfermedades de las aves se resumen como sigue:

• Que se encuentre referenciado en la lista de la OIE, de enfermedades para las aves.

• Que afecte a la salud pública.

• Que afecten al comercio internacional.

• Que sea especie, cepa o variante exótica para el país.

• Que sea de rápida diseminación y cause alta mortalidad.

La enfermedad de Newcastle cumple con varios de estos criterios.

4.Enfermedades de aves de corral, de notificación obligatoria en Perú

En nuestro país las enfermedades de aves de corral, que son de notificación obligatoria son:

• Enfermedad de Newcastle

• Influenza Aviar (de alta y baja patogenicidad)

• Laringotraqueitis Infecciosa

• Hepatitis a Cuerpos de Inclusión

• Salmonella

• Enfermedad de Gumboro

• Enfermedad de Marek

• Micoplasmosis Aviar

• Clamidiasis Aviar

• Pulorosis Aviar

• Tifosis Aviar

• Bronquitis Infecciosa Aviar

• Tuberculosis Aviar

• Hepatitis Viral del Pato

• Enteritis Viral del pato

• Cólera Aviar

• Coriza Infecciosa

• Rinotraqueitis del pavo (metapneumovirus aviar)

De éstas, Influenza Aviar y Enfermedad de Newcastle describen mecanismos de intervención en la normatividad vigente en caso de su ocurrencia.

5. Modelo Vigilancia de la Enfermedad de Newcastle en Perú

Es aplicable al país, a zonas o compartimentos, según fuere la estrategia del sector oficial en coordinación estrecha con el sector productivo. En Perú se cuenta con:

a) Un procedimiento oficial y permanente para detectar e investigar los brotes de enfermedad o de infección por el virus de la enfermedad de Newcastle.

b) Un procedimiento para tomar y transportar rápidamente muestras de casos sospechosos de enfermedad de Newcastle al Centro de Diagnóstico de Sanidad Animal.

c) Un sistema de registro, gestión y análisis de los datos de diagnóstico y vigilancia de la enfermedad, en físico y sistema informático denominado Sistema Integrado de Gestión de Sanidad Animal SIGSA.

El sistema de vigilancia:

a) Incluye un sistema de alerta que abarque toda la cadena de producción, distribución y transformación de las aves, para notificar los casos sospechosos. Participan los productores, profesionales autorizados y por supuesto, personal del SENASA, remitiendo muestras al laboratorio central.

b) Se realizan inspecciones clínicas, periódicas y frecuentes, y pruebas serológicas (en este caso las empresas de modo voluntario) y virológicas de los grupos de aves de corral de alto riesgo (por ejemplo, gallos de pelea en lugares donde se mezclen con pájaros y aves de corral de diferentes orígenes, u otras fuentes de virus de enfermedad de Newcastle)

El sistema identifica casos sospechosos realizando el seguimiento y una investigación para confirmar o descartar que la causa de la sospecha sea la presencia de infección por el virus de la enfermedad de Newcastle. Si se desea declarar al Perú libre de infección por el virus de la enfermedad de Newcastle en todo su territorio o una zona o un compartimento del mismo, la subpoblación que se utilice para la vigilancia de la enfermedad o la infección deberá ser representativa de todas las aves de corral del país, zona o compartimento.

La vigilancia será pasiva y activa, y la frecuencia de la vigilancia activa deberá corresponder a la situación sanitaria del país, recomendando que sea semestral. Se combinará vigilancia aleatoria y específica, en función de la situación epidemiológica; y se utilizarán los métodos clínicos, virológicos y serológicos descritos en el Manual Terrestre.

En aplicación de la vigilancia específica, se recomienda muestrear principalmente granjas con calificación baja de bioseguridad por ser de mayor riesgo. 

6. Estrategias Se cuenta con un staff técnico de profesionales y una red de veterinarios autorizados, ambos en mejora continua.

Se aplica vigilancia activa y pasiva; el servicio oficial utiliza métodos clínicos y virológicos, y el sector privado además aplica serología. Cuenta con un diseño muestral con nivel de confianza definido.

Vigilancia clínica y virológica

La clínica se aplica con la lectura de signos compatibles y antecedentes que permitan construir una definición de caso sospechoso. La vigilancia virológica permite la confirmación por detección del virus patógeno, constituyendo un caso confirmado según lo vimos líneas arriba. La calidad técnica con que se construya la combinación de signos y antecedentes ayudará a establecer la sensibilidad y especificidad del criterio de caso sospechoso. Este aporte técnico es importante pues ayudará a la precisión del sistema y utilizar eficientemente los recursos.

La vigilancia serológica no es útil para los muestreos nacionales debido a la práctica de vacunación obligatoria; sin embargo, las empresas sí podrían aplicarlo previo conocimiento de su perfil serológico vacunal.

El uso de aves centinelas se podría valorar para el caso de granjas con ocurrencia de la enfermedad en la etapa de recuperación de estatus libre.

Una condición estratégica para observar e intervenir con vigilancia activa y pasiva es conocer el movimiento de las principales poblaciones de aves domésticas, e identificar los posibles factores que favorezcan la presencia del agente y por ende, de la enfermedad.

7. Perspectivas

Aún existen condiciones que juegan en contra de la vigilancia de la enfermedad de Newcastle. A pesar de haber una mejora, la desconfianza y poca motivación a notificar sigue siendo importante. Un buen proyecto que incluya compartida entre los agentes privados y del sector oficial se hace necesario; se requieren mecanismos de comunicación y gestión participativa más intensos y darle mayor dinámica a los comités locales de gestión.

Un mecanismo facilitador puede ser implementar la compensación o el seguro avícola. El segundo caso desde mi perspectiva es más probable y ayudaría muchísimo a mejorar el sistema de vigilancia y la alerta precoz; sería otro componente importante a incluir en el proyecto de control de la enfermedad.

8. Comentario final

Las nuevas etapas demandan nuevas acciones; felizmente persiste la alianza público-privada representada por el Comité Ejecutivo Nacional del Programa Nacional de Sanidad Avícola, instancia constituida por representantes del SENASA y de la Asociación Peruana de Avicultura (APA), que es el foro de análisis técnico y decisión más importante que ha generado el SENASA para el sector avícola.

9. Links de referencia

Para mayor información contactarse con el autor al siguiente correo: rzegarra1@yahoo.com

Para ver más artículos del sector avícola, visite nuestra página web: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos





NUESTROS CLIENTES