Saturday, 23 September del 2017


Ventajas en el uso de paredes celulares de levadura (Saccharomyces Cerevisiae) en gallinas de postura

El elevado número y variedad de bacterias que cohabitan en el tracto gastrointestinal constituyen un complejo ecosistema metabólicamente muy activo y versátil, con capacidad de adaptarse a sustratos disponibles.

Ventajas en el uso de paredes celulares de levadura (Saccharomyces Cerevisiae) en gallinas de postura
Agosto 24/2014
Lima - Perú
0

La utilización de paredes celulares de levadura (Saccharomyces Cerevisiae) como prebiótico en la alimentación de aves, se ha convertido en una opción para la sustitución de antibióticos. Dichas paredes celulares están constituidas de oligosacáridos, principalmente manano - oligosacáridos (MOS) y β-Glucanos, capaces de actuar en el tracto gastrointestinal del ave disminuyendo la flora patógena e interactuando con las células del sistema inmune, lo que beneficia la salud del mismo. Los oligosacáridos (mananos y b-glucanos) no son digeribles por las enzimas intestinales, por lo que llegan intactos al colon. Debe considerarse que los microorganismos del colon constituyen el mayor potencial metabólico del organismo. El elevado número y variedad de bacterias que cohabitan en el tracto gastrointestinal constituyen un complejo ecosistema metabólicamente muy activo y versátil, con capacidad de adaptarse a sustratos disponibles.

A nivel intestinal los MOS funcionan como un mecanismo de atracción para patógenos, por lo tanto previenen la unión con el enterocito y subsecuentemente evitando la infección entérica. La adherencia conduce al crecimiento de bacterias benéficas, formación de colonias mixtas, mayor absorción de nutrientes por parte del animal, mayor concentración de enzimas digestivas, reducción de toxinas dentro del enterocito y posible prevención de la adherencia de anticuerpos a la célula patógena. Por otro lado, los glucanos del tipo β-1,3 y β-1,6 contenidos en la pared celular son reconocidos como inmunoestimulantes, porque no solo activan los macrófagos, sino que también los neutrófilos y linfocitos T y B (Bohn y Bemiller, 1995).

Diversas investigaciones realizadas en aves, señalan que los oligosacáridos de la pared celular o purificados pueden ser usados para remplazar antibióticos promotores de crecimiento en dietas para Broilers, favoreciendo el crecimiento, ganancia diaria de peso y conversión alimenticia, debido a un incremento en la altura de las vellosidades intestinales mejorando la absorción de nutrientes (Morales. et al. 2009). Los efectos observados por el uso de MOS incluyen incremento de los índices productivos como mayor resistencia a las infecciones bacterianas, reducción de la mortalidad y modificación de la grasa abdominal en los pollos. En gallinas ponedoras, el uso de MOS mostró una mayor productividad y una mejor calidad de los huevos (Unidades Haugh) (Dimovelis et al., 2004). Fuentes (2010) comparó el efecto del promotor de crecimiento de las paredes celulares con antibióticos promotores (Zinc Bacitracina- 30ppm), sobre la performance productiva y calidad de la cáscara encontrando una similar respuesta entre ambos tratamientos en producción de huevos, conversión alimenticia, masa de huevo y menor porcentaje de huevos sucios (p<0,05), por lo que las paredes celulares serían una alternativa a los antibióticos promotores de crecimiento (cuadro 1). 

En aves de postura se ha demostrado que estos carbohidratos no digestibles, además de unirse a los patógenos en el tracto gastrointestinal previniendo la colonización de los mismos, tienen la capacidad de unirse a varias micotoxinas. Se ha reportado que la suplementación de paredes celulares durante el período de postura mejora la producción de huevo, el grosor de cascarón, la incubabilidad de los huevos en reproductoras y reducen signicativamente la mortalidad embrionaria, observándose este mismo efecto cuando el alimento se encuentra contaminado con Aflatoxinas B1, Ocratoxinas, entre otras micotoxinas, debido a una reducción en la absorción gastrointestinal de las micotoxinas, así como su acumulación en diferentes tejidos, especialmente en hígado (Zaghini et al., 2005). 

Ciertos factores de estrés también pueden interferir con la salud de las gallinas, como el transporte del levante a las granjas comerciales, así como en el período de transición hacia la llegada de la pubertad. El estrés puede inducir a una inflamación en el intestino, aumentando así el riesgo de infecciones bacterianas secundarias como el Clostridium. En este sentido, gallinas que se han encontrado bajo estas condiciones mostraron mejoras con el uso de pared celular que incluyen 20% más en producción, mayor peso corporal y 21% más en la masa del huevo, lo cual es debido a una mayor recuperación de la relación longitud de vellosidades y profundidad de cripta y al menor número de células inflamatorias, lo que se traduce en un epitelio funcionalmente activo (Star et al. 2010).

Así mismo, Hashim et al. (2013) compararon el efecto de dos concentraciones de pared celular de levadura (250ppm y 500 ppm), conocido comercialmente como Safmannan en Gallinas Lohmann, al inicio de la producción (21-36 semanas). Los resultados mostraron que tanto la gravedad específica, grosor y peso de la cáscara del huevo fueron significativamente mayores en las gallinas alimentadas con 500 ppm frente a 250 ppm a las 36 semanas de edad. Sin embargo, la dieta con 250 ppm de pared celular mejoró el peso del huevo y la masa del huevo en las primeras semanas de postura durante el pico de producción, mientras que la calidad del cascarón mejoró cuando se alimentó a la concentración de 500 ppm. 

Los resultados de estos estudios sugieren un efecto positivo de las paredes celulares sobre el porcentaje de postura en gallinas y calidad de la cáscara de los distintos programas de alimentación empleados, así como también sobre factores inmunitarios y digestivos en el ave, lo que favorece los parámetros productivos. 

Bibliografía 

Para mayor información contactarse con el autor al correo: ventastec@battilana.biz

Comentarios:

Más Artículos