Tuesday, 24 October del 2017


Casuística de Micotoxinas del 1er Semestre del 2015 en Laboratorios Bioservice

Las micotoxinas son toxinas producidas por mohos que se desarrollan en los productos agrícolas.

Casuística de Micotoxinas del 1er Semestre del 2015 en Laboratorios Bioservice
Junio 01/2015
Lima - Perú
0

Se llevó a cabo un estudio con el objetivo de conocer la frecuencia de la solicitud de análisis y de muestras en micotoxinas: aflatoxinas totales, ocratoxina A, toxina T-2, vomitoxina, fumonisina y zearalenona. Los resultados demuestran que en el primer semestre del 2015, la mayor frecuencia de análisis fue de fumonisina (23.45%), seguida de aflatoxinas totales, ocratoxina A y vomitoxina (20.36%, 20.48% y 12.98% respectivamente); siendo el alimento balanceado, maíz y soya los insumos más evaluados con 27%, 24% y 17%, respectivamente.

Las micotoxinas son toxinas producidas por mohos que se desarrollan en los productos agrícolas. Aunque, durante siglos se han reconocido los efectos nocivos de las micotoxinas, solo en los últimos tres decenios se ha tomado conciencia plena de lo que representan exactamente para la salud y la economía. En Laboratorios Bioservice se viene trabajando en el diagnóstico de micotoxinas desde el 2005, por considerarlas como factores nocivos importantes en los alimentos usados para la agroindustria, además del sector pecuario y la salud pública.

Las consecuencias económicas de las micotoxinas en términos de pérdidas de alimentos y piensos, reducción de la productividad de los animales, pérdidas de ingresos en las divisas, aumento del costo de la inspección y los análisis, compensación por reclamaciones, costos de prevención y medidas de control, son considerables. La FAO estima que el 25% de las cosechas alimenticias mundiales son afectadas anualmente, disminuyendo el nivel nutricional de los alimentos, aumentando -de esta manera- el costo de suministros y procesos para el productor; así como incrementando los costos, y también causando gran susceptibilidad a las enfermedades a los consumidores finales.

Las micotoxinas se distribuyen de manera heterogénea en un producto, y pueden estar presentes en niveles muy bajos que algunos consideran inofensivos, pero hay que tener en cuenta que un acúmulo de ellas en el organismo puede provocar disfunciones de diversa magnitud.

Las muestras a testar pueden ser matrices tan simples de analizar tales como trigo y maíz, o bien matrices muy complejas -desde el punto de vista analítico- tales como las especias o mezclas de ingredientes como las utilizadas en alimentación animal. Por ello, el objetivo del estudio fue determinar la frecuencia de análisis en micotoxinas y sus matrices más comunes.

*Autor corresponsal: kmendoza@bioservice.com.pe

Materiales y métodos

Las muestras fueron analizadas por ensayos de ELISA COMPETITIVO con kits comerciales. Los procedimientos y análisis fueron realizados según las recomendaciones del fabricante.

Resultados

Los resultados del primer semestre del 2015 demuestran que ha habido un aumento en la solicitud de análisis de aflatoxinas totales y ocratoxina A en los últimos meses (Figura 1). Asimismo, se observa un constante y alto análisis de fumonisina, como también un descenso en la solicitud de análisis de vomitoxina y ocratoxina con el uso de columnas. Las micotoxinas aflatoxina M1, aflatoxinas con el uso de columnas, T-2 y zearalenona son poco solicitadas (Figura 1).

Los resultados del primer semestre del 2015 demuestran que la mayor frecuencia total de análisis de micotoxinas fue de fumonisina con 23.45%, seguido de aflatoxinas totales, ocratoxina A y vomitoxina con 20.36%, 20.48% y 12.98%, respectivamente. Las otras micotoxinas como aflatoxina M1, aflatoxinas y ocratoxinas (purificadas con columnas), T-2 y zearalenona tuvieron una menor frecuencia (Figura 2).

Se observa que en primer semestre del 2015 hay un constante análisis a las muestras de maíz, soya y alimento balanceado. También, se puede observar un descenso en las muestras de afrecho (Figura 3).

 

En los resultados del primer semestre del 2015, se observa que la mayor frecuencia total de muestras de micotoxinas fue de alimento balanceado con 27%, seguido de maíz y soya con 24% y 17%, respectivamente. Las otras muestras de micotoxinas como harina de pescado y afrecho tuvieron una menor frecuencia (Figura 4).

Discusión

El análisis de micotoxinas presenta algunos retos importantes, debido a que son contaminantes de origen natural. La producción de micotoxinas antes de la cosecha se ve afectada por las condiciones climáticas y las prácticas agrícolas, mientras que la producción después de la cosecha depende de las condiciones de almacenamiento. Las micotoxinas se distribuyen de manera poco homogénea en un producto, y pueden estar presentes en niveles muy bajos.

Usualmente, los exportadores y empresas desean conocer los niveles de micotoxinas pertenecientes a la contaminación por una sola micotoxina, como se pudo observar en los resultados de la investigación, pero en la vida real las micotoxinas suelen presentarse en combinación. Medir los efectos toxicológicos de una diversidad de combinaciones de micotoxinas tal como se presentan en la naturaleza es una tarea muy complicada, especialmente considerando que puede haber micotoxinas aun no identificadas.

Además, la nutrición, la gestión, el ambiente y las especies contribuyen a determinar el efecto de la combinación de micotoxinas sobre la salud animal. A pesar de estos desafíos, la mayoría de los países de la Unión Europea ha llegado a un acuerdo común sobre una política estandarizada, para la regulación de los principales niveles de micotoxinas en distintos alimentos e ingredientes de alimentos.

La meta ideal es eliminar las micotoxinas de la cadena alimentaria. Sin embargo, a nivel práctico esto es muy difícil. Los niveles de tolerancia en esta sección se basan fundamentalmente en estudios sobre toxinas individuales. Investigaciones adicionales sobre las interacciones de las micotoxinas entre sí, y con otros factores ambientales y nutricionales, permitirán la validación y modificación de estas pautas.

Conclusiones

Es muy importante evaluar la cantidad y variedad de micotoxina que tiene cada alimento y no centrarse solo en una, pues los daños y lesiones que causan siempre se sinergizan. Además, la presencia de dos o más micotoxinas en un alimento o insumo puede provocar patologías múltiples en el individuo que los consuma, y estas alteraciones siempre se observan en las fases crónicas por acumulación de éstas.

Referencia bibliográfica

Para mayor información contactarse con el autor al correo: kmendoza@bioservice.com.pe

Comentarios:

Más Artículos