Saturday, 23 September del 2017


Experiencias en el control de la enfermedad de Newcastle mediante la utilización de una vacuna recombinante “Vectormune ND”

Se considera fundamental que la vacunación de las aves no solo tenga como objetivo estimular una respuesta inmune de larga duración, sino además disminuya las reacciones secundarias a la vacunación, controlando la excreción viral en las aves.

Experiencias en el control de la enfermedad de Newcastle mediante la utilización de una vacuna recombinante “Vectormune ND”
Abril 25/2016
Lima - Perú
2

Antecedentes

La enfermedad de Newcastle es una patología aviar extremadamente contagiosa, se encuentra considerada como una de las enfermedades económicamente más limitantes y de mayor impacto productivo, tiene connotaciones políticas ya que es de declaración obligatoria ante la OIE y puede generar acciones restrictivas para el comercio internacional. Es hasta la fecha, una de las enfermedades que sigue generando enormes problemas sanitarios y continuos brotes en diferentes partes del mundo.

 

Los signos clínicos y lesiones de la enfermedad no son patognomónicos, varían con la cepa viral, el huésped, la edad, el nivel de protección inmunológica y otros factores, estos pueden variar de 100% de mortalidad en aves no vacunadas a solo una baja en la producción dehuevos en ponedoras aparentemente sanas y bien vacunadas (Miller P.J and Koch G., 2012).

Todas las aves son susceptibles a la infección (se han investigado infecciones en 241 especies), aunque el grado de la enfermedad varía de una especie a otra y en función de la cepa viral. Las aves silvestres pueden actuar como portadores o reservorios naturales, aunque la mayoría de las cepas aisladas han sido de baja virulencia para las aves de corral. Desde el punto de vista epidemiológico, las especies más susceptibles son las aves del género Gallus gallus.

De acuerdo a las definiciones que se manejan, la enfermedad de Newcastle es causada por un Paramixovirus aviar del serotipo I, y según la OIE para ser considerado virulento, el aislado deberá de presentar un índice de patogenicidad intracerebral (IPIC) mayor a 0.7 y/o tendría que presentar aminoácidos básicos en el sitio de corte de la proteína de fusión y el aminoácido Fenilalanina en la posición 117 ya que la presencia de aminoácidos básicos en el sitio de rompimiento se correlaciona con cepas de alta virulencia.

Recordemos también que las partículas virales contienen en su superficie dos glicoproteínas funcionales; la proteína de fusión (F) y la hemaglutinina-neuraminidasa (HN). La proteína F se encarga de mediar la fusión virus-célula y célula-célula. Por otro lado la proteína HN es multifuncional; reconoce receptores que contienen ácido sciálico en las células, promueve la actividad de la proteína de fusión permitiendo la entrada del virus a la célula y actúa como neuraminidasa en las partículas virales para evitar autoaglutinación de la progenie. Es de primordial importancia determinar la patogenicidad de una cepa de acuerdo al comportamiento biológico así como su estructura genética.

En nuestro país la enfermedad es endémica y su presencia se correlaciona fuertemente con los procesos de reuso de cama y el rol que tienen las aves de riña como portadores potenciales del virus. Además de acuerdo a los trabajos de investigación realizados en la FMV de la UNMSM, se ha determinado que los Índices de patogenicidad intracraneana varían entre 1.68 y 1.87, siendo que la mayor parte de las cepas virulentas aisladas en el Perú pertenecen al genotipo XII y tan solo en uno de los aislados se determinó (entre el 2004 al 2011), una cepa del genotipo II (E. Icochea, Symposium NDV CEVA – Colombia 2015).

Control de la enfermedad y sus inconvenientes

La vacunación así como la Bioseguridad, es una parte importante de los programas de prevención contra esta enfermedad. Sin embargo, en países donde la EN es endémica, los pollitos de un día de edad poseen altos niveles de anticuerpos maternos que interfieren tanto con las vacunas vivas como con las vacunas inactivadas de la EN que se aplican en la incubadora hasta el punto en el que la neutralización es completa e inhiben el prendimiento de cualquier vacuna. Además, las vacunaciones llevadas a cabo en las granjas, ya sea para evitar esta interferencia temprana o para potencializar inmunizaciones previas, normalmente se realizan de manera deficiente. Finalmente, las vacunas vivas atenuadas, las cuales son la base de los programas de vacunación contra la EN en los pollos de engorde, pueden ser responsables de lesiones en la parte superior del tracto respiratorio, lesiones post-vacunales y reacciones fuertes que disminuyen el crecimiento, afectan la uniformidad de las parvadas y dejan a las aves susceptibles a otros microorganismos patógenos.

Las vacunas actuales frente a la enfermedad de Newcastle se emplean ampliamente en la avicultura industrial y protegen a las aves vacunadas de la misma, pero no detienen la diseminación del virus desde animales infectados hacia los sanos. A pesar de todas estas prácticas, que en muchos casos son utilizadas en grado extremo; continúan ocurriendo brotes en las poblaciones vacunadas en muchas partes del mundo dando la idea que las vacunas actuales protegen menos.

Para incrementar la controversia sobre la eficiencia protectora de las vacunas vivas sobre el avance de le enfermedad, se dio a conocer la siguiente hipótesis: “Las vacunas de virus vivos atenuados que protegen a las aves de corral contra la enfermedad de Newcastle puede estar alterando la composición genética de las cepas de virus salvajes, que podrían causar que los futuros brotes sean impredecibles y difíciles de controlar”.

Una vacuna de virus vivo modificado es esencialmente un virus debilitado que no causa enfermedad, pero imita una infección natural que, a su vez provoca una respuesta inmune fuerte desde el huésped infectado. Pero los expertos sostienen que la vacunación, sin darse cuenta, podría estar aumentando la diversidad del virus de la enfermedad de Newcastle que están circulando entre las aves silvestres.

Un ave podría estar infectada con dos virus diferentes al mismo tiempo, el vacunal y el patógeno de forma natural y, luego, ambos virus infectan a la misma célula. Además de la posibilidad de crear nuevos virus, las diferentes cepas del virus que causa la enfermedad de Newcastle pueden estar transformándose en diferentes ambientes.

Durante los últimos años debido a la demostración de las variaciones antigénicas entre cepas del NDV de diferentes genotipos en varias partes del mundo, se considera fundamental que la vacunación de las aves no solo tenga como objetivo estimular una respuesta inmune de larga duración sino que además deba de disminuir las reacciones secundarias a la vacunación, logrando controlar adecuadamente la excreción viral en las aves.

ALTERNATIVAS DE USO

Dentro de este contexto, era necesario una nueva generación de vacunas, y la tecnología de vector con las vacunas recombinantes rHVT-F como la Vectormune® ND, quien superó los obstáculos anteriormente mencionados. De hecho, Ceva Salud Animal ha realizado una gran inversión para conocer y entender las capacidades de este nuevo producto. Se diseñó, desarrolló y llevó a cabo una investigación científica tanto dentro como fuera de la compañía en colaboración con centros de investigación independientes. La información relacionada con la inmunidad inducida por la vacuna así como los resultados tangibles de protección excedió por mucho las expectativas. Hoy en día, Vectormune® ND es mucho más que solo una vacuna nueva contra la EN y en este artículo brindaremos en resumen, algunos estudios que nos ayudaron a comprender qué tan innovador y competente es este producto.

 

 

Vectormune® ND es una vacuna que utiliza un virus de Marek del tipo HVT como vector, en cuyo genoma ha sido colocado el gen “F” extraído de un genotipo I del virus de la EN (VEN) (cepa D26). La cepa HVT utilizada (FC 126), su origen, el bajo número de pases que ha experimentado, la inserción del gen “F”, el sitio de inserción, y el promotor seleccionado para asegurar la expresión del gen F, son elementos claves que explican la singularidad de esta vacuna, la misma que está patentada y ha registrado la mayoría de estas características como propiedad de Ceva Salud Animal, de manera que Vectormune® ND es única y no puede ser comparada con otras vacunas rHVT-F. La proteína “F” (de “fusión”) es el epítopo presente en la superficie del virus de la EN (VEN), permitiéndole unirse y penetrar las células blanco. Podemos asumir que si construimos una sólida inmunidad contra la proteína “F”, entonces el VEN no podrá infectar las células y causar daños, lo cual posiblemente explica la eficacia increíblemente alta de Vectormune® ND. Los pollos vacunados no solo están protegidos contra las consecuencias clínicas y económicas de la infección, sino que la replicación del VEN dentro del organismo del ave también es obstaculizada, como se indica por la significativa reducción en la eliminación del virus de desafío, así como por un aumento limitado del título de anticuerpos después de la infección.

Después de varios años de investigación con Vectormune® ND, creemos que esta vacuna es más bien una revolución que una simple evolución. Vectormune® ND probablemente cambiará el enfoque de la prevención de la enfermedad de Newcastle en campo, y en poco tiempo será considerada una herramienta importante para el control de esta importante enfermedad de las aves.

Inicio de la inmunidad

El inicio de la inmunidad inducida por VECTORMUNE ND, depende directamente de la replicación del vector (HVT) y consecuentemente de la expresión del gen F del VEN. La protección aumenta de manera progresiva con el tiempo, alcanzándose una protección completa alrededor de las 3 a 4 semanas de edad. De hecho, la inmunidad puede ser detectada a las dos semanas después de la vacunación. Sin embargo, con el fin de fortalecer la protección durante las primeras semanas de edad en áreas que tienen una alta presión de la EN, el programa de uso de este producto incluye la necesaria administración de una vacuna viva de la EN por aspersión al día de edad (en la incubadora) y dependiendo del caso (niveles de desafío zonales), se recomienda aplicar un refuerzo alrededor de los 10 a 15 días de edad utilizando preferentemente una vacuna viva del tipo La Sota.

Proteccion contra el desafio

La protección contra los desafíos tempranos fue reforzada cuando VECTORMUNE ND se asoció a la vacuna viva contra el VEN aplicada al día de edad en la Planta de Incubación.

 

 

Duracion de la inmunidad

Una de las tendencias de la industria del huevo es mantener a las gallinas ponedoras por más tiempo en las granjas. De hecho, este enfoque tiene un impacto económico positivo en los costos de producción, pero la duración de la inmunidad inducida por las vacunas ha sido cuestionada. De hecho, Vectormune® ND está construida de un Herpes virus de pavo como vector (HVT). El HVT permanece en las aves durante toda su vida y su replicación “refuerza constantemente” la protección contra la EN.

 

Reduccion de la excrecion viral

Vectormune® ND genera un fuerte control de los signos clínicos y la mortalidad así como una mejor reducción de la excreción del virus del desafío en comparación con un programa de vacunación contra Newcastle que utiliza vacuna viva.

 

La experiencia de más de 10 billones de aves vacunadas alrededor del mundo en distintos contextos epidemiológicos ha demostrado los grandes beneficios del uso de Vectormune® ND, para controlar de una mejor manera la mortalidad y la excreción del virus, y para brindar mejores ganancias y una mayor tranquilidad a la industria avícola.

Comentarios:
Fernando Martin Herrera Quiroz - Enero 25/2017

COMO CONSULTA: TENGO 3 NAVES SEPARADAS LA PRIMERA DE LA SEGUNDA UNA DISTANCIA DE 50 MT Y LA SEGUNDA A LA TERCERA SEPARADA A 200 MT. INGRESO AVES CADA 7 DIAS.
EL USO DE ESTAS VACUNA SE VE AFECTADO? POR LA MULTIEDAD QUE POSEO, EN DICHO SECTOR QUE SERIAN DE 7 LUEGO 14 Y FINALMENTE 21 DIAS POR LOS INGRESOS QUE REALIZO.

Erik Valentín - Noviembre 06/2016

Bueno

Más Artículos