Wednesday, 23 August del 2017

Ron Cravens MS, DV.

Amlan International

Gerenciar la Micotoxinas en la Producción Animal



Entendiendo las Micotoxinas

Entendiendo las Micotoxinas
Julio 14/2017
Lima, Perú
0

La contaminación por Micotoxinas puede estar presente en cualquier momento y a determinado nivel en el alimento para los animales. Los niveles de toxinas que pueden estar presentes tienen una variación amplia de alto a bajo nivel. Si una toxina está presente, es probable que muchas otras también lo estén.

Las Micotoxinas ocurren naturalmente, son sustancias tóxicas producidas por hongos encontrados comúnmente en el alimento para los animales. Mientras que los hongos son organismos vivos que pueden ser eliminados con ciertos tratamientos (el calor, ácidos, etc.), las micotoxinas son sustancias químicas tóxicas fijas casi imposibles de destruir en ambientes de nolaboratorio.

Las Micotoxinas siempre han estado presentes en el alimento pero sus efectos más perjudiciales son reconocidos hoy por varias razones.

Los nuevos métodos de detección y tecnologías permiten detectar toxinas en forma precisa a niveles muy bajos que antes eran indetectables. Actualmente, se tiene la capacidad de analizar cualquier micotoxina, se puede distinguir en partes por millón (ppm) o más aún en partes por billón (ppb). Para ser más explícitos, una parte por millón equivale a un grano de maíz en 900 kilogramos, mientras una parte por billón (ppb) equivale a un segundo en 31 años.

Prácticas agronómicas pueden aumentar o pueden concentrar esporas de hongos y aumentar los niveles de Micotoxinas en el tiempo.

Lo más importante, al requerir de los animales un mejor desempeño, es necesario prevenir los impactos negativos respecto a diversos factores ambientales y enfermedades, inclusive de las Micotoxinas. Dicho impacto causa pérdidas importantes en la producción.

¿Qué nivel de Micotoxinas me debe preocupar?

En los Estados Unidos y la mayoría de los otros países del mundo, hay niveles específicos para algunas toxinas que son prohibidos en la comida o por lo menos advierte contra su utilización en alimentos destinados a grupos particulares de especies, de edad o producción.

El Concilio para la Ciencia y la Tecnología Agrícola ha identificado un potencial de 30.000 micotoxinas, de las cuales la mayoría no tiene pruebas disponibles para ser medidas.

Las Micotoxinas comúnmente analizadas son aflatoxina, zearalenona, vomitoxina (DON) y fumonisina. La mayoría de las investigaciones publicadas relacionan micotoxinas individual que son evaluadas en los estudios bien controlados que utiliza niveles relativamente altos de toxinas purificadas.

Un hallazgo coherente del problema de las micotoxinas en el campo es que la cantidad de toxina requerida para el efecto clínico es apreciablemente menor cuando el alimento esta naturalmente contaminado que lo utilizado al agregar una toxina purificada a un alimento libre de micotoxinas. Las razones dadas para la diferencia en la toxicidad entre alimentos naturalmente contaminados y toxinas purificadas varían. Las condiciones naturales producen generalmente múltiples toxinas y ahí que las interacciones sinérgicas probadas entre varias micotoxinas llevan a exposiciones aumentadas de toxicidad5, 6, 7, 8, 9 en situaciones típicas de producción de ganado que no son bien controladas. Es común encontrar múltiples micotoxinas en una misma ración y es la base probable para la presentación de los efectos clínicos incluso con niveles bajos de toxina.

De lo arriba mencionado, es aparente que esa Carga Total de Toxinas en la ración es un contribuyente importante a efectos clínicos vistos en los animales.

Además, las Micotoxinas poseen efectos indirectos sobre la salud de los animales, como la inmunosupresión, lo que puede llevar a la presentación de otras enfermedades asociadas con bacterias comunes (E. coli, Salmonella spp., etc.) y los virus (IA, BVDV, PRRS, etc.).

Los efectos de múltiples Micotoxinas en animales

El efecto de diferentes toxinas sobre la salud o lo que es más importante, la combinación de toxinas es sumamente variable por especie. Los efectos a menudo incluyen la reducción en la producción de leche, de carne, y en la producción del huevo, una reducción en el consumo de alimento, inmunosupresión (que puede llevar a la presentación de otras enfermedades comunes), la infertilidad y el hígado dañado. El término “efecto clínico” es utilizado para describir estos y otros síntomas, y los signos generalmente reconocibles de la enfermedad animal.

Simplemente porque las toxinas estén presentes no significa que un animal dado será afectado clínicamente. Al igual que con otras enfermedades, los problemas clínicos son causados por una interacción entre el animal, su ambiente y el agente de la enfermedad o toxina. Por ejemplo, un animal tolerará más exposición de toxina cuando el estrés es bajo, el ambiente limpio y cómodo; en comparación con un ambiente frío, con humedad o bajo un alto estrés para la producción (Figura 1).

Es importante recordar que un grupo (manada o lote) de animales está hecho de animales individuales, todos con su propia habilidad de resistir a la enfermedad. Como resultado, algunos animales muestran los síntomas clínicos mientras los otros no, aun cuando todos están expuestos al mismo agente de la enfermedad o toxina. Esto es típico de sistemas biológicos en los que animales individuales son más o menos susceptibles dentro del grupo. En general, los animales inmaduros son especialmente sensibles a niveles bajos de toxinas que van desapareciendo en miembros más viejos del grupo o lote.

El número de animales clínicamente afectados en la manada varía con la cantidad de la exposición total de toxina. Cuando se aumenta la Carga de Toxina, el número de animales que muestra los signos clínicos aumentará; sin embargo, la relación no es directamente uno a uno. Eso es, excediendo un cierto nivel de la exposición total de toxina aumenta dramáticamente el número de animales afectados (Figura 2).

El impacto general del desempeño es mínimo o aceptable en niveles más bajos de exposición de micotoxinas, pero pasando de un cierto nivel causa impactos negativos significativos en el desempeño animal. Llamamos a este: Punto de la Intervención Gerencial.

El Punto de la Intervención Gerencial (PIG) es el punto en que el nivel de la enfermedad clínica es suficiente para crear los efectos negativos en términos de la salud y/o productividad del lote, tanto que las ganancias en conjunto sean reducidas apreciablemente. Es sumamente variable entre manadas y con el tiempo. Dependerá de la habilidad de animal para resistir o tolerar la enfermedad y la cantidad de exposición a la enfermedad. El ambiente influye también para reducir o aumentar la resistencia o la enfermedad. Para optimizar el desempeño animal, los administradores necesitan prevenir los efectos clínicos de las micotoxinas en la manada.

Alguna acción o la "intervención" de los administradores es necesaria antes de alcanzar el PIG. Cuándo y cómo intervenir depende de una combinación de factores previamente discutidos: el énfasis de la producción, la Carga Total de Toxina, y la tolerancia de toxina del lote. De esa discusión, surge que La Carga Total de Toxina (CTT) la cual es definida como la combinación de todas las micotoxinas identificadas en la ración total que el animal consume.

Esto incluye todos los concentrados, silajes y premixes que hacen la ración diaria. Las implicaciones para la intervención son significativas porque es difícil de saber la Carga Total de Toxina (CTT) en algún punto dado en el tiempo. La figura 3 proporciona una serie hipotética de guiones diferentes donde la carga total de micotoxinas es hecha de uno a cuatro toxinas diferentes. No es necesario saber cuáles son las toxinas específicas, sólo que ellas están presentes en varias cantidades y mezclas. El MIP es el punto económicamente importante para aplicar un programa de control para mitigar los efectos negativos de las Micotoxinas en la manada.

Simplemente, el PIG ha sido puesto en un nivel constante para todos los escenarios. Los escenarios 1 y 4 representan los niveles de la contaminación de micotoxina debajo del PIG y pasa desapercibida en la manada. Por contraste, los escenarios 2, 3 y 5 están encima del PIG y causan considerables problemas en un alto porcentaje de animales. En estos tres escenarios, la intervención de la administración es necesaria para prevenir las pérdidas significativas de la producción. Advierta que las columnas 2 y 3 son causadas por una mezcla de micotoxinas mientras el 5 es causado solo una toxina principal.

El objetivo es reducir el nivel total de toxina debajo del PIG. Por lo tanto la eliminación total de una toxina no es lo más práctico, reducciones aún pequeñas de varias toxinas eliminarán los efectos clínicos. Recuerde que el punto de la intervención varía por granja, y entre grupos de edades y animales basados en prácticas generales de administración, es decir, los niveles de estrés de los animales. Una conclusión clave es que eliminar una sola micotoxina a menudo no es la estrategia más efectiva de la administración.

¿Cómo evito yo los problemas futuros de micotoxinas?

Una parte esencial en el plan de administración de micotoxinas es la selección de ingredientes de calidad para la alimentación de los animales; así como también, asegurar la entrega y el adecuado almacenamiento. Esto es básico para bajar la probabilidad de la contaminación de hongos y Micotoxinas.

En climas o temporadas con excesiva humedad, muchos de los alimento se dañan, por lo que una prueba económica de detección de Micotoxinas puede proporcionarle al programa de control una señal de alerta. En tales casos, inclusive productos diseñados para bajar la Carga Total de Toxina en la ración, puede ayudar a mantener el desempeño de cada animal sin que ocurran problemas significativos protegiendo la inversión.

Conclusión

Podemos decir que algún nivel de Micotoxinas está casi siempre presente en alimentos, pero esta mezcla es muy difícil de cuantificar. Las toxinas presentes a un bajo nivel acompañado de bajo estrés de producción típicamente no afectan a los animales. Sin embargo, niveles más altos de estrés bajarán la producción de los animales, la tolerancia a bacterias, a la enfermedad, y a toxinas y a menudo resulta en efectos clínicos con un significativo impacto negativo sobre las ganancias.

Debido a que tanto los niveles de toxina y como la tolerancia animal son sumamente variables y difíciles de medir, una estrategia efectiva de la administración puede ser el de tratar los alimentos con un producto diseñado para bajar la carga total de toxina cuando la amenaza de micotoxinas es alta. La Figura 4 resume estos varios conceptos.

Referencias Bibliográficas

Para mayor información contactarse con su representante comercial de Ilender Perú SA.

Comentarios:

Más Artículos


Más sobre: Artículo porcino