viernes, 16 noviembre del 2018

Beatriz López

Directora Técnica Fumi-Hogar



Uso de desinfectantes fumígenos naturales en la cadena de producción animal

El bienestar animal preocupa cada vez más a productores y consumidores, conscientes de la necesidad de obtener alimentos de calidad. El bienestar animal, se enfoca en la relación del individuo con su entorno, buscando un equilibrio y demandando no sólo soluciones factibles sino también fórmulas preventivas.

Uso de desinfectantes fumígenos naturales en la cadena de producción animal
Septiembre 07/2018
Lima - Perú
0

Situación actual

Día a día, diferentes sectores de la sociedad van reclamando soluciones higiénico-sanitarias que sean efectivas, bajas en toxicidad, que ayuden a mantener adecuados niveles de sanidad, sin afectar negativamente al medioambiente.

Por otro lado, el bienestar animal preocupa cada vez más a productores y consumidores, conscientes de la necesidad de obtener alimentos de calidad. En este sentido, el bienestar animal, se enfoca en la relación del individuo con su entorno, buscando un equilibrio y demandando no sólo soluciones factibles sino también fórmulas preventivas.

Solución

Para hacer frente a esta creciente demanda, la empresa española Fumi-Hogar ha desarrollado diversos productos basados en tecnología fumígena, compuestos por sustancias naturales de probada acción antimicrobiana, baja residualidad, que pueden ser aplicados en el ámbito de la producción animal y como agentes desinfectantes para el control de contaminaciones ambientales en la agroindustria.

Las plantas aromáticas y sus aceites esenciales son una potencial fuente de compuestos antimicrobianos. Muchas especies vegetales producen estos aceites esenciales como producto de su metabolismo secundario. Estos cumplen funciones tales como comunicación intra e interespecífica, defensa contra radiación, congelación, y ataque de depredadores, patógenos o parásitos. Desde la antigüedad, los aceites esenciales has sido reconocidos por su actividad fungicida, bactericida, viricida, antiparasitaria, insecticida, así como también, antiinflamatoria, antioxidante y expectorantes entre otras. La necesidad de disminuir el uso de químicos sintéticos en higiene y desinfección, así como también de antibióticos en producción animal, junto con la creciente resistencia presentada sobre muchos compuestos antimicrobianos ha incrementado el interés por la posible aplicación de aceites esenciales para tratamientos ambientales.

En este sentido, la tecnología fumígena día a día va ganando más adeptos debido a su practicidad y seguridad de aplicación, la posibilidad de una dispersión homogénea y controlada del ingrediente activo en todo el volumen del lugar a tratar y fundamentalmente por no utilizar agua como vehículo, reduciendo así su uso y el aporte de humedad al ambiente.

FumiOrg

Los metabolitos secundarios del orégano principalmente son los aceites esenciales que se caracterizan por su alto contenido de monoterpenos (70-87,2%) de carvacrol (44,8%) y timol (7,4%). La actividad antifúngica y antibacteriana del aceite esencial de orégano está fuertemente asociada precisamente a la sinergia entre estos 2 componentes.

El carvacrol, responsable del agradable olor del orégano, actúa desintegrando la membrana citoplasmática, incrementando su permeabilidad y afectando la síntesis de ATP.

El timol, con mecanismo de acción semejante, actúa en acción sinérgica con el carvacrol haciendo del aceite esencial de orégano un potente “antibiótico natural”.

FumiOrg, con aceite esencial de orégano enriquecido en carvacrol, combina las propiedades antimicrobianas y antifúngicas de los distintos componentes del aceite, proporcionando una eficaz herramienta de control de contaminaciones ambientales.

FumiNeem

El aceite de neem es un aceite vegetal extraído de las frutas y semillas del árbol de Azadirachta índica. La almendra de la semilla de Neem es rica en ácidos grasos y limonoides. Entre los limonoides del neem destaca la Azadiractina que repele insectos, inhibe sus prácticas de alimentación y afecta su balance hormonal a través de la “imitación” de una hormona del insecto (ecdisona), evitando así que éste llegue a su etapa adulta. El meliantriol y la salanina actúan como poderosos agentes inhibidores del proceso de alimentación. La nimbina, al igual que la nimbidina (otro componente del neem) tienen propiedades antivirales.

A diferencia de los insecticidas químicos, los componentes del neem actúan sobre el sistema hormonal de los insectos, no sobre el sistema nervioso o digestivo, y por lo tanto no originan el desarrollo de resistencia en las futuras generaciones.

FumiNeem es un producto fumígeno único con efecto barrera contra insectos y todo tipo de artrópodos para impedir su reentrada en los locales tratados, imprescindible para garantizar la ausencia de plagas. También efectivo como fungicida para la prevención y control de varias enfermedades producidas por los hongos, incluyendo oídio, mildiu, moteado negro, botritis o podredumbre gris, antracnosis, roya, leaf spot (mancha foliar), filoxera y alternaria.

FumiFine

Existe una relación entre el bienestar de los animales y la seguridad de los alimentos obtenidos de ellos, ya que un animal que carece de bienestar y que por tanto sufre estrés, es más sensible a padecer enfermedades y alteraciones, que podrán estar presentes, en mayor o menor grado, en los productos derivados del mismo (carne, cuero, pieles).

Por otro lado, las enfermedades respiratorias son una de las principales causas de pérdidas en la avicultura comercial. Esta condición coloca al animal bajo una condición de estrés, experimentado por la dificultad para respirar. Hoy en día el uso de antibióticos en forma preventiva es la única herramienta eficaz frente a este problema.

Debido a ello, se ha incrementado la búsqueda de soluciones complementarias a través de productos naturales que puedan reducir la dependencia del uso de antibióticos.

FumiFine, combina la acción de 4 aceites diferentes seleccionados por sus cualidades sedativas, expectorantes y antisépticas entre otras.

Reduce la susceptibilidad al estrés y a las infecciones respiratorias. Es la alternativa al uso de antibióticos y sus consecuencias postvacunación. Sus componentes son:

• Aceite de hipérico: de efecto calmante y sedativo.

• Aceite de orégano: propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.

• Aceite de neem: antiparasitario y repelente.

• Aceite de eucalipto: expectorante y antiséptico, ayuda a una mejor respiración del animal.

Comentarios:

Más Artículos