lunes, 19 noviembre del 2018

Rodolfo Carrasco Huachaca

Asesor Técnico en Sanidad Avícola de MONTANA



Consideraciones prácticas para obtener una buena medicación vía agua de bebida

Consideraciones prácticas para obtener una buena medicación vía agua de bebida
Lima, Perú
0

Las enfermedades en las aves pueden originarse, aunque se tengan excelentes medidas de bioseguridad y manejo, y esto es algo que debe conocerse desde un principio. En todo caso, lo importante será tener a la mano los recursos necesarios para que las aves regresen rápidamente a un buen estado de salud; y quisiéramos que esto ocurra lo más rápido posible, pues mientras más tiempo pasa más dinero perdemos, dinero expresado en mortalidad de aves o bajas de producción de carne o huevo. 
Ante esta situación, no debemos perder la calma; el camino es enfocarnos en cómo solucionar el problema de la manera más eficiente. Lo primero que debemos hacer, por supuesto, es una buena historia clínica que nos ayude a decidir las primeras acciones. Esta historia clínica debe contar con una anamnesis, tener información de necropsias tanto de aves afectadas como de aves aparentemente sanas para establecer un diagnóstico presuntivo. Finalmente se enviarán muestras al laboratorio de diagnóstico, de tal forma que los resultados ayuden a establecer el diagnóstico definitivo y los tratamientos correspondientes.

Cuando sospechamos que hay un proceso infeccioso de origen bacteriano, las acciones inmediatas nos orientan a establecer un tratamiento con antibióticos; he aquí el momento en que debemos analizar las mejores opciones con base en el historial de la granja, la experiencia y el diagnóstico presuntivo. En este punto, generalmente, no tenemos los resultados de laboratorio para apoyar en la decisión del mejor tratamiento. Sin embargo, es necesario empezar cuanto antes. El éxito del tratamiento no dependerá únicamente del mejor terapéutico para el problema presentado, sino también de la forma en que lo utilicemos. A continuación se presentarán algunas consideraciones para no fracasar en el intento de controlar los problemas infecciosos al momento de suministrar medicamentos vía agua de bebida y para disminuir las probabilidades de desarrollar resistencia a los antibióticos; la finalidad es que nos sean útiles el mayor tiempo posible:
•    Elegir un antibiótico de espectro específico en función del microorganismo sospechoso involucrado en la infección. Una vez recibidos los resultados del laboratorio de diagnóstico y establecida la sensibilidad a los terapéuticos, se puede cambiar el tratamiento o continuar con el que se está aplicando. Es de gran ayuda llevar un historial de los análisis de sensibilidad realizados, pues será útil en la elección de los terapéuticos de manera que se opte por los más sensibles y se descarten los que constantemente presenten resistencia.

•    Determinar el consumo diario de agua, las aproximaciones y cálculos en función del consumo de alimento son buenas medidas; sin embargo, tener medidores de agua en cada galpón es una gran ayuda no solo para las medicaciones, sino también para notar tempranamente cuando algo afecta la salud del lote, pues lo primero que se afecta ante un problema de salud es el consumo de agua. Asimismo, este ayudará a determinar si la sustancia que se está administrando tiene algún impacto sobre el consumo de agua, aunque esto se debe diferenciar de la baja de consumo causada por la propia enfermedad.

•    Tener en cuenta que si se trata de un antibiótico tiempo-dependiente o dosis-dependiente. Los antibióticos tiempo-dependientes requieren ser suministrados por periodos más largos durante el día, mientras que los antibióticos dosis-dependientes o concentración-dependientes requieren ser suministrados en periodos más cortos durante el día.

La mayoría de los antibióticos no deben ser suministrados al mismo tiempo que vitaminas u otros medicamentos, ya que puede haber interacciones indeseables. Para evitar esta situación, se deberán revisar las indicaciones del fabricante. Es importante tratar cada problema en su momento, es decir, dar prioridad al principal problema. En este caso, ante una infección aguda las aves se mueren, por cual esto debe ser lo primero que se resuelva.

•    Pesar las aves para determinar la cantidad de medicamento a suministrar; por lo general, entre 20 a 30 aves serán suficientes.

•    Considerar el tipo de sistema de suministro de medicamentos no es lo mismo que elegir un medicamento cuando se tienen tanques para medicar o un dosificador automático (dosificador en la red de abastecimiento de agua que inyecta una cantidad fija de solución stock o solución madre). Cuando se suministran medicamentos a través del tanque de medicar, generalmente no hay problemas de solubilidad, pues el volumen de agua es grande y las preparaciones antibióticas vienen acompañadas de una serie de compuestos que mantienen su eficacia y su solubilidad. Sin embargo, si se tienen dosificadores, la solución madre se prepara en volúmenes de agua considerablemente menores, por lo que se debe tener en cuenta la solubilidad, es decir, la máxima cantidad del medicamento que puede disolverse en un volumen determinado de agua. En forma práctica, el medicamento en solución no debe presentar sedimentación, ya que esto significa que no se está disolviendo bien y que gran parte del mismo se quedará en el recipiente, sin llegar a las aves.

•    Supervisar el suministro del medicamento. Siendo esta una actividad importante para resolver el problema de salud, se deben supervisar las condiciones de aplicación: cantidad indicada, forma de preparación (primero añadir el polvo o solución oral y luego el agua), limpieza de equipos, graduación del dosificador, etc.

•    Luego del tratamiento vía agua de bebida, se debe limpiar exhaustivamente la red de abastecimiento y el tanque de medicación o el dosificador. Los residuos de medicamentos que queden en la red pueden favorecer la aparición de resistencias microbianas.

•    Por lo general, el agua tratada —incluyendo la solución madre— no debe superar las 24 horas de preparada; si esto ocurre, será necesario descartarla y preparar una nueva solución.

Teniendo en cuenta estas consideraciones es posible mejorar el resultado de las medicaciones y, por consiguiente, recuperar prontamente la salud de las aves. Para mayor información, comunicarse con: http://www.corpmontana.com/contactos.php

Para leer más artículos avícolas, visite nuestra página: www.actualidadavipecuaria.com

Comentarios:

Más Artículos