Actualidad Avipecuaria
viernes, 21 septiembre del 2018


¿Qué diseño de la ventilación es el más adecuado? Parte III

¿Qué diseño de la ventilación es el más adecuado? Parte III
Agosto 16/2018
Lima, Perú
0

2. La ventilación túnel.

Este tipo de ventilación se puede usar tanto en naves abiertas como cerradas.

En la ventilación túnel la dirección del flujo el aire en el interior de la nave coincide con el eje longitudinal de la misma, es decir, todo el aire entra por unas compuertas situadas en un extremo, circula a lo largo de la nave y sale por los extractores situados en el otro extremo -figura 4-. Por las fachadas laterales ni entra ni sale ningún aire y la nave se comporta como un túnel -de ahí su nombre-.

La sección de la nave por la que circula el aire es mucho menor que en la ventilación transversal; por lo tanto, con el mismo caudal de ventilación se obtienen unas velocidades de aire hasta 10 veces superiores.

Recordemos que en aves adultas, las velocidades de aire superiores a 0,5 m/s, aumentan la disipación del calor desprendido por las aves, lo que genera un enfriamiento corporal que hace que la temperatura percibida sea menor de la que marca el termómetro -hasta 10º menos en ellas-. De este modo utilizamos la velocidad de aire, de forma gradual, para aliviar el estrés térmico –figura 5.

Las aves adultas de hoy en día -o pollos de más de 2,5 Kg de peso-, dependiendo de su estado de desarrollo y de la humedad ambiental, pueden padecer estrés térmico incluso con 25 ºC. En estas condiciones, las aves reducen el consumo de pienso y disminuyen notoriamente su crecimiento corporal.

Las grandes ventajas de la ventilación túnel son:

a. En naves de ventilación únicamente transversal, las aves sufren estrés térmico mientras la temperatura interior no es suficientemente elevada como para iniciar el uso de la refrigeración evaporativa -28º C en el pollo adulto-. La ventilación túnel es la única manera de enfriar las aves durante este periodo.

b. La ventilación túnel se puede combinar con la refrigeración evaporativa, mediante la instalación de paneles de humidificación o boquillas en el extremo por donde entra el aire. Cuando el enfriamiento producido por la velocidad de aire no sea suficiente, pondremos en marcha la refrigeración evaporativa, consiguiéndose así la suma de los dos enfriamientos, por velocidad de aire y por humidificación.

c. Las camas suelen mantenerse en mejor estado ya que la refrigeración evaporativa trabaja menos.

Por otro lado es importante tener en cuenta que una nave con ventilación túnel tiene ciertas exigencias:

Existe un límite en la longitud máxima de la nave, que está relacionado con el calor metabólico que desprenden las aves.

Los pilares de la nave deberían estar por el exterior de la pared. Cuando se encuentran en el interior se generan turbulencias, de forma que la velocidad del aire próxima a la pared es mucho más baja que en el centro de la nave.

Las aves por instinto avanzan hacia donde viene el viento; por tanto, siempre que se utilice la ventilación túnel, es imprescindible el uso de vallas antimigratorias transversales para evitar que las aves se concentren en la zona de la entrada del aire.

Este tipo de ventilación ha de utilizarse únicamente cuando las aves están en estrés térmico. Es decir, cuando la ventilación transversal o la longitudinal no alcanzan a mantener las aves en confort térmico.

Sólo en los lugares donde los veranos son suaves con temperaturas máximas de menos de 30 ºC y dependiendo del peso de las aves es posible confiar únicamente en el efecto de enfriamiento de la ventilación del túnel y prescindir de la refrigeración por evaporación.

 

3. La ventilación longitudinal

En las naves sin ático el aire entra por unas trampillas que están homogéneamente distribuidas a lo largo de las dos paredes laterales de la nave. En naves con ático, muy frecuentes en Estados Unidos, se suele instalar el doble juego de trampillas. Por un lado, las trampillas del falso techo, para usar en condiciones de invierno y por otro lado, las trampillas exteriores en las paredes laterales, para usar cuando hay exceso de temperatura en la nave.

El aire es extraído por los ventiladores-extractores situados en un fondo de la nave –figura 6-.

Aunque parezca increíble, la cantidad y velocidad de aire que entra por las trampillas es prácticamente igual en todas ellas, dando igual que éstas se encuentren cerca de los extractores o a 140 m de distancia. Ahora bien, para que esto suceda la nave debe tener una buena estanqueidad. De hecho, este tipo de ventilación es el que mayor estanqueidad requiere para que la distribución del aire sea la correcta.

– Ventajas de la ventilación conjunta longitudinal-túnel frente a la ventilación conjunta transversal-túnel:

El coste de la instalación de la ventilación conjunta longitudinal-túnel es inferior, ya que tanto la ventilación longitudinal como la túnel utilizan los mismos ventiladores -nos ahorramos la instalación de los ventiladores laterales de la ventilación transversal-.

Un coste en calefacción ligeramente menor ya que los ventiladores laterales de la ventilación transversal, son importantes puentes térmicos que roban calor a la nave.

• En caso de núcleos de naves donde estas se encuentran en paralelo, el aire viciado de cada nave sale por su extremo longitudinal por lo que se reduce la contaminación cruzada entre las naves.

– Inconvenientes de la ventilación longitudinal:

A medida que nos acercamos a los extractores de túnel, los caudales de aire de cada trampilla se van sumando. Como la sección de la nave es constante, a mayor caudal, mayor velocidad de aire a lo largo de la nave. Debido a esto, en condiciones de invierno, en la zona próxima a los extractores, y en determinadas circunstancias -como naves muy largas, muy bajas o con caudales de ventilación altos-, puede que la velocidad de aire a la altura de las aves sea mayor que la recomendada.

En condiciones de verano, cuando las aves estén en estrés térmico, este tipo de ventilación es incapaz de generar altas velocidades de aire a nivel de las aves en las zonas iniciales de la nave. Por lo tanto, no vamos a disponer del recurso de reducir la sensación térmica de las aves generando velocidad de aire mediante la ventilación. Para evitar este inconveniente, normalmente se dota a la nave de la instalación conjunta de ventilación longitudinal y túnel, utilizando una u otra según las necesidades de las aves. De hecho los ventiladores-extractores de ambos tipos de ventilación son los mismos, sólo siendo necesaria la doble instalación de las entradas de aire.

Actualmente en la avicultura de carne no se utilizan ventiladores inyectando aire en la nave o en sobrepresión, por los numerosos inconvenientes que ocasionan -a excepción de los ventiladores de los intercambiadores de calor-. Hoy en día los ventiladores funcionan extrayendo el aire de la nave, produciendo presión negativa en el interior.

Comentarios:

Más Noticias





NUESTROS CLIENTES