Tuesday, 24 October del 2017

Ing. Agr. M. Sc. Hernán M. Funes

Chemotecnica, División Salud Ambiental (Argentina) - Asesor Técnico de PISAPIGS SA



Mosca doméstica: Biología y puntos claves para su manejo

Los larvicidas que contienen un regulador del crecimiento impiden la muda de la larva de la mosca, interrumpiendo su desarrollo.

Mosca doméstica: Biología y puntos claves para su manejo
Agosto 16/2015
Lima - Perú
0

Cuando hablamos coloquialmente de “Moscas”, en realidad nos referimos a más de 25 especies diferentes de dípteros, cada una de las cuales posee características y particularidades propias que las destacan. La Mosca Doméstica (Musca domestica), se caracteriza por ser una mosca de tamaño mediano, presentando en el tórax 4 líneas longitudinales negras, siendo el resto de su cuerpo de coloración de tonos no metálicos.

La ecología y los hábitos de las diferentes poblaciones de moscas domésticas pueden presentar ciertas variaciones en una clara demostración de la capacidad adaptativa de ese insecto al clima y a otras condiciones locales. A modo de ejemplo podemos citar que una hembra comienza a poner sus huevos aproximadamente 1,8 días después de la cópula (condiciones ideales de 35º C de temperatura ambiente) pero con temperaturas bajas (15°C) ese periodo se extiende a 9 días; evidenciando de esta manera una clara termodependencia.

Los huevos son colocados bajo la superficie del material rico en materia orgánica y húmeda (protegidos de la deshidratación), pues allí proliferará el alimento de las larvas. El ovipositor dispone de estructuras sensoriales que ayudan a la hembra a seleccionar lugares de oviposición apropiados. La cantidad de huevos que colocan varía pero se estima que promedian las 6 baterías de 120 huevos en cada una de ellas.

En la naturaleza, las hembras en estado adulto viven cerca de 30 días mientras que los machos raramente superan los 17 días. Esto demuestra un potencial reproductivo notable y en un solo año es posible observar 10 generaciones de moscas en países templados y 30 en países tropicales.

La larva posee una forma cilíndrica, no poseen ojos, es blanca, con 13 segmentos y dos orificios respiratorios (espiráculos) en la parte posterior del cuerpo. Se alimentan de bacterias y levaduras que crecen en la materia orgánica donde ovipone la hembra. Tienen 3 estadios larvales los cuales a través de ecdisis, crecen de tamaño y van cambiando de un color amarillo a más amarillento. Al llegar al último estadio larval, busca la luz y menores valores de humedad así como temperaturas mas bajas para posteriormente interrumpir la alimentación y comenzar a empupar.

La pupa es del tipo coartacta con forma de barril de 6,3 mm de largo que se va oscureciendo a medida que su cutícula se endurece. La duración de la metamorfosis también está asociada a la temperatura, a 35º C es de 3 a 4 días y a 16º C de 18 a 21 días.

En esta fase no se alimenta y sufre transformaciones hasta formarse una mosca adulta completa. Una vez lista, el pupario se rompe a la altura del sexto segmento, abriéndose en dos y eclosiona el adulto (apertura ciclorrapha). Cerca de 18 horas después de salir de su pupa, el macho ya está listo para copular, mientras que la hembra adquiere esa condición cerca de 2 horas.

Puntos clave para el control:

Los criaderos

Las moscas comunes pueden criarse en una gran variedad de sustratos orgánicos en putrefacción, descomposición o fermentación, tanto de origen vegetal como animal. Raramente infestan carne o cadáveres, los cuales son preferidos por otras especies de moscas. Los cúmulos de estiércol son la fuente más importante, y en especial la de los cerdos los cuales proporcionan la humedad adecuada y la consistencia correcta. Le sigue en importancia el estiércol de aves, heces humanas y de equinos. Los residuos domésticos y los deshechos industriales (provenientes de fábricas y procesadoras de alimentos basados en frutas, vegetales, lácteos, destilerías y cervecerías) pueden constituir un criadero de moscas. Cuando ninguna medida de control es tomada, la densidad de las poblaciones de moscas fluctúa con condiciones, como temperatura y humedad.

Actividad

Son activas durante el día o con luz artificial; de noche o en la oscuridad descansan. Los lugares donde se posan para los cortos períodos de descanso que entremezclan con las actividades de alimentación o reproducción. Se localizan normalmente próximos a las fuentes de alimentación o sus criaderos. Por debajo de 25º C y por encima de los 40º C, las moscas disminuyen su movilidad, la que es muy influenciada por factores climáticos y ambientales.

La mosca adulta es muy activa, moviéndose de un lado a otro durante la mayor parte del día. La atraen fuertemente los excrementos y otros tipos de materias orgánicas en descomposición, así como los lácteos y demás alimentos dedicados al consumo humano. El alimento que ingiere debe estar en estado líquido o ser fácilmente soluble en sus secreciones salivares. El agua es esencial y sin ella no vive más de 48 horas. Necesita azúcar y almidón para vivir y para la producción de huevos. Se alimenta de 2 a 3 veces por día.

Durante el día se posan sobre los pisos, techos, paredes y otras superficies interiores, así como sobre la tierra, cercos escalones, letrinas, basura, etc.

Las moscas están inactivas durante la noche, período en el que descansan en el interior de las casas, en los lugares cercanos a los sitios de alimentación y de reproducción, protegidos del viento y a no más de 5 metros de altura.

Las poblaciones de mosca doméstica se pueden dispersar rápidamente hacia nuevas áreas mediante el vuelo. Pueden volar hasta 32 km desde su fuente y dispersarse hasta 5 o 6 km en grandes cantidades. La velocidad promedio de los vuelos es de 7 km por hora.

Longevidad

La temperatura tiene particularmente mucha influencia, la vida adulta varía entre los 15 a los 60 días.

Luz

Las moscas son fototrópicas, los efectos de la luz sobre su actividad están relacionados con la temperatura y la humedad.

 

¿Como afecta la producción de pollos o huevos?

1.Son vectores (o trasmisores) de diversas enfermedades, como salmonelosis, colienteritis, y de agentes patógenos como bacterias, protozoarios, rickettsias, virus (Newcastle e Influenza Aviar) y helmintos.

2.Menor calidad del huevo producto de las manchas que generan las heces o la regurgitación de la mosca.

3.Estresa a las aves, generando menor aumento de peso o menos huevos.

Manejo:

Control de los focos de larvas (criaderos)

Como las larvas se encuentran viviendo y alimentándose en y de materia orgánica en descomposición, tanto de origen vegetal o animal, una estrategia de control puede ser el tratamiento químico del área y del medio en que se encuentran las larvas.

El empleo del producto químico correcto es crítico, el mismo debe estar registrado para este uso y se tendrá especial cuidado de no contaminar las áreas circundantes.

Los larvicidas que contienen un regulador del crecimiento impiden la muda de la larva de la mosca, interrumpiendo su desarrollo. No afecta a los enemigos naturales de los insectos, por lo cual se le incluye en el control integrado de plagas y además poseen muy baja toxicidad en mamíferos.

Control de adultos

El control de adultos con productos químicos se puede considerar de 2 formas: mediante el uso de adulticidas específicos o como complemento del tratamiento con larvicidas.

Los adulticidas se caracterizan por poseer un rápido poder de volteo. Como ejemplo podemos citar al Betakrom®, un poderoso insecticida el cual viene combinado con una potente feromona que atrae a los adultos, se puede aplicar como pintura (en puntos donde se congregan las moscas o en zonas de difícil acceso colgando tiras de plástico o cartulina pintada) con una residualidad de 2 meses en exteriores y 3 semanas en interiores; o también se puede aplicar por pulverización rociando un 20% de la superficie donde descansan los adultos de las moscas, con una residualidad de 1.5 meses en exteriores y 3 semanas en interiores.

Comentarios:

Más Artículos