Saturday, 23 September del 2017

M.V. Manuel Silvera Sulca, M.Sc. M.V. Ysabel Koga Yanagui, M.Sc. M.V. Robert Tinoco Romero

(1) Asesor Técnico de Reinmark, (2) Directora de Investigación y Desarrollo de Reinmark, (3) Director de Marketing de Reinmark



Principios fitogénicos en el control de la coccidia y enterobacterias patógenas en la crianza de pollos de carne

La Coccidiosis es una enfermedad causada por protozoos del género Eimeria, presente generalmente en todas las aves de corral. Provoca daños tanto por el aumento de la conversión de alimento y la disminución de la tasa de crecimiento, como por el aumento de la mortalidad en los lotes.

Principios fitogénicos en el control de la coccidia y enterobacterias patógenas en la crianza de pollos de carne
Lima - Perú
0

La coccidiosis es una de las principales infecciones parasitarias que afectan gravemente la producción avícola; están bien documentadas las pérdidas económicas provocadas por presentaciones clínicas y subclínicas, así como su asociación con otros agentes predisponentes y/o desencadenantes. En la literatura podemos encontrar varios reportes y estudios científicos realizados para conocer todas las características biológicas, las particularidades y peculiaridades de cada género. Asimismo, se han desarrollado varios productos en fórmula única o en asociación (químicos, ionóforos) para su control; de igual manera, frente al desarrollo de resistencias a los anticoccidiales se desarrollan vacunas como una alternativa y, sin embargo, parece que nos estamos quedando sin recursos para hacer frente a este parásito, ya que en los últimos años no han aparecido en la industria productos anticoccidiales nuevos; entonces se realizan programas de uso o rotaciones de anticoccidiales como una forma de salvar la eficacia de los productos ya en uso y evitar su resistencia.

La coccidia es uno de los parásitos en quien la industria ha invertido más en investigación y desarrollo de productos y, sin embargo, éste aún sigue presente en nuestras granjas provocando todas las alteraciones fisiológicas conocidas en nuestras aves y las bajas productivas-económicas en la avicultura.

En el presente siglo, el control de la coccidia ya no solo debe verse desde el punto de vista de pérdidas económicas, sino además su control debe ir acompañado con programas que eviten la presencia de trazas de químicos en la carne de consumo y esto, como exigencia del consumidor final que cada vez es más consciente y exigente en la salud e inocuidad alimentaria.

Hasta el siglo XX, la principal preocupación del consumidor era asegurar sus alimentos en la mesa del hogar, importaba más la cantidad que la calidad de lo que consumía; pero en el siglo actual, y en el futuro, el consumidor ya no solo asegura el alimento en la mesa, sino que además exige que éste sea saludable e inocuo para él y su familia, libre de contaminantes (microbianos y químicos). Los términos como producto “orgánico”, “natural”, “alimento sano y seguro” ya no son términos de gente idealista; no solo son una realidad, sino una exigencia para asegurar la permanencia de nuestros productos en la cadena de valor del consumidor final.

 

Además de esto, hay que considerar que la genética del pollo de carne (broiler) actual ha hecho que cada vez sea más temprana la edad del beneficio, también la variabilidad del producto como por ejemplo pollo brasa o brasa chica hace que la edad de saca sea inclusive a partir de los 32 días de edad; es decir, en la edad de mayor riesgo de desafío de coccidia y el retiro a edad temprana de los anticoccidiales y promotores en cumplimiento de las exigencias gubernamentales de asegurar la no presencia de residuos en los tejidos de consumo. Entonces nos vemos en la necesidad de retirar los anticoccidiales y promotores de crecimiento a partir de al menos los 25 días de edad: ¿cómo cubrir esta ventana de edad de riesgo? es lo que abordaremos en este artículo. 

En la última década se han realizado y acumulado ensayos de eficacia de principios fitogénicos para el control de la coccidia y como promotor de crecimiento. Se han realizado pruebas de control-desafíos de principios fitogénicos comparados con productos químicos, donde se demuestran que los principios fitogénicos son tan eficaces en el control de la coccidia, Clostridium, Salmonella y E. coli, con las consecuentes ganancias zootécnicas-productivas en los grupos de ensayos, como los productos de uso tradicional (Pulici, MM et al. 2014) ( García V et al. 2007).

Principios fitogénicos: Los aceites esenciales en pruebas realizadas demuestran el control de daños producidos por bacterias patógenas y de parásitos como las Eimerias; el mecanismo de acción exacto aún no está totalmente esclarecido, sin embargo, en ensayos in vitro se pueden determinar algunas características como su acción sobre la pared celular bacteriana, desnaturalizando y coagulando proteínas. Además, alteran la permeabilidad de la membrana citoplasmática para iones de hidrógeno y potasio ocasionando la interrupción de los procesos vitales de la célula como transporte de electrones, transcripción de proteínas, reacciones de fosforilación y otras reacciones biológicas que dependen de enzimas, resultando en la pérdida de control quimio-osmótico de la célula afectada, conduciendo a la muerte celular bacteriana (Dorman y Deans, 2000).

La Coccidiosis es una enfermedad causada por protozoos del género Eimeria, presente generalmente en todas las aves de corral. Provoca daños tanto por el aumento de la conversión de alimento y la disminución de la tasa de crecimiento, como por el aumento de la mortalidad en los lotes (Mc Dougald, 1998); y porque también es un factor que predispone a la aparición de clostridios por dañar los tejidos intestinales, modificar las funciones del tracto gastrointestinal y romper las barreras naturales de defensa del ave (Gil de los Santos et al., 2008). Las principales eimerias que causan problemas en la industria de aves de corral son: a) Eimeria acervulina, que provoca lesiones principalmente en el duodeno, b) E. máxima, que causa lesiones en el íleon y el yeyuno, y c) E. tenella, que puede causar procesos hemorrágicos en el ciego de las aves. Aunque el uso de anticoccidiales es eficiente en el control de la enfermedad, la aparición de resistencia limita su uso en la eliminación de la enfermedad en las granjas avícolas comerciales. En vista de esto, se han estudiado alternativas para el control de esta enfermedad como el uso de los extractos de aceites esenciales de plantas (Christaki et al., 2004). Ellos tuvieron resultados positivos con respecto al desempeño zootécnico (ganancia de peso, consumo de alimento y la conversión de alimentos); también observaron una reducción de lesiones en el ciego de cada animal tratado con mezcla comercial de aceites esenciales en pollos retados con Eimeria tenella.

Clostridium perfringens, forma parte de la microbiota intestinal normal de los pollos; sin embargo, factores como cambios abruptos en los alimentos, el estrés, la salmonela, las micotoxinas y la coccidiosis hacen que este microorganismo se reproduzca rápidamente, produciendo toxinas que causan lesiones ulcerosas y necrosis de la mucosa intestinal conllevando a una enfermedad conocida como Enteritis necrótica (Barnes, 2008). Se estima que esta condición puede causar pérdidas de hasta un 33% en las aves de corral debido a los gastos con medicamentos, la reducción de la ganancia de peso y el aumento de conversión alimenticia (Lovland y Kaldhusdal, 2001). La capsaicina, el cinamaldehído y carvacrol pueden reducir el número de C. perfringens en el ciego de los pollos (Jamroz y Kamel, 2002).

La Salmonelosis es una zoonosis de importancia mundial que preocupa a las autoridades de salud y constituye el principal obstáculo para el comercio internacional de alimentos. La amplia distribución de Salmonella en los animales y su capacidad de sobrevivir durante largos períodos en el medio ambiente la convierten en papel determinante en la salud pública (Butaye et al., 2003). El género Salmonella pertenece a la familia Enterobacteriaceae y comprende las especies S. enterica y bongori; la especie S. enterica alberga las líneas patógena distribuido en seis subespecies y 2.564 serotipos, todos patógenos para el hombre (Bopp et al., 2003) que incluye a Salmonella enteritidis (SE). Una mezcla de aceites esenciales a base de carvacrol, timol, cinamaldehído, eugenol y capsaicina redujo los contajes de estas bacterias en el duodeno, yeyuno, íleon y el ciego de pollos (Mitsch et al., 2004).

En este contexto, se hace necesario e importante descubrir el uso de otras alternativas con potencial antimicrobiano de propiedades diferentes. La combinación de ácidos orgánicos con aceites esenciales resulta ser una alternativa segura en el control de enterobacterias y eimerias en pollos broilers en las diferentes edades de beneficio, ya que estos principios activos no tienen restricción de uso ni tiempo de retiro.

Los programas de salud e integridad intestinal asociados al control de enteropatógenos y coccidias mediante el uso de principios fitogénicos (ácidos orgánicos con aceites esenciales) se adaptan fácilmente a los programas clásicos de anticoccidiales; dentro de sus ventajas podemos encontrar que alargan la vida útil de los anticoccidiales, ya que reducen la probabilidad de generación rápida de resistencia por parte de las coccidias. En aquellas explotaciones avícolas que benefician a edad temprana (entre los 30 a 35 días de edad), el uso de fitogénicos anticoccidiales asegura el control durante el período de mayor desafío, y el criador se ve obligado a retirar el anticoccidial. Además, debemos recordar que la mayoría de anticoccidiales deprimen el consumo de alimento, dándose la probabilidad que durante este periodo de mayor desafío el broiler también consuma dosis menores del anticoccidial, originando una ventana de susceptibilidad y desprotección ante la coccidia. Por el contrario, los principios fitogénicos no deprimen el consumo y mantienen la integridad histológica intestinal, promueven la ganancia de peso y mantienen protegido al broiler frente a ocasionales invasiones de coccidias durante el período de retiro del anticoccidial. En los cuadros 1, 2 y 3 se grafican los programas de uso dual de anticoccidiales y fitogénicos en las diferentes edades de beneficio del broiler.

El retiro del anticoccidial (ionóforo o químico) se realiza en el período de inicio de desafío y en el momento en que el broiler comienza a hacer inmunidad contra la coccidia; a partir de ese momento los principios fitogénicos se encargarán de proteger al broiler. En este caso se beneficia un broiler con un peso promedio de 2.5 kg y alrededor de los 34 días de edad, entonces el retiro del anticoccidial debe hacerse en el día 27, momento en que se produce el máximo desafío de coccidia, siendo esta ventana de alto riesgo de coccidiosis con la probable presentación de Enteritis necrótica.

Los principios fitogénicos usados durante esta etapa sin restricción han demostrado proteger al broiler y prevenir la aparición de resistencia temprana.

 

En este caso, el peso vivo de beneficio del broiler es en promedio 3.0 kg con una edad de 40 días, etapa en la que está pasando el periodo de riesgo de coccidia; sin embargo, el uso de anticoccidiales en la etapa de engorde del pollo provoca disminución del consumo de alimento con la consecuente pérdida de los parámetros productivos. El uso de los principios fitogénicos en toda la etapa de crianza del broiler asegura una adecuada salud e integridad intestinal, refuerza el sistema inmune asociado al intestino evitando la disminución del consumo de alimento y de las pérdidas productivas que esto conlleva, así como también mantiene protegido al ave de los desafíos ocasionales de cargas ooquísticas de Eimeria posterior al retiro de los anticoccidiales.

Finalmente, los principios fitogénicos se pueden usar y adaptar perfectamente a los programas rutinarios de uso de anticoccidiales, convirtiéndose en aliado y como una herramienta más para el control de enterobacterias patógenas y coccidias que el productor tiene a su disposición para integrarlo a sus programas de acuerdo a sus necesidades y exigencias del mercado.

Bibliografía

1. Barnes H.J. 2008. Clostridial disease, p.865- 890. In: Saif Y.M. (Ed.), Diseases of Poultry. 12th ed. Iowa State University, Ames.

2. Bopp C.A., Brenner F.W., Wells J.G. & Strockbine N.A. 2003. Escherichia coli, Shigella and Salmonella, p.459-474. In: Murray P.R., Baron E.J., Pfalter

3. Butaye P., Devriese L.A. & Haesebrouck F. 2003. Antimicrobial growth promoters used in animal feed: effects of less well know antibiotics on Grampositive bacteria. Clin. Microbiol. Rev. 16:175-188.

4. Christaki E., Florou-Paneri P., Giannenas I., Papazahariadou M., Botsoglou N. & Spais A.B. 2004. Effect of a mixture of herbal extracts on broiler chickens infected with Eimeria tenella. Anim. Res. 53:137-144

5. Dorman HJ, Deans SG. 2000. Antimicrobial agents from plants: antibacterial activity of plant volatile oils. J Appl Microbiol. Feb;88(2):308-16

6. V. García, P. Catalá-Gregori, F. Hernández, M. D. Megías and J. Madrid. 2007 Effect of Formic Acid and Plant Extracts on Growth, Nutrient Digestibility, Intestine Mucosa Morphology, and Meat Yield of Broilers. Poultry Science Association, Inc.

7. Gil de los Santos J.R., Conceicao F.R. & Gil- Turnes C. 2008. Enterite necrótica aviaria. Ciencia Rural 38:2076-2082.

8. Jamroz D. and Kamel C. 2002. Plant extracts enhance broiler performance. J. Anim. Sci. 80:1-41.

9. Mitsch P, Zittlerl-Eglseer K, Koehler B, Gabler C, Losa R, Zimernik I (2004): The effect of two different blends of essential oil components on the proliferation of Clostridium perfringens in the intestines of broiler chickens. Poultry Science, 83, 669– 675.

10. Lovland A. and Kaldhusdal M. 2001. Severely impaired production performance in broiler flocks with high incidence of Clostridium perfringens-associated hepatitis. Avian Pathol. 30:73-81.

11. McDougald L.R. 1998. Intestinal protozoa important to poultry. Poult. Sci. 77:1156- 1158.

12. Pulici P.M.M; Burbarelli, F.C; Polycarpo, G.V; Ribeiro, P; Carao, A.C.P; Merseguel, C.E.B; Pulici R.P; Albuquerque, R. 2014. Uso de óleo essencial de orégano, salinomicina e bacitracina de zinco na dieta de frangos de corte. - Brazilian Journal of Veterinary Research and Animal Science 2014 - revistas. usp.br.

Comentarios:

Más Artículos