viernes, 15 diciembre del 2017

Fernando Augusto de Araujo

Consultor técnico comercial - Chr. Hansen



Las opciones correctas y seguras de los probióticos para aves y cerdos

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven la salud del huésped. Además, promueven el equilibrio de la microbiota del tracto gastrointestinal favoreciendo la salud de las aves y cerdos en este sistema.

Las opciones correctas y seguras de los probióticos para aves y cerdos
Diciembre 07/2017
0

Hoy en día, los probióticos forman parte cada vez más de nuestra alimentación y suplementación diaria, consumidos a través de yogures, quesos o cápsulas probióticas. 

Así como los usamos para promocionar principalmente la salud y la regulación entérica, en la industria ganadera estos productos han ido tomando cada vez mayor relevancia, principalmente en la producción intensiva de aves y cerdos. 

Su aplicación puede variar entre regiones o países en función de las necesidades y desafíos, pero siempre con el objetivo principal de aumentar la rentabilidad en la producción.

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven la salud del huésped (OMS, 2001). Además, promueven el equilibrio de la microbiota del tracto gastrointestinal favoreciendo la salud de las aves y cerdos en este sistema. 

Como se dijo anteriormente, dentro de esta industria, las necesidades y los retos son muy diferentes; por esta razón, es importante entender las características de cada cepa probiótica para encontrar la mejor solución para cada reto.

En la producción ganadera, la selección de los microorganismos es fundamental en el proceso de lanzamiento de un nuevo probiótico. En una primera fase, tiene lugar la clasificación de cepas con características deseables. 

En este proceso, algunas cepas son seleccionadas con el objetivo de promover la salud y otras para mejorar el rendimiento zootécnico. Después de este minucioso proceso, todavía es necesario comprobar la supervivencia de la cepa probiótica en el ambiente gastrointestinal, la capacidad de soportar el bajo pH, las altas concentraciones de ácidos biliares, la capacidad de adherencia en el epitelio intestinal, así como la compatibilidad con antibióticos normalmente empleados. 

Además, la cepa elegida debe tolerar los procesos habituales de fabricación (por ejemplo, peletización), trasporte y almacenamiento de raciones. Debe garantizarse la viabilidad de la cepa en todas estas etapas. Todo este proceso de desarrollo, cuando es bien gestionado, tarda varios años.

En la promoción de la salud, los beneficios del uso de probióticos en aves y cerdos son muy diversos. Varios estudios (Knarreborg A. et al. Journal of probiotics and prebiotics, 2008, Int.), demuestran que los animales que reciben algunos probióticos específicos a base de Bacillus presentan mayor diversidad de bacterias beneficiosas, especialmente bacterias ácido lácticas en su microbiota, comprobando la eficacia de cepas específicas de bacilos en el efecto conocido como modulación de la microbiota intestinal. 

Estos Bacillus específicos, que en el medioambiente se encuentran en forma esporulada, tienen como característica diferencial la capacidad de colonizar granjas de aves y cerdos, mejorando la calidad de carga microbiológica ambiental.

Algunas cepas específicas de Bacillus licheniformes fueron desarrolladas para producir bacteriocinas con la capacidad de inhibir el crecimiento de Clostridium perfringens, es posible encontrar múltiples trabajos científicos detallando estas acciones.

También podemos mencionar algunas cepas de B. subitilis que desempeñan funciones en la reducción de la excreción de enterobacterias importantes en la salud pública, como en los casos de E. coli, salmonela, donde cepas probióticas específicas actúan alterando el mecanismo de comunicación de estas bacterias patógenas inhibiendo su multiplicación y virulencia.

En el proceso de selección, cepas específicas de B. subitlis se desarrollaron para producir grandes cantidades de enzimas digestivas, éstas las podemos utilizar de forma estratégica para la reducción del costo de la ración o la mejora del desarrollo zootécnico.

De manera general, en las aves y en los cerdos, los probióticos pueden ser utilizados como una alternativa natural para la sustitución total o parcial de antibióticos, promotores del crecimiento, además de controlar, prevenir y paliar algunas enfermedades entéricas como la salmonelosis, la colibacilosis, la clostridiosis y la coccidiosis.

Para que todos los beneficios sean realmente observados, es fundamental comprobar in situ la viabilidad de las cepas probióticas en las condiciones específicas de cada unidad de producción. Este es uno de los grandes sesgos del uso de probióticos, ya que muchos productos comerciales no consiguen esta comprobación.

En resumen, la garantía de éxito en el uso de probióticos deriva de la elección y de la adecuación de cepas específicas para diferentes desafíos para la salud y el rendimiento, tanto para las aves como para los cerdos. 

Además, es esencial el acompañamiento periódico de la viabilidad y de la cantidad apropiada de la cepa probiótica en todas las etapas de producción.

Comentarios:

Más Artículos


Más sobre: artículo avícola